30 enero, 2020

Investigación, liderada en Chile por la Universidad Católica del Norte (UCN), entrega antecedentes que permiten a las instituciones de educación superior diseñar estrategias para promover el emprendimiento y la innovación.

Un fuerte interés de los estudiantes universitarios por emprender, además de una significativa reducción de la brecha de género en estas iniciativas, fueron parte de las conclusiones que entregó la última versión del Informe Guesss sobre Intención de la actividad emprendedora de los estudiantes universitarios.

El estudio, que se aplica desde 2003 – cada dos años- en más de 50 países, es una radiografía a la actividad emprendedora de los universitarios a nivel global, y en Chile su aplicación está a cargo de la Dra. Gianni Romaní, del Centro de Emprendimiento y de la Pyme (CEMP), de la Facultad de Economía y Administración de la Universidad Católica del Norte (UCN).

El GUESSS, corresponde al Global University Entrepreneurial Spirit Studen´ts Survey, iniciativa del Swiss Research Institute of Small Business and Entrepreneurship, de la Universidad de San Gallen y la Universidad de Bern de Suiza. Chile participa en el estudio desde 2011 y desde 2016 la UCN se hizo cargo a nivel nacional.

RESULTADOS

En la última versión del estudio participaron más de 20 universidades, con un universo de 7.704 respuestas válidas, de las cuáles el 50,1% son mujeres y el 49,9% hombres. De ellos, el 35% corresponde a carreras de ingeniería, el 29% a economía y negocios, el 11% a Medicina y Ciencias de la Salud y el 10% a otras carreras.

La Dra. Romaní señala que la principal conclusión de este estudio es que existe un real interés de los estudiantes por la actividad emprendedora, y de acuerdo a los resultados, ese interés se manifiesta al quinto año después de egresar. “Si le preguntas al estudiante si al terminar la carrera está pensando en abrir su propio negocio, sólo un 7,7% dice que sí; mientras que luego de 5 años la respuesta cambia al 46%”. A juicio de la docente “ellos quieren terminar su carrera, tener una experiencia laboral y emprender, pero el punto es que a veces eso no ocurre porque aparecen otras necesidades”.

Agregó que en el caso particular de las mujeres solamente el 6,2% quiere emprender al egresar de la universidad, y cinco años después el porcentaje sube a 42%”, destaca.

Otro dato importante que arroja el estudio es que al consultar si en este preciso momento están tratando de abrir su empresa, hay un porcentaje importante, de un 32%, que responde afirmativamente. Si se analiza esta cifra por género, el 47% son mujeres y el 53% son hombres. “Esta brecha antes era mucho mayor (35% y 64%), pero en dos años el interés de las mujeres, estudiantes universitarias, por emprender ha aumentado significativamente”, destaca.

La Dra. Romaní tiene una hipótesis que explicaría esta alza y que, asegura, se quiere comprobar. Ésta es “si el movimiento feminista de principios del año 2018 ha impactado en el empoderamiento de las jóvenes, que están mucho más conscientes de sus habilidades y competencias que antes y dispuestas a asumir riesgos”, aseguró.

Asimismo, añade que otro factor que puede influir en este incremento, es cómo académicos han integrado en el aula el tema del emprendimiento, principalmente mostrando casos exitosos de iniciativas locales.

“En el caso nuestro, cada clase teórica tiene una parte donde invitamos a emprendedores para que cuenten su historia de vida, porque creemos que esos relatos fortalecen mucho la visión de nuestros estudiantes y pueden ser un impulso para que se den cuenta que ellos también pueden”.

Al respecto, en comparación con el estudio 2016, enfatiza en que se puede constatar que ha mejorado la valoración del entorno universitario. “Los estudiantes reconocen que existe un clima favorable para el emprendimiento en sus universidades”, precisó.

EMPRENDIMIENTO CON INNOVACIÓN

Un aspecto relevante que destaca la académica es la necesidad de agregar valor. “Estamos en un ambiente universitario, donde entregamos conocimientos superiores, por ello instamos a nuestros estudiantes a pensar en cosas que agreguen valor, que los diferencien del resto, con innovación, perspectiva de escala, con la intención de proyectarse al mundo, de exportar” y en eso, reconoce “todavía tenemos que trabajar”.

Al respecto, agrega que actualmente los universitarios “están emprendiendo en el sector comercio, lo que es bueno, pero si salen al mercado con un negocio de este tipo y hay otro que tiene innovación, lo más probable es que el primero quiebre, es por eso que nosotros desde la academia promovemos el emprendimiento con innovación, de alto impacto”.

Destaca también que el hecho de incentivar el emprendimiento, no tiene que ver sólo con la creación de una empresa, sino que es una actitud que se quiere los estudiantes incorporen en su desarrollo. “Hay varias características de los emprendedores como la perseverancia y la resiliencia, que nosotros queremos desarrollar en nuestros estudiantes, independiente que creen o no una empresa, porque les van a servir tanto en sus trabajos como en sus vidas”.

METODOLOGÍA

El Global University Entrepreneurial Spirit Studen´ts Survey, GUESSS, es un proyecto de investigación internacional que mide las actitudes, intenciones y actividades de emprendimiento de estudiantes universitarios. El 2020 toca nuevamente hacer el levantamiento de datos, y para eso se invita a las universidades a participar.

“Nosotros como UCN hacemos el análisis de los datos en general y luego cada institución puede trabajar en sus propios resultados”, agrega la académica, quien plantea que la idea del estudio es comprender en profundidad las actitudes, intenciones y actividades emprendedoras de los estudiantes, y en función de ello que las universidades puedan diseñar estrategias de incorporación de habilidades emprendedoras.

En el último informe (2018) participaron cerca de mil universidades de más de 50 países, alcanzando un universo de 122 mil estudiantes encuestados.

CRISIS SOCIAL

El actual momento de crisis social que afecta al país no es el mejor escenario para los emprendedores, así lo manifiesta la Dra. Romaní, quien reconoce que el actual contexto nacional ha golpeado con fuerza a las micro y pequeñas empresas. “El impacto para ellas ha sido brutal. Yo creo que el próximo año el desempleo se va a incrementar todavía más”, precisó.

A raíz de ello, explica que van a surgir otro tipo de emprendimientos. “Normalmente en contextos de crisis aumenta la tasa de la actividad emprendedora, pero más por emprendimientos por necesidad que por oportunidad, y que por cierto son muy vulnerables”.

Agregó que es un periodo muy complejo, por lo que recomienda pensar en la colaboración. “Nos caracterizamos por ser bastante individualistas, pero en estas circunstancias, si no colaboramos o nos asociamos, es más probable que caigamos solos”.

Enfatiza en la importancia de trabajar en red con otros empresarios. “Tener redes de contacto, ya que unidos se puede sobrevivir a este periodo crítico”. Explica que esta colaboración puede darse entre empresas parecidas o complementarias y, en la medida de lo posible, hacer economías a escala que permitirían reducir costos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *