Tag Archives: dudas

Universidad de La Serena dispondrá de Centro de Postulación para los estudiantes

Este Centro estará ubicado en el Hall de la Dirección de Docencia, Campus Ignacio Domeyko, y funcionará los días domingo 27, lunes 28 y martes 29 de diciembre de 09:30 a 12:30 hrs. y de 14:30 a 17:30 hrs.

La Universidad de La Serena pondrá a disposición de los estudiantes un Centro de Postulación, con el objetivo de apoyar a los jóvenes respecto de cómo postular de la mejor manera a las carreras universitarias y resolver sus inquietudes.

Una vez conocidos los resultados de la Prueba de Selección Universitaria PSU, los alumnos podrán acercarse a este Centro que estará ubicado en el Hall de la Dirección de Docencia, Campus Ignacio Domeyko (Benavente #980, La Serena), y funcionará los días domingo 27, lunes 28 y martes 29 de diciembre de 09:30 a 12:30 hrs. y de 14:30 a 17:30 hrs.

Diversos monitores, pertenecientes a la Dirección de Protocolo y Comunicaciones, la Dirección de Docencia y la DGAE (Departamento de Bienestar Estudiantil), estarán a cargo de brindar el apoyo y la orientación necesaria a quienes asistan, de manera de que puedan realizar su postulación de manera adecuada.

Además, los jóvenes podrán conocer detalles de la oferta académica de la ULS y de los diversos servicios y beneficios a los cuales pueden acceder.

Fuente: ULS

Debutó Call Center de la UTALCA para solucionar dudas sobre postulación

​Los jóvenes interesados en postular a la casa de estudios maulina podrán hacer todas sus consultas a través de una línea gratuita,  desde el pasado 16 de diciembre al 20 de enero de 2016.

Para aclarar dudas y entregar información para bajar la incertidumbre de cientos de jóvenes en el periodo  anterior a las postulaciones, la dirección de admisión de la Universidad de Talca ha habilitado una central de llamados,  donde contestarán todas las consultas referentes al ingreso  a la educación superior.

El centro de atención a estudiantes atenderá de lunes a viernes de 10:00 a 19:00 horas. El objetivo es resolver las diferentes inquietudes de los postulantes, sobre oferta académica, beneficios, admisiones especiales, y otros.

“Queremos dar una vía de comunicación efectiva y eficiente, ya que los jóvenes y sus familias, en especial que son primera generación  en la Universidad, están llenos de dudas y mitos, y nuestra misión es darles la tranquilidad y certezas, para que pueden elegir tranquilamente sobre su futuro”, aclaró Rodrigo Luppi, director de Admisión y Vinculación con el Sistema Escolar.

El equipo que atenderá  el call center, es integrado por estudiantes de la Universidad de Talca, pertenecientes al equipo de promoción, estos fueron capacitados para aclarar dudas en cuanto a la oferta académica, y  otros temas de interés de los futuros postulantes. A partir del 10 de enero, la atención será desde las 9:00 a las 19:00 en horario continuado, y estará enfocada en explicar inquietudes sobre matrícula, y los llamados a las lista de espera, además de orientar sobre la descarga de documentos, y el correcto llenado de estos, más los datos sobre la ubicación de las sedes de matrícula según carreras.

Este centro de atención remoto se complementará con el apoyo a los postulantes de forma presencial, que atenderá en los 5 campus de la Universidad de Talca entre el 27 al 30 de diciembre, desde las 9:00 a 18:00 horas en horario continuado, y el 31 de diciembre de 9:00 a 13:00 horas.  Allí los jóvenes podrán realizar sus postulaciones con la seguridad de realizar todos los pasos.

 Los centros de ayuda al postulante funcionarán en Casa Central de Talca (2 norte 685), el Centro de Extensión de Curicó (Merced 437), en el Campus Santiago Quebec (Quebec 415, esquina Condell, Providencia), Campus Santa Cruz (Ramón Sanfurgo 980), y Campus Linares (Valentín Letelier esquina Carmen).

Fuente: UTALCA

4 de cada 10 personas considera que la Educación Municipal es mala

En un sondeo realizado por el Centro de Estudios Universidad San Sebastián, los encuestados evidenciaron sus dudas sobre la efectividad de la Reforma Educacional y la Ley de Inclusión que se aplicará a partir del 2016.

La Reforma Educacional ya tiene como primer proyecto de ley aprobado la Ley de Inclusión, que hizo que los colegios administrados por sostenedores particulares optaran por convertirse en Corporaciones o Fundaciones para que sus alumnos accedieran al derecho a la subvención estatal.

Así, esta ley comienza a regir el 1 de marzo de 2016 y será entonces cuando se verán las verdaderas dimensiones del cambio, mientras tanto, el Centro de Estudios de la Universidad San Sebastián realizó un sondeo con el propósito de obtener un panorama sobre qué piensa la población sobre los efectos de esta parte de la reforma. Como lo explica Fabián Riquelme, director del Centro de Estudios USS, “estamos presenciando inyecciones en materia de presupuesto de la nación nunca antes vistas en Educación Escolar, específicamente la Ley de Inclusión (fin al lucro, copago y selección al sistema escolar) y otras subvenciones, sin embargo, existe poca confianza en que mayores recursos son sinónimo de progreso”.

En el sondeo de la USS se advierte escepticismo, sobre todo en los segmentos con mayores ingresos, respecto de si tendrá algún impacto en la calidad de la educación o si se estrecharán las brechas entre la educación pública y privada. De esta forma, un 42% de los encuestados piensa que la gratuidad impactará de manera positiva a la clase “Media”. En tanto, cabe destacar que al analizar por nivel socioeconómico, se aprecia que los más optimistas son los de clase “Media”, con un 46%.

Si bien un 52% de los encuestados no cree que la gratuidad contribuya a disminuir la brecha entre la educación pública y la privada, esto no se da de igual manera en los distintos estratos socioeconómicos, ya que se rompe la tendencia en el nivel “Bajo”, donde los que sí creen que contribuirá superan a los que no con un 56%. En este punto, la Vicedecana de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad San Sebastián, Geraldine Jara, opina que “la gratuidad como política pública apunta a la inclusión desde las oportunidades, entendiendo éstas como la posibilidad que existen cuando cualquier niño o niña tiene acceso a un establecimiento, independiente de la situación socioeconómica de su familia. Esto se traduce en menor segregación principalmente en el nivel socioeconómico bajo, como lo refleja el estudio de opinión”.

El caso más representativo está en quienes piensan que con la gratuidad los resultados de indicadores como SIMCE o PSU, seguirán igual (37%), en el resto de los casos se aprecia que los más negativos “Nada + Poco” son los del NSE “Alto” (40%), contraponiéndose a los más positivos con la iniciativa del gobierno, al NSE “Bajo” (40%).

Sobre una posible migración de estudiantes a la educación privada, al analizar los datos se observa que 46% la población encuestada cree mayormente que habrá una migración significativa (Algo + Mucho). En cuanto a la distribución de los niveles socioeconómicos todos se comportan de manera similar, no existiendo diferencias significativas entre ellos.

Sin embargo, el sondeo arroja que 4 de cada 10 personas piensa que la educación municipal es “Muy mala o Mala”; si bien los datos a nivel socioeconómico se distribuyen de manera similar el más negativo es el NSE “Alto”, superando en un 8% al nivel “Medio” que le sigue. Para Geraldine Jara, no es extraño constatar que las personas piensan que la educación municipal es “mala”, “entendiendo que esta  se ha tenido que encargar de todos los estudiantes de contextos vulnerables y el enorme desgaste que esta situación reviste, además con familias que tienen problemas para acompañar el proceso y en su mayoría no podrían explicar que es calidad educativa, siendo usuarios complejos del sistema, versus los establecimientos particulares que seleccionan por nivel socioeconómico según su arancel, y generalmente encargan a las familias un “recorrido” de especialistas cuando tienen que trabajar con niños y niñas que no van a un ritmo rápido de aprendizaje”.

La vicedecana de Educación de la USS va más allá, explicando que “esto se  corrobora año a año por los resultados del SIMCE, sin ahondar en los factores que explican sus resultados. Al parecer nuestras cifras de desigualdad y las diferencias de nivel socioeconómico no tienen suficiente fuerza para respaldar medidas como la gratuidad y la no selección. Por último, cabe recordar que los resultados se explican desde el nivel socioeconómico de las familias, perpetuando la segmentación y restringiendo las posibilidades a los que no pueden costear una educación de calidad”.

De esta forma la mayoría de los encuestados es optimista ante el nuevo escenario impuesto por la reforma educacional, con un porcentaje no menor del 9% que cree que de ninguna manera la nueva medida será de utilidad para el país. Y así, 1 de cada 2 personas cree que se favorecerá la inclusión (Algo + Mucho) con la nueva reforma educacional, siendo el NSE “Medio” el más positivo con las expectativas, cabe mencionar que a la hora de ser negativos el NSE “Alto” es quien se lleva los honores, ya que 4 de cada 10 personas piensa que el efecto de la reforma será “Poco” y/o “Nada”.

En conclusión, para director del Centro de Estudios de la USS, Fabián Riquelme, “habría que esperar medidas que apunten al aula, más que a las que hacen posible acceder a la educación, sobre todo cuando esta evidencia desde hace muchas décadas, desgaste y estancamiento”.

Fuente: USS

“El paso del tiempo no asegura que se resuelvan las dudas vocacionales”

Se acaba el semestre y muchos estudiantes están pensando en desertar de la educación superior. La psicóloga de la Universidad del Pacífico, Marcela Zubiaguirre, recomienda evaluar la situación y tomar acciones lo antes posible una vez que se ha tomado la decisión. Así, las alternativas de admisión del segundo semestre entregan una  posibilidad de adelantar el cambio de institución o carrera, yendo en directo beneficio del alumno.

Aunque en marzo los jóvenes lucen entusiasmados con la nueva vida universitaria, al finalizar el primer año el 30% de los alumnos desertan, es decir, dejan la carrera que eligieron. ¿Por qué se produce esto? Según las estadísticas del Servicio de Información de Educación Superior (SIES) del Ministerio de Educación, la decepción no es sobre el sistema educacional en sí, ya que el 44% de los que abandonan vuelven a inscribirse en una carrera universitaria en los próximos tres años.

“Al pasar de los meses de haber ingresado a una carrera, se contrastan las expectativas que tenían sobre ella o sobre el estudio universitario, y no siempre esto puede resultar satisfactorio. Eso  puede llevar a dudar si la carrera que se escogió es la adecuada y si será mejor cambiarse a otra o continuar en la misma, pero en otra institución. Para tomar una decisión tan trascendente como esta, lo primero que se debe hacer es evaluar los factores que provocan la disconformidad”, recomienda la psicóloga de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la Universidad del Pacífico, Marcela Zubiaguirre.

¿Qué hacer si las dudas persisten? Dejar una carrera universitaria es una decisión que se debe tomar luego de calibrar todos lo pro y contra, analizando si hay factores que incomodan y son transables o no. “Decidir qué estudiar es importante, sobre todo si se busca con ello trabajar en un proyecto de vida a futuro. Es recomendable reflexionar sobre quién soy y qué quiero hacer en el futuro. Luego, se deben revisar las alternativas que existen en el contexto educativo, profundizando en la información, buscando las mallas curriculares y otros datos relevantes”, recomienda Zubiaguirre.

Sin perder tiempo

La presión social también influye a la hora de tomar la determinación definitiva. Con frecuencia los estudiantes tratan de retrasar la decisión de abandonar la carrera, esperando uno o dos años académicos para estar seguros de no cometer un error. “El paso del tiempo no asegura que se puedan resolver las dudas vocacionales ni que desaparezca lo que impide tomar la medida. El alumno puedes llenarse de actividades para “ocultar” la realidad (no está en la carrera o Universidad “correcta”), pero la duda va a persistir”, comenta la especialista.

Es así como la admisión en el segundo semestre facilita la decisión de cambio, ya que al entrar a otra carrera y/o Universidad durante el segundo periodo universitario del año se elimina la sensación de “perder meses de estudio”.

Dentro de las dificultades que se producen al abandonar una carrera está el desfase generacional, ya que la persona no estará con los compañeros con los que ingresó y también implica atrasarse en el egreso. Sin embargo, la especialista de la Universidad del Pacífico advierte que finalmente es una decisión personal. “Todo eso depende de las características del alumno y su entorno. Por ejemplo si ha pagado todo el año, hay quienes prefieren realizar un avance académico en la institución que financiaron y luego convalidar, pero otros apuestan a asumir el costo, sobre todo cuando la institución no cuenta con la carrera de preferencia. Ambas opciones son válidas, ya que apuntan a proteger valores importantes para el estudiante y su grupo familiar”, acota Marcela Zubiaguirre.

Sin embargo, postergar la decisión de cambio de carrera o de institución también tiene un costo emocional. “Guardarse las dudas y reprocharse por la elección realizada, pueden generar sentimientos de tristeza, angustia o baja autoestima, lo que podría afectar la imagen que se tiene de sí mismo y la relación con el aprendizaje”, advierte la psicóloga de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la Universidad del Pacífico, Marcela Zubiaguirre.

Fuente: UPACÍFICO