Daily Archives: 21 enero, 2020

Investigadores UPLA prueban que competencia entre hombres exacerba la agresividad y cooperación entre ellos

  • ¿Qué tanto la agresión como la cooperación son importantes para navegar en ambientes sociales?, fue la premisa del estudio en el que participaron especialistas de las universidades de Playa Ancha, de Chile, del Desarrollo y Autónoma de Madrid.

El profesor de Harvard Steven Pinker lo dijo en su afamado libro “Los ángeles que llevamos dentro”. La evidencia histórica demuestra que los seres humanos estamos adaptados para luchar entre nosotros.

El conflicto entre grupos de seres humanos es un fenómeno global, difícilmente explicable sin considerar su valor dentro de la evolución biológica de nuestro linaje.

Es justamente bajo ese enfoque que el equipo del Laboratorio de Comportamiento Animal y Humano del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad de Playa Ancha ( www.labcah.cl ), en colaboración con académicos de las universidades de Chile, del Desarrollo y Autónoma de Madrid, indagaron en la forma en que la presencia del conflicto con otros grupos, versus entre miembros del mismo grupo, afecta a la expresión de la cooperación y la agresión.

Los resultados se enmarcan dentro de la conocida Hipótesis del Macho Guerrero, una propuesta teórica que permite estudiar desde un punto de vista evolutivo, el rol de los hombres en este tipo de conflictos.

El estudio, de 3 años de duración, financiado por FONDECYT regular y dirigido por el doctor José Antonio Muñoz, se publicó esta semana en la revista “Scientific Reports”.

“Hemos partido de una premisa, qué tanto la agresión como la cooperación son importantes para navegar en ambientes sociales, por tanto, más allá de la valoración que hagamos de estas conductas, son dos elementos claves para comprender como somos”, sostuvo el Dr. Muñoz.

Durante dos años los investigadores del equipo recogieron datos conductuales de agresión y cooperación. Para esto aplicaron dos tipos de juegos a más de doscientos hombres en cabinas experimentales.

Uno de los juegos midió la cooperación con Juegos de Bienes Públicos, mientras que en el otro estimaron la agresión a través del llamado Paradigma de Agresión por Sustracción de Puntos.

De un total de 246 participantes, la mitad de ellos jugó en equipo contra otros grupos de hombres, mientras que el resto se enfrentó de manera individual contra un único rival.

“Los resultados son muy interesantes, porque por primera vez hemos podido probar que, en los hombres, la presión de la competición

contra otros grupos exacerba ambos comportamientos, es decir la cooperación con los compañeros de equipo y la agresión directa hacia los rivales, incluso aunque esta última tenga costos personales elevados”, precisó la doctora Nohelia Valenzuela del Labcah, coautora de la investigación.

Los investigadores evaluaron los costos de cooperar y agredir a partir de pagos con dinero real, una estrategia que involucró que el estudio entregara 30 mil pesos en promedio a cada participante.

“El dinero se podía ganar o perder en función de las decisiones que los participantes tomaban dentro de los juegos. La idea de que la competición con otros grupos reduzca nuestra aversión al riesgo, tiene sentido desde las manifestaciones comportamentales que todos podemos observar día a día, como, por ejemplo, cuando los hinchas de fútbol pierden los papeles en el estadio”, manifestó el doctor de la Universidad Autónoma de Madrid, Miguel Pita.

INFLUENCIA DE LA FORTALEZA CORPORAL

Los resultados además de demostrar el efecto del contexto social sobre el comportamiento masculino cooperativo y agresivo, aclararon la influencia de la fortaleza corporal, estimada a partir de la cantidad de músculo esquelético de los participantes, sobre el despliegue de estos comportamientos.

En este sentido, la cooperación cambia su patrón entre los más fuertes, en un escenario sin competición entre grupos, estos cooperan menos, pero cuando la competición con otros grupos está presente se vuelven más cooperadores. “Estos resultados indican que los hombres más fuertes modularían su comportamiento de forma estratégica, lo que deriva en una interesante serie de conjeturas en torno a la función que tiene dicho comportamiento”, expresó el doctor Pablo Polo del Labcah.

La siguiente etapa de la línea de investigación se centrará en el estudio de las mujeres dentro del conflicto intergrupo, el cual se efectuará mediante un proyecto Fondecyt regular recientemente adjudicado.

“Ha existido una tendencia hacia la minimización del rol de la mujer dentro de esta problemática, nosotros creemos que debe ser reevaluada bajo robustos modelos experimentales, principalmente porque es evidente que hay un marco conceptual sexo-específico”, sentenció la doctora Paula Pávez, coinvestigadora y académica de la Facultad de Ciencias Sociales de la UPLA.

Investigadores de U. Autónoma expusieron sus trabajos en Congreso Futuro

Casa de estudios superiores presentó tres trabajos en el encuentro dedicado a la ciencia, la tecnología y el conocimiento realizado en Talca esta semana, que abordan temas tan urgente como la democracia, el cambio climático y la inteligencia artificial.

La Universidad Autónoma de Chile tuvo una destacada participación en la reciente versión del Congreso Futuro que se realizó esta semana Talca y en varias ciudades del país, aportando conocimiento en temáticas tan actuales y contingentes como son la democracia, el cambio climático y la inteligencia artificial a través de los investigadores Dr. Simón Escoffier, Dra. Fabiane Manke, Dr. Luis Morales y Dr. Pablo Contreras.

El vicerrector de la institución, Dr. Juan Tosso, indicó que la gran presencia de investigadores de la casa de estudios superiores en este evento se debe a que la universidad le ha dado especial énfasis a la investigación, siendo ésta una de las cuatro áreas en las que está acreditada. “La investigación es algo que se requiere y es importantísima por las constantes transformaciones que está viviendo la humanidad en diversos aspectos y por los desafíos medioambientales que ello supone, que tienen su manifestación en los efectos del cambio climático. Hoy se habla de que, en los próximos 20 años, probablemente el conocimiento va a ser muy superior a todo el conocimiento acumulado en los últimos mil años de la humanidad, de manera que, si nosotros no nos ponemos al día en términos de investigación, creo que nuestro país no va a poder continuar en el crecimiento que se merece”, planteó la autoridad.

En ese contexto, los investigadores de la Universidad Autónoma presentaron en este encuentro trabajos relacionados con temáticas contingentes como fue el caso del Dr. Luis Morales, quien en el panel de Cambio Climático expuso la ponencia “Logros y nuevos desafíos en el estudio de frutilla en un contexto de cambio climático”. “Lo que nos convoca es el foco del cambio climático y, en ese contexto, nosotros hemos estudiado distintos tipos de cultivares de frutilla y hemos visto que, en presencia de un déficit hídrico, bajando la carga de agua, hay algunos cultivares que responden mejor que otros. Lo que estamos haciendo es acercar la ciencia a los productores para que puedan tomar decisiones basadas en información. Nuestro foco es resolver distintas problemáticas de la agroindustria”, destacó el investigador de la sede Talca.

Por su parte, en el panel de Inteligencia Artificial, el director del Centro de Regulación y Consumo de la casa de estudios superiores, Dr. Pablo Contreras, participó con la ponencia “Inteligencia artificial, protección de datos y autodeterminación informativa”. “En la Universidad Autónoma tenemos el programa “Inteligencia Artificial y Derecho”, y en mi caso estoy investigando cómo se protegen los datos personales, la información de todos nosotros cuando está en operación una inteligencia artificial. La idea es conectar la ciencia, la ingeniería, el desarrollo de estas tecnologías, con el respeto y protección de derechos fundamentales como, por ejemplo, el derecho a la protección de datos personales”, dijo el experto, agregando que ello tiene un impacto concreto en la población que “nos lleva a preguntarnos cómo hacemos desarrollos tecnológicos que tienen como límite y protección los derechos fundamentales de las personas”, indicó el experto.

Finalmente, en el panel de Democracia estuvo presente el Dr. Simón Escoffier, investigador principal del Instituto Chileno de Estudios Municipales (ICHEM) de la institución, quien expuso el tema “Politización y cambio social hoy”. “Es un tema que actualmente está bastante en boga por los movimientos sociales, no solamente en el país sino también en todo el mundo. Y el foco de mi investigación es la politización, entendida como el proceso a través del cual las personas dan el paso de vivir una vida más bien privada a involucrarse públicamente. Respecto a la movilización actual, los investigadores sabíamos que los valores cambiaron en Chile en los últimos 15 años, pero pese a eso no se pudo predecir lo que está pasando y esperamos que estas investigaciones contribuyan a que las autoridades y los mismos participantes de la sociedad civil tengan una incipiente radiografía de ello, y por lo tanto, puedan actuar con más conciencia de cómo darle un buen cauce y buscar salidas oportunas y adecuadas”, planteó el investigador.

Para el Vicerrector de Investigación y Postgrado de la U. Autónoma Dr. Iván Suazo, la participación de los investigadores de esta Universidad mostró el desarrollo de esta área misional de la UA, que ha tenido un sostenido crecimiento en investigaciones y publicaciones, lo que la ha ubicado en destacados lugares de los rankings nacionales.

Científicos UTalca estudian manejo de nueva plaga que está generando millonarias pérdidas en Región de O’Higgins

  • El insecto que llegó entre los años 2016 y 2017 a Chile provocando cuantiosas pérdidas en la Sexta Región, amenaza con causar profundos daños también desde el Maule hasta la Región de La Araucanía, afectando así la exportación de miles de toneladas de frutas.

Polilla del Álamo o Leucoptera sinuella es el nombre de una plaga recién llegada al país que se encuentra impactando de manera negativa en fruticultores de O’Higgins, y que amenaza con atacar en el corto plazo a más regiones de Chile. Este insecto si bien no se alimenta de las frutas, logró refugiarse para desarrollarse en ellas lo que tiene como consecuencia directa que sean rechazadas de manera automática para su exportación.

Es por esto que investigadores de la Universidad de Talca se encuentran trabajando en el marco de un proyecto FIC del Gobierno Regional de O’Higgins y el Consejo Regional de dicha región, para la elaboración de un completo plan de manejo y prevención.

La Polilla del Álamo, crece en las distintas especies e híbridos de estos árboles, alimentándose de sus hojas y construyendo especies de galerías dentro de estas, consumiéndolas y propiciando su caída antes del otoño. Fenómeno que en la Sexta Región ya se puede observar hace algunas temporadas.

El efecto económico de esta plaga no solo afecta a la industria del Álamo, el mayor daño es provocado en la industria frutícola y sus exportaciones, ya que a pesar de que la polilla no se alimenta de las frutas impide su exportación. Esto, debido a los rechazos cuarentenarios en su venta fuera de Chile, ya que el insecto al desprenderse de los Álamos -una vez que se alimentó de ellos- busca refugio invernal instalando capullos en las cavidades de la fruta, como en su cáliz y pedicelo. La consecuencia es que los productos son rechazados a la hora de obtener certificados fitosanitarios para su envío a países como México y Estados Unidos.

Eduardo Fuentes, científico de la Universidad de Talca y director de este proyecto explica que “el volumen de cajas que están siendo rechazadas son más de 90 mil en las últimas tres temporadas, lo que ha generado efectos económicos severos para la Región de O’Higgins y que pueden extenderse hacia el sur de Chile; en regiones como el Maule, Ñuble y BioBío”.

ORIGEN DE LA PLAGA

La Polilla del Álamo proviene de Europa y Asia, habitando precisamente en esos árboles sin generar mayores problemas a la naturaleza o a la economía agrícola, debido al control que producen los depredadores naturales que allí habitan.  Por ello, no existen mayores estudios en Europa o Asia que puedan ayudar a contrarrestar su negativa acción en Chile.

En este contexto, el objetivo del grupo de investigadores de la UTalca será efectuar estudios de control con insecticidas, enemigos naturales o controladores biológicos, búsqueda de variedades, híbridos de álamo resistentes y el uso de compuestos del medio de comunicación de las polillas como son las feromonas.

Para el investigador, los resultados esperados de este trabajo son ofrecer distintas alternativas de control de la polilla, para que cada productor de fruta y de madera del Álamo pueda seleccionar la opción más efectiva. “Actualmente para los fruticultores lo más viable es cortar las alamedas que están al borde de los huertos frutales, que quedan más expuestos al viento y creándoles un daño por ramaleo de la fruta. Como opción también se encuentra sugerir un tipo de Álamo que pueda resistir al ataque de la plaga o bien la creación de un insecticida que se pueda aplicar por riego o inyección al tronco de los árboles”, explicó el doctor Fuentes.

Ante los costos de las opciones mencionadas, el experto plantea que surgen también alternativas de controladores biológicos o enemigos naturales que ya se encuentran en Chile y que incorporen esta nueva plaga como su alimento. “Entre los posibles destaca un conjunto de insectos denominados parasitoides, o pequeñas avispas que inoculan un huevo en el interior de las larvas de la polilla comiéndose al insecto hasta matarlo”, agregó.

MANZANAS

En la Región de O’Higgins las frutas más susceptibles al ataque de estos insectos son las manzanas, ya que en el periodo de cosecha de la fruta justamente sus larvas comienzan a descolgarse del Álamo para pasar el invierno. Además, atacan peras y nectarines.

Según los expertos su paso hacia el sur podría afectar también a los manzanos de la Región del Maule.

El equipo de trabajo del proyecto está compuesto por académicos de la Universidad Católica de Valparaíso y la Universidad de Talca. Desde la institución maulina, Claudio Ramírez, aporta como experto en resistencia de las plantas al ataque de la polilla; Blas Lavanderos, es el encargado del control biológico y depredadores que atacan a ese insecto; y Eduardo Fuentes, es el experto en el manejo de insecticidas de los Álamos. Además, participa el Centro Tecnológico del Álamo de la UTalca. En tanto, la PUCV colabora con el manejo de la plaga a través del uso de feromonas, a cargo de Jan Bergmann y Wilson Barros.

El proyecto contempla generar contacto con productores de fruta de O’Higgins y con los pequeños productores de Álamos para realizar talleres y días de campo para transferir las investigaciones de cómo combatir a la polilla en el corto y largo plazo, desde qué insecticida usar y cómo aplicarlo hasta ofrecer una variedad de árboles que no necesite ningún tipo de control, junto con dar información de cómo detectar a la polilla de manera anticipada.