Tag Archives: Colombia

«Guerrilla: Combatientes chilenos en Colombia, El Salvador y Nicaragua», el primer libro de Javiera Olivares

Narrar las historias y experiencias políticas de los jóvenes combatientes que lucharon como internacionalistas, rompiendo el silencio y el manto de invisibilidad que recae sobre una parte de la historia militar de Chile, fue la motivación principal de Olivares al momento de decidir escribir este libro.

“Guerrilla: Combatientes chilenos en Colombia, El Salvador y Nicaragua”, es el nombre del primer libro de Javiera Olivares, periodista y , hasta hace poco, presidenta del Colegio de Periodistas.

La historia de Guerrilla comienza antes de finalizar la dictadura militar instaurada en Chile, cuando decenas de jóvenes acudieron a las escuelas militares cubanas con el fin de aprender y prepararse para luchar contra tiranías y dictaduras militares de la región. Sin embargo, a fines de los 80’ el mundo comenzaría un cambio sin retorno y en Chile la política de rebelión popular perdió fuerza. Algunos de los combatientes volvieron, pero otros jamás lo hicieron.

Según lo declara la autora, la intención de este libro es hacer un acto de justicia fundamentalmente, como poder visibilizar una parte de la historia militar de Chile que está absolutamente invisible, y que está transformada en un espacio tabú. “Fue interesante poder indagar en historias de chilenos comunes y corrientes que, finalmente, tomaron una decisión que arriesgó sus vidas, pero que implicaba luchar por objetivos que hoy día son absolutamente válidos: justicia, igualdad, democracias profundas, fin de opresión, y de torturas, que en ese momento se visibilizan de manera mucho más clara en dictaduras en toda América Latina”, comentó Olivares.

En palabras de la emblemática abogada de Derechos Humanos y diputada electa, Carmen Hertz, “La memoria es frágil y a la gente se le olvida, al país se le olvida que la resistencia es la única razón porque pasamos a la democracia (…) Como país necesitamos muchos libros como estos para ejercitar la memoria, para reconstruir la sociedad moralmente y que el “nunca más” no sea sólo una retórica”.

En tanto, el reconocido escritor español Mario Amorós, se refirió a la contribución histórica de “Guerrilla”, puntualizando que “con las herramientas del periodismo, Javiera recupera parte de la historia de Chile, de la historia de Colombia, El Salvador y Nicaragua. Es un libro que aporta justicia y añade gran información sobre cómo eran los jóvenes combatientes”.

«Guerrilla», ya tuvo su primer lanzamiento en la Feria del Libro de La Habana, Cuba, y en Chile, el pasado mes de abril, y hoy será lanzado por primera vez en la ciudad de Temuco con el comentario del académico Carlos Del Valle, en la Dirección de Vinculación con el Medio de la Universidad de la Frontera, ubicada en Prat #321.

Las elecciones presidenciales que trae este 2018

En Chile, despedimos el 2017 con las elecciones que determinaron quién será el presidente por cuatro años más. Sin embargo, el clima electoral no se apagará durante este 2018, pues son varios los países que deberán elegir a su mandatario.

Entérate qué naciones tendrán que escoger presidente, a través de la siguiente infografía.

Representantes de la USS realizarán intercambio en el extranjero

Gracias a becas otorgadas por Alianza del Pacífico, tres jóvenes y una académica efectuarán estudios en Perú, México y Colombia.

La Alianza del Pacífico es una iniciativa de integración regional conformada por Chile, Colombia, México y Perú que anualmente otorga becas de estudios que se entregan de manera recíproca, con el propósito de contribuir a la formación de capital humano de alto nivel en los cuatro países miembros.

El beneficio, que se asigna tanto estudiantes como a docentes y que fomenta la movilidad de pregrado e investigación, contempla una manutención, pasajes y seguro médico. El programa tiene áreas prioritarias de estudio como Negocios, Finanzas, Comercio Internacional, Administración Pública, Ciencias Políticas y Economía, entre otras.

Este año, fueron cuatro los integrantes de la comunidad de la Universidad San Sebastián que resultaron distinguidos, lo que les permitirá realizar intercambios en el extranjero.

Se trata de la directora de la carrera de Pedagogía Media en Historia y Geografía de la sede Valdivia, Lorena Liewald, quien se trasladará hasta la Universidad Nacional de Ingeniería de Perú. En el caso de los estudiantes:  Víctor Morales, de Ingeniería en Expediciones y Ecoturismo, sede Santiago, quien se integrará a la Universidad Autónoma de Nuevo León, en México; Por último, los alumnos de Ciencias Políticas de la sede Concepción Cristóbal Sepúlveda y Macarena Ruiz, quienes realizarán su intercambio en la Universidad Pontificia Bolivariana de Colombia.

La académica Lorena Liewald explica que “la estadía en Lima me permitirá acceder al Archivo General de la Nación con la finalidad, por un lado, de desarrollar en forma adecuada la línea de investigación en la que me encuentro trabajando, vinculada a las fortificaciones de la bahía de Valdivia y además, ser parte de las líneas de acción desarrolladas por el Gobierno Regional, además de generar vínculos de carácter académico con la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Artes de la Universidad Nacional de Ingeniería que permitan proyectos en conjunto vinculados con el trabajo patrimonial en la ciudad, lo que incide directamente en el desarrollo del turismo”.

Por su parte, el estudiante Víctor Morales destaca que “la beca le da un salto entusiasta a mis objetivos, solo voy a aprender. Busqué el lugar idóneo para estudiar conservación de la naturaleza y me di cuenta que dentro de los países que conforman la Alianza del Pacífico, México lidera esta área. Además, es un país en que el turismo está muy desarrollado y estos dos grandes conceptos –Conservación y Turismo–, son la promesa para una comunidad en desarrollo y para la salvaguarda del medio ambiente“.

Macarena Ruiz, estudiante de Ciencias Políticas, en tanto, señala que “mis expectativas son principalmente aprender sobre la cultura colombiana y crecer como persona, además de vivir la experiencia al máximo. Tendré la posibilidad de conocer otros sistemas y nutrir aún más mis conocimientos, lo cual me permitirá ser una profesional con una mayor y amplia visión del mundo y de la administración pública”.

Su compañero Cristóbal Sepúlveda, acota que “la posibilidad de ser becario, y en especial con la beca Alianza del Pacífico, es una herramienta que permite poder desarrollarme no solo en áreas académicas, sino también conocer, compartir y vincularme con nuevas realidades sociales que nutren habilidades que posibilitan el poder ejercer íntegramente los conocimientos adquiridos, en mi caso la Ciencia Política y la Administración Pública, y dar nuevos enfoques de cómo abordar problemáticas que suceden en nuestro país, como también en la región”.

Rocío Serrano, directora de Relaciones Internacionales de la USS, señala que “estamos muy complacidos de este resultado de becas para la Universidad San Sebastián. Es un hito importante que tanto profesores como estudiantes estén internacionalizando sus experiencias académicas, adquiriendo nuevos conocimientos y vinculaciones que les permiten pensar en desarrollar sus carreras en un mundo globalizado”.

Académico UV que estuvo en el Plebiscito de Colombia: «Pese al resultado, existe consenso en que se puede solucionar el conflicto»

Profesor Juan Egaña González plantea metodología para construir diálogos entre actores en conflicto y avanzar en soluciones.

El profesor de la Escuela de Ingeniería Comercial del Campus Santiago de la UV Juan Egaña González representó a la Universidad de Valparaíso en el XII Congreso Mundial de Mediación y Construcción de Paz, que se realizó recientemente en Bogotá, Colombia, y que constituye uno de los encuentros del área de resolución de conflictos más importantes del mundo.

En esa oportunidad, presentó “Nuevos aportes para el análisis de conflictos sociales: Propuesta de un Modelo de Análisis en 360 grados», uno de los veinte documentos seleccionados para ser expuestos durante dicho evento. El académico –quien participó junto a otros especialistas de Brasil, México, Costa Rica y Colombia- tuvo muy buena recepción entre los asistentes.

Una de las motivaciones del modelo de análisis de conflictos en 360 grados “es incorporar a los actores que participan directamente de los conflictos, no desde una óptica cuestionadora o crítica de sus prácticas, sino más bien de invitarlos a ser parte del propio estudio de sus situaciones, de modo de lograr un nivel de conocimiento más profundo de sus conflictos; y propiciando que ellos sean los principales agentes de cambio en la resolución de sus problemas”, explica el magíster en Estudios Internacionales y máster en Mediación, Negociación y Resolución de Conflictos.

Las personas que asistieron a su exposición provenían de distintos países y manifestaron que la metodología propuesta les parecía aplicable a sus propias realidades sociales y organizacionales, lo que generó un fecundo intercambio de ideas y posibilidades de colaboración.

Conflicto en Colombia

El profesor Egaña vivió muy de cerca el plebiscito que se realizó en Colombia para ratificar el acuerdo de paz entre el Estado y las FARC, proceso impulsado por el Presidente Juan Manuel Santos (Premio Nobel de La Paz 2016). Sin embargo, la opción ganadora fue el “No”, lo cual introdujo una cuota importante de incertidumbre respecto de los avances para terminar con un conflicto que se arrastra por varias décadas.

Al respecto, comenta que “una de las cuestiones que me llamó la atención de este proceso fue el ambiente que existía en cuanto al triunfo holgado de la opción Sí en el plebiscito. No obstante, en las relaciones directas que uno establecía con las personas se apreciaba que posiblemente existiría una alta abstención y que para muchas personas las condiciones del proceso no eran del todo conocidas ni claras, por lo que veían con escepticismo los resultados de la consulta”.

Explica que Colombia experimenta hace más de sesenta años un alto nivel de violencia y conflictividad social, derivado de una serie de situaciones que no han podido ser resueltas de manera sistémica. «Independientemente del resultado del plebiscito, existe un consenso en la sociedad colombiana que es posible avanzar en la solución del conflicto social y existe la disposición de actores clave para que así sea. No obstante, la construcción de la paz en estas circunstancias implica profundos cambios políticos y culturales en el modo de relacionarse, los que, por cierto, solo pueden ser realizados en el mediano y largo plazo”, subraya Egaña.

Para entender el origen de las FARC, como el de otros grupos armados en Colombia e incluso en América Latina –dice- “hay que comprender el contexto de violencia que azotó a toda la región durante el periodo de la Guerra Fría, y de las particularidades del caso colombiano, iniciado con el asesinato del destacado político Jorge Gaitán en 1948, conocido como ’el Bogotazo’, y que dio origen a un largo periodo que es caracterizado como la época de La Violencia, lo que por sí mismo explica la naturalización que tuvo la acción violenta en la sociedad colombiana».

A eso se debe agregar las graves condiciones de desigualdad y explotación que se daban fundamentalmente en el mundo rural colombiano, por lo que la formación de las FARC en la década de 1960 es, en gran parte, consecuencia de este contexto y de la validación que en algunos sectores tenía la acción armada”.

Enfatiza, además, que si bien el vínculo de las FARC con el narcotráfico no es algo que se pueda descartar, “es de conocimiento general que el poder del narcotráfico se ha enquistado no solo en estos grupos, sino que en todo tipo de organizaciones en todo el mundo”.

¿Y la Araucanía?

Sobre si en Chile podría aplicarse un modelo de 360 grados para avanzar, por ejemplo, en la solución del conflicto en La Araucanía, el profesor Egaña estima que aplicar esta metodología no sería suficiente para lograr ese objetivo. Pero sí podría orientar los esfuerzos para construir diálogos más fructíferos.

“Estimo que uno de los errores que han tenido las políticas de Estado es que en ocasiones se han propuesto soluciones sin siquiera entender las motivaciones, intereses y posiciones que están incorporadas en las demandas de los involucrados. La experiencia internacional demuestra que solo se puede avanzar en soluciones cuando todos los intereses han sido reconocidos; y con ello se puede avanzar en una resolución. Me parece que el foco debe estar puesto en escuchar a los actores sin formular juicios a priori”.

“La enseñanza de la historia reciente es un tema pendiente”

Graciela Rubio, académica UV, fue invitada para exponer sobre esta temática y sobre enseñanza en un congreso en Colombia.

La profesora Graciela Rubio, académica de la UV se encuentra en Colombia invitada como panelista al Duodécimo Congreso Iberoamericano de Historia de la Educación Latinoamericana. La profesora participará en una mesa sobre historia reciente y enseñanza. “El objetivo es generar una discusión sobre lo que es la enseñanza de la historia reciente, cuando se ha venido de una guerra, una dictadura o procesos de transición de dictadura a democracia”, explica.

El evento se desarrolla en la Universidad de Antioquia, en Medellín, y consta de una serie de ejes temáticos. La académica participará en el eje “Historia de la educación: sociedades y culturas entre el conflicto, las violencias y la paz”, mesa “Historia reciente, narrativas y pedagogía de la memoria sobre la violencia política”.

Dado el interés del tema, Graciela Rubio lo presentará en dos eventos: “El equipo que representa a la Universidad Nacional Pedagógica, que a mí me contactó, quiso reproducir la discusión del panel en su sede en Bogotá. Entonces, también tengo participación en un panel sobre historia reciente y enseñanza en Bogotá, en la Universidad Nacional Pedagógica, y luego en el Congreso en Medellín”, señala.

Tema poco explorado

La enseñanza de la historia reciente es un tema poco abordado, por cuanto constituye un ámbito nuevo de la historia. “La discusión aborda las complejidades que tiene hacer investigación en historia reciente, las tensiones que se generan en la disciplina —que es la historia— y la necesidad de la historia de dialogar con otras disciplinas, y también ciertas tensiones que son epistemológicas. Esas tensiones también se transfieren a la enseñanza, porque no se puede enseñar sólo desde la historia —por varias razones— y por lo tanto hay que apelar a otras estrategias. Entonces, se discute de qué se tiene que enseñar, cómo hacerlo, para hacerse cargo de este episodio o tiempo histórico de cada país que ha vivido dictadura, guerras”, indica Graciela Rubio.

Añade que “en el caso de Colombia están muy fuertes los estudios sobre la memoria; primero partió Argentina fuerte, y tiene grupos que se dedican al tema; en Chile hay, pero no son tan nítidamente fuertes como en Argentina. Pero es casi invisible la reflexión sobre la enseñanza”. Tal es así que en los colegios esta parte de la historia prácticamente no se aborda, más que nada porque existe una disputa sobre la objetividad.

Es aquí donde entra el asunto de definir lo que es historia reciente. “Esa es una de las complejidades epistemológicas del tema: aborda fenómenos que o no han terminado, que están en desarrollo, o en donde los sujetos están vivos y pueden por lo tanto reclamar, y por lo tanto es altamente politizable”, indica la profesora, agregando que es indispensable asumir esa característica, al tiempo que explica que existen referencias teóricas para apoyarse, y para transitar tanto en la investigación como en la enseñanza”.

En la investigación, indica, “se apuesta por un enfoque transdisciplinar o interdisciplinar, mucho más abierto a las ciencias sociales, y donde hay posiciones visibles. Algunos dicen, por ejemplo, que hay que tener neutralidad valórica para emitir un juicio sobre un hecho, o no. Hay unos que dicen que sí, los que se amparan más en la historia, y los que se amparan más en la memoria dicen que no: si hay hechos que fueron sentenciados por los tribunales, tenemos que nombrarlos como son: ‘el asesino’, por ejemplo. Pero hay otros historiadores que dicen que no, porque podría cambiar al cabo de un tiempo el nombre que se dio al fenómeno; por ejemplo, a alguien se le rotula de víctima, a otro de colaborador del gobierno dictatorial de turno, etcétera, y eso puede cambiar”.

Según profundiza la académica, “la discusión existe porque los hechos no han terminado; porque en la medida en que también está incorporada la memoria reciente se reactivan permanentemente, y la memoria no solamente recoge lo vivido, sino que resignifica lo vivido de acuerdo a la experiencia del presente y a lo que está pasando hoy día. Por ejemplo, acaba de morir Arellano Stark, y eso va a mover registros de memoria, pero van a ser resignificados de acuerdo al Chile del 2016”.

En las aulas

La situación explicada por Graciela Rubio se refleja en la sala de clases: “Pasa que en las aulas tenemos lo mismo. Tenemos jóvenes que son portadores de memoria, y también de olvido y de mucho desconocimiento, y por lo tanto hay que hacerse cargo de esas nuevas generaciones y tener una posición, porque nunca se va a tener la verdad absoluta, hay que asumir que eso no se puede”.

Entonces, “lo que se discute es cómo enseñar. La mayor parte de las orientaciones de para qué enseñar tienen que ver con formar una ciudadanía responsable de su pasado y que sea responsable de su futuro. A algunos les tocó vivir, a otros les tocó heredar, pero están involucrados igual. La historia da cuenta de eso, pero también la memoria. Las perspectivas varían en sobre cómo enseñar, qué potenciar o cómo articular. Hay algunos que dicen que establecer una relación crítica o dialógica entre memoria e historia es el camino, porque no podría ser sólo historia e invalidar la memoria, y viceversa tampoco. Ahí es donde se genera la discusión”.

En el caso de Colombia, ejemplifica, “ellos entraron en un proceso de pacificación luego de una guerra de muchos años, están en procesos de paz y además entrando en las investigaciones de memoria de comunidades que han sido azotadas por el exterminio. Pero hay que de alguna manera hacerse cargo, y hay elementos teóricos para eso, hay elementos éticos. La formación en derechos humanos es fundamental; no es sólo un nombre ni un deber, sino que es una apuesta pedagógica”.

El concepto de fuente

Respecto de cómo se obtiene el registro de la historia reciente, Graciela Rubio indica que “a través de la entrevista se accede a registros de memoria. El concepto de fuente se abre. Y va a ser el documento que está en el archivo, pero resulta que cuando han sido experiencias de dictadura, el archivo está eliminado, entonces lo único que nos queda es la entrevista de quien vivió, y ahí aparece un elemento fundamental que es el testimonio”.

Como ejemplo, señala el Informe Valech, “con las dificultades o las imprecisiones que pueda tener, pero es el testimonio el que de alguna manera orienta la posibilidad de acceder a conocimiento, pero también a una forma de involucrarse. Hay autores que dicen que el testimonio no sólo es una prueba de un ‘yo estuve allí’, sino que también interesa cómo es recibido por el otro, el que no estuvo allí; o sea, cómo recibo yo cuando alguien testimonia una experiencia de dolor, de tortura, de muerte, o que estuvo cerca de ello. Ahí se desplazan entonces las concepciones más positivistas o tradicionales de la investigación, se abren a enfoques que son más hermenéuticos, más críticos, y eso permite generar la discusión, porque no va a haber una única salida, nunca”.

Tema pendiente

A juicio de la académica, el tema es de alta relevancia: “Primero, porque es un tema pendiente, porque falta la perspectiva, o falta al menos la discusión. Segundo, no hay claridad en los procesos de formación todavía; tanto profesores básicos como de secundaria, recién están incorporando la enseñanza de la historia reciente, eso es muy contingente, tiene pocos años de vida. Al generar esta posibilidad de discutir y presentar ciertas estrategias que podrían ser favorables, cambia la percepción que se tiene del pasado reciente, que generalmente es la que ha sido transferida por la familia, por los medios de comunicación, y ahí hay mucho, no sé si mito, pero hay subjetividad, una subjetividad ideologizada, que no ha sido confrontada. El punto es que cuando entramos en el plano de la formación tenemos que delimitar qué tiene de interés de un grupo, de un sector, y qué pasa con los otros. Ese es uno de los temas pedagógicos, sobre todo pensando en el futuro”.

Fuente: UV

Arquitectos de Temuco podrán especializarse en Colombia

Entidades universitarias de la U. Autónoma y Santo Tomás de Medellín, firmaron importante convenio de intercambio y colaboración

Desde hace un par de años, la carrera de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Chile, está trabajando con sus alumnos en la búsqueda experiencias formativas interesantes con respecto al urbanismo social. Es así como  los futuros arquitectos de las UA han viajado desde el año 2011 hasta Medellín Colombia, una de las ciudades referentes en esta materia,  lugar donde se empapan de ideas y proyectos los cuales los han plasmado en sus diferentes talleres.

Gracias a este acercamiento, durante toda esta semana alumnos de arquitectura de la Universidad Santo Tomás de Medellín se encuentran realizando diversos talleres con alumnos y docentes de la UA, oportunidad donde se aprovechó de protocolizar un convenio de cooperación académica entre estas dos casas de estudios superiores.

Fue el vicerrector de sede de la UA, Dr. Emilio Guerra y la decana de la Facultad de Arquitectura y Construcción, Paz Serra, quienes junto al arquitecto y representante de la Universidad Santo Tomás de Medellín, Oscar Santana, los que protocolizaron este convenio, el cual tiene como propósito desarrollar actividades de intercambio docente y estudiantil, además de cooperación académica entre ambas partes. “Estos convenios los realiza la universidad en el marco de la internacionalización y mejoramiento del aprendizaje de nuestros alumnos, donde no solo estamos trabajando en Medellín, sino que también con universidades mexicanas, argentinas y españolas”, dijo el vicerrector.

Por su parte el arquitecto y docente de la Universidad Santo Tomás de Medellín, Oscar Santana, dijo que “este convenio sintetiza un intercambio que se ha venido dando desde hace un par años con las escuela de arquitectura de la Autónoma, donde ellos han llegado hasta Medellín para conocer el proceso de transformación urbana que hemos realizado. Además ahora este convenio lo ampliaremos a toda la Universidad, así que estamos muy contentos”.

Finalmente la decana de la Facultad de Arquitectura y Construcción de la UA, Paz Serra, señaló que en el marco de la celebración de los 25 años que cumple la carrera de arquitectura de la UA, han realizado este primer convenio internacional, el cual permitirá a los alumnos y docentes obtener nuevos y mejores conocimientos en materias tan relevantes como el urbanismo social o la eficiencia energética. “Somos la escuela con más tradición desde el Bio Bio al sur y en ese sentido estamos muy satisfecho de firmar este convenio, de manera que el aprendizaje queda instalado en el aula. En el caso nuestro en el taller de urbanismo social, donde los alumnos viajan a Colombia en busca de esta experiencia y por su parte los estudiantes de Medellín, vendrán a nuestra universidad a conocer nuestro trabajo en eficiencia energética”, sentenció la decana.

Fuente: UAUTÓNOMA