Tag Archives: agronomía

Mejoran calidad nutricional de los berries maulinos

Tradicionalmente el mejoramiento genético de plantas se ha dirigido a aumentar la productividad -frutos más grandes y altos rendimientos por hectárea sembrada-, sin embargo, hoy la moderna industria nutraceútica y de alimentos funcionales privilegia más características relacionadas a la calidad nutricional de las plantas y sus frutos, idea que guía a la iniciativa del CENBIO de la UCM.

Consecuente con el desarrollo de investigación científica aplicada a las necesidades locales, es que la Universidad Católica del Maule (UCM), a través de su Centro de Biotecnología de los Recursos Naturales (CENBIO) realiza el proyecto “Mejoramiento genético de berries mediante la inducción de poliploides” financiado por el Gobierno Regional.

A partir de variantes de plantas donantes seleccionadas por los productores, los investigadores del CENBIO-UCM desarrollaron una tecnología propia para el mejoramiento genético asistido por biotecnología, metodología que no implica que sean organismos modificados genéticamente (transgénicos).  En este caso la obtención de plantas poliploides, permitirá la selección en ambientes de la Región del Maule, de clones mejor adaptados y con altos balances de flavonoides -antioxidantes-, minerales y aminoácidos altamente beneficiosos para la salud de la población.

“Nos interesa más el contenido y balance nutricional  que el tamaño del fruto”, explicó el Dr. Ariel Arencibia, director del proyecto, agregando que “En la industria moderna de alimentos funcionales es cuestionado el uso de agroquímicos y por ello impulsamos la agricultura lo más biológica posible, basados en plantas adaptadas y seleccionadas en nuestros ambientes (…) El proyecto permitirá la producción de nuevas variedades de berries (arándano y frambuesa) altamente demandados por la industria nutracéutica”. Para que una variedad sea reconocida como nueva por el Servicio Agrícola Ganadero (SAG), se tiene que demostrar que sus características son distintas, uniformes y estables.

Sobre la iniciativa del CENBIO, la Dra. María Teresa Muñoz, vicerrectora de Investigación y Postgrado de la UCM, destacó que “como Vicerrectoría nos interesa potenciar el desarrollo de nuevas tecnologías, que impacten en la productividad regional y al mismo tiempo mejoren la calidad de vida y salud de las personas”.

Trabajo en terreno

“Mejoramiento participativo” es la estrategia que se trabajó junto a pequeños productores del sector de Bullileo, comuna de Parral, quienes facilitaron las plantas donantes a partir de las cuales se seleccionaron los clones de berries que posteriormente serán puestos a prueba en estos mismos terrenos.

“Nosotros aportamos la tecnología y el know how en asociación con los productores que ofrecen su conocimiento de la realidad agrícola y qué características son las que solicitan los mercados, por tanto, las que deben establecer los criterios de selección”, afirmó el Dr. Arencibia.

Actualmente, la iniciativa de los investigadores UCM culminó su etapa de laboratorio iniciando inmediatamente la etapa de validación-evaluación- de las variedades “clones” en los predios de los pequeños productores, quienes junto al plantel tendrán derechos de propiedad intelectual sobre las variedades de plantas que se obtengan.

Los resultados alcanzados hasta hoy, serán parte del seminario gratuito “Mejoramiento Genético de Berries, para la Competitividad de la Región del Maule”, fijado para los días, 30 y 31 de octubre, en el salón Monseñor Manuel Larraín de la sede Central San Miguel de la UCM en Talca.

 

Movilidad estudiantil internacional amplía el campo laboral para agrónomos de la región

  • Positivas Experiencias de alumnos y egresados de la UCM

Acceder a una beca o pasantía en el extranjero es una gran oportunidad en la formación académica y así lo han comprobado los estudiantes y egresados de la Escuela de Agronomía de la Universidad Católica del Maule (UCM), quienes catalogan esta experiencia como un aprendizaje de vida y una ayuda concreta para abrirse nuevas puertas en su futuro laboral, especialmente en un campo que -a priori- pareciera estar circunscrito sólo al agro local.

Sebastián Bobadilla, estudiante de quinto año de la Escuela de Agronomía UCM, fue uno de los beneficiarios de la Beca Santander Iberoamericana en 2016, quien realizó su pasantía de seis meses en la Universidad Politécnica de Madrid, en España, con el objetivo de contrastar la formación europea con la latinoamericana en cuanto a la ingeniería como base esencial de su carrera.

“Conocer también la cuna de la ingeniería, el currículum y el perfil del estudiante de allá que es totalmente diferente, fue súper enriquecedor en ese sentido”, comentó el alumno, valorando también los pro socioculturales de estar en contacto con otras realidades. “Aprendí mucho en el área cultural y el conocimiento general de Europa, la visión que tenía de infraestructura, la forma de ser, la educación cívica que tienen que es muy diferente a Chile”, complementó.

Este plus en su formación académica fue un factor fundamental al momento de postular y posteriormente realizar su práctica profesional en la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura, un gran logro en su carrera y un precedente significativo para futuros postulantes de la UCM.

Nuevos rumbos

Quien también cursó un semestre en el extranjero es Claudio Aliaga, egresado de la Escuela de Agronomía, quien se adjudicó la beca de aprendizaje del idioma inglés, pudiendo estudiar en el Skagit Valley College, ubicado en la ciudad de Seattle, Estados Unidos.

Esta aptitud idiomática permitió acercarlo a nuevas oportunidades laborales en el extranjero, logrando postular a la empresa Produce Inspectors of America (PIA) a través de Facebook para luego trasladarse a China con el fin de desempeñarse como control de calidad de fruta en destino.

“Sin duda esta experiencia de trabajo se abrió gracias a la pasantía en Estados Unidos por todo lo que crecí en el proceso; me cambió la personalidad, adquirí nuevos conocimientos, aprendí inglés y pude tener esta nueva posibilidad laboral donde conocí gente de todos lados”, comentó Claudio en torno a ambos desafíos que han marcado significativamente su vida y su destino profesional.

Respaldo institucional

La Universidad Católica del Maule, como institución que promueve un óptimo desarrollo académico integral de sus estudiantes, cuenta con la Oficina de Relaciones Internacionales (ORI) de la Dirección General de Vinculación, unidad que apoya el proceso de postulación de los estudiantes a estadías en otras instituciones de educación superior con las cuales se mantienen convenios de cooperación, además de la gestión de apoyos y todas las facilidades como es la coordinación con las escuelas para adaptar el avance de la malla curricular de los estudiantes que acceden a los programas de movilidad estudiantil.

Al respecto, Estrella Garrido, directora de la Escuela de Agronomía, destacó que en conjunto se buscan las opciones para facilitar esta experiencia de los postulantes. “Para la escuela es de suma importancia destacar la participación de los alumnos en otras universidades a través de la movilidad estudiantil, por el impacto que tiene en su vida académica y futuro profesional”, explicó.

UCM titulará a sus profesionales de Agronomía formados por competencias

Este 2017 partió con un importante paso para la primera cohorte de alumnos de la Escuela de Agronomía de la Universidad Católica del Maule (UCM) que rindieron su examen de título en el marco de la malla innovada, permitiendo así que puedan finalizar su carrera dentro del periodo formal previa la aprobación de la totalidad de sus ramos.

Con la antigua malla, definida por objetivos, los alumnos egresaban y posteriormente desarrollaban su tesis, de manera que quedaban con la nota pendiente y por ende debían pagar matrícula para el año siguiente. En ese sentido, Diego Muñoz, académico e integrante del comité curricular de Agronomía, explicó que en general las escuelas de Agronomía tienen un indicador común debido a que “los alumnos pueden empezar a trabajar y se incorporan al mercado laboral antes de titularse, y eso retrasa muchísimo el tiempo de titulación”.

La malla innovada, que ahora se establece por competencias, con mayor protagonismo del estudiante en su formación, implica que el trabajo de titulación esté incluido en tres módulos de la malla curricular, permitiendo que los estudiantes que no reprueban módulos y están afectos a la gratuidad, se titulen sin pagar semestres adicionales.

“Este hito es importante para los alumnos pues se compromete con la gratuidad, y también para la Universidad pues en la práctica se reducen los tiempos de titulación y se mejoran los indicadores”, explicó Estrella Garrido, directora de la Escuela de Agronomía UCM.

Joaquín Morales es uno de los estudiantes que rindió su examen de título en este proceso que catalogó como “rápido y eficiente”. En esa línea también valoró esta nueva modalidad de formación académica puesto que “permite el buen desarrollo de competencias a través de la crítica, además del uso correcto de herramientas de investigación e informáticas”.

 

Fuente: UCM

 

Científicos de la UCM desarrollan tecnología para estimar cantidad de aceite en un olivo

Un grupo de investigadores de ingeniería y agronomía de la Universidad Católica del Maule (UCM) se encuentran trabajando en el desarrollo de una tecnología que permita establecer la cantidad de aceite de oliva presente en un cultivo, innovación con el apoyo del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef) que presenta la ventaja de no generar daño en los frutos mediante el uso de tecnología infrarrojo.

La iniciativa que desde el Laboratorio de Investigaciones Tecnológicas en Reconocimiento de Patrones lidera el director del Magíster en Ciencias de la Computación impartido por la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la UCM, Dr. Marco Mora, se lleva adelante junto al académico de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, Claudio Fredes, quienes desde 2013 vienen trabajando este trabajo.

El Dr. Mora, aseguró que este logro fue fruto de un arduo recorrido, que implicó mucho trabajo para afinar su hipótesis, con pasantías internacionales de por medio, justamente lo que llevó a cruzar sus caminos con el de la Dra. Belén Diezma, investigadora de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid-España.

“Es especialmente emocionante para mí, porque de una manera plasma lo que mi grupo de investigación viene tratando de implementar hace décadas, como lo es que la tecnología, modernización, optimización se unan a la agricultura. Veo que en una institución como la U. Católica del Maule esa filosofía y forma de trabajar se está haciendo una realidad de manera sistemática”, apuntó la académica española, quien también aprovecho de exponer sobre la realidad de su universidad y las posibilidades de concretar conexiones y colaboraciones en postgrado.

“Nos decidimos por el proyecto, porque habíamos encontramos un nicho que en la región del Maule no existía, en el cual había muy poca experimentación y que podríamos mostrarlo como un proceso relevante tanto para la región como para el país y con proyecciones internacionales”, aseguró el Dr. Mora, quien además agregó que “vislumbramos que nuestros sueño de crear tecnología para la agricultura se ve más cerca, aunque siempre trabajando con humildad y disciplina”.

Vinculación internacional

Esta investigación despertó el interés de la Dra. Belén Diezma, quien estará en la región del Maule un par de semanas apoyándolos y conoció más detalles sobre la iniciativa científica en un desayuno celebrado a finales de marzo junto a autoridades del plantel.

En la ocasión, participaron la Vicerrectora de Investigación y Postgrado, Dra. María Teresa Muñoz; los decanos de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería y Ciencias Agrarias y Forestales, Dra. Angélica Urrutia y Nelson Loyola; el director de Investigación, Dr. Pablo Méndez; entre otros directivos y académicos.

“Tenemos una visión muy positiva de todo el desarrollo que ha tenido la Facultad de Ciencias de la Ingeniería en el ámbito de la vinculación, ya que no solo se proyecta en aumentar los productos, sino que en tener un impacto en la comunidad y sociedad, eso lo valoramos bastante, porque genera cambios, y no exclusivamente a nivel nacional, sino que también internacional”, aseguró la VRIP UCM, Dra. María Teresa Muñoz.

Finalmente el académico UCM analizó el objetivo que Fondef tiene para apoyar a los investigadores, asegurando que más allá de buscar exportar materias primas, es hacer una actividad más compleja en el país, pudiendo desarrollar tecnología para estos procesos productivos.

“Chile está dentro de los 10 mayores exportadores de aceite de oliva del mundo, si nosotros instalamos algo aquí, tenemos nueve mercados más para explorar, es una oportunidad que tenemos en las manos”, cerró el Dr. Mora.

Beneficiarios de programa FOSIS cierran ciclo en el Centro Demostrativo de la UCM

Un fructífero día de campo vivió un grupo de beneficiarios de FOSIS en el Centro Demostrativo del Campus San Isidro de la U. Católica del Maule, ubicado en la localidad de Los Niches en Curicó, en el cierre de ciclo del programa Habitabilidad que en conjunto al de Autoconsumo ha aportado a mejorar la calidad de vida de estas personas a través de bienes y/o servicios que permitan cumplir con las necesidades básicas, educación y herramientas para autocultivar los alimentos y acompañamiento técnico para el desarrollo familiar.

En esta experiencia rural -y último taller- donde los visitantes pudieron recorrer, indagar, probar frutas naturales como golden berries y frutillas, y compartir un pan amasado integral recién sacado del horno de barro del lugar, los agrónomos de la UCM capacitaron y enseñaron a confeccionar un sistema productivo denominado “botiquín verde”, el cual consiste en un botiquín de hierbas medicinales para el hogar.

“Este es un modelo que se puede replicar y permite tener soberanía alimentaria, desde el punto de vista de las hierbas medicinales como de los alimentos que se producen, ya que saber lo que se come y comer bien va a repercutir positivamente en la salud de las personas”, explicó Joaquín Sepúlveda, agrónomo y encargado del depto. de Sustentabilidad del plantel.

Una de las beneficiarias que participó de este taller fue Benita Riquelme, quien vivía en situación de calle y ahora pudo obtener su casa propia gracias al trabajo coordinado entre los programas Calle y de Habitabilidad. Para ella es una gran alternativa aprovechar la idea del botiquín verde ya que “muchas veces no existe la posibilidad de optar a medicamentos tradicionales para ciertas enfermedades, y las plantas medicinales son una opción que se puede tener en la casa”.

Por su parte, Hortensia Letelier, quien fue  beneficiada con un horno de barro y cajones para cultivo por el programa Autoconsumo, valoró la oportunidad de conocer técnicas para sembrar y utilizar sus propios alimentos y plantas medicinales. “Me gustó mucho el curso porque uno a veces tiene la medicina en la casa y no la sabe utilizar, así se vivía antes”, comentó.

Alimentación saludable

Así como se incentiva el consumo de productos naturales que las mismas personas pueden cultivar, los programas asistidos por FOSIS también han generado instancias de educación para tener una mejor alimentación. Una de ellas se realizó en el Laboratorio de Técnicas Dietéticas de la UCM, donde las familias pertenecientes al Sistema de Protección Social que beneficia el programa pudieron aprender sobre el nuevo etiquetado de los alimentos y a diferenciar lo saludable de lo no saludable.

En términos prácticos, se dividió a las familias en cuatro módulos para que cada grupo cocinara parte de un menú saludable diario, de esta manera se preparó un completo menú saludable compuesto por desayuno, almuerzo, colación y cena. Finalmente, se culminó la actividad con la ansiada degustación general de lo preparado.

“Este es un estilo de vida que las familias valoran mucho ya que ayuda a satisfacer sus requerimientos”, señaló Rodrigo Torres, agrónomo de asistencia técnica de Autoconsumo de Curicó.

Proyecciones para el 2017

Durante este año las familias de la provincia podrán realizar sus talleres de habitabilidad y autocultivo en el Centro Demostrativo de la UCM, acompañados de capacitaciones.

“Esperamos seguir creciendo, estamos postulando a fondos para una segunda etapa, para ampliar y crear un sistema de baños, poder hacer sistemas de recolección de aguas lluvias y también implementar un sistema de panel fotovoltaico de tal manera que podamos ser sustentables y tener los servicios básicos de la manera más eficaz posible”, culminó David Valenzuela, arquitecto del programa de Habitabilidad de la provincia de Curicó, respecto a la intención de seguir potenciando estas iniciativas sociales que hacen tanto bien a la comunidad.

Buscan implementar la producción de forraje verde hidropónico para pequeños productores agropecuarios

El proyecto de la ULS pretende dar una solución sustentable y constante en el largo plazo a los temas de alimentación del ganado de la Región de Coquimbo y sobre todo a los crianceros y pequeños productores agrícolas.

Generar una alternativa de alimentación animal sustentable en el largo plazo, para pequeños productores agropecuarios en la Región de Coquimbo. Ese es el principal objetivo del proyecto de implementación de un sistema de producción de forraje verde hidropónico y trasferencia tecnológica hacia la comunidad de la zona de la Hacienda el Tangue (Tongoy), desarrollado por la Universidad de La Serena, a través de su Departamento de Ingeniería Industrial, con el financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional FI-R.

La iniciativa considera la evaluación del proceso de producción del forraje verde hidropónico, bajo la utilización de diferentes semillas (cebada, trigo y avena), tipo de agua para el riego y efectos de la alimentación en el peso de caprinos. A su vez, busca generar un empaquetamiento tecnológico para su réplica en la región.

Este forraje se está produciendo en un invernadero ubicado en la Hacienda el Tangue, el cual genera su energía gracias a paneles fotovoltaicos. También posee un sistema de recirculación del agua, de manera de aprovechar eficientemente el recurso hídrico.

El coordinador del proyecto, David Gómez, explicó que “si pensáramos en optimizar el proceso y llevarlo a un potencial del invernadero, podríamos llegar a producir alrededor de 5 mil kilos de forraje verde cada 12 días. Esto obviamente es un sistema escalonado”.

En el campo experimental se realiza además la alimentación de caprinos, con el fin de conocer el efecto de las distintas semillas en producción. “La idea es poder analizar los resultados y el impacto en el peso de los animales al terminar la investigación”, sostuvo el profesional, quien añadió que la comunidad se ha organizado y ya está alimentando a los caprinos.

En este sentido, el coordinador de la iniciativa mencionó que “la comunidad ha participado en todo el proceso, ha visto el proceso desde el inicio, desde la construcción del invernadero hasta ver el forraje verde producido. Eso es importante para nosotros porque significa que la transferencia tecnológica se está haciendo de manera adecuada, y que en algún momento, terminado el proyecto, cuando el equipo técnico abandone la zona donde se está desarrollando, ellos van a poder continuar con su producción y no van a tener ninguna duda del proceso como tal”.

Mientras que el Director del Depto. de Ing. Industrial y responsable del proyecto, M.Sc. Oscar Contreras, afirmó que “la gente está involucrada, toda esta infraestructura va a ser de propiedad de ellos, donde van a poder producir el forraje verde para sus animales, lo que obviamente permite mitigar desde el punto de vista económico los costos de su alimento, con lo cual ellos van a poder competir de mejor forma en el mercado, aumentando su capacidad de captación de mercado”.

Durante la presentación del proyecto “Investigación, implementación y evaluación de la producción de forraje hidropónico en la Región de Coquimbo”, el Vicerrector de Investigación y Postgrado de la ULS, Dr. Eduardo Notte, destacó que este tipo de iniciativas se enmarcan en uno de los propósitos de la Universidad, que es fortalecer la conexión con las prioridades regionales. “Sabemos que el recurso hídrico es una de las prioridades de la región y, dada su escasez, producir forraje obviamente es muy bienvenido, especialmente para los pequeños productores”, resaltó la autoridad universitaria, quien valoró la labor del equipo técnico que ejecuta el proyecto y el apoyo que brinda el Gobierno Regional a esta investigación, a través del Fondo de Innovación para la Competitividad.

A la actividad de lanzamiento, efectuada en el Centro Tecnológico de la Facultad de Ingeniería (CETECF), asistieron integrantes del equipo técnico, directivos y académicos de la casa de estudios, representantes del Fondo de Innovación para la Competitividad e invitados especiales.

Fuente: ULS

Universidad de Talca prepara nueva variedad de manzana resistente al daño por sol

La zona central de Chile convive con la constante quema de la fruta a causa de la radiación y temperaturas propias de las regiones productoras.

Con influyentes exponentes de la fruticultura local y nacional, el Centro de Pomáceas de la Universidad de Talca celebró su vigésimo primer aniversario con una mirada a los nuevos desafíos que exige la industria. El evento “Pomaexpo” incluyó una muestra de manzanas provenientes de las principales zonas productoras del país y una jornada de reflexión en torno a las nuevas necesidades del sector.

La cita tuvo por objetivo orientar al productor acerca del acontecer respecto de la evolución y tendencia en variedades de Manzanos y Perales. Además en la jornada se realizó un panel de discusión sobre modelos de desarrollo de variedades desde la mirada de la industria frutícola.

En la oportunidad el director del centro, José Antonio Yuri, hizo el resumen de actividades del último periodo. El académico destacó que el trabajo en estas más de dos décadas ha tenido como eje “captar la esencia de los problemas de la industria, hacerlos parte del centro y darle soluciones. Esto ha redundado en que las empresas tengan confianza en nosotros y nos acrediten. La consecuencia paralela a esto ha sido la contratación de nuestros profesionales que en su mayoría se encuentra desempeñándose en esta industria”, aseguró.

En cuanto a los desafíos del Centro de Pomáceas (CP) a futuro, José Antonio Yuri explicó que “se dan todos los meses en que debemos hacer un cambio de foco. Por ejemplo nosotros tenemos un programa genético a nivel mundial que dirigimos por diez años como Centro de Pomáceas, en que la meta es obtener una variedad de manzana, roja, dulce, y resistente al daño por sol para las zonas centrales de Chile donde la fruta se está quemando por la cantidad de radiación y temperatura”, aseguró el académico.

Desde sus inicios en 1995, el CP se ha interesado y ha hecho propio los problemas que afectan a la industria frutícola, intentando dar soluciones prácticas a ellos. Bajo el lema “no inventar problemas, sino soluciones”, cuenta con un completo equipamiento, de alto nivel y complejidad, tanto de laboratorio como de terreno para el estudio de los principales problemas que afectan a las pomáceas.

La iniciativa del centro de pomáceas fue valorada por productores exportadores para asegurar la competitividad del sector a nivel internacional. Al respecto Francisco Prat, empresario de Chilean South Apple S.A destacó la trayectoria que el CP ha consolidado en el tiempo “La universidad y el centro han tenido una cercanía a los problemas reales de la industria, pues los problemas agronómicos que existen día a día requieren una solución técnica y un testeo de ensayos correctivos, labor en que pomáceas juega un rol fundamental”.

Sin embargo Prat agregó la importancia de reposicionar a nuestro país en los rankings mundiales de la competitividad. “Chile ha sido el primero, ahora está segundo tras Nueva Zelandia pero debería retomar la posición de liderazgo y eso se logra vía innovación como lo que se está proponiendo en citas como ésta” destacó el empresario.

Otra de las problemáticas que salieron a colación durante la cita fueron las variedades antiguas en los huertos. Gabriel Aylwin productor frutícola de Frusan S.A se refirió a ese punto. “Hay muchos sembradíos obsoletos que dan como resultados rendimientos económicos complicados para los productores y la alternativa para tratar el tema es reconvertirse” sostuvo.

El productor John Skinner, de la Exportadora San Clemente S.A explicó que la labor del Centro de Pomáceas es “la evaluación científica rigurosa de problemas prácticos que tiene la industria, sumado a la tecnología en pos de la resolución de estos problemas ha sido clave en el desarrollo de la industria”. 

Características del Centro

En 600 m2 de edificación, el Centro de Pomáceas alberga las unidades de Postcosecha, Precosecha, Fisiología Frutal y Ecofisiología. Un equipo de 15 personas calificadas lleva adelante diversas líneas de trabajo. Además se ha adjudicado cerca de un centenar de proyectos, tanto del sector público como privado, por un monto estimado que supera los US$ 8 millones.

En la formación de profesionales, este centro ha dirigido 151 Tesis de Grado y 21 Postgrado. Ha realizado en forma ininterrumpida, 111 Reuniones Técnicas bimestrales, con más de 5 mil asistentes y ha recibido más 2 mil visitas de 40 países. Todo ello ha sido reconocido por la industria frutícola, otorgándoles dos premios de carácter regional y nacional.

En esta cuarta versión de Pomaexpo que albergó a más de 150 asistentes, expuso el destacado Ingeniero Agrónomo, Dr. Ignasi Iglesias del IRTA, Estación experimental de Lleida, Fruitcentre. El experto  destacó que “la línea de trabajo que realizamos en Cataluña es similar a lo que hace el Centro de Pomáceas. El sector necesita de este centro, ya que la competitividad del mundo global exige afinar la cadena de valor, desde la cosecha, la variedades, el transporte marítimo, los residuos y las utilidades, por lo que el respaldo de del Centro de Pomáceas es más importante que nunca ya que hay una parte de la tecnología que debe ser entregado por la universidad.

 Fuente: UTALCA

Estudiantes de Gestión de Predios Agrícolas conocieron Campo Experimental Maquehue de la UFRO

Estudiantes de segundo año de carrera recibieron a la nueva generación con jornada de inducción en el Campo Experimental Maquehue de la Universidad de La Frontera.

Motivados se mostraron los nuevos estudiantes de la carrera de Gestión de Predios Agrícolas del CFT Teodoro Wickel, durante la actividad de bienvenida organizada por sus compañeros de segundo año.

La jornada de introducción a la agricultura realizada en el Campo Experimental Maquehue de la Universidad de La Frontera, contó con el apoyo y supervisión del coordinador de carrera Javier Vásquez y el docente Jaime Gajardo.

“Fue muy motivador para los estudiantes de primer año que sus compañeros presentaran la carrera desde su visión y experiencia. La actividad fue altamente valorada por los alumnos, quienes se comprometieron a participar de la misma forma el próximo año, con la nueva generación que ingrese”, señaló el ingeniero agrónomo experto en Extensión Agraria, quien actualmente se desempeña como ejecutivo integral de INDAP.

Para de primer de año, “fue muy interesante salir a terreno y ver cómo funciona un campo, con sus cultivos, lechería, frutales y maquinaria, y una bonita experiencia compartir con todo el grupo curso. La presentación de los compañeros fue muy clara y la bienvenida muy amena”, dijo Delia del Carril de primer año.

El día de campo contempló un recorrido por el predio de la universidad, donde conocieron unidades demostrativas de frutales mayores y menores, hortalizas bajo plástico y al aire libre, lechería y maquinaria, para finalizar con un almuerzo de camaradería.

“El mensaje que quisimos entregar es que nunca pierdan el entusiasmo y las ganas de aprender, ya que es una carrera muy bonita, que promueve el emprendimiento y el desarrollo personal y profesional”, señaló la estudiante de segundo año, Iris Saldaña.

Fuente: CFT Teodoro Wickel

UCM promueve rescate de cultivos endémicos

Desde hace ya varios años que en nuestro país cada 15 de abril se conmemora el Día Nacional de la Cocina Chilena, cuestión instaurada desde el mundo público que ha sido muy bien recibida por la comunidad en el sentido de rescatar y dar valor a diversas preparaciones aprovechando los productos típicos.

En esa línea, el Centro de Biotecnologías de los Recursos Naturales – CENBIO- de la Universidad Católica del Maule recomienda ir al rescate de dos nobles productos que deleitan los paladares, como lo son el Camote y la Chaura, además de tener beneficiosas características para la salud.

El Camote es el producto que lleva la ventaja desde el punto de vista de la tradición gastronómica, el cual se consume cada vez más como acompañamiento de carnes, mariscos y pescados en forma de puré, fritos, horneados o dulce. En tanto la Chaura, al ser un fruto silvestre muy jugoso y de sabor dulce, de colores negro, blanca y roja, es utilizado en pastelería, mermelada y como complemento de ensaladas.

Las bondades del Camote, nos explican los investigadores, radican en ser portador de tocofenoles, vitamina con comprobadas propiedades antioxidantes que aportan al cuidado de la piel, la cicatrización, determinados tipos de cáncer, entre otras; y su fácil adaptación a las condiciones climáticas con capacidad de producción de aproximadamente 20 toneladas por hectárea de cosecha en un periodo de cuatro meses.

«La principal característica del Camote es su valor nutricional, su particularidad es la alta cantidad de fibra, capacidad antioxidante, vitaminas y minerales. Las principales vitaminas son pertenecientes al complejo A y B. Dentro de los minerales se encuentran el hierro, calcio, magnesio y manganeso. Y por último, presenta una alta cantidad de fibra soluble y baja concentración de grasas (menor al 0,5%) y 0% de colesterol», destacó Mauricio Poblete, investigador asociado al laboratorio.

Por su parte, la Chaura, es un “cultivo muy rico en antioxidantes, esto viene a ser un arándano chileno, es una ericácea, por lo tanto técnicamente es un arándano, al igual que todas las variedades que conocemos, lo que pasa es que es autóctona de Chile y estamos trabajando para traerla desde un lugar extremo, a domesticarla en un lugar de producción en el valle central”, explicó Hugo Pino, Ingeniero agrónomo del CENBIO.

 “Estos nuevos cultivos se encuentran en diferentes fases de desarrollo en la Región, en el caso de la Chaura, se está investigando sobre las características de esta especie, sus hábitos de crecimiento y la posibilidad de cultivarla fuera del ambiente de cordillera”, indicó el Dr. Rolando García, director de CENBIO UCM.

El Centro de Biotecnologías de los Recursos Naturales, se gestó gracias al apoyo del Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional del Maule con el objetivo de difundir las potencialidades de cultivos no tradicionales para la región.

Fuente: UCM

Hallazgo científico: Descubren nueva población de especie de árbol chileno en extinción

El Dr. Diego Muñoz, junto a estudiantes de Agronomía de la U. Católica del Maule, publicaron esta investigación en la prestigiosa revista New Zealand Journal of Botany.

Una nueva y significativa población del árbol nativo Queule, cuya existencia se desconocía hasta ahora, fue encontrada por el Dr. Diego Muñoz, investigador de la Universidad Católica del Maule, junto a dos destacados estudiantes de la carrera de Agronomía.

El hallazgo se dio a conocer al mundo científico a través de la prestigiosa revista internacional New Zealand Journal of Botany en su último número (diciembre de 2015), y fue posible gracias a un proyecto financiado por Conicyt (Fondecyt 11110375).

Se trata de un grupo de 73 individuos del árbol conocido también como Gomortega keule, una especie única en el planeta, en peligro de extinción, presente sólo en una franja costera de no más de 200 kms. en la costa de las regiones del Maule y del Bío-Bío.

Este árbol, de hoja perenne y que produce un fruto comestible, es muy escaso y sólo quedan pequeñas poblaciones, como la descubierta, y algunos individuos aislados.

Las razones de su grave estado de conservación obedecen a la alteración o destrucción del bosque nativo y a la actividad de tala para aprovechar su madera en el pasado.

Los árboles encontrados son todos rebrotes de antiguos individuos que fueron dañados por el fuego o la tala hace años, y no están produciendo flores o frutos, lo que es preocupante desde el punto de vista de su recuperación. Sin embargo, esta nueva población representa también una oportunidad para salvar a la especie de la extinción si se logra conservar y evitar posibles daños.

Fuente: UCM