Tag Archives: Centro de Atención Psicológica

Desajuste conductual de menores encabezó consultas del Centro de Atención Psicológica

Niños y niñas en edad escolar con desajuste conductual concentraron la
mayor cantidad de consultas que atendió durante el 2017 el Centro de Atención
Psicológica Integral (CAPI) de la Universidad Católica del Maule (UCM), periodo
en el que se realizaron un total de 894 sesiones psicológicas, de las cuales un
29% fueron de diagnóstico y un 71% de intervención en salud mental.

Del total de consultas programadas y espontaneas que llegaron al CAPI de la
UCM, un 20% fueron por causa de desajuste conductual, seguida por
sintomatología depresiva con un 17%, -que ocupó el primer lugar en las
atenciones 2016-, y separación conyugal con un 11%.

“El que aparezca el desajuste conductual se asocia al grupo con mayor atención
fue los niños/as en edad escolar, –de 6 a 13 años-, muchos de los cuales vienen
derivados del colegio u otros traídos directamente por sus padres por sugerencia
de los colegios”, comentó Gerardo Chandía, director del CAPI de la UCM.

En términos sencillos, explicó el psicólogo, se entiende por desajuste conductual
los casos de niños que presentan distintos tipos de dificultades a nivel conductual
que interfiere en su desempeño escolar o en la dinámica familiar. “Puede incluir
niños que se pelean con los compañeros, que se comportan mal en la sala de
clases, que demuestren conducta irrespetuosa con los padres, etc.”, puntualizó
Chandía.

Si bien este tipo de conductas generan preocupación en los padres, a juicio del
experto en salud mental no siempre es necesario acudir a un profesional, “ya que
muchas veces son conductas propias del desarrollo y que con un buen manejo por
parte de los adultos (padres, docentes y otros) el tema debería mejorar. Por tanto,
se acude a un profesional cuando las estrategias empleadas ya no son efectivas y
el problema se ha mantenido por unos meses interfiriendo en distintos ámbitos de
la vida del niño/a”, afirmó.

Respecto a los casos ingresados, el 57% se encuentra egresado, el 29% se
encuentra en proceso de atención y un 14% desertaron del proceso, y en relación
al estado del motivo de consulta, en el 76% de los casos se produjo una mejoría
en relación a la queja inicial.

Estudiantes voluntarios

El CAPI de la UCM, es uno de los principales centros de práctica profesionales
para profesionales de diferentes áreas impartidas por el plantel, y permite vincular
la formación teórica con los espacios prácticos que posee favoreciendo la
formación de los estudiantes de todos los niveles.

“Uno de los sellos más importante de la participación de estudiantes en el Centro
tiene que ver con la colaboración como voluntarios en las distintas intervenciones
que realizamos hacia la comunidad”, destacó Chandía, exponiendo a modo de
ejemplo el desarrollo del Proyecto de Emergencia “Creando Juntos” junto al
colegio Enrique Mac Iver de Santa Olga, ubicado actualmente en Constitución.

“Creo que esto da cuenta del Sello UCM y su modelo formativo, permitiendo una
formación integral y una conexión con la realidad local de nuestra región, lo que
permite que nuestros estudiantes generen una vocación de servicio desde una
mirada acorde a los valores institucionales, centrados en la persona y desde una
mirada ética”, puntualizó el director del CAPI de la UCM.

El CAPI además participa activamente en diferentes coordinaciones a nivel local,
como son la Mesa de Violencia Intrafamiliar, Consejo Comunal de Infancia, la
Mesa Técnica Servicio de Salud del Maule post catástrofe incendios 2017, y
reuniones con la RED de distintos colegios como son Santa Madre de Dios San
Rafael, la Escuela Arturo Prat San Clemente, la Escuela José Manuel Balmaceda
de Talca y con el Programa de Libertad Asistida de la Corporación Abate Molina.

Estudiar lejos de casa

Se ha observado que los estudiantes que estudian a mayor distancia de su ciudad de origen tienden a presentar un menor rendimiento que los jóvenes que viven en comunas más cercanas a su casa de estudios. Son varios fenómenos que podrían estar afectando el rendimiento, por ejemplo, junto con las exigencias académicas comunes a todos los estudiantes, a quienes deben cambiarse de ciudad se les agrega otro tipo de exigencias y responsabilidades.

Deben responsabilizarse de gestionar sus tiempos sin tener otro que los regule desde el exterior: decidir cuándo estudiar, cuándo salir a divertirse con amigos, cuándo asistir o no a clases, etc. La distancia física con la familia es otro factor importante al cambiar de ciudad, la sensación de soledad y falta de apoyo social, pueden favorecer que aparezcan síntomas ansiosos o depresivos que afectaran la capacidad de enfrentar las exigencias académicas propias del ingreso a la educación superior.

La forma en que los estudiantes gestionen las distintas exigencias a las que se vean enfrentados en este nuevo proceso dependerá de la claridad de los objetivos que se hallan trazado, del tipo de relación que tengan con sus familias de origen, de la calidad de las relaciones que establezcan en la nueva cuidad de residencia. Podrían minimizar los riesgos de deserción practicando algunas técnicas de estudio que les permitan organizar sus tiempos de forma adecuada. Formando grupos de estudio, que también pueden tener el efecto de red de apoyo en caso de sentirse solos. Contactar con regularidad a sus familias y expresar lo que están sintiendo.

Es importante que los padres escuchen sin juzgar o aconsejar innecesariamente, acoger los sentimientos que puedan surgir de extrañar el hogar, que no les guste el lugar donde están viviendo, que no les gusten los profesores. Es recomendable intentar mantener un contacto cercano, en el que él o la joven perciban que pese a no estar en la misma casa siguen siendo parte de la familia, actualmente existen un sinfín de medios de comunicación que pueden favorecer esta sensación, cada familia encontrara la forma de utilizarlos. Evitar ponerse o poner a otros parientes como ejemplo, porque la comparación sólo promueve el aumento de la ansiedad y la sensación distanciamiento.