Daily Archives: 20 enero, 2020

¿Es recomendable estudiar o reforzar contenidos en vacaciones?

Existe un número importante de docentes y/o colegios que recomiendan que los estudiantes mantengan un reforzamiento de contenidos académicos durante las vacaciones para fortalecer conocimientos.

Por otro lado, hay quienes plantean que la sobrecarga académica tiene implicancias muchas veces negativas en la salud mental de los niños y jóvenes, sumado a que no deja espacios de esparcimiento que permitan disfrutar etapas únicas del ciclo vital.

A partir de lo anterior se hace necesario cuestionarnos el real sentido de “aprendizaje” y “estudio” para entender mejor lo que realmente niños y adolescentes necesitan para su formación integral y completa.

Lo relevante no es preguntarnos si es o no recomendable estudiar en vacaciones, sino cómo intencionamos aprendizajes valiosos en distintos planos que permitan su desarrollo integral, y de esta forma, que sean capaces de desenvolverse de manera fluida, creativa y adaptativa en un mundo cambiante y desafiante, donde las habilidades transversales (prácticas, adaptativas, sociales y emocionales) son y serán cada día más requeridas para el desarrollo de sociedades colaborativas y avanzadas.

Debemos saber que el ser humano está en constante proceso de aprendizaje, algo no exclusivo del contenido curricular mandatado por el Ministerio de Educación, sino que va más allá, ya que de manera intencional o no, siempre estamos aprendiendo o reforzando aprendizajes.

Y ello tiene que ver con toda actividad que incluya motivación, observación y práctica, ya se utilizada de manera inmediata o posterior, que le permita desarrollar habilidades y competencias necesarias para su desenvolvimiento en la vida. De esta forma no solo aseguramos un buen rendimiento, sino también la integración de aprendizajes útiles y claves para su desarrollo y éxito personal.

Si queremos lograr que nuestros hijos aprendan sin presión, cuestionemos nuestras propias formas de enseñar y el trasfondo que hay detrás de ello. Sumerjámonos en el mundo de un niño, comprendamos la relevancia de la novedad y lo nuevo, juguemos a ser creadores y cuestionadores de lo establecido, entendamos que todo lo que hacemos, hablamos y practicamos son fuentes de aprendizaje directo, por ende seamos coherentes con nuestras ideas y acciones. Dediquémosle el tiempo que merecen, démosle el espacio para que resuelvan problemas, para que se aburran y conviertan ese espacio en creatividad pura, orientemos, escuchemos y expliquémosle cómo funciona el mundo y desafiémoslo a mejorarlo.

Mg. Carol Bazignan, psicóloga educacional y docente, U. San Sebastián

Universidad de Playa Ancha instala estación meteorológica en Reserva Ecológica Lo Orozco

Gracias a iniciativa de la Facultad de Ingeniería, se iniciará un trabajo conjunto para abordar temáticas relacionadas con escasez hídrica, educación ambiental y estudios de variables ambientales.

Con la presencia del alcalde de Casablanca, Rodrigo Martínez Roca; del propietario de la Reserva Ecológica Lo Orozco, Gonzalo Ruiz Undurraga; y la decana de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), Verónica Meza Ramírez, se cortó la cinta que dio por inaugurada una estación meteorológica en el recinto que protege y cuida el bosque nativo.

De esta forma, se podrá monitorear de manera remota la temperatura, humedad ambiental, presión atmosférica, velocidad del viento y radiación UV del sector a través de un instrumento de medición, que tiene las mismas características a las utilizadas en algunos sectores por la Armada y otras universidades.

Así lo detalló el coordinador docente de carrera de Ingeniería Informática, Javier Castillo Allaria, quien estuvo a cargo de la instalación de este equipo en el predio y de capacitar al administrador de la Reserva Ecológica.

Con la puesta en marcha de esta estación metereológica comienza un proyecto comunitario colaborativo que involucra a la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha, el Comité de Agua Potable Rural (APR) de Lo Orozco y la Reserva Ecológica Lo Orozco.

El alcalde de la comuna agradeció contar con tecnología para acceder a datos que les permitirán o facilitarán la mantención del bosque nativo presente en la zona, teniendo en cuenta la grave crisis hídrica que los afecta.

“Quiero agradecer a la Universidad de Playa Ancha que esté participando y que se preocupe de una comuna cercana a la que ellos están y que le den todo el apoyo desde el punto de vista teórico y profesional a esta estación meteorológica cuyos datos van a ser útiles no solamente para nosotros sino que para todo el país”, destacó el jefe comunal.

Con estos datos, dijo la decana Meza, “iremos determinando diferencias entre las variables ambientales de un bosque esclerófilo no fragmentado versus zonas que están más intervenidas o que tienen otra urbanización. Por otro lado, a futuro, podamos enseñar tanto a estudiantes como a la comunidad por qué es tan importante tener una zona de bosque nativo y protegerla en virtud de las variables ambientales: los porcentajes de humedad, la pluviometría, el viento, para así darle valor al territorio a través de elementos concretos, datos duros, y también enseñar a la comunidad”.

En tanto, para el propietario de la Reserva es un paso muy importante, ya que “nosotros estamos preocupados por la mantención del bosque nativo y sabemos que cuando hay un bosque nativo hay diferencias sustanciales en el clima versus en los que no hay, por tanto con esos datos podremos adoptar mejores medidas para su cuidado. Eso nos tiene muy contentos, por lo que deseo agradecer a la Universidad de Playa Ancha por la confianza que ha depositado en nosotros en instalar esta central en este predio”.

Actualmente, la Facultad de Ingeniería de la UPLA monitorea otras tres estaciones meteorológicas ubicadas en la Reserva Nacional El Yali, el Parque Nacional La Campana y laguna El Peral, por tanto son puntos de información relevantes sobre variables ambientales que pueden dar origen a diversas investigaciones.

Experto advierte sobre desafíos pendientes para impulsar la electromovilidad en Chile

El Director del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Santiago, Dr. Humberto Verdejo, valoró la nueva vía que se extenderá de Arica a Punta Arenas con 1.200 puntos de carga. No obstante, señala que deben establecerse incentivos para que las personas dejen la combustión, entre otros aspectos.

La empresa Enel presentó este viernes la primera ruta eléctrica nacional que se extenderá de Arica a Punta Arenas. ‘ElectroRuta Enel X’, de más de 5 mil kilómetros, considera la instalación de 1.200 puntos de carga públicos con más de 1.800 conexiones para vehículos eléctricos.

Para el Director del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Santiago, Dr. Humberto Verdejo, la electromovilidad es clave para avanzar hacia la descarbonización, por lo que valora el impulso de esta iniciativa.

“Cerca del 40% de lo que se contamina en invierno es producto del transporte público. Por eso, el hecho de masificar los puntos de carga permitirá que el transporte público y privado tenga mayores facilidades para migrar hacia esta nueva tecnología”, explica.

No obstante, considera que aún existen desafíos en la materia, como establecer incentivos para que las personas emigren desde los automóviles de combustión a autos eléctricos. Actualmente, los costos de estos últimos están por sobre los 20 millones, afirma.

“Lamentablemente, se cerró la puerta a la conversión de autos a combustión a electricidad”, critica Verdejo. “Adicionalmente, es necesario buscar un mercado para la reutilización de baterías que pierden la operación óptima en los autos y buses eléctricos. No es la idea que en un futuro no muy lejano, tengamos grandes puntos de acumulación con baterías en desuso”, advierte.

Material educativo enseña cómo prevenir los efectos de la exposición a plaguicidas

Desde qué son hasta cómo reemplazarlos por insecticidas orgánicos, los textos desarrollados por científicos de la Universidad Católica del Maule están de libre disposición y fueron donados recientemente a la Fundación para la Superación de la Pobreza, afianzando el trabajo que desarrollan ambas instituciones al servicio de las comunidades locales.

Fruto de más de 10 años de investigación sobre la presencia de plaguicidas y sus consecuencias en la salud de las personas, un grupo de científicos de la Universidad Católica del Maule (UCM), liderados por la Dra. María Teresa Muñoz, hicieron entrega de material educativo a la Fundación para la Superación de la Pobreza para prevenir los efectos de la exposición a dichos líquidos.

Dichos textos, que se orientan tanto a padres como a monitores, y a niños con libros para colorear, son fundados desde la evidencia científica desarrollada en el plantel, el cual muestra de manera didáctica qué son los plaguicidas organofosforados y sus clasificaciones, el uso correcto de plaguicidas, cómo asegurar la higiene de frutas y verduras para reducir la exposición a residuos de plaguicidas, cómo usar insecticidas orgánicos, entre otros.

Sobre este material, la Dra. María Teresa Muñoz, señaló que “El material es muy didáctico, con ilustraciones explicativas sobre qué son los plaguicidas, los efectos en la salud, cómo estos químicos pueden afectar el desarrollo cognitivo de los niños. La idea es que se den cuenta que esos líquidos que usan en sus casas pueden provocarles daño. Además, este texto permite que la comunidad reconozca la presencia de estos líquidos en su entorno, situaciones que uno muchas veces no ve a simple vista en los cultivos. Esperamos que este trabajo ayude en esta tarea de concientización y prevención en la comunidad”, explicó.

Y es que efectivamente, durante el trabajo en terreno, los investigadores de la UCM han podido constatar una realidad preocupante por las prácticas completamente equivocadassobre el uso de plaguicidas por parte de la comunidad, como por ejemplo, aplicar en las casas para la eliminación de pulgas sin dimensionar el riesgo de envenenamiento; el desconocimiento de la normativa y los canales de denuncia, entre otros. Por otra parte, este grupo también evidenció las malas prácticas por parte de algunas empresas agrícolasque no respetan los protocolos dispuestos para asegurar no afectar la salud de las personas.

Vínculo con la comunidad

Tras recibir este material, Cristian Cornejo, director regional de la Fundación para la Superación de la Pobreza, expresó que “El tener un estudio científico detrás nos da el respaldo de que efectivamente la relación empresa comunidad en esos territorios en los económicos está bien, pero en todos los resguardos más ambientales y sociales están al debe, en lo cual nuestro rol como institución es poder bajar esa nformación a la comunidad de tal modo que estén enterados y tomen los resguardos correspondientes para tener un mejor en torno y una mejor calidad de vida”, comentó.

En ese sentido, el director destacó el trabajo al servicio de la región que desarrolla desde la ciencia la Universidad Católica del Maule, indicando que “Siempre he creído que la investigación científica es tremendamente relevante para la investigación y el mundo, sin embargo, si no somos capaces de anclarla y vincularla a los problemas sentidos de las comunidades es muy difícil que sea valorada”, afirmó.

Científicas demandan mayor participación de las mujeres en ciencias

  • Escolares de la zona conocieron testimonios de investigadoras en “Mujer, vive la ciencia y la tecnología”, organizada por el PAR Explora de CONICYT Región de Antofagasta, ejecutado por la UCN.

La escolar Francisca Meyer, estudiante del Colegio San Luis de Antofagasta, revela que cuando sea adulta quiere convertirse en médico, razón por la cual siente un gran interés por la ciencia y especialmente por el rol que desempeña la mujer en ese ámbito.“Es importante que existan mujeres científicas, porque así podemos tener más reconocimiento en el área laboral, al igual que los hombres”, comenta la joven que, junto a sus compañeras, participó de la actividad “Mujer, vive la ciencia y la tecnología”, organizada por el PAR Explora de CONICYT Región de Antofagasta, ejecutado por la Universidad Católica del Norte (UCN).

La jornada tuvo como objetivo promover vocaciones científicas en niñas, jóvenes y mujeres, mediante la posibilidad de conocer el trabajo de las investigadoras de la región, con el fin de contribuir a despertar la curiosidad y el interés por diversas áreas del conocimiento.

Tal es el caso de la data analyst de ALMA, Dra. Celia Verdugo, quien quedó maravillada al compartir su experiencia tras dictar una charla magistral de astronomía a las estudiantes del Colegio San Luis de Antofagasta.

“Sentí esa cercanía (de las estudiantes). Muchas de ellas estaban ya inmersas en el mundo de las matemáticas y de la física (…) Yo feliz de volver en cualquier momento”, expresó la astrofísica, quien subraya que es fundamental transmitir el conocimiento a la comunidad, especialmente si se trata de pequeñas mujeres que anhelan convertirse en investigadoras. “Antofagasta no puede estar ajena a lo que está pasando a nivel científico, especialmente a nivel astronómico. Cada antofagastino y antofagastina debería sentir cada descubrimiento o telescopio como propio, porque está en su región”, manifestó la investigadora.

La estudiante de la Escuela General Manuel Baquedano, Constanza Martínez, valoró participar en la charla. “La información entregada por una especialista mujer en la actividad me permitió derribar la barrera que nos han impuesto y que tiene que ver con que solo un hombre puede trabajar en ciencia”.

EQUIDAD

La académica y directora del Magíster en Comunicación Estratégica de la Escuela de Periodismo de la UCN, Dra. Francis Espinoza, explica que a las mujeres se les ha “invisibilizado” el trabajo y contribución que hacen a la sociedad.

“Las mujeres ahora nos hemos puesto de moda, pero hay como 300 años de historia en que nos han invisibilizado en distintos ámbitos (…) Nos hemos visto más invisibilizadas, por ejemplo, en la prensa, en los medios de comunicación, en revistas especializadas”, detalla la doctora en Ciencias Políticas y Estudios Internacionales. Por esta razón, subraya que actualmente es crucial hacer visible el trabajo que desarrollan especialmente las mujeres científicas no solo en las ciencias denominadas como “duras” sino que en las ciencias sociales.

Respecto a las potencialidades que ve en las nuevas generaciones de estudiantes que anhelan convertirse en científicas, la Dra. Espinoza destaca que se trata de personas que no dudan en aventurarse en conseguir sus objetivos. “Creo que las generaciones jóvenes son más arriesgadas”, afirma, añadiendo que es necesario hacer un trabajo específico desde la enseñanza básica para incentivar a las niñas que quieren ser investigadoras.

La integrante del Consejo de CONICYT y académica del Departamento de Biotecnología de la Universidad de Antofagasta (UA), Dra. Cristina Dorador, comenta que menos del 30% de la investigación en Chile es producida por mujeres, así como también es poca la proporción de las estudiantes que ingresan a estudiar carreras STEM (por su acrónimo en inglés que significa Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), lo que conlleva a que sea limitado el número de mujeres que realizan investigaciones en esas áreas.

La Dra. Dorador opina que todas las niñas pueden ser investigadoras, por lo que su mensaje es motivador para todas aquellas pequeñas de la Región de Antofagasta que sueñan con brillar como estrellas en el campo de la ciencia. “Lo importante es otorgarle oportunidades para que primero se formen científicamente y luego tengan apoyo en su formación y en la continuidad de la carrera científica”, finaliza.

Proyecto espacial chileno busca proteger el futuro de la astronomía nacional

A fines del 2021 se espera lanzar el primer nano satélite-telescopio espacial diseñado y construido completamente en nuestro país.

Fue hace poco menos de un mes que un grupo de científicos chilenos vinculados a la investigación astronómica recibió una noticia inesperada. La lista de espera de los Fondos QUIMAL para el Desarrollo de Tecnologías de la Astronomía Nacional, que entrega la actual Agencia Nacional de Innovación y Desarrollo, ANID (ex CONICYT), corrió dos lugares. Este hecho -poco frecuente- permitió a los investigadores nacionales adjudicarse el financiamiento para crear y lanzar el primer satélite-telescopio espacial (3u-cubesat) diseñado para proteger los cielos nocturnos y oscuros del país. Será un proyecto de tres años de duración, que marca el inicio del desarrollo astronómico espacial chileno.

Así como el país es reconocido en el mundo por sus vinos y el cobre, la astronomía se ha transformado también en un elemento identitario de imagen país. Los cielos de la zona norte, privilegiados por su transparencia y oscuridad, han sido reconocidos como los mejores del mundo para la observación astronómica y ese es un patrimonio que se debe proteger, al estar en riesgo producto de la contaminación lumínica.

Así lo advierte el doctor en Astronomía y académico de la Universidad de Valparaíso Eduardo Ibar, investigador que forma parte del proyecto 3u Cubesat.

“El crecimiento de las ciudades y por consiguiente el mayor consumo y uso de luz artificial de las localidades cercanas a los observatorios ha provocado un aumento de los índices de contaminación lumínica, lo que implica un incremento en el brillo nocturno, afectando así la calidad de los cielos para la observación astronómica”, afirma.

El doctor Ibar, quien también es profesor del Instituto de Física y Astronomía (IFA) de la UV y director ejecutivo de la Sociedad Chilena de Astronomía (SOCHIAS), explica que la tecnología LED (Diodos Emisores de Luz, por sus iniciales en inglés) ha ganado terreno como opción de iluminación nocturna por sus diferentes ventajas comerciales. Sin embargo, el riesgo del uso de esta fuente de luz fría tanto para la salud humana como silvestre y la proliferación de su utilización en la vía pública, como también en proyectos mineros ubicados en zonas cercanas a los centros de observación, disminuye la visibilidad de las estrellas u otros objetos celestes de estudio.

“Hoy en día se puede ver cómo el alumbrado público en ciudades y carreteras empieza a utilizar preferentemente luz LED blanca, la que fácilmente puede llegar a más de 100 kilómetros de distancia desde su lugar de origen”, sostiene.

El doctor Ibar explica que la contaminación lumínica es una problemática creciente alrededor de los observatorios astronómicos y es uno de los principales factores que amenaza el futuro de la astronomía en Chile, dado que “esta luz artificial se escapa o dispersa desde las ciudades o proyectos mineros y llega a los observatorios, afectando la sensibilidad que tienen los instrumentos para detectar objetos que están en el espacio”.

Para atender esta problemática – continúa el astrónomo- que podría poner en riesgo toda la inversión realizada por los grandes consorcios extranjeros en Chile (la que es superior a los siete mil millones de dólares) surgió la idea de construir un satélite-telescopio que monitoree el nivel de contaminación lumínica desde el espacio, específicamente en las áreas ubicadas alrededor de los observatorios, con el fin de protegerlos.

Para desarrollar el proyecto cuatro universidades chilenas se coordinaron, junto al Observatorio Las Campanas, para realizar un trabajo colaborativo, en el que cada institución aportará desde sus respectivas experticias al campo del desarrollo espacial.

“Decidimos hacernos cargo de la problemática y generar un sistema de monitoreo que potencialmente alerte la generación de nuevos focos de contaminación lumínica, pero desde el espacio. Por ejemplo, hoy en día podría aparecer un proyecto público o minero cerca de los observatorios que podría dañar gravemente el desarrollo de la astronomía nacional”.

El satélite-telescopio fue bautizado como Suchai II y es una continuación del Suchai I, el primer nano-satélite enviado al espacio por el mundo de la academia. El Suchai II sería tres veces más grande que el Suchai I y tendría una cámara para monitorear la contaminación lumínica desde el espacio.

En el ámbito nacional, los principales desarrollos en tecnología espacial han sido el FASat Alfa, FASat Bravo y FASat Charlie. Este último actualmente sigue en órbita, sin embargo ya cumplió su vida útil estimada y podría expirar en cualquier momento, dejando en un blackout satelital al país.

Nanosatélites

El Suchai II es un nano satélite compuesto por tres cubos de 10 centímetros cúbicos cada uno. En uno de los tres cubos llevará incorporada una cámara óptica con distintos filtros, que monitoreará, en una órbita polar, el territorio nacional durante aproximadamente tres años. Orbitará a una altura de 500 kilómetros de la superficie de la Tierra, pasando a una velocidad aproximada de 7 mil 500 kilómetros por segundo.

El trabajo colaborativo de las universidades contempla el diseño y construcción del satélite por parte de la Universidad de Chile (Marcos Díaz); el desarrollo de la cámara óptica y su caracterización a cargo de la PUC (Holger Drass); la calibración en tierra de las imágenes estará a cargo de la Universidad de Antofagasta (Eduardo Unda-Sansana) y el procesamiento de las imágenes desde el espacio será la tarea de la Universidad de Valparaíso (a cargo del doctor Eduardo Ibar y el meteorólogo Omar Cuevas). También participa el Observatorio Las Campanas (Guillermo Blanc), que ayudará en tierra para estimar la contaminación in-situ alrededor de los observatorios astronómicos, además de difundir esta gran problemática.

“Uno de los desafíos era salir de esa área de confort que ofrece la investigación y la publicación de papers, que en general tiene poca cercanía para la gente, para generar un proyecto real que sea un aporte para la sociedad en Chile, aprovechando las capacidades humanas que tienen los investigadores nacionales, para desarrollar, en conjunto con otras universidades, un proyecto mucho más grande. Es un proyecto netamente civil, que nace en la academia y amalgama a distintas instituciones a nivel nacional”, señala el astrónomo.

El doctor Eduardo Ibar complementa: “El satélite tiene como meta generar imágenes que revelen la gravedad del problema. Será como un vigilante espacial que registrará el comportamiento de la contaminación lumínica alrededor de los observatorios del norte. Esperamos identificar eventuales fuentes de contaminación lumínica que puedan ser fiscalizadas en terreno por la Superintendencia del Ministerio del Medio Ambiente”.

Y ¿por qué no lanzarlo desde Chile?

La fecha de lanzamiento se estima a fines del 2021 y el lugar aún se está evaluando, pero probablemente sea Japón, India o Estados Unidos.

El astrónomo aclara que a pesar de no contar en Chile con plataformas de lanzamiento, nuestro país tiene un gran potencial en este campo. “En el Hemisferio Norte, por ejemplo, la alta circulación aérea hace muy restrictivo el tema de fechas y horarios de lanzamientos. En cambio, en el Hemisferio Sur, como hay muchos menos vuelos comerciales, habría mucha más libertad para realizarlos. Eso lo identificó tempranamente Nueva Zelanda. En ese sentido Chile también podría posicionarse como un nuevo lugar para el lanzamiento de cohetes espaciales”, asegura el astrónomo.

Un gran desafío tecnológico

Por su parte, el meteorólogo Omar Cuevas, académico del IFA UV, destaca que desde el punto de vista tecnológico este proyecto representa un gran desafío “porque nos permite implementar nuestro trabajo en áreas que no se habían aplicado de forma tan directa. El equipo de trabajo está muy bien definido y cada uno aporta desde su experticia para el desarrollo del objetivo principal. En nuestro caso (en la U. de Valparaíso) estaremos a cargo del procesamiento de los datos recibidos desde el satélite. Esta tarea requiere mucho trabajo, pues hay varios desafíos que debemos abarcar, como por ejemplo la georreferenciación, el apuntamiento de la cámara y reunir y analizar una serie de imágenes para obtener la información que buscamos. También nos permitirá adquirir información del estado de la atmósfera y cuánto puede aportar a la dispersión de la contaminación lumínica. Además, esta información nos puede ayudar a medir, de forma pionera desde el espacio, la turbulencia atmosférica y su relación con el seeing astronómico, que es una variable importante para la calidad de los datos que se obtienen desde los observatorios en el norte de nuestro país”.

Carrera de Medicina de la UTalca está entre las 10 mejores de Chile

Tras la publicación anual de su Ranking de Universidades 2019, La Tercera posicionó la carrera de Medicina de la Universidad de Talca en el lugar número 10 de las mejores escuelas del área a nivel nacional. Atributo a tener en cuenta en el marco del proceso de Admisión 2020, momento en que los futuros estudiantes y sus padres deberán escoger una casa de estudios superiores.

Estos resultados «son una señal más que permite a los jóvenes y sus familias confiar en que su formación profesional está en buenas manos, porque la Universidad de Talca trabaja por la excelencia en todos los planos y asume nuevos desafíos nacionales e internacionales», expresó el rector de institución maulina, Álvaro Rojas.

A su vez, el director de escuela de Medicina Claudio Cruzat, invitó a todas y todos aquellos estudiantes talentosos, con buen desempeño académico e interés por la ciencia, además de ansias de contribuir a mejorar la salud de la población, para que estudien en la UTalca. «Contamos con un plan formativo actualizado y alineado con los estándares de la mejor formación médica a nivel nacional e internacional, sin sesgos ideológicos más que el bienestar de las personas, y un cuerpo docente compuesto por especialistas, profesores de experiencia  y prestigiosos investigadores», señaló el académico.

La escuela de Medicina posee una infraestructura de primer nivel, donde desde marzo de 2020 se estrena un nuevo edificio que incorpora laboratorios modernos y espacios docentes innovadores, entre otras características. El nuevo edificio de 4.583 mts2 cuenta con áreas administrativas, laboratorio de química y bioquímica, laboratorio de biología, biblioteca de 172 mts2 y cuatro auditorios, el principal con una capacidad de 110 butacas.

«La habilitación de estas nuevas dependencias están en el tenor de crear las mejores condiciones de infraestructura y organizativas para el desarrollo de estas carreras. Pero también, para crear geográficamente un polo de desarrollo anexo al Campus Clínico: el futuro centro ambulatorio de mediana complejidad (ex Hospital Italiano) que permitirá ofrecer labores asistencias a la comunidad, pero también un marco académico donde se pueda hacer docencia, investigación y vinculación con el medio, tanto para pregrado y postgrado», dio a conocer Cruzat.

La Universidad de Talca es la octava mejor universidad del país, según el ranking de La Tercera. La medición muestra además que, en el caso de los planteles estatales, la institución maulina solo es superada por la U. de Chile.