Daily Archives: 15 enero, 2020

Seis consejos para elegir una carrera

Prof. Dr. Marcelo Pinochet Ayala, director de la Escuela de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad Católica del Maule.

Parece necesario comentar algunas ideas respecto de la decisión de estudiantes y sus padres sobre la institución ideal para cursar la educación superior. Ello acontece en un ambiente de creciente preocupación por la calidad de formación de las Universidades, pero donde más que información, muchas instituciones entregan únicamente slogans e imágenes de marketing.

En primer lugar, es imprescindible solicitar en las Universidades las mallas curriculares y el perfil de egreso de la carrera que se quiere estudiar. Esta información es pública y ayuda en el minuto de tomar decisiones que consideren no solo la formación profesional, sino también el desarrollo integral del estudiante. No me cabe duda que cuando tenemos mayor información sobre el programa, son también mayores las posibilidades de elegir adecuadamente la carrera y la casa de estudios. Por ejemplo, la duración de la carrera es un elemento a considerar, como también revisar las posibilidades de formación continua que ofrece la casa de estudios, todo ello es posible compararlo para optar correctamente.

Evidentemente, es necesario conocer el estado de acreditación de la carrera, pues siendo importante dicha certificación a nivel de la Institución (hoy son muy pocas las Universidades no acreditadas), es muy meritorio que la carrera esté acreditada, ello da fe pública de la calidad del programa de estudios. Cabe señalar que en el caso de las pedagogías, odontología y medicina dicha acreditación es obligatoria para poder contar con beneficios estatales.

Es relevante considerar los convenios suscritos por la carrera, de modo de garantizar el adecuado desarrollo académico de prácticas o internados. En variados campos (salud, educación, entre otros) la sustentabilidad del proyecto se juega en gran parte por los acuerdos existentes para tales actividades curriculares, tan relevantes en términos profesionales.

En la medida de las posibilidades, el estudiante y su familia puede recorrer (de forma física o virtual) las instalaciones, bibliotecas, laboratorios y el equipamiento con que cuenta la carrera. Es importante conocer la actualización de dichos insumos y los proyectos de desarrollo existentes.

Por último, informarse sobre las posibilidades de formación integral con que cuentan los estudiantes. Para ello, es conveniente consultar sobre la oferta de cursos electivos, actividades extracurriculares y de formación cultural, como también los espacios de encuentro, recreación y actividad física.

Creo que estos siete puntos pueden ayudar a conocer mejor las carreras y las universidades que las dictan, para luego postular de manera informada. Cuando una Universidad proporciona abundante información sobre las acciones que desarrolla y los recursos con que cuenta, demuestra una inherente vocación de calidad y transparencia.

Lo anterior, creo que es pertinente en un contexto de elevada masificación de la educación superior (en base a datos recientes del CNE) constituido por 193 instituciones, con sobre un millón de alumnos que estudian en 16 universidades estatales, 44 universidades privadas o derivadas, 45 institutos profesionales, 68 centros de formación técnica y 20 entidades de educación superior de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad, con más de 17 mil programas distintos que van desde alternativas vocacionales y técnicas hasta el doctorado.

“Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de la Universidad Católica del Maule”.

Expertos valoran el ingreso del proyecto de Ley Marco de Cambio Climático

El líder del Grupo de Investigación Antártica de la Usach, Dr. Raúl Cordero, señala que la norma formalizará compromisos ambientales, obligando al Estado a cumplirlos. El doctor en ingeniería ambiental, Dr. Luis Díaz, advierte que uno de los ejes en la discusión de la iniciativa debe ser la regulación de las emisiones de carbono negro, que “están afectando glaciares, especialmente en Los Andes”.

El Gobierno ingresó al Congreso el proyecto de Ley Marco de Cambio Climático. La iniciativa busca  asignar responsabilidades en la implementación de medidas de mitigación y adaptación al calentamiento global.

El experto en cambio climático y líder del Grupo de Investigación Antártica de la Usach, Dr. Raúl Cordero, valora la iniciativa y señala que, en caso de aprobarse, haría que Chile ingrese a un selecto grupo de países con leyes similares.

“Países como Alemania o España no tienen este tipo de normativas”, compara Cordero. “Una ley como esta ayuda en el sentido que formaliza compromisos ambientales como la carbono neutralidad, obliga al Estado a cumplir y organiza los esfuerzos que hoy están dispersos”, explica.

La ley establece que Chile pase a ser carbono neutral en 2050. Para el climatólogo, este plazo es acorde con los objetivos del Acuerdo de París, que considera alcanzar la carbono neutralidad a mediados de siglo.

“La ley tiene una virtud particular: no es solo de mitigación climática, sino que pretende dar un marco a lo que el país tiene que hacer en adaptación al cambio climático”, destaca. “No es necesario que en la norma se regulen los impuestos verdes. Para eso están leyes específicas”, afirma.

Respecto a si afectará o no la tramitación del proyecto la interpelación de la ministra de Medio Ambiente, señala que “nunca será buen momento, pero más allá de las críticas a su rol en la conducción de la COP, hay consenso en el país relativo a la acción climática”.

Desafíos

Para el doctor en ingeniería ambiental, experto en gestión de la calidad del aire y control de la contaminación atmosférica y académico de la Universidad de Santiago, Dr. Luis Díaz, los compromisos podrían ser más fuertes, pero reconoce que distintas circunstancias impiden que se avance más.

“Difícilmente uno puede darle solución a la emergencia hídrica que tenemos actualmente como país. Hay que mejorar todo lo que es la eficiencia del uso del agua, pero hay mucha gente que no tiene esa cultura”, lamenta.

Por otra parte, el académico rechaza que se incorporen los delitos ambientales en la ley. Principalmente, porque ya existen instituciones como la Superintendencia de Medio Ambiente y los tribunales medioambientales.

“Lo único que uno esperaría es que las sanciones de estas instituciones fueran un poco más drásticas. Eso es lo que se está discutiendo hoy en el Congreso, de tal forma que las sanciones sean más fuertes cuando las empresas no cumplen con sus compromisos”, afirma.

Finalmente, considera que uno de los principales aspectos que debe regular la ley son las emisiones de carbono negro. “Está afectando glaciares, especialmente en Los Andes. En algún momento va a llegar  a la Antártica”, advierte.

Investigador español en la UPLA: “No es cierto que la desalación del mar mata todo”

  • En “Seminario Internacional en Temáticas Ambientales”, académico José Luis Sánchez de la Universidad de Alicante desmintió dichos de diario británico “The Guardian”, y relevó la minimización del impacto ambiental con medidas preventivas y seguimiento científico.

La desalación de agua de mar se plantea como principal estrategia para el abastecimiento de agua potable, las actividades silvoagropecuarias y la industria manufacturera, en tiempos en que Chile vive una megasequía y un proceso de desertificación de la zona central que, con el estrés del cambio climático, avanza desde Atacama hacia el sur y, según científicos, se intensificará entre los años 2050 y 2100.

Cómo hacer para que la desalación sea compatible con la protección del medio ambiente y su impacto sea mínimo sobre el entorno marino fue la charla que en la Universidad de Playa Ancha (UPLA) dictó el doctor José Luis Sánchez, del Departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada de la Universidad de Alicante, en el “Seminario Internacional en Temáticas Ambientales”. Esto, a días que el diario británico “The Guardian” destacara el impacto ambiental que produciría la planta desaladora de agua potable instalada en Antofagasta, publicando que “La sal que bombean de vuelta mata todo”.

“Son noticias alarmistas y no acertadas. No es cierto. Tenemos bastante experiencia sobre cómo se pueden gestionar los vertidos para reducir los impactos ambientales. Llevamos 20 años de monitoreo de vertidos de desaladoras, y la línea de trabajo que tenemos en colaboración con la UPLA es, precisamente, aplicar acá la experiencia que tenemos en España y otros países, para hacer más sostenible la desalación”, sostuvo el doctor Sánchez en el seminario organizado por el HUB Ambiental UPLA y la Dirección General de Investigación.

En Chile, ya hay 24 plantas desaladoras operando y hay otros 22 proyectos en diferentes etapas de avance. Frente a ello, el investigador español recalcó que, entre las medidas para evitar efectos ambientales negativos se debe considerar el emplazamiento de la planta lejos de ecosistemas frágiles y sensibles, captar agua previamente filtrada, realizar dilución con agua de mar antes de devolver la salmuera para reducir la zona de influencia, y efectuar seguimiento con base científica.

“Básicamente, el vertido de una desaladora es agua de mar concentrada que cuando se mezcla vuelve a ser agua de mar. Lo que hay que hacer es verter en unas condiciones que permitan se mezcle lo antes posible y no afecte a comunidades sensibles. El impacto es mucho menor que el vertido de aguas residuales, tratadas o de minería. Además, sabemos cómo esos impactos se pueden evitar”, precisó el investigador con el cual la UPLA colabora hace 5 años estudiando la influencia de la desalación de agua de mar en Antofagasta y España.

INVESTIGACIÓN AL SERVICIO DE LA COMUNIDAD

La tecnología utilizada en Chile para la desalinización es la osmosis inversa, un sistema de membrana que en base a la presión que se ejerce sobre el agua de mar, logra separar el agua y generar un recurso libre de sal. El agua que no se ocupa y se devuelve al mar, queda con un excedente de sales por sobre las concentraciones del agua de mar, a lo que se llama salmuera. Los efectos de esta última en ecosistemas marinos es lo que la UPLA investiga, con el objetivo de evaluar los impactos medioambientales de las descargas de la industria desaladora chilena, sobre la fisiología y metabolismo de las algas.

“La UPLA se encuentra trabajando en impactos de desalación utilizando la experiencia española, pero también la innovación que se está generando en la misma universidad. Contamos con un grupo de investigación especializado en distintas áreas disciplinares, convergentes a estudiar los impactos de la desalación y el diagnóstico de sus consecuencias en el medio ambiente, así como su minimización. Estamos con proyectos financiados externamente y realizando asesorías externas, por lo que estamos a disposición para la interacción con el sector público y privado en dicho contexto”, explicó el director general de HUB Ambiental UPLA, Dr. Claudio Sáez.

UCN incorpora variable de género en los grados académicos y títulos profesionales que otorga

  • Decisión, aprobada unánimemente por el Consejo Superior, comenzará a regir dentro del presente año.

El Consejo Superior de la Universidad Católica del Norte (UCN), aprobó por unanimidad incorporar a partir de marzo próximo la variable de género en los grados y títulos que otorga. Este cambio implica que todas aquellas egresadas que comiencen su proceso de titulación desde el mes de marzo en adelante estarán incorporadas en esta modalidad.

Según explicó el Secretario General de la UCN, Dr. Fernando Orellana, la decisión fue adoptada en la sesión del Consejo Superior de este lunes 13 de enero y el Decreto respectivo ya fue firmado.

Dicho documento establece: “Incorpórese, a contar del mes de marzo del año 2020, la variable de género en la denominación de Grados Académicos y Títulos Profesionales que otorga la Universidad Católica del Norte. En virtud de lo señalado precedentemente, la denominación de los Grados Académicos y Títulos Profesionales que otorga nuestra Universidad deben expresarse en atención a la condición legal masculina o femenina de quienes lo han obtenido”.

Orellana agregó que lo anterior no será aplicable a los grados académicos de Magíster ni aquellos grados o títulos en que sea imposible utilizar dicha variable de género, como por ejemplo el título profesional de periodista.

Agregó que aquellas graduadas o tituladas que quieran obtener un nuevo certificado o diploma incorporando la variable de género que trata este Decreto, podrán solicitarlo previo pago, a su costa, de las estampillas correspondientes.