Tag Archives: ciencias ambientales

Causas naturales y humanas explicarían la proliferación de la marea roja

La Dra. en Ciencias Ambientales, Marta Fuentealba, académica de la Facultad de Ciencias Básicas de la U. Católica del Maule, se refirió a lo que está sucediendo en Chiloé, provocándose  lo que ella calificó como un verdadero desastre ecológico.

La académica expuso que el calentamiento global, el fenómeno de El Niño (señalado como Godzilla por la NASA) y el mal manejo de los salmones descompuestos, que fueron desechados en el mar, detonaron un verdadero “caldo de cultivo” para que actualmente tengamos una intensa marea roja.

“La marea roja está formada por dinoflagelados, microalgas unicelulares, que forman parte del fitoplanton, por lo que son parte importante de la productividad primaria y forman parte de la alimentación de los moluscos bivalvos. El gran problema es que ellas presentan toxinas, las cuales se acumulan en la parte comestible de los moluscos, con el agravante que pueden persistir luego del proceso de cocción ya que son termoestables, entre las que destacan: la toxina paralítica, diarreica, neurotóxica, amnésica. La toxina paralitica actúa como bloqueador neuromuscular por interferencia en la conducción del sodio, que en casos severos puede provocar parálisis respiratoria y la muerte si no hay soporte respiratorio”, comienza indicando Marta Fuentealba.

Dada la capacidad que tienen los moluscos de convivir con este dinoflagelado -microalga-, la primera interrogante que tuvo la Dra. en Ciencias Ambientales es ¿por qué murieron las machas en la costa de Chiloé?, situación que ella se explica porque “cuando eliminaron las toneladas de salmones descompuestos al mar, para degradarse ellos necesitan oxígeno, el cual extraen de la columna de agua, por lo que lo más probable, es que haya disminuido la concentración de oxigeno disuelto, generándose un ambiente hipóxico, lo que pudo contribuir a la muerte de los moluscos”. Teóricamente esto es plausible, pero se debe investigar si las distancias y corrientes del lugar permiten apoyar esta simple hipótesis.

Salmones al mar

Junto a ello, la Dra. señaló que el haber depositado los salmones en descomposición en el mar, en vez de irse a relleno sanitario también aportó nutrientes al ecosistema, generando buenas condiciones para la reproducción de los dinoflagelados. Además, aclaró que el intenso bloom de fitoplanton -marea roja-, se debería “al aumento de la temperatura de la superficie del mar, y a una mayor actividad primaria (fotosíntesis de microalgas), si a eso le sumamos el intenso fenómeno de El Niño, se presentaron las condiciones ideales para el aumento de los dinoflagelados”, mal panorama al que Marta Fuentealba agregó que también se suma a las perturbaciones en los patrones de circulación de las corrientes marítimas, producto del calentamiento global”.

En resumen la Dra. Fuentealba indicó que por factores naturales –corriente de El Niño- y antrópicos – mal manejo de salmones descompuestos y calentamiento global-, se provocó este desastre ecológico, que ha desencadenado un gran problema social en la isla de Chiloé, el que ha vulnerado las posibilidades trabajo de muchísimas de personas. Lo que resta esperar es que este fenómeno disminuya a medida que llega el invierno, baje la radiación solar y la temperatura del agua.

Fuente: UCM

Altas temperaturas y pocas lluvias se pronostican para este otoño

El académico y decano de la Facultad de Básicas de la Universidad Católica del Maule, profesor Raúl Becerra, especialista en Ciencias Ambientales, realizó un pronóstico de lo que serán los próximos meses en la Región del Maule y el país.

Dentro de los múltiples factores que explicarían el retraso del invierno y un otoño sin lluvias, para el académico prima la fuerza que aún tiene el Fenómeno del  Niño pese a que está en retirada. “En este período tenemos dos grados más que lo normal de temperatura del mar, según la proyección de la Oficina Nacional de Meteorología, por lo que lo más probable es que si se mantiene el fenómeno del niño, estas condiciones continúen durante gran parte del otoño”.

“Con la alta intensidad que ha tenido el Niño este año -continuó siguió Becerra-, es difícil que tengamos una transición tan rápida a la llegada de la Niña, por lo que de haber lluvias, se concentrarán en la parte final del invierno. Vamos a tener un abril, mayo y junio con pocas precipitaciones y ahí recién se podrá hacer la proyección a futuro, dependiendo de si baja o no la temperatura superficial del mar”, situación que depende de la fuerza con la que irrumpa el fenómeno de la niña.

“La zona norte va a estar muy seca, en la zona central las temperaturas máximas estarán por sobre lo normal. Entre Puerto Montt y Chile Chico será un otoño normal por el efecto de los anticiclones que existen y en el extremo sur  volverá a subir la temperatura de la máxima, por lo que se pronostica un otoño seco”, detalló el decano.

Los factores que entran en juego

“Tenemos el calentamiento global aceptado por el mundo científico y paulatinamente por la comunidad y, por otro lado, tenemos el fenómeno del niño que ha sido uno de los más fuertes que ha habido en los últimos 18 años, alcanzado su máxima expresión en los meses de noviembre y diciembre, que el peak máximo de temperaturas en el mar, la que debiera ir declinando su temperatura paulatinamente hacia el invierno, además, que se acerca el fenómeno de la niña, por lo que puede que vivamos esa transición en el invierno”.

Lo que produce el fenómeno del Niño, es que  las zonas se intensifican, las que son secas lo son aún más y lo mismo con las húmedas que presentan mayor precipitaciones. La Niña, en tanto, lo que hace es bajar la temperatura del mar, generando un invierno muy frío y seco.

“Si se llega a una transición entre niño y niña, tendremos un invierno con las lluvias que habitualmente se dan en la zona”, finalizó.

Fuente: UCM

Experta en Ciencias ambientales entrega claves para fomentar la educación ambiental

La académica de la U. Católica del Maule, Marta Fuentealba, doctora en ciencias ambientales, aprovechó la celebración del día Nacional del Medio Ambiente, para entregar tips y colaborar con nuestro entorno.

Por primera vez en nuestro país, este fin de semana se celebró el Día Nacional del Medio Ambiente, iniciativa que permitió a todos los chilenos visitar de manera gratuita cerca de cien parques y reservas nacionales a lo largo de Chile. Ocasión que aprovechó la doctora en ciencias ambientales, Marta Fuentealba, para entregar consejos prácticos a todos los que puedan colaborar en la responsabilidad ambiental.

Una de las claves para la académica de la Facultad de Ciencias Básicas UCM, para comenzar un real cambio en el actuar de todos, es fortalecer la educación en la responsabilidad ambiental, ya que con ello “se pueden alentar diversos comportamientos que tienen una incidencia directa e importante en el cuidado del ambiente”.

“Es claro que el conocimiento sobre el medio ambiente, fomentaría la formación de conciencia del impacto de las actividades antrópicas sobre los ecosistemas y sus efectos sobre el bienestar humano”, dijo Fuentealba, quien luego señaló que “si se quieren lograr cambios profundos se debe realizar esfuerzos por incorporar una visión sustentable en todos los ámbitos de la formación de ciudadanos conscientes, que pueden configurarse como agentes de cambio y transformación social”.

Para ello, la académica propone tomar medidas muy concretas como “reducir el uso de plásticos, la generación de residuos sólidos domiciliarios (RSD), los que deben ser separados, además de reutilizar, reciclar y reducir el consumo de agua e incentivar el consumo responsable, junto con proteger y valorar las especies endémicas, entre otros”.

 Que las nuevas generaciones tomen conciencia

Si se desea un futuro próspero en la toma de conciencia y cuidado del medio ambiente, la académica de la UCM cree que es clave el educar a las nuevas generaciones involucrando a los establecimientos educacionales en esta tarea,  “debe ser nuestro objetivo, inculcar en ellos el valor de nuestro entorno, lo que implica una gran responsabilidad social y, por lo tanto, un gran desafío para las instituciones de educación superior”.

Por eso Marta Fuentealba, cita la Carta Encíclica Laudato Si´, del Santo Papa Francisco, que señala sobre el Cuidado de la Casa Común “si se quiere conseguir cambios profundos, hay que tener presente que los paradigmas de pensamiento realmente influyen en los comportamientos. La educación será ineficaz y sus esfuerzos serán estériles si no procura también difundir un nuevos paradigma del ser humano, la vida, la sociedad y la relación con la naturaleza”.

La Dra. Marta Fuentealba, señala que en este proceso de aprendizaje en el que se encuentra la mayoría de la población, valora el hecho de que se realicen iniciativas como la de celebrar el Día Nacional del Medio Ambiente, “en la medida que sirva para generar conciencia en las personas del cuidado y conservación de nuestro entorno. Así, deberíamos internalizar que cada primer fin de semana de octubre se tendrá acceso a Parques Nacionales y Reservas en forma gratuita para todo el público”.

Fuente: UCM