Tag Archives: convivencia

Facultad de Educación de la UA festejó a profesores con charla sobre Academia y Liceo

“La academia y el liceo, el mito prometeico del discurso educativo”, fue el tema de la charla que ofreció la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma en Talca, a alumnos y docentes, con motivo de haberse celebrado el 16 de octubre, el Día del Maestro, fecha que coincide con la creación del Colegio de Profesores en nuestro país.

El vicedecano, Mg. Alejandro Almonacid, señaló que “como Facultad de Educación estamos haciendo este evento académico, una clase magistral, para resaltar la academia y el liceo, y la importancia que tiene el profesorado. Porque para nuestras educadoras de párvulos, profesores de básica, de educación media y para los profesores universitarios, hacer docencia es más que una cuestión técnica, es cuestión de vocación, el algo que tiene que ver con la humanidad, en definitiva, porque se trata de transformar a los seres humanos”.

El expositor del encuentro fue el docente de la UA en Talca, Mg. Leonardo Montecinos, quien recordó en su exposición al dramaturgo nacional Juan Radrigán, recientemente fallecido, y el Premio Nobel otorgado al cantante y escritor estadounidense Bob Dylan, por su aporte a la cultura y a la educación. “Se han cometido horrores en la pedagogía, pero también cosas sublimes. El origen de la cultura occidental está en la escritura, en los poetas griegos”, dijo.

Agregó que lo que busca plantear es el alcance y aporte de la filosofía en la educación, referente a la capacidad crítica y analítica, reflexiva, del sistema educativo.

CONVIVENCIA

“El pensamiento no tiene apellido, tanto para la ciencia como para las humanidades. Lo que hay que hacer es humanizar la ciencia, darle un sentido reflexivo. Y eso significa comunicar a la ciencia con el sentido real de la vida”, dijo el académico.

Agregó que “evidentemente existe un déficit en la posibilidad de reflexión en el sistema educativo, porque se ha transformado en un sistema muy funcional con respecto a las relaciones económicas de las sociedades más complejas. Y eso va a tener consecuencias, porque una sociedad que no se piensa, no va a poder subsistir en una relación de convivencia recíproca. Eso es lo peligroso de automatizar los sistemas de educación y esa es la garantía que ofrecen las humanidades y la reflexión crítica”.

 

En Santiago y Concepción la convivencia es más conflictiva e insegura en la calle y en el transporte público

La encuesta, aplicada a más de 800 personas, abordó la percepción respecto a situaciones conflictivas, malas conductas y las cualidades más valoradas en las personas.

La intolerancia ante la diversidad y el desinterés en conocer a inmigrantes, homosexuales o personas de otro grupo socio-económico y la preferencia por las multas o sanciones para mejorar la convivencia, junto a la percepción de que conductores y ciclistas son agresivos, que el “otro” es el que ensucia, no saluda ni da el asiento a quienes lo necesitan, que se lleva cosas sin pagar, ocupa estacionamientos reservados y no respeta el espacio de los demás, están entre las conductas negativas que los chilenos más perciben en la calle y el transporte público.

Así lo demostró el Primer Estudio de la Universidad Andrés Bello (UNAB) sobre la Convivencia en la Ciudad, que realizó la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales UNAB con Adimark. El objetivo fue caracterizar, a partir de la percepción ciudadana, la convivencia urbana en espacios públicos abiertos (calle), cerrados (centros comerciales) y transporte. La encuesta, que se realizó en el segundo semestre de 2015, se aplicó en forma presencial a una muestra de 811 hombres y mujeres, entre 18 y 85 años, de grupos socioeconómicos C1, C2, C3 y D, residentes en Santiago (400) y el Gran Concepción (411).

“Tras conocer los datos podemos decir que las ciudades chilenas son espacios de habitabilidad distinta para jóvenes y viejos, para hombres y mujeres y, principalmente, para ricos y pobres. La segregación urbana que caracteriza a Santiago y Concepción es la expresión física de la desigual distribución de recursos que existe en Chile y que impacta en la calidad de la convivencia urbana”, explicó Marcela Flotts, miembro del equipo de investigación y directora de la Escuela de Trabajo Social UNAB.

El estudio sugiere que la experiencia deficiente de convivencia es una carga adicional en los segmentos más pobres, quienes perciben más situaciones contra-convivencia, como agresividad, suciedad, y aislamiento. Mientras los estratos altos tienen mayor impresión de buen trato en espacios abiertos, cerrados y transporte.

“La distancia social y geográfica entre grupos sociales provoca que las relaciones de intercambio por nivel socioeconómico sean vistas con desconfianza por los sectores más acomodados. Ello lleva a reflexionar sobre las diversas –y en muchos casos invisibles– manifestaciones de la desigualdad en nuestro país, cuyos impactos colindan con las formas de relacionarse de unos y otros y la manera cómo vivimos la ciudad y el mundo del otro”, explicó la socióloga Claudia Mora, directora de investigación de la Facultad de H. y Ciencias Sociales UNAB.

Además, los resultados revelan que entre las cualidades más valoradas en el otro están la amabilidad, honestidad, el respeto hacia el otro y la solidaridad (entre 15% y 27%), más aún para las personas mayores.  Sin embargo, los chilenos muestran un bajo interés en conocer a personas de otros estratos socioeconómicos u orientación sexual, excepto en los jóvenes.

Diferencias entre ciudades

En el Gran Concepción, un mayor número de personas dice haber presenciado situaciones conflictivas en su entorno urbano, pero en Santiago fueron más los encuestados que reconocieron haber intervenido directamente en este tipo de casos. La razón que más se esgrime en el Gran Concepción para no actuar en los casos conflictivos es el miedo al otro.

La apreciación negativa de la convivencia en sectores socioeconómicos bajos también muestra diferencias entre los sectores vulnerables de Santiago y del Gran Concepción. En la capital la pobreza se vive de una manera más hostil que en regiones. La  percepción de amabilidad y preocupación por el otro en este segmento están más presentes en Concepción que en Santiago.

No obstante los penquistas expresan casi el doble de desinterés por conocer a gente de una orientación sexual distinta en comparación con Santiago, desinterés que aumenta a medida que aumenta la edad

“Desigualdad, territorio y convivencia parecen ir de la mano, de modo que estamos en presencia de modos de segregación de formas de vida que se reproducen a sí mismos, lo que atenta contra el sentido de pertenencia ciudadana”, dijo Mauro Basaure, investigador y académico de Sociología UNAB.

¿Cómo mejorar?

El estudio reveló que existe gran inclinación hacia el uso de la sanción como herramientas para regular y mejorar la convivencia.

Frente a la pregunta sobre las iniciativas que podrían mejorar la convivencia, los sectores más altos (C1) y más bajo (D), mujeres y de mayor edad (46 a 85 años) son quienes más se inclinaron por las opciones: “Imponiendo multas a quienes rompan las reglas”, “Sancionando con trabajos comunitarios” e “Imponiendo mayores sanciones a quienes rompan las reglas”.

Las personas de niveles medios (C2 y C3) y adultos-jóvenes (26 a 45 años)privilegian mecanismos más comunitarios. Ellas, además, expresaron en mayor medida “no haber presenciado” situaciones conflictivas (como saltarse la fila, asaltos, agresiones a otras personas, entre otras).

“El estudio muestra que los grupos socioeconómicos y etarios presentan diferentes opiniones respecto a cómo enfrentar los problemas de convivencia. De hecho, llama la atención el interés en lo punitivo como actitud de resolución, lo que sugiere un alejamiento de la sociabilidad de quienes habitan nuestras ciudades y más bien refleja que éstas se están transformando en lugares fragmentados, con escaso sentido de pertenencia”, dijo el psicólogo Borja Castro, miembro del equipo de investigación y académico UNAB.

Fuente: UNAB

Este martes 13 se disputa fecha regional del torneo nacional de Taca Taca

La competición recorre los principales centros de educación superior del país como punto de encuentro para  universitarios y la comunidad de cada ciudad.

Este martes 13 comenzará desde las 11 horas, la fecha regional correspondiente a una nueva versión del “Campeonato Nacional de Taca Taca Universia Limón Soda 2015”. El torneo ha recorrido desde Arica a Punta Arenas y que en su siguiente estación hace la respectiva parada en la Universidad de Talca.

El campeonato se juega en duplas mixtas o del mismo género, las que participarán en un máximo de 3 partidos. Cada juego dura en promedio 5 minutos o hasta que un equipo llegue a los 10 goles. En cada sede la competencia se dividirá en dos etapas:

La jornada de competencia está programada en el Campus Talca. Las inscripciones son presenciales y abiertas a toda la comunidad mayores de 18 años desde las 10:00 horas para comenzar a jugarse las preliminares entre las 11 y 16 horas. En esta instancia se realizará un ranking de acuerdo a los resultados obtenidos por cada dupla, con un promedio de partidos ganados y diferencia de goles.

Respecto a la actividad y como se relaciona la universidad con este tipo de eventos. El vicerrector de desarrollo estudiantil Sergio Matus, explica la importancia de establecer lazos con la comunidad. “Tenemos la estructura para recibir este campeonato que ya es una tradición en los últimos años acogerlo en nuestra casa de estudios. Compartir nuestro espacio para estos eventos, es esencial para establecer buenos lazos con la comunidad”, explicó.

Posteriormente se jugará el octagonal final local, desde las 16:00 hasta las 17:00 horas. Al finalizar el período de clasificatorias, las primeras 8 duplas del ranking  jugarán la final, que definirá al campeón zonal y logrará su cupo de representación en la gran final, la cual se realizará el jueves 5 de noviembre en la Plaza Sotomayor de Valparaíso.

Las duplas ganadoras de cada zona recibirán una tablet para cada uno, medallas de reconocimiento, un mes de Limón Soda gratis y pasajes asistir a la final. Por su parte los campeones nacionales obtendrán dos autos Suzuki Celerio 1.0 GLX SPORT AC y la dupla que obtenga el segundo lugar recibirá dos motos Suzuki Gixxer 150.

El director general de Universia, José Pedro Fuenzalida, resaltó el sentido de esta iniciativa e hizo un llamado a los jóvenes a participar, “estamos muy contentos que en esta oportunidad llegue a las principales ciudades del país. Este evento se ha consolidado como un espacio en que la comunidad estudiantil comparte y  estimula la sana convivencia. Invitamos a todos a asistir y jugar este entretenido campeonato”.

Fuente: UTALCA