Tag Archives: Biotecnología

Científicos de la UTALCA utilizan microorganismos antárticos para restaurar árboles en riesgo de extinción

Investigadores recurren a la simbiosis al agregar bacterias y hongos provenientes de plantas del continente blanco con  tolerancia ambiental únicas en el mundo. Árboles amenazados de desaparecer, como el ruil, lograron aumentar sus posibilidades de vida en un 40% respecto a los no inoculados.

Las técnicas biotecnológicas utilizadas para el sector agro que crean “súper vegetales” resistentes a las condiciones ambientales adversas, pueden ser la solución para árboles y plantas en peligro de extinción, de acuerdo a investigaciones de científicos de la Universidad de Talca (UTALCA), quienes han demostrado que la inoculación de microorganismos podría ser utilizados como una estrategia exitosa en planes de restauración ecológica en la Región del Maule.

Los investigadores se encuentran desarrollando un proyecto sobre el uso de microorganismos de la Antártica como una potencial herramienta biotecnológica que se está probando en el sector forestal o en el área de restauración ecológica.

El director del Área de Ecología y Biodiversidad del Instituto de Ciencias Biológicas de la UTALCA,  Marco Molina-Montenegro, lidera esta iniciativa que pretende ejecutarse de manera masiva a futuro en los planes de restauración con diferentes especies.

“Utilizamos la lógica que, si lo mecanismos desplegados por los microorganismos de la Antártica para generar una simbiosis funcional mejoran la tolerancia ambiental de cultivos, si logramos inocular y generar esta simbiosis con plantas o árboles como el ruil, podemos conferirle una tolerancia ambiental y una mayor supervivencia que ayude a su restauración. Habíamos hecho años atrás experimentos similares con pino para una empresa en el secano costero del Maule con excelentes resultados. Los árboles aumentaron su supervivencia, la eficiencia del uso de agua y resistencia al estrés ambiental”, describió.

PLAN PILOTO

Al llevar a ejecución un plan piloto, efectivamente se constató que el uso de microorganismos provenientes de la Antártica constituye una solución cuando se busca llevar a cabo planes de restauración de especies en peligro de extinción como es el caso del ruil. En general, los planes de reforestación no tienen un éxito más allá del 10 o 15%, según el investigador, lo que quiere decir de cada cien plantas, al pasar de un año no quedan más de 15. No obstante con la simbiosis funcional se logró un resultado  más alentador, dado que se consiguió aumentar en tres veces este porcentaje.

MECANISMO

El proceso tiene su punto de partida en la colección de plantas de la Antártica para obtener sus raíces, las cuales posteriormente se ponen en medios de cultivos selectivos. Con golpes de frío y calor, las raíces generan esporas que se traspasan a medios acuosos. Para la simbiosis funcional, se utilizan principalmente los hongos del género Penicillium. Este mix de hongos se inocula de manera directa a través de un vector acuoso a las plántulas. Más adelante, cada cierto tiempo, se extraen raíces secundarias del ruil y, mediante técnicas moleculares, se confirma si se logró la simbiosis efectiva.

Tras experimentos en invernadero,  se confirmó que todos los individuos de ruil que tenían organismos de la Antártica en simbiosis, aumentaron la tasa fotosintética y su eficiencia en el uso del agua, medido a través de la cantidad de carbono que consume versus la cantidad de agua ocupada. Esto se tradujo en una mayor biomasa de crecimiento, (20%) en comparación a aquellos individuos no inoculados. mayor biomasa de crecimiento, (20%) en comparación a aquellos individuos no inoculados. Lo logrado a través de esta técnica determina que los árboles pueden vivir en suelo salino e incluso en otros con alto estrés hídrico.

“Por otro lado, hemos visto que al proporcionar microorganismos de la Antártica en la zona que rodea las raíces del Ruil, aumenta la materia orgánica y el ciclaje nutriente de manera mucho más rápida, lo que es muy importante porque esta simbiosis se puede utilizar como estrategia post incendios. Por lo tanto, estos hongos acelerarían el proceso de formación de materia orgánica y nutrientes para que los árboles puedan obtenerlos rápidamente”, agregó el investigador de la UTALCA.

MAYOR SUPERVIVIENCIA

En una segunda fase del proyecto se llevaron a terreno cien individuos con inoculación y sin ella. Tras aproximadamente 18 meses, los individuos inoculados sobrevivieron en un 40% mientras que los no inoculados murieron en su totalidad.

“Los resultados actuales demuestran que si inoculamos efectivamente y llevamos las plantas a terreno, podríamos ampliar la cobertura del ruil en un 15% en los próximos 5 años.  Pero si hacemos planes de restauración sin inoculación, no se obtendrá una mayor cobertura, e incluso naturalmente podría haber una merma en la población actual” concluyó el Marco Molina-Montenegro.

Estudiante de Biotecnología UST Santiago ganó Aplica tú Idea Copec-UC 2017

  • Guisela Gallardo presentó el proyecto “Rizal: control del hongo Fitopatógeno Rhizopus a través de extractos de Micro Algas”. 

La alumna de la Escuela de Biotecnología de la Universidad Santo Tomás Santiago, Guisela Gallardo, ganó el Concurso Aplica tu Idea 2017, de Fundación Copec-UC, con el proyecto de investigación llamado “Rizal: control del hongo Fitopatógeno Rhizopus a través de extractos de Micro Algas”.

El concurso reunió más de 100 postulantes, de los cuales sólo diez trabajos fueron seleccionados y tres resultaron ganadores. Entre ellos, el trabajo de la estudiante de la UST Santiago, junto a proyectos de la Universidad Católica y la Universidad de Concepción.

El proyecto de investigación consistió en crear un biofungicida a base de extractos de micro algas, ya que tienen efectos anti fúngico contra rhizopus, un hongo fitopatógeno que afecta principalmente a las vides. Esta problemática tiene gran impacto en Chile, pues es uno de los principales países exportadores de cepas y pierde cerca del 40% al 50% de la producción de uvas viníferas o para consumo fresco, por causa de los hongos.

Para Guisela, el premio toma doble valor, porque “este concurso es a nivel nacional, estábamos compitiendo con todas las universidades del país. El haber ganado permite darte cuenta que estamos igualmente preparados que las instituciones que son estatales o que tienen mayor prestigio. Competimos de igual a igual y ganamos. Qué mejor muestra que eso”.

Además, manifestó que “ya había ganado con otras compañeras el año 2014 y 2015. Desde que se inició el concurso, la Universidad Santo Tomás siempre ha estado presente entre los ganadores, lo que habla del buen nivel científico que existe en nuestra institución. Además, uno se da cuenta que todo lo aprendido en clases, todo lo que nos han enseñado, se puede aplicar y dar buenos resultados”.

Finalmente, la estudiante de Biotecnología UST Santiago destacó que “estos resultados también van directamente ligados con la calidad docente que tienen la Escuela y la Universidad. Los profesores del área científica y del el área de gestión, son docentes reconocidos, que han hecho trabajos a nivel internacional y que tienen artículos científicos de muy buen nivel”.

 

Feria tecnológica de biotecnología dio cuenta del aporte de estudiantes maulinos al sector productivo

  • Estudiantes de Biotecnología de la Universidad Católica del Maule, demostraron la diversidad de oportunidades laborales que tiene su carrera, con una entretenida exposición de sus prácticas.

Con una muestra de posters científicos, los 33 estudiantes de cuarto año de la carrera de Ingeniería en Biotecnología de la Universidad Católica del Maule (UCM), expusieron a la comunidad lo relevante que es su labor en el desarrollo de tecnologías que beneficien nuestro diario vivir.

Desempeñándose en diversas empresas tanto de la región y el país, de variados rubros como el agrícola, de alimentos o la salud, los futuros biotecnólogos UCM dieron cuenta de las diversas aplicaciones que tiene su carrera, tal como lo comentó la académica, Dra. Gloria González. “Lo interesante es que es una carrera abierta, que no se encasilla solo en el área vegetal, tiene un espectro amplio de trabajo y los chicos pueden desarrollarse tanto en la parte agrícola, ambiental, biomedicina, reproducción animal, por mencionar algunos”, sentenció.

En esa misma línea, Carmen Bravo, directora del Departamento de Ciencias Forestales y académica de Ingeniería en Biotecnología, destacó el rol relevante que juegan estos profesionales no sólo en la búsqueda de soluciones, sino que también en la protección y conservación de los recursos naturales. “La biotecnología para el medioambiente es un instrumento que permite buscar soluciones efectivas”.

“Participo en una actividad curricular que se llama Protección y Evaluación de los Recursos Naturales, donde uno de los objetivos es generar la competencia de evaluar el impacto que puedan tener las actividades en el medio ambiente y a partir de eso proponer soluciones biotecnológicas”, agregó Bravo.

Aportando a la cura del cáncer

Daniel Mancilla, es estudiante de cuarto año de la carrera de Biotecnología UCM, e hizo su práctica profesional en la empresa Andes Biotechnologies, en Santiago, la que es parte de la Fundación Ciencias para la Vida, que estudia los procesos cancerígenos y posibles drogas para combatirlos.

En su estadía en esa institución, Mancilla comentó que le tocó trabajar en la prueba de una droga para curar distintos tipos de cáncer. “La empresa creó una droga que ha sido probada en cáncer de mamas y ha sido muy efectiva, en humanos se está testeando en Estados Unidos”, relató.

“Actualmente –continuó el estudiante-, se está probando con ratones, para atacar la leucemia linfocítica, donde se ha visto que está funcionando”, ello, porque tal como lo explicó, todos los cánceres tienen el mismo proceso, evaden el sistema inmune para evitar la muerte celular.

Y aunque todavía falta para ver el producto final, que podría ser muy revolucionario a nivel mundial, primero lo debe aprobar la Food and Drug Administration (FDA), por lo que por ahora está en una fase de testeo, obteniendo resultados que dan pie para ilusionarse, tal como lo comentó el estudiante Daniel Mancilla, quien confesó que una vez egresado, le gustaría seguir investigando en este tema.

 

 

Ingeniería en Biotecnología de la UCM celebró sus 4 años de vida con importante seminario

Los estudiantes de la carrera Ingeniería en Biotecnología de la U. Católica del Maule (UCM), celebraron a comienzos de diciembre, con diferentes actividades y un concurrido seminario llamado “Desafíos y Proyecciones Biotecnológicas para el Desarrollo Regional”, un nuevo año de este innovador programa de estudio que se encuentra ad portas de su primer proceso de acreditación.

Una iniciativa que fue muy bien recibida por el director de la Escuela, el Dr. Ariel Arencibia, quien valoró todo el trabajo realizado por sus alumnos. “Realmente estoy contento, porque fue una iniciativa de ellos, y donde nosotros simplemente tuvimos que controlar algunos aspectos como la planificación”, indicó el académico UCM,  agregando que con este tipo de actividades “están cumpliendo una competencia requerida como futuro profesional, que es la de poder difundir resultados científicos y organizar eventos”.

Este tipo de acciones, en donde se demuestra la motivación de los estudiantes, para el Dr. Arencibia son muy relevantes, ya que “nos ayudan de cara a nuestra primera acreditación el año 2018. El entusiasmo de los alumnos permite mejorar el índice de retención y el de la titulación en tiempo, considerando que nuestra idea es que se gradúen en 5 años y que  estas actividades sirven para monitorear a los alumnos que están preparando sus tesis de grado, ya que algunos expusieron en este seminario”.

Para hacer posible este congreso, en el que participaron destacados profesionales del ámbito de la biotecnología de todo el país, trabajaron arduamente tanto el actual Centro de Alumnos, como el saliente. Es por ello que sus presidentas Camila Hernández e Yuliana Maureira, respectivamente, agradecieron la masiva participación de los estudiantes.

“Organizamos este seminario para dejar un hito en la carrera, el que esperamos se siga organizando todos los años”, indicó Maureira, mientras que la actual dirigente complementó lo dicho por su compañera, expresando que “la convocatoria superó nuestras expectativas, por lo que terminamos felices”.

Entre los expositores invitados estuvo Matías Avalos, estudiante de Ingeniería en Biotecnología de 4 año de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM), y  representante de la Asociación Nacional de Estudiantes de Ingeniería en Biotecnología (ANEIB). En su ponencia incentivó a los alumnos UCM de la carrera a sumarse a este grupo, ya que “la ANEIB integra alumnos desde Antofagasta al sur, en todas las universidades que tengan carreras afines a la biotecnología. La U. Católica del Maule, si bien todavía no se une a esta red, está en el proceso, por eso vine a exponer lo que significa ser parte de ella”.

“Generamos contactos y redes de apoyo. Nos mantenemos unidos para saber qué proyectos están desarrollando los nuevos profesionales de esta área”, complementó Ávalos.

Por último Julien Hanna, ingeniero en biotecnología, egresado de la U. de Santiago les presentó a los alumnos la charla “Los Desafíos en ser Ingeniero en Biotecnología”, donde enfocó su  seminario en las proyecciones que tienen estos profesionales al momento de egresar, considerando que es una carrera nueva e innovadora. “Mi idea es que se motiven y se den cuenta el potencial que tenemos”, finalizó.

Fuente: UCM

Josinna Barahona, ganadora de Aplica tu Idea: “El trabajo en equipo lo es todo”

La estudiante de quinto año de Biotecnología de UST Santiago logró, por tercer año consecutivo, adjudicarse el concurso de Fundación Copec-UC.

Tricampeona. Así puede sentirse Josinna Barahona, estudiante de quinto año de la carrera de Biotecnología de la Universidad Santo Tomás Santiago, luego de haber ganado, por tercer año consecutivo, el concurso Aplica tu Idea, de Fundación Copec-UC, con su proyecto de Bioplagicida para frutales y hortalizas.

Si bien en 2014 y 2015 ganó como parte de un equipo, este año Josinna emprendió sola el desafío, logrando que su proyecto fuera elegido entre los cuatro ganadores, junto a iniciativas de alumnos de la Universidad Técnica Federico Santa María, de la Universidad Mayor y la Universidad Católica.

La estudiante de Biotecnología UST Santiago aseguró sentirse muy feliz con el premio. Agradeció a sus profesores guías, Dr. Miguel Castro y Dra. Claudia Reinoso, ambos académicos del Departamento de Ciencias Básicas de la casa de estudios, destacando que han sido fundamentales en sus logros. “Ellos son todo. He ganado concursos, pero sin ellos no los habría logrado, ya que lo más importante es el equipo”, complementó.

Tras adjudicarse las tres últimas versiones del concurso, Josinna afirmó que, ahora, sus desafíos son mayores: “Ganar un proyecto grande, como el de investigadores jóvenes de la misma fundación.  Son 3 mil UF de premio para desarrollar un proyecto”.

Y mira más allá aún. “Lo que a mí me gustaría cumplir, a nivel nacional, como un sueño más utópico, es que se cumpla la triple hélice (universidad, empresa y gobierno). Que se unan para dar soluciones de innovación a los problemas actuales. Crecer todos juntos”, señaló.

Sus profesores guías. Un equipo.

Para el Dr. Miguel Castro, “los concursos que Josinna se ha adjudicado son logros bastante importantes dentro de la formación profesional. De hecho, todas estas herramientas, todos estos concursos, en nuestra época no existían, por lo tanto creo que su formación gana mucho en este tipo de instancias”.

Añadió que “si yo me miro y me comparo cuando estaba en mi último año de la carrera, no éramos lo que es ella en este momento. Si ya ha logrado todo esto, ¿por qué el día de mañana no puede lograr cosas más relevantes?”.

Además, el profesor de Ciencias Básicas aseveró que la inquietud de Josinna “por sacar el laboratorio o la ciencia a la calle es destacable. Que tenga esa visión, desde sus inicios en la carrera, marca lo que va a ser su desarrollo profesional”.

Una opinión similar tiene la Dra. Claudia Reinoso, quien comentó que lo que más le sorprende de su alumna “es su empeño por sacar adelante las cosas, siempre tratando de ver lo que podemos conseguir con una idea. Además, se adapta muy bien a los cambios. Eso es genial”.

Asimismo, la académica puso especial  énfasis en un detalle no menor de una futura científica, el cual es compartir su conocimiento con otros. “Ella es muy generosa. No es de las personas que se encierra con su conocimiento, sino que todo lo contrario. Si conoce algo nuevo lo comparte con su entorno”, manifestó.

Atreverse a participar en ciencia

La triple ganadora de Aplica tu Idea, hizo un llamado para que más estudiantes se motiven a participar en este tipo de iniciativas. “¿Y qué pierdo si postulo? Siempre háganse esa pregunta para cuando quieran participar de este tipo de concursos. No pierdo nada. Atrévanse a lanzarse a la piscina, el agua no está tan fría”, aseguró.

Por su parte, el Dr. Miguel Castro aseveró que con este tipo de logros “hay un desafío,  una invitación, para que los chicos puedan motivarse, del área que sea, a participar de estos proyectos. Si les va mal, hay que aprender de eso y seguir adelante. Nuestros estudiantes son muy buenos, pero tienen que creerse el cuento”.

 

Investigadores de la U. de Santiago representan al país en importantes congresos del área de biotecnología de levaduras

Investigadores del CECTA y DECYTAL de la Universidad de Santiago participaron con excelentes resultados en dos relevantes encuentros científicos, donde fueron los únicos chilenos: la 27ª versión de la “International Conference on Yeast Genetics and Molecular Biology” y la segunda reunión de la “International Specialized Symposium of Yeasts”, desarrolladas en las ciudades italianas de Levico y Perugia, respectivamente. La representación estuvo integrada por las doctoras Verónica García Mena y Claire Brice, y los doctores Claudio Martínez Fernández y Francisco Cubillos Riffo.

 Investigadores del Centro de Estudios en Ciencia y Tecnología de los Alimentos (CECTA) y del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos (DECYTAL) de la Universidad de Santiago de Chile, fueron los únicos representantes chilenos en dos importantes actividades científicas llevadas a cabo en Italia.

 El equipo -liderado por el Dr. Claudio Martínez Fernández e integrado por el Dr. Francisco Cubillos Riffo y las doctoras Verónica García Mena y Claire Brice- presentó los resultados de diferentes investigaciones que se realizan en el Laboratorio de Microbiología Aplicada y Biotecnología.

 Los encuentros, desarrollados en Italia, fueron la 27ª versión de la “International Conference on Yeast Genetics and Molecular Biology”, que se desarrolló entre el 6 y 12 de septiembre, en Levico, y el segundo encuentro de la “International Specialized Symposium of Yeasts”, llevada a cabo entre el 13 al 17 de septiembre, en Perugia.

 Estrechar vínculos

 El director del Cecta, Dr. Claudio Martínez, quien actualmente se encuentra realizando un intercambio científico-cultural en el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA), ubicado en Valencia, España, expresa que la importancia de estos congresos radica en la posibilidad de “estrechar vínculos con los principales investigadores a nivel mundial en esta temática, fortalecer los proyectos que se realizan en conjunto y abrir oportunidad a nuevas colaboraciones y proyectos, así como evaluar el nivel y alcance de lo que se está haciendo en Chile, que ciertamente está a muy buen nivel internacional”.

 A modo de ejemplo, el equipo del Cecta tiene un proyecto de colaboración internacional con investigadores del IATA, que incluye también un equipo argentino, y también hay otro proyecto internacional con un equipo francés que también participó en estos congresos, grupo que colabora en un proyecto Fondecyt postdoctoral, donde la última fase del estudio está  a cargo de la Dra. Claire Brice.

 Uno de los aspectos más llamativos fue que los investigadores del Cecta fueron los únicos representantes nacionales en ambas instancias. De acuerdo al académico, esto fue en parte sorprendente, apreciación que se incrementó aún más cuando pudieron ver que a nivel latinoamericano la participación se circunscribió a muy escasos investigadores de Argentina, Brasil y Uruguay. “Esto nos posiciona en primera línea a nivel nacional, y nos permite establecer vínculos con especialistas en estas materia a nivel latinoamericano para fortalecer el desarrollo local y regional”, sentenció el Dr. Martínez.

Líderes en estudios de levaduras

El común denominador de los congresos a los que asistieron nuestros investigadores fueron las levaduras, ámbito que según explicó el académico nos posiciona como Universidad a nivel nacional en el tema de la biotecnología de levaduras. En este sentido, “los aportes que hemos hecho institucionalmente se han materializado en la generación de productos, algunos ya transferidos al sector productivo, no solo local sino mundial, formación de recurso humano especializado, y la generación de una masa crítica en el tema que cada vez es más reconocida a nivel internacional”.

Fuente: USACH