Tag Archives: coronavirus

Sepa todo del Coronavirus: Qué es, cómo muta y cómo traspasó de animal a humano

Viróloga y doctora en Biología Celular y Molecular de la U. San Sebastián, Andrea Rivas Aravena, explica cómo se generan los virus, sus vías de trasmisión, cómo sobreviven en el cuerpo y la posibilidad de una vacuna en el corto plazo.

Cerca de dos semanas cumplirá una de las noticias que ha marcado este año: la aparición de un misterioso virus en una ciudad del centro este de China. Ante ello, la alerta mundial ha sido rápida y muchos países están tomando medidas.

Pero, ¿qué es un virus y cómo se comporta? Según explica la viróloga e investigadora de la U. San Sebastián (USS), Andrea Rivas Aravena, “un virus es un agente infeccioso microscópico que necesita infectar una célula para poder multiplicarse. Contienen su propio material genómico, que les permite llevar la información y reproducirse”.

Precisa que existen virus de distinto tipo, con diversos genomas y características estructurales, que les permiten tener distintas maneras de infectar a los organismos y consecuentemente, producir diversas patologías.

Respecto al coronavirus (CoV), la también directora del Magíster en Biomedicina Molecular USS dice que “pertenece a una familia de virus denominada nidovirales de genoma de ARN de sentido positivo, y su nombre se debe a que las proteínas de su superficie tienen una conformación similar a una corona. Estos virus normalmente infectan animales, pero algunos de ellos, como el virus del síndrome respiratorio agudo severo, o SARS, o del síndrome respiratorio del Medio Oriente, o MERS (que son coronavirus), también infectan humanos”.

La académica acota que este nuevo virus que ha emergido el 2019, llamado CoV- 2019 según la secuencia de su material genómico, pertenece a esta familia coronavirus y se parece a SARS en un 80%. De hecho, “es un virus respiratorio como SARS y usaría el mismo receptor celular para reconocer la célula que infecta. Sin embargo, el 20% de diferencia en el genoma de CoV- 2019 podría causar diferencias en su patogenicidad. De hecho, los datos que se tienen hasta ahora muestran que es menos agresivo que SARS y causa 10 veces menos mortalidades que SARS”, añade.

¿Es recurrente el traspaso de virus de animales a humanos?

Algunos tipos de virus tienen la capacidad de ir mutando rápidamente. Las mutaciones son azarosas, y como resultado sobreviven los virus que mantienen o mejoran sus capacidades infectivas. En los virus denominados zoonóticos (que pueden traspasarse de una especie a otra) las mutaciones en las proteínas virales que reconocen a las células que serán infectadas puede permitirle adaptarse para infectar humanos o a otros animales relacionados.

Las mutaciones que confieren estas nuevas capacidades no son tan drásticas, lo que hace en extremo dificultoso que ocurra un traspaso de especies no relacionadas (como se ha especulado con CoV- 2019  que su animal original o reservóreo, eran serpientes). Además, debe haber una cohabitación entre el animal original que era infectado, y el nuevo animal a infectar. Este tipo de situaciones las hemos visto anteriormente en influenza, donde existe convivencia entre las aves o cerdos infectados con los humanos.

También ocurrió en SARS, donde el reservorio ancestral es el murciélago, y probablemente de ahí se traspasó al gato civeta, desde el que se traspasó al humano con el que convivía en las granjas de este animal. En el caso de CoV- 2019, también hay una convivencia entre los mamíferos reservorios infectados (que según algunos estudios científicos también pudiera ser el murciélago y el gato civeta) y los humanos.

¿Una vez en el organismo humano, el virus sigue mutando?

Sí. Las tasas de mutación van a depender de las características del virus y de la presión selectiva, es decir de cómo influye el ambiente en el que está el virus. Existen virus que se encuentran muy cómodos en el organismo, que no generan una gran respuesta inmune, se multiplican lentamente y, por lo tanto, mutan poco.

Sin embargo, existen virus más agresivos, que generen una gran respuesta inmune, son más mortales y mutan más, ya que requieren cambiar para evadir al sistema inmune del animal. Además, esto está influenciado por el tipo de genoma del virus. Los virus de ARN, como los coronavirus, mutan más que los virus de ADN, ya que estos últimos poseen mecanismos que impiden las mutaciones.

Los coronavirus tienen altas tasas de mutación, que les permite adaptarse a nuevas condiciones. De hecho, SARS mutó durante los dos primeros años de la epidemia para unirse mejor a su receptor celular aumentado la virulencia en humanos, pero MERS no ha mostrado altas tasas de mutación que afecten su virulencia en humanos desde el 2012, por lo que no podemos predecir qué pasará con CoV- 2019.

¿Debemos acostumbramos a que surjan cada cierto tiempo a este tipo de virus?

Puede ser que sí, pero hay que considerar que cada vez estamos más preparados para enfrentar este tipo de situaciones. El hecho de que en ocasiones se nos haya advertido que la influenza del año iba a ser muy agresiva, reforzó los cuidados de la población en términos de medidas higiénicas, como el lavado de manos, o estornudar en el codo, que, aunque parecen detalles, pueden hacer cambios significativos en la transmisión de las enfermedades. Esto resultó en que la influenza no está causando grandes problemas en la población.

Sumado a eso, las nuevas herramientas de la biotecnología hace mucho más rápida la generación de vacunas, y en el caso en que éstas no se logren, la ciencia permite conocer a tal detalle los comportamientos de los patógenos, que las terapias paliativas son muy efectivas. Basta observar lo que ocurre con el virus del sida, en el que, si bien no existe una vacuna, si es diagnosticado a tiempo, la terapia le permite al paciente hacer una vida normal.

¿Qué tan factible es que se encuentre una vacuna contra este coronavirus?

Como es un virus nuevo, recién está comenzando a estudiarse. No se conoce claramente su vía de transmisión, aunque análisis científicos permiten sugerir que proviene del gato civeta, y que puede transmitirse entre humanos por vía aérea.

Sin embargo, la ciencia avanza a pasos vertiginosos, lo que nos hace ser muy positivos en este aspecto. A principios de diciembre 2019, se detectaron los primeros casos de una neumonía atípica, y ya un mes después se tenía el genoma secuenciado del virus y desde el 13 de enero se cuenta con un protocolo de detección específico de este coronavirus. Esto hace pensar que en muy poco tiempo se contará con metodologías preventivas o paliativas para tratar esta enfermedad.

Grupo de 14 países han confirmado casos de coronavirus

El riesgo de que la enfermedad llegue a nuestro país parece ser moderado.

Los coronavirus son una familia de virus que, en su mayoría, afecta a animales, sin embargo, hasta la fecha se han descubierto siete cepas que pueden transmitirse a los humanos.

Al 27 de enero de 2020 ya hay 2,794 pacientes contagiados con coronavirus, con una cifra que alcanza a los 81 muertos, todos ellos en China, donde se originó el contagio. Aunque ya se ha extendido a 14 países, el virus no parece ser tan infeccioso como el SARS, por sus siglas en inglés, que entre 2002 y 2003 se expandió a cerca de 8 mil personas.

Por lo que se sabe hasta el momento es contagioso “Durante el período de incubación, entre la exposición y la primera aparición de síntomas, probablemente, propagándose a través de gotitas respiratorias, tos o estornudos”, explicó el investigador del Laboratorio de Investigaciones Biomédicas de la Facultad de Medicina UCM, Matthias Piesche.

El alcance que esta nueva alerta pudiera tener para nuestro país parece ser relativamente baja, pero obviamente depende si las personas contagiadas viajan y pueden traer el virus a Chile.

Postergar viajes

“Con respecto a las implicancias para las personas que viajan, obviamente el riesgo está en las personas que visitan China. Actualmente las ciudades más afectadas se encuentran en cuarentena, pero el riego de contagio igual existe al compartir espacios cerrados con personas contagiadas (por ejemplo, en aviones o trenes). Por lo tanto, la recomendación sería postergar viajes planificados a China, especialmente personas que sufran de enfermedades pulmonares crónicas”, advirtió la Dra. Carolina Chacón, jefa de Especialidad de Medicina Interna de la Facultad de la Universidad Católica del Maule.

China lo está tomando con bastante seriedad estableciendo una cuarentena en varias ciudades, incluso suspendió la celebración del año nuevo que se celebra el 25 de enero, intentando así contener el brote dentro de sus fronteras.

Considerando la gran cantidad de turistas que viajan para esta fecha, “Creo que esta medida fue muy importante para impedir que el virus se expandiera a otros países”, concluyó el Dr. Piesche.

Manejo de la Enfermedad

La docente de la Escuela de Kinesiología UCM, Karimé González, especialista en Función y Disfunción Ventilatoria, explicó que el virus causa efectos similares al Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS). “Los síntomas suelen ser muy similares al resfrío común: tos, congestión nasal, malestar general, dolor muscular, dolor de cabeza y fiebre que puede o no estar presente”, aseguró.

González indicó que, en recién nacidos, adultos mayores o personas que tengan enfermedades de base de tipo respiratorio, cardiaco o pacientes inmunosuprimidos; la enfermedad puede ser más grave.

“Los síntomas evolucionan rápidamente y, con el trascurso de los días, puede convertirse en un síndrome respiratorio agudo de tipo severo con alteración en el intercambio de gases” indicó. Por ello, “El manejo debe ser bastante rápido, administrar oxígeno suplementario, monitorear cercanamente a los pacientes en busca de cualquier signo de deterioro clínico como una falla respiratoria progresiva y aplicar los cuidados inmediatamente ya que de ello depende, en gran medida, la evolución de los síntomas”, dijo.

La docente advirtió que “En algunos casos es necesario apoyar con ventilación mecánica o, incluso, apoyar por completo el intercambio de gases con una maquinaria extracorpórea” y aclaró que todas estas medias “Solo son sintomáticas, pues no existe una medida antiviral conocida específicamente para esta cepa del coronavirus”, advirtió.