Tag Archives: Enfermedades

Estudio confirma que el ejercicio atenúa procesos inflamatorios asociados a enfermedades crónicas

Diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, cáncer de colon y depresión, son algunas patologías que se desencadenarían a partir de la inflamación sistémica causada por el sedentarismo. Un novedoso estudio realizado en Bélgica, evidencia que ejercicio físico aumenta una proteína en el músculo que atenúa la inflamación.

En el Día Mundial de la Actividad Física, que se conmemora el 6 de abril, cobra relevancia un reciente estudio desarrollado en la Université catholique de Louvain (Bélgica). Se demostró que el ejercicio físico regula procesos inflamatorios, los que se asocian al desarrollo de síndrome metabólico y ciertas enfermedades crónicas. Esto es relevante considerando que, según la última Encuesta Nacional de Salud, 86.7% de los chilenos mayores de 15 años son sedentarios, y 40,1% presenta síndrome metabólico.

Según el experto Rodrigo Fernández-Verdejo, investigador de la Carrera de Nutrición y Dietética de la Pontificia Universidad Católica de Chile y primer autor del estudio, “cuando la cantidad de tejido adiposo aumenta, éste libera hacia la sangre moléculas relacionadas a procesos inflamatorios. Esto produce una inflamación sistémica que se asocia al desarrollo de enfermedades crónicas como Diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, cáncer de colon, y depresión”. El especialista asegura que intervenciones que eviten el aumento del tejido adiposo, o que disminuyan la producción de moléculas inflamatorias, serían claves en la prevención y tratamiento de dichas enfermedades.

Fernández-Verdejo además asegura que al mantener un estilo de vida activo, a partir de ejercicio físico, se disminuye la producción de moléculas inflamatorias. Algunas de esas repuestas ocurren específicamente en los músculos activados durante el ejercicio.

Los efectos anti-inflamatorios del ejercicio se han documentado en varias poblaciones, incluyendo personas con Diabetes tipo 2 y otras alteraciones metabólicas. Está demostrado que el aumento del nivel de actividad física y la disminución del tiempo sedentario disminuyen el riesgo de desarrollar ciertas enfermedades y de morir a causa de ellas.

El especialista de la UC comenta que su trabajo estuvo enfocado a entender mejor los mecanismos celulares que explican los efectos anti-inflamatorios del ejercicio. Para ello estudió la proteína ATF3 (Activating Transcription Factor 3), conocida por regular la producción de moléculas inflamatorias en varios tejidos, y a través de su investigación confirmó que ATF3 tiene una función similar en el músculo. “Utilizamos ratones como modelo de investigación, y demostramos que ATF3 tiene una función anti-inflamatoria a nivel muscular, la cual sería importante para la adaptación normal al entrenamiento. Nuestros resultados sugieren que ATF3 podría participar de los efectos anti-inflamatorios del ejercicio y así ayudar en la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas”, comenta el especialista ciencias de ejercicio.

Los resultados de esta investigación están publicados en las revistas FASEB Journal (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27856557) y en Biochemical and Biophysical Research Communications (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28822763).

Vacaciones: ¿qué hago con mis mascotas?

Expertos de la Universidad Santo Tomás entregan consejos para que los animales también disfruten del verano.

Ya llegó enero y muchas familias comienzan a planificar lo que serán sus vacaciones de verano. En este momento la interrogante que surge entre quienes tienen mascotas es: ¿las llevamos o las dejamos en la casa? El docente de Medicina Veterinaria de la UST Viña del Mar, Gonzalo Chávez, es claro: la única mascota que podría disfrutar viajando junto a sus dueños es el perro. Para el resto, como gatos, conejos, cobayos, hámster y pájaros, será más agradable quedarse en la casa, ya que es ese el lugar que conocen y donde se sienten seguros.

Por otro lado, para quienes prefieren dejarlos encargados a algún vecino o familiar, el académico de la UST recomienda que la persona que quede a cargo “tenga afinidad con la mascota, ya que no es suficiente que se preocupe de limpiar el lugar, darle la comida y cambiarle el agua, sino que en los casos que corresponda, habrá que darse el tiempo de pasearlos, jugar con ellos y limpiar el lugar donde se encuentren. En cambio, si optan por dejar a sus mascotas en un hotel para animales, lo ideal es visitar previamente el lugar para ver in situ las instalaciones, confirmar que cumple con lo básico para asegurar un buen nivel de bienestar y constatar que el personal a cargo tiene las competencias necesarias para cuidar animales”, precisa Chávez.

Viajar en auto con la mascota

El etólogo, especialista en comportamiento animal, señala que si la familia decide salir de vacaciones con su mascota, la situación se vuelve más compleja. “Si el viaje lo van a realizar en auto, no hay que olvidar que los perros, al igual que todos los pasajeros del vehículo, deben viajar sujetos por un cinturón de seguridad. Existen unos que han sido especialmente diseñados para estos efectos, que se deben sujetar a un arnés, evitando así que la mascota se pueda caer o salir eyectada ante un frenazo brusco, poniendo en riesgo no solo su vida, sino que también la de los pasajeros. Otra opción es utilizar un transporte o canil del tamaño apropiado para la mascota, el que por un lado debe estar bien sujeto dentro del vehículo y, por otro, que el perro esté habituado a entrar en él, de lo contrario se transformará en una mala experiencia para todos”, explica el académico quien, además, fue enfático en señalar que bajo ningún punto de vista las mascotas deben viajar en maleteros de automóviles o buses, ya que no están diseñados para transportar seres vivos.

Otras de las precauciones que debe considerar al viajar en auto es llevar abundante agua, ya que es fundamental para evitar la deshidratación de su mascota. Es recomendable detenerse cada 2 o 3 horas para que pueda hacer sus necesidades y un poco de ejercicio, ya que los viajes largos también son agotadores para ellos. Sobre el impulso por darle algún fármaco para que no se maree durante el traslado, el docente de Medicina Veterinaria de la UST Viña del Mar, sugiere evitar la automedicación, y solo medicar cuando sea recomendado por el médico veterinario de cabecera.

La tercera opción de transporte son los aviones, y existen diferencias de acuerdo a la línea aérea. “Algunos aviones permiten viajar con animales pequeños en la cabina, hasta 10 o 12 kilos de peso, y otras sólo lo hacen con los animales en la bodega. Sin embargo, los aviones cuentan con un espacio destinado para ello, donde se controla la temperatura y la presión. Si va a viajar al extranjero con animales, debe informarse en el consulado del país de destino sobre los certificados sanitarios con los que debe contar el animal y consultar, además, en el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) cuáles son los requerimientos para reingresar con un animal a Chile”, explica el experto. De acuerdo a la legislación vigente, solo los médicos veterinarios certificados pueden emitir un certificado de salud, el que no puede tener más de 10 días de antigüedad. Los animales deben estar chipiados (Ley Cholito) y, además, se debe contar con el Certificado Zoosanitario de Exportación que emite el SAG.

Otras precauciones

Rodrigo Crossley, académico de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Santo Tomás, agrega que otra de las precauciones a tener en cuenta es que, sobre todo en el verano, algunas mascotas presentan condiciones de piel especiales que podrían verse afectadas con el sol. “Las razas de pelaje blanco despigmentadas requieren de protector solar, ya que la exposición a los rayos UV podría causarles daño. Por otro lado, el salir fuera de casa los deja más expuestos al contagio de ectoparásitos como pulgas y garrapatas, por lo que se les debería aplicar algún producto para prevenir esto. Finalmente, las razas de hocico chato como los Bulldog Inglés o Pug tienen muy poca tolerancia al calor y al ejercicio, ya que poseen ciertas anormalidades anatómicas que no les permiten respirar en forma tan adecuada”, por lo tanto hay que proveerles de un lugar fresco para descansar.

Por último, ambos expertos recomiendan asegurarse de que la mascota, perro o gato, cuente con una placa de identificación con el nombre y a lo menos dos números de teléfono para poder contactar a los propietarios en caso de extravío.

Si va de vacaciones fuera de Chile, atento a las vacunas y enfermedades

Si va a visitar destinos turísticos en zonas tropicales o donde hay algunas enfermedades endémicas que no están presentes en Chile como la fiebre amarilla, debe tener en cuenta que hay países que exigen vacunarse para prevenir el contagio, así como el certificado que lo acredita.

Existen destinos favoritos de los chilenos, pero la posibilidad de viajar a zonas no tan tradicionales, también implica tomar resguardos para evitar contraer enfermedades como Fiebre Amarilla, Malaria, Dengue o Zika. Incluso, hay que adoptar medidas adicionales para no terminar en un hospital por haber desarrollado algún parásito por el consumo de agua o alimentos contaminados.

“La persona que va a viajar primero tiene que averiguar las exigencias que hacen los países, porque los flujos de enfermedades van cambiando. Y también considerar que hay vacunas que a veces se exigen pero que ya ha recibido en nuestro país como parte del Programa Nacional de Inmunización o en otros donde no hay vacuna, y hay que aplicar tratamiento profiláctico”, señala Claudio Figueroa, docente de la Facultad de Ciencia de la U. San Sebastián.

Agrega que “es necesario informarse si hay un brote de una patología en particular en el país de destino y para eso existen los vacunatorios del viajero especializados en este tema. Incluso hay que considerar que dentro de un mismo país, las condiciones o riesgos de enfermedades son distintos dependiendo de la zona que se va a visitar”.

Las vacunas deben ser indicadas por un médico, por lo cual al momento de adquirirlas debe llevar una receta médica y presentar su carnet de identidad. Lo ideal es colocárselas un mes antes de viajar o 14 días antes.

Figueroa agrega que no hay que olvidar que “la Organización Mundial de la Salud realiza un monitoreo permanente no sólo de las enfermedades endémicas que siempre están dando vuelta, sino también de los brotes epidémicos. Sin embargo, la responsabilidad de vacunarse es del viajero y lo que hacen las autoridades sanitarias es entregar información y recomendaciones”.

Vacunas más comunes

De acuerdo a la clasificación de las vacunas del viajero, hay algunas que son rutinarias y que ya han sido suministradas en el país de origen como Tuberculosis, Difteria, Tétanos, Meningitis, Sarampión o Influenza.

Por otro lado se establece un uso selectivo de vacunas dependiendo del destino o zona de riesgo, como ocurre con la Rabia o Varicela y también como exigencia obligatoria, por ejemplo cuando se trata de Fiebre Amarilla.

El académico afirma que a veces no es recomendable viajar a algunas zonas, cuando se trata de personas con patologías crónicas o bien mujeres embarazadas, para evitar un eventual contagio con alguna enfermedad grave. En este último caso se les pueden suministrar vacunas después de una evaluación médica, a partir de las 13 semanas de gestación.

Figueroa también recomienda a los viajeros preocuparse no sólo de los brotes de enfermedades o la presencia de vectores como los mosquitos, sino también tener cuidado con el consumo de agua y alimentos, principalmente crudos, para no padecer cuadros de gastrointestinales o intoxicaciones.  Para ello, es ideal contar con un seguro de viajes ante cualquier contingencia.

¿Qué se hace cuándo no hay vacuna?

Al respecto Figueroa señala que hay destinos en Sudamérica, Centroamérica y el Caribe “donde está el problema de las enfermedades transmitidas por mosquitos como el Aedes Aegypti, responsable de la Malaria y que también es vector de otras patologías como, Dengue y Chikungunya”.

En estos casos no existe vacuna, pero el docente del departamento de Ciencias Biológicas y Químicas de la USS indica que se tienen que usar tratamientos profilácticos, que tienen como objetivo reducir el riesgo de padecer la enfermedad y consiste en la administración de fármacos antimaláricos antes, durante y un tiempo después del viaje.

El experto agrega que también hay otras alternativas como la vacunación pasiva, pero esta se aplica en caso de personas que van a permanecer en zonas en riesgo por un período más largo, como las misiones humanitarias. “No todas las enfermedades que son transmitidas en otras partes del mundo, cuentan con vacunas y en ese caso hay lo que se denomina vacunación pasiva, que es la posibilidad de suministrar anticuerpos de una persona a otra”, para generar la inmunidad respectiva, pero eso tiene una protección acotada en el tiempo, indica Figueroa.

Asegura que “a los dos meses ya no tienes inmunidad, pero la vacunación pasiva a veces es la única solución, porque no hay otra para ciertas enfermedades. Por eso se desarrollan sueros inmunes, especialmente cuando se trata de personas que van a misiones humanitarias por desastres o catástrofes naturales”.

Parkinson aumenta a medida que envejece la población

Aunque se desconoce el por qué se produce la Enfermedad de Parkinson (EP) y aún no tiene cura, estudios han concluido que existe una predisposición genética y un conjunto de factores ambientales como  vivir en zonas rurales, beber agua de pozo y la exposición a pesticidas que están relacionados a ella, factores que están muy presentes en una región del Maule donde el ámbito agrícola cumple un rol fundamental.

Por ello el académico de la Facultad de Medicina de la U. Católica del Maule (UCM), –carrera acreditada por 6 años-, Dr. Juan Carrasco, explica que la enfermedad puede diagnosticarse precozmente, pero que no existe un fármaco para detenerla, por lo que el reciente estudio  de la Universidad de Barcelona, consiste en una proteína denominada priónica celular, que tendría la capacidad de evitar la propagación de los agregados anómalos que producen esta patología, prometiendo la posibilidad de frenar la progresión, tomando aún más importancia el estar atentos  a los síntomas, para diagnosticarla a tiempo y así poder retrasar o impedir el desarrollo de la EP.

“La enfermedad es progresiva y se inicia décadas antes de que sea clínicamente evidente”, comenzó señalando el especialista, quien hace un llamado a  estar alertas a ciertas señales que podrían ser la manifestación inicial, como la pérdida del olfato y el sufrir de pesadillas en la noche.

“Compromete tempranamente las vías olfatorias, el plexo mientérico de meissner y el locus coeruleus, provocando la pérdida del olfato y alteraciones del sueño REM, donde el paciente tiene pesadillas terribles y las vive como tal, llegando a auto agredirse o violentar al conyugue al defenderse de estas”.

Actualmente no existe tratamiento que prevenga o detenga la enfermedad, solo atacamos los síntomas.

Según las últimas investigaciones realizadas en Europa, se observó mediante el estudio en animales que se puede actuar sobre una proteína, relacionada con la progresión de la enfermedad. Este descubrimiento abre una posible acción terapéutica para la detención de la enfermedad de Parkinson.  En este contexto, el chequeo precoz en un futuro sería fundamental. “Al poseer esta arma terapéutica lo ideal sería el diagnóstico precoz, ojalá cuando el paciente consulte por la pérdida del olfato y/o sus pesadillas, y actuar con fármacos neuroprotectores que bloqueen la formación de cuerpos de lewy y, por ende, de la alfa-sinucleina para evitar que la enfermedad sea clínicamente evidente”, expresó.

Ello entendiendo que a medida que pasan los años las células nerviosas (neuronas) no producen suficiente cantidad de una sustancia química importante en el cerebro conocida como dopamina, y lentamente comienzan las manifestaciones más reconocidas como el temblor de reposo en las manos, los brazos, las piernas y mandíbula, además de rigidez, lo que deriva en lentitud de los movimientos, problemas de equilibrio y coordinación.

“La EP afecta la calidad de vida de la persona y su familia, llevando al paciente a la discapacidad, dependencia, postración y disminuyendo su expectativa de vida”, agregó el Dr. Juan Carrasco.

Contrario a todo lo que se podría pensar, el académico de la Facultad de Medicina de la UCM reconoce que el consumo de tabaco, el tomar café y tener una vida social activa, serían factores protectores, aunque recalca que el cigarrillo es muy dañino para nuestro organismo, desatando otras enfermedades.

La situación en el Maule

“La enfermedad es edad dependiente y la expectativa de vida en nuestro país va aumentando, por lo que debe ser manejada como problema de salud pública”, aclaró el médico, quien luego hizo un balance de la situación de la EP en el Maule.

“En cuanto a las estadísticas conocidas a nivel mundial, sabemos que la prevalencia de la enfermedad es de 160 por cada 100 mil habitantes con un leve predominio de varones. En relación a nuestra región, en el Hospital Regional de Talca,  centro de referencia del Maule, se controlan 432 paciente por el GES”.

Para finalizar, el Dr. Juan Carrasco graficó cómo va aumentando los casos de esta enfermedad a medida que avanzamos en edad. “Debido a que es una enfermedad edad dependiente, entre los 50 y 59 años, la incidencia es de 20 casos cada 100 mil habitantes,  Aumentando a 93 entre los 70 y 79 años, y como se anticipa el envejecimiento de la población chilena, se estima que la incidencia podría aumentar  a 125 por 100 mil habitantes en las próximas décadas”.

“Hay más probabilidad que nuestras hijas tengan cáncer que efectos graves por la vacuna del VPH”

Director de la Escuela de Medicina de la UV y ex integrante del Comité Asesor de Vacunas y Estrategias de Inmunización del Minsal, Rodrigo Vergara, reiteró que la misma es segura. Asimismo, valoró que las autoridades hayan decidido ampliar su cobertura a los hombres.

Un llamado a los padres a la tranquilidad y a no hacerse eco de las versiones que circulan libremente en medios electrónicos o en las redes sociales sobre los supuestos daños a la salud que provocaría la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) que en nuestro país se aplica en forma obligatoria a las niñas de cuarto y quinto básico, con el fin de evitar el cáncer de cuello uterino, hizo el pediatra infectólogo y director de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, Rodrigo Vergara Fischer.

El especialista, quien hasta hace un par de meses integró el Comité Asesor de Vacunas y Estrategias de Inmunización del Ministerio de Salud, descartó que las dosis de Gardasil -que son las que en la actualidad se inoculan gratuitamente en las campañas oficiales- (y de Cervarix, también disponible en el mercado) representen un riesgo para las menores e indicó que la evidencia científica y médica existente a nivel nacional y mundial es contundente en ese sentido.

Cabe recordar que en los últimos días -alarmados por los eventuales efectos secundarios que pueden generar- un grupo de padres y representantes de organismos anti-vacunas presentó ante distintos tribunales de justicia nacionales catorce recursos de protección para impedir que se inocule a sus hijas contra el VPH.

Al respecto, el médico de la UV sostuvo que el temor es infundado y que las autoridades de salud de nuestro país han sido claras en este sentido y lo han dicho muchas veces, pero lo que a su juicio ocurre es que hay personas que simplemente parecen no querer escuchar y prefieren confiar en la mala información.

“Una vacuna requiere de muchos más estudios que un medicamento común antes de ser suministrado a la población, porque se usa en gente sana. Por eso, los análisis previos son muy exigentes y apuntan a buscar efectos raros. Además, respecto de las vacunas contra el VPH se ha hecho vigilancia estricta a nivel mundial durante años y no hay reportes serios que la vinculen a enfermedades graves. Sí se ha asociado, ocasionalmente, a desmayos, dolores de cabeza o enrojecimiento de la zona donde se ha inoculado, lo que es normal. Es decir, es una vacuna muy segura y se cuenta con abundantes estudios que respaldan esta aseveración. En otras palabras, hay lejos más probabilidades de que nuestras hijas tengan cáncer que efectos graves derivados de la vacuna del VPH”, sentenció el doctor Vergara.

Enfermedad mortal

En efecto, en Chile el cáncer de cuello uterino constituye un importante problema de salud pública. Se estima que cada año unas 1.500 mujeres contraen la enfermedad y de ellas unas 600 fallecen (40% aproximadamente), siendo la segunda causa de muerte -la principal por cáncer- en mujeres de entre 20 y 44 años y la primera por tasa de años de vida potencialmente perdidos.

“En nuestro país este es un mal de menor ocurrencia, pero importante, ya que tiene mortalidad. Por eso se recomienda a todas las mujeres en edad fértil hacerse el examen preventivo del Papanicolau en forma periódica y, además, vacunarse. Hay que hacer las dos cosas, porque las vacunas que hoy se aplican cubre el 70% de los virus que causan cáncer cérvico uterino, quedando libre un 30% de virus que también causan este mal, aunque son los menos comunes”, precisa el pediatra infectólogo de la UV.

 

Vacuna para los hombres

 

Por lo anterior, el doctor Rodrigo Vergara valoró el hecho de que el Ministerio de Salud decidiera ampliar la cobertura de la vacuna contra el VHP a los hombres menores de 26 años que tengan sexo con personas de su mismo género.

 

“Hasta ahora, esta vacuna era colocada solo a las mujeres y con ello no se interrumpe la circulación del virus, sino que se protege exclusivamente a quienes se vacunan. Por tanto, quedó abierta una gran ventana que son los hombres. Siendo así, es positivo que el ministerio haya decido ampliar la cobertura a estos últimos, que también pueden verse afectados por enfermedades graves”, aseveró el especialista.

Seminario UTalca detalla enfermedades causadas por agua y alimentos contaminados

Los agentes de enfermedades diarreicas causaron la mayoría de los casos, siendo los más frecuentes norovirus y la bacteria Campylobacter.

Se estima que cada año se enferman 600 millones de personas -1 de cada 10 habitantes- por ingerir alimentos contaminados y que 420 mil mueren por esta misma causa. Conocer el estado de las enfermedades transmitidas por los alimentos en Chile y el mundo fue el objetivo del seminario realizado en la Universidad de Talca.

Organizado por la Agencia Chilena para la Inocuidad y Calidad Alimentaria, ACHIPIA, y el Centro de Inocuidad Alimentaria de la Universidad de Talca, la actividad contó con la participación de más de 120 asistentes del rubro alimentación y salud, provenientes de distintos puntos del país.

En la oportunidad, el doctor Enrique Pérez Gutiérrez, representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Washington, dio a conocer el informe: “Estimaciones sobre la carga mundial de enfermedades de transmisión alimentaria”, reporte actualizado sobre el impacto de los alimentos contaminados en la salud y el bienestar de las personas.

Según la Organización Mundial de la Salud, los alimentos insalubres que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades, que van desde la colitis hasta el cáncer.Estos peligros, evaluados en el estudio, causaron alrededor de 600 millones de casos de enfermedades en el mundo. Los agentes de enfermedades diarreicas causaron la mayoría de los eventos, siendo los más frecuentes norovirus y la bacteria Campylobacter.

El estudio evidenció que las ETAs son causantes de 420.000 muertes en el mundo, y casi un tercio de estas ocurrieron en niños menores de 5 años. “Los niños son mucho más vulnerables porque su sistema inmunológico no está desarrollado y sus hábitos favorecen la exposición a peligros microbiológicos”, señaló el doctor Enrique Pérez.

El seminario, que se enmarca en el proyecto FIC denominado: “Transferencia, Asociatividad e Inocuidad Alimentaria Región del Maule”, contó además con la participación de Silvia Baeza, médico veterinaria y profesional de la División de Políticas Públicas Saludables del Ministerio de Salud y Viviana Cachicas, bioquímica de la Sección Microbiología de Alimentos del Instituto de Salud Pública de Chile.

INOCUIDAD ALIMENTARIA
Las enfermedades transmitidas por los alimentos (ETAs) son generalmente de carácter infeccioso o tóxico y son causadas por bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas que penetran en el organismo a través del agua o los alimentos contaminados.

Al respecto, el prorrector de la UTALCA, Pablo Villalobos destacó la necesidad de establecer mecanismos estatales de incentivo a las pequeñas empresas productoras de alimentos, para que estas incorporen en sus procesos productivos, las metodologías y herramientas necesarias para mejorar la inocuidad de sus productos.

“Creo que hay un elemento que tiene que ver con el poder masificar la inocuidad alimentaria también en las empresas de menor tamaño, porque a veces el desarrollar metodologías para disminuir la incidencia de las enfermedades implica también un costo. Por lo tanto, es importante que existan incentivos a las pequeñas empresas, para poder incorporar en sus procesos productivos, metodologías y herramientas para poder disminuir la incidencia de estas enfermedades”, aseguró la autoridad universitaria.

La visión del Centro de Inocuidad concierne a la investigación en el tema. “La contaminación de los alimentos puede producirse en cualquiera de las etapas del proceso de fabricación o de distribución, sin embargo, una buena parte de las ETAs son causadas por alimentos que han sido preparados o manipulados de forma incorrecta en el hogar, en establecimientos que sirven comida o en los mercados”, señaló Ana Karina Peralta, directora del Centro de Inocuidad Alimentaria de la Universidad de Talca.

REALIDAD NACIONAL Y REGIONAL

“La inocuidad de los alimentos tiene que ver con la calidad de vida y el bienestar de las personas”, señaló Michel Leporati, Director Ejecutivo de la Agencia Chilena para la Calidad e Inocuidad Alimentaria (ACHIPIA), el profesional recalcó que el país tiene estándares de inocuidad muy elevados pero se requiere monitorear, dado el desarrollo de la industria, los peligros alimentarios.

Durante el año 2015, se notificaron 1.006 brotes de ETAs a nivel nacional, con 5.542 afectados, 109 hospitalizados y 1 fallecido. Esto representó una disminución de casos asociados a este tipo de brotes de un 9,4% respecto de 2014; mientras que aumentó la cantidad de hospitalizados en un 14,7%.

En la región del Maule, el año pasado hubo 78 casos de ETAs y en lo que va del año van 48. “Hay que esperar el resto del año para ser un catastro regional, hemos ido disminuyendo las enfermedades transmitidas por los alimentos pero todavía es un problema y tenemos que hacernos cargo”, señaló la Seremi de Salud, Valeria Ortíz.

APORTE DEL CENTRO DE INOCUIDAD ALIMENTARIA

El Centro de Inocuidad Alimentaria, dependiente de la Vicerrectoría de Innovación y Transferencia Tecnológica, es una iniciativa liderada por la Universidad de Talca y el Gobierno Regional del Maule, con el fin de apoyar el desarrollo competitivo de la agroindustria regional. Centra su actividad en la generación de investigación y desarrollo y en la provisión de servicios especializados en la materia.
“El Centro de Inocuidad de la Universidad de Talca tiene como propósito generar una red de apoyo a los productores de alimentos de la región con la finalidad de incorporar buenas prácticas y tecnología para reducir los agentes contaminantes de los alimentos y aguas que puedan afectan la salud humana”, indicó el Vicerrector de Innovación y Transferencia Tecnológica, Gonzalo Herrera.

 

Enfermedades entéricas en verano ¿cómo prevenirlas?

A principios de mes el Ministerio de Salud hizo un llamado a reforzar las medidas de prevención para evitar las enfermedades entéricas que suelen recrudecer en este período, debido al aumento de casos durante las últimas fiestas de fin de año.

“Las enfermedades entéricas son aquellas que afectan al sistema digestivo y son producidas en general por consumir alimentos o líquidos contaminados con microorganismos, los cuales se ingieren por la boca y en el intestino producen una serie de alteraciones. Se puede manifestar después de horas o días, dependiendo del microorganismo, luego de este periodo comienzan las náuseas, vómitos y diarrea”, explica  Ingrid Toro, enfermera y docente de la U. San Sebastián.

La complicación más frecuente que se puede presentar es la deshidratación, producto de la pérdida de agua y electrolitos por los vómitos y/o diarrea, esto principalmente si no es posible reponerlos.

La académica comenta que “esta situación podría prevenirse bebiendo sales hidratantes especiales que se venden en farmacias, según la edad. Si los vómitos impiden consumir rehidratantes por boca y/o el cuadro se prolonga, se sugiere consultar a un servicio médico”.

En algunos casos las personas presentan fiebre y deposiciones con sangre, frente a esto también la recomendación es consultar a un servicio médico. Ingrid Toro afirma que “estas dos últimas consideraciones se deben ser tomadas especialmente en cuenta por mujeres embarazadas, niños y adultos mayores”.

Recomendaciones

Lavarse las manos cuidadosamente con agua y jabón, al llegar a casa, después de ir al baño y mudar a un niño, y antes de manipular alimentos.

Lavar prolijamente frutas y verduras con agua potable antes de consumirlas.

Conocer procedencia de frutas y verduras, por si requieren desinfección aparte de lavar con agua potable.

En la cocina, mantener separadas las carnes crudas de las cocidas y alimentos como frutas y verduras. No usar el mismo cuchillo, tabla de cortar u otro utensilio para preparar carnes crudas y otros alimentos cocidos.

Refrigerar los alimentos para guardarlos y dependiendo del tiempo para consumirlos, congelarlos.

Hervir el agua no potable y alimentos como carnes y mariscos crudos antes de consumirlos.

Mantener limpias y desinfectadas las piscinas de uso hogareño y público.

No bañarse en piscinas si la persona se encuentra enferma con un cuadro entérico.

Fuente: USS

Cenizas y humo de incendios aumentan enfermedades respiratorias en verano

Los incendios forestales, lamentablemente ya han pasado a formar parte de los veranos. Cada año es más frecuente que respiremos el humo y las cenizas que producen las quemas, cuyo material particulado puede causar efectos dañinos en el organismo.

“Los ojos y las vías respiratorias son las primeras áreas afectadas por el humo de un incendio. Como son zonas húmedas, se irritan con facilidad frente a este tipo de episodios”, explica la jefa de carrera de Técnico en Enfermería de Santo Tomás, Pamela Micheas, quien añade que “esta situación se torna compleja para aquellas personas que padecen enfermedades pulmonares o respiratorias crónicas, pues sufren un empeoramiento más acelerado de su condición”.

Evacuación preventiva

La enfermera argumenta que en estos casos, lo recomendable es trasladar a la persona afectada hasta un centro asistencial para que reciba la atención de urgencia necesaria y aislarla del lugar. Los primeros síntomas de deterioro afectan con más fuerza a los enfermos crónicos; sin embargo, las embarazadas, niños, ancianos e incluso los fumadores son grupos de riesgo cuando el foco de incendio es muy cercano.  “Este grupo requiere de un refugio adecuado con “aire limpio,” ya sea su casa, la casa de un amigo o de un familiar que esté aislado de la zona contaminada”.

A su juicio, el traslado es la medida más eficiente; no obstante, si no están dadas las condiciones para realizarlo, Pamela Micheas menciona que existen medidas simples y prácticas para minimizar las malas condiciones de ventilación.

“Lo que intentamos es reducir el máximo posible la exposición al humo; por lo tanto debemos mantener cerradas puertas y ventanas que permitan su ingreso a la vivienda o inmueble en que estamos albergados. Tampoco realice actividad física u otra que provoque exceso de agitación, dentro y fuera de la casa. Y si viaja en vehículo, circule con las ventanas y rejillas de ventilación cerradas”.

Cenizas

Con respecto a las cenizas, la docente de Santo Tomás explica que éstas pueden irritar la piel, la nariz y la garganta. “La tos es la manifestación más frecuente y por lo mismo no debe permitir que se mantengan como polvo en suspensión”.

Por lo mismo aconseja evitar que niños o animales jueguen con ella, lavar muy bien la fruta y verdura que pudo quedar expuesta y si es que va a limpiar, usar guantes, camisa y pantalones largos. “Es importante disminuir cualquier contacto de nuestra piel con estos residuos, para impedir alergias u otra enfermedad respiratoria producida por su inhalación”.

Finalmente, Pamela Micheas comenta que la limpieza debe realizarse sólo una vez que las condiciones del aire hayan mejorado.

Fuente: IMAGINACCION

Tratar a tiempo enfermedades endocrinas puede marcar un antes y un después en su salud

Actualmente en el país nacen alrededor de 400 niños con alguna enfermedad metabólica o endocrina, que al no ser diagnosticada ni manejada a tiempo puede causar no sólo daño cognitivo, sino que hasta la muerte. De ahí la importancia que hoy en Chile, los profesionales de la salud, conozcan y manejen en primera instancia las patologías más prevalentes de este segmento.

Las enfermedades endocrinas y metabólicas se encuentran entre las más comunes que pueden afectar no sólo a adultos, sino que a adolescentes, niños e incluso recién nacidos. “En las últimas décadas se ha observado un aumento de la prevalencia e incidencia de muchas de ellas, especialmente aquellas relacionadas con la nutrición y el metabolismo como la obesidad, la diabetes mellitus y enfermedades tiroideas”, señala la doctora Francisca Grob, académica de la División de Pediatría de la Facultad de Medicina UC.

En este curso abarcaremos las patologías endocrinológicas más frecuentes a todas las edades. Para esto hemos diseñado un curso en que sus temas han sido divididos en simposios de acuerdo a las patologías más frecuentes en cada una de las etapas de la infancia y adolescencia. En el caso de los neonatos, uno de los temas más preocupantes tiene que ver con la desnutrición intrauterina y sus efectos endocrinológicos a largo plazo tanto en la adolescencia como la adultez.

“Además, otro tema muy frecuente tiene relación con los trastornos tiroideos congénitos que son difíciles de diagnosticar al menos durante el primer mes de vida, pero existen algunas señales que pueden hacernos pensar en un diagnóstico: como la coloración amarilla en la piel, el aumento de peso, la disminución del crecimiento, una lengua grande, una hernia inguinal, la manifestación de piel seca, áspera y una voz ronca”, agrega la especialista.

Sin embargo, tal como señala la Dra. Grob, siempre será tarde cuando se logren visualizar estos signos, ya que se suelen manifestar cuando la enfermedad ya ha repercutido no sólo a nivel cognitivo, sino que en el desarrollo del niño. Si bien en Chile a todos los infantes que nacen se les hace el test para diagnosticar hipotiroidismo congénito. Pueden existir casos en que el tamizaje neonatal no identifique estos problemas endocrinos. “De ahí la importancia que un profesional sepa a cabalidad cuándo derivar un menor a un especialista y no lo realice tardíamente”, señala la doctora.

Precisamente como una forma de aportar en los conocimientos que hoy necesitan no sólo pediatras, sino médicos generales, familiares, especialistas en adolescencia, ginecólogos y personal de la salud que atiende niños y jóvenes, la detección temprana de estas enfermedades endocrinológicas es fundamental. Es así como la División de Pediatría de la Facultad de Medicina UC invita al Simposio Internacional de Endocrinología Pediátrica, a realizarse el próximo viernes 27 y sábado 28 de noviembre. “La gracia de esta instancia es que será una de las pocas oportunidades en que habrá un acercamiento a patologías endocrinológicas que no son infrecuentes”, indica la académica.

Además, ambas jornadas estarán divididas en temáticas por edades: desde los recién nacidos, hasta los niños y adolescentes. Y participarán connotados especialistas como la Dra. Cecilia Camacho-Hübner, de la División de Endocrinología Pediátrica de la Mount Sinai School of Medicine de Nueva York.  Para inscripciones: http://bit.ly/1K7xOOU

Fuente: PUC