Tag Archives: Fondef

Crear un prototipo para mejorar la producción de aceite de oliva es el desafío que se impusieron en la UCM

Tras finalizar con éxito el proyecto Fondef «Estimación del Contenido de Aceite en Olivas en base a Tecnologías no Destructivas”, el director de la investigación, Dr. Marco Mora, prepara propuesta para postular a una segunda etapa.

No era sencillo el desafío que se impusieron en la Universidad Católica del Maule (UCM) al postular al Fondo de Fomento de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef), buscando poder generar una tecnología que permitiera estimar la cantidad de aceite en las olivas, sin tener que destruir el fruto.

El director de la investigación, el académico UCM, Dr. Marco Mora, explicó la importancia de este trabajo científico, indicando que “las empresas que producen aceite requieren de monitorear el contenido de aceite de sus frutos, debido a que con eso pueden determinar cuándo tienen que cosechar y les permite hacer una estimación de cuánto van a producir”, comenzó señalando.

Por ello es que, tras trabajar arduamente con un equipo multidisciplinario, y durante dos años logró este objetivo. “Para hacerlo no destructivo, es decir, no romper la oliva, se hace en función de tecnologías como el infrarrojo cercano y con imágenes para medir el color. Se sentaron las bases para crear un dispositivo que permita estimar el contenido de aceite en base a tecnologías no destructivas”, explicó el director del Fondef.

Actualmente aclaró el académico, lo que hacen las empresas para hacer esas estimaciones, es mandar muestras de olivas a laboratorios, los que hacen análisis químicos, que incluye necesariamente la destrucción de las olivas, además de tomar mucho tiempo, lo que afecta a la representatividad de la muestra, ya que no se pueden hacer muchas veces.

Con estos antecedentes, el trabajo realizado en la UCM cobra mucho valor, tal como lo dijo el Dr. Mora. “Los resultados son bastante auspiciosos porque pudimos medir y hacer estimaciones del contenido de aceite con errores aceptables, que nos permiten pensar un desarrollo industrial”, dijo.

“La segunda etapa del proyecto –continuó-, tiene que ver con el que nosotros podamos llevar la hipótesis que probamos a un equipo que funcione en base a ese principio”, agregando luego que “tenemos que proponer un prototipo de uso industrial, donde para ello debemos profundizar nuestra relación con las empresas productoras de aceites”, sostuvo.

Seminario de cierre

Cumpliendo con el protocolo y para estrechar el vínculo de la universidad con los empresarios que trabajan en la producción de aceite de oliva, es que tras finalizar el Fondef, que se ejecutó el año 2016-2017, se realizó un seminario de cierre en el que expusieron las académicas de la Universidad de la Serena, Dra. Adriana Benavides y Fabiola Jamet, quienes también han realizado investigaciones sobre esta materia.

Encuentro que fue muy bien evaluado por el académico UCM, Claudio Fredes, quien también fue parte de la investigación. “Desde el punto de vista de relación con la industria, nos complace mucho el poder tener esta interrelación y este contacto que nos permite estrechar vínculos, lo que también es muy importante, además de generar redes con otras instituciones como la Universidad de La Serena y el Laboratorio Agronológico de Molina, que hace mucho tiempo que quiere incursionar en el área de los aceites de oliva y este tipo de acciones, posiciona a la universidad como referente en el área de la industria sectorial”.

Finalmente el director de Investigación de la Universidad Católica del Maule, Dr. Pablo Méndez, valoró la investigación desarrollada por la UCM, indicando que “el desarrollo de este trabajo deja como resultado un gran aporte a los pequeños y medianos productores, que los ayudará no sólo a mejorar la calidad del olivo y del aceite en particular, sino que con ello genera un impacto secundario importantísimo, que es mejorar la calidad de vida no sólo desde el punto de vista productivo y comercial, sino que además hay un beneficio indirecto, brindando mejores posibilidades de trabajo. Este proyecto que se está cerrando es un buen ejemplo de la importancia de la investigación y el compromiso social que nuestra universidad está asumiendo”, finalizó.

Científicos de la UCM desarrollan tecnología para estimar cantidad de aceite en un olivo

Un grupo de investigadores de ingeniería y agronomía de la Universidad Católica del Maule (UCM) se encuentran trabajando en el desarrollo de una tecnología que permita establecer la cantidad de aceite de oliva presente en un cultivo, innovación con el apoyo del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef) que presenta la ventaja de no generar daño en los frutos mediante el uso de tecnología infrarrojo.

La iniciativa que desde el Laboratorio de Investigaciones Tecnológicas en Reconocimiento de Patrones lidera el director del Magíster en Ciencias de la Computación impartido por la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la UCM, Dr. Marco Mora, se lleva adelante junto al académico de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, Claudio Fredes, quienes desde 2013 vienen trabajando este trabajo.

El Dr. Mora, aseguró que este logro fue fruto de un arduo recorrido, que implicó mucho trabajo para afinar su hipótesis, con pasantías internacionales de por medio, justamente lo que llevó a cruzar sus caminos con el de la Dra. Belén Diezma, investigadora de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid-España.

“Es especialmente emocionante para mí, porque de una manera plasma lo que mi grupo de investigación viene tratando de implementar hace décadas, como lo es que la tecnología, modernización, optimización se unan a la agricultura. Veo que en una institución como la U. Católica del Maule esa filosofía y forma de trabajar se está haciendo una realidad de manera sistemática”, apuntó la académica española, quien también aprovecho de exponer sobre la realidad de su universidad y las posibilidades de concretar conexiones y colaboraciones en postgrado.

“Nos decidimos por el proyecto, porque habíamos encontramos un nicho que en la región del Maule no existía, en el cual había muy poca experimentación y que podríamos mostrarlo como un proceso relevante tanto para la región como para el país y con proyecciones internacionales”, aseguró el Dr. Mora, quien además agregó que “vislumbramos que nuestros sueño de crear tecnología para la agricultura se ve más cerca, aunque siempre trabajando con humildad y disciplina”.

Vinculación internacional

Esta investigación despertó el interés de la Dra. Belén Diezma, quien estará en la región del Maule un par de semanas apoyándolos y conoció más detalles sobre la iniciativa científica en un desayuno celebrado a finales de marzo junto a autoridades del plantel.

En la ocasión, participaron la Vicerrectora de Investigación y Postgrado, Dra. María Teresa Muñoz; los decanos de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería y Ciencias Agrarias y Forestales, Dra. Angélica Urrutia y Nelson Loyola; el director de Investigación, Dr. Pablo Méndez; entre otros directivos y académicos.

“Tenemos una visión muy positiva de todo el desarrollo que ha tenido la Facultad de Ciencias de la Ingeniería en el ámbito de la vinculación, ya que no solo se proyecta en aumentar los productos, sino que en tener un impacto en la comunidad y sociedad, eso lo valoramos bastante, porque genera cambios, y no exclusivamente a nivel nacional, sino que también internacional”, aseguró la VRIP UCM, Dra. María Teresa Muñoz.

Finalmente el académico UCM analizó el objetivo que Fondef tiene para apoyar a los investigadores, asegurando que más allá de buscar exportar materias primas, es hacer una actividad más compleja en el país, pudiendo desarrollar tecnología para estos procesos productivos.

“Chile está dentro de los 10 mayores exportadores de aceite de oliva del mundo, si nosotros instalamos algo aquí, tenemos nueve mercados más para explorar, es una oportunidad que tenemos en las manos”, cerró el Dr. Mora.

Liberan “Atlas de Oleaje Para Chile” con descarga gratuita de internet

En la página www.oleaje.uv.cl se puede acceder a la  investigación realizada por memoristas y académicos de Ingeniería Civil Oceánica.

Información y datos sobre el clima de oleaje a lo largo de toda la costa, los sectores insulares y la Antártica es lo que contiene el “Atlas del Oleaje Para Chile”, publicación realizada con aportes de Fondef Idea de Interés Público 2013 y desarrollada por memoristas, ingenieros y académicos de la Escuela de Ingeniería Civil Oceánica, cuyo contenido está disponible para descarga gratuita en www.oleaje.uv.cl.

Con cincuenta copias impresas distribuidas a bibliotecas públicas, el atlas resume más de dos años y medio de investigaciones, incluyendo también un sistema de pronóstico de oleaje para siete días desarrollado por los autores junto a información sobre marejadas históricas. A futuro, los autores esperan agregar predicciones sobre el clima de oleaje hacia el futuro, producto del cambio climático.

Información para todo el mundo

José Beyá, director del proyecto y académico de la Escuela de Ingeniería Civil Oceánica, explica que “el contenido del atlas es una descripción textual, cualitativa y cuantitativa, del clima de oleaje en Chile con información sobre la frecuencia con que ocurren ciertas alturas de oleaje, periodos, direcciones y otros parámetros más avanzados como espectros de oleajes”.

“Nuestro objetivo fue alcanzar a la mayor cantidad de gente posible porque hasta antes de este proyecto había un desconocimiento de lo que era el oleaje en Chile. Habían publicaciones muy básicas y dispersas, si se quería hacer un estudio había que comprar una base de datos para un proyecto con un costo del orden de los cinco millones de pesos”, señala.

El académico añade que “ahora esta información está disponible para todo el mundo, así como también para usuarios más técnicos, como ingenieros o investigadores que realicen un estudio en la zona marítima costera o pescadores. La idea es poner a disposición del público información de nuestro mar, que conocemos tan poco”.

Memoristas e ingenieros de proyecto

Ariel Gallardo, exalumno de Ingeniería Civil Oceánica UV y luego ingeniero de proyecto, fue uno de los gestores de la iniciativa. “El atlas tiene un contenido robusto sobre el oleaje, con datos que difícilmente eran adquiribles en Chile, a no ser que uno tuviera conocimiento de otras bases de datos, como las europeas o las del NOA, o contara con financiamiento para comprarlas”, relata.

“La publicación tiene una variabilidad espacial de dos grados y un variabilidad temporal de 30 años, lo cual es suficientemente amplio como para hacer estudios tanto de investigación como de ingeniería”, asegura.

En tanto, Marco Álvarez, alumno memorista de la carrera, fue uno de los encargados de analizar la base de datos. “Un punto importante es que se hizo para caracterizar el oleaje a lo largo de todo Chile, eso es nuevo, porque generalmente se enfocan en la Quinta Región y Valparaíso, donde hay harta información, pero para el norte y sur faltaba”.

Estudio inédito

El mandante de la publicación fue la Dirección de Obras Portuarias, entidad que podrá usar esta información en sus diversos proyectos y toma de decisiones. Eduardo Mesina, jefe de la División de Proyectos de la Dirección de Obras Portuarias, indica que el Atlas es “un trabajo inédito, el primero que se hace en ese sentido, el cual compara distintas bases de datos para tener una perspectiva de la eficiencia que puedan tener y saber cuál es la mejor alternativa de uso, pudiendo de esa forma visualizar el know how que hay en Chile”.

Mesina lo define como “un trabajo de primer nivel. Es un tema que queremos tomar como un desafío futuro para poder realizar un seguimiento del proyecto”.

MINEDUC y FONDEF valoraron enfoque e instrumento de investigación en Educación

Construir y validar pruebas adaptativas informatizadas para evaluar la lectura y comprensión de textos escolares, es el objetivo principal de la investigación que lidera el Dr. Juan José Navarro, académico de la Facultad de Educación de la Universidad Autónoma de Chile.

El trabajo tendrá una duración de dos años, y cuenta con financiamiento del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDEF) del Ministerio de Educación, con cuyos representantes sostuvo una reunión informativa en Santiago, junto a investigadores asociados de esta misma casa de estudios y de la Universidad de La Frontera.

La Coordinadora nacional de la Unidad de Educación Especial del MINEDUC, Alida Salazar, señaló que “el enfoque del diseño del instrumento tiene un especial interés para el Ministerio, en la medida que significa una mirada más cualitativa de la educación y no solo basada en la nota”.

En ese sentido, explicó que en los establecimientos educacionales las evaluaciones “debieran ser un apoyo a los aprendizajes y no un objetivo en sí mismas”.

Añadió que dicho instrumento “aporta mucha información tanto para el profesor como para el alumno y su familia, porque proyecta al alumno acerca de cómo mejorar” su rendimiento escolar.

Por su parte, la Coordinadora del área de Educación y Ciencias Sociales de FONDEF, Dánisa Chelén, indicó que el estudio “cumple con todos los criterios de adjudicación, evidencia una muy buena calidad científica y tecnológica, y esperamos tenga un alto impacto una vez que esté finalizado”.

Recordó que “hay otros trabajos en este ámbito, pero éste en particular tiene distinciones muy claras. Cuando entregamos financiamiento, buscamos justamente líneas de trabajo nuevas”.

La investigación se denomina “Diseño y validación de una Batería Adaptativa Informatizada para la evaluación de procesos implicados en la lectura y comprensión de textos”, y se ejecutará hasta el año 2018 en las regiones Metropolitana, de O’higgins y de La Araucanía.

Dicha prueba, de base informática, considerará distintos niveles de dificultad asociados a cada ítem, así como diversas pautas de mediación en función de las respuestas que entrega el alumno, buscando superar las limitaciones de los tests convencionales.

Sus resultados permitirán identificar dificultades específicas que pudieran interferir en los aprendizajes de los estudiantes y el tipo y grado de apoyo que pudieran requerir para elevar su rendimiento escolar.

Fuente: UAUTÓNOMA

Universidad de Talca generó los primeros clones de maqui en Chile

Se inició el proceso de inscripción en el Registro de Variedades del SAG. La iniciativa, resultado de un proyecto Fondef, permitirá producir comercialmente este fruto silvestre.

La UTALCA solicitó incluir en el Registro de Variedades del SAG los primeros clones de maqui, los cuales fueron generados como resultado del proyecto Fondef dirigido por la académica de la Facultad de Ciencias Agrarias de la casa de estudios maulina, Hermine Voguel. Se trata de la iniciativa “Screening de material genético y desarrollo de clones y técnicas de manejo de maqui (Aristotelia chilensis) para mejorar la oferta de materia prima exportable y agroindustrial”. El proyecto fue desarrollado por un equipo de investigadores de la UTALCA: César Acevedo, Eduardo Fuentes, Mauricio Lolas (de Ciencias Agrarias), Ursula Doll (de Ciencias Forestales) Patricio Peñailillo (de Ciencias Biológicas) e Iván Razmilic (del Instituto de Química).

El propósito fue la obtención de especímenes aptos para el cultivo comercial, con características destacadas en términos de rendimiento y calidad del fruto. La investigación —realizada junto a la Fundación Chile— permitirá a los agricultores disponer de material genético seleccionado para establecer plantaciones comerciales, lo que potenciará su exportación. Hasta ahora la única forma de recolección era su estado silvestre. “La solicitud de inscripción de los tres clones seleccionados constituyen un importante hito en el largo trabajo que ha desarrollado esta alianza entre la UTALCA y Fundación Chile. Estas primeras selecciones son el punto de partida para el establecimiento comercial del maqui en Chile”, afirmó Patricia Klein, directora de Transferencia Tecnológica de la Universidad de Talca.

El maqui es un fruto es reconocido por sus propiedades favorables para la salud humana, con alto contenido de antioxidantes y se caracteriza por su intenso color lila y dulce sabor.Crece en forma silvestre en la zona centro sur de nuestro país y no existen cultivos de tipo comercial, pese a que hay una alta demanda de exportaciones. Por lo tanto, la industria se abastece de maqui proveniente de la recolección silvestre.

Material genético

“La recolección silvestre no es sustentable en el tiempo”, afirmó, Hermine Voguel, directora de este proyecto Fondef. La científica señaló que la investigación busca obtener frutos de calidad homogénea a partir de clones seleccionados. Para eso se estudian las plantaciones en estaciones experimentales en el Maule (Panguilemo y Los Niches) y en el sur del país (Chillán, Panguipulli y Osorno). Los mejores resultados de crecimiento se evidencian en el sector los Niches, comuna de Curicó.Pese a que en Chile es un producto poco conocido, en la Unión Europea (U.E) y Estados Unidos (EE.UU.), es altamente apetecido y se comercializa en forma de jugo o suplementos alimenticios. Según Flavio Araya, director del Programa Estándares Productivos de la Fundación Chile —entidad coejecutora del proyecto— el año pasado nuestro país exportó casi 500 mil toneladas de este fruto, siendo los principales destinos, la U.E. (54,1%) y EE.UU. (26,5%). “Hemos desarrollado este proyecto porque existe una gran demanda nacional e internacional de este fruto, pero no existe un cultivo comercial, y sólo es en forma silvestre. Y eso significa que no le sirve mucho a la industria y tampoco es sustentable. Es decir, así no podemos producir los volúmenes que se requieren. De esta manera, estamos seleccionado plantas silvestres y las tratamos de propagar con el mejor material genético”, dijo la profesora Voguel.

Fuente: UTALCA

Investigación: Con sistema infrarojo estimarán el periodo exacto para la cosecha de olivo

Proyecto es liderado por el Laboratorio de Investigaciones Tecnológicas en Reconocimiento de Patrones, del Departamento de Computación e Informática de la U. Católica del Maule, y cuenta con el apoyo de Fondef.

Los expertos afirman que uno de los aceites de oliva de mejor calidad del mundo es el producido en Chile, y así lo exhiben diversas medallas y reconocimientos internacionales para este sector, el cual en lo que va de 2015 representa un total de 18 mil toneladas de producción -20 por ciento más que 2014- con ingresos que superan 15 millones de dólares en exportaciones.

Son más de 25 mil hectáreas las destinadas a la producción de aceite de oliva en el país, según las estadísticas publicadas por la Asociación de Productores de Aceite de Oliva ChileOliva, http://www.chileoliva.cl/files/BS_1_2015, sector que se vería potenciado con los resultados que obtenga el proyecto de investigación de la U. Católica del Maule titulado “Estimación del Contenido de Aceite en base a Tecnologías no Destructivas”.

Desde el Laboratorio de Investigaciones Tecnológicas en Reconocimiento de Patrones del plantel, con apoyo del  Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico -FONDEF IDeA en 2 Etapas del concurso 2915-, el equipo científico liderado por el Dr. Marco Mora, del Departamento de Computación e Informática UCM, se adjudicó cerca de 150 millones para desarrollar esta mejora tecnológica.

Al respecto, el vicerrector de investigación y postgrado UCM, Dr. Víctor Monzón, comentó que la iniciativa para la Universidad “es muy importante, pues es un claro apoyo que nos da CONICYT al desarrollo de esta línea de investigación que dirige el Dr. Marco Mora y su equipo. Este proyecto no sólo tiene mérito en la adjudicación como haber sido el sexto aprobado a nivel nacional y el único de la Región el Maule, sino que además vincula claramente la investigación que hacemos en la UCM con las necesidades de la región, la cual necesita potenciarse productivamente y competitivamente a nivel nacional e internacional”.

Sin destruir la oliva

“Con este proyecto construiremos un sistema que podrá -sin destruir la oliva-, estimar de forma automática y sin residuos contaminantes el contenido del aceite, parámetro que es fundamental para determinar el momento de cosecha de las olivas aceiteras”, comentó el Dr. Mora.

En la actualidad, una primera forma de determinar el momento de la cosecha es a través de métodos organolépticos y de la  inspección visual del fruto, los cuales requieren de un especialista con un alto grado de subjetividad. Además de lo anterior, se realizan extracciones de aceite mediante el estándar SOXHLET, el cual corresponde a un método químico muy preciso, pero de un costo que no permite sondeos extensivos, y que genera residuos que son contaminantes.

El proyecto consiste en estimar el contenido de aceite de olivas en función de una combinación de información en el espectro visible y el infrarojo cercano, considerando para su desarrollo la compra de equipamiento cercano a los 60 millones de pesos para investigación en alimentos y frutales.

“Este equipamiento se podrá aplicar a nuevos problemas similares generando un enorme impulso a la investigación en la universidad”, puntualizó el director del proyecto.

Para la industria nacional los resultados son importantes, “pues podrá contar con una tecnología no invasiva, que permitirá estimar con precisión el contenido de aceite y determinar de forma más objetiva el momento de la cosecha. Es importante mencionar que si se dispone de esta tecnología, los productores nacionales de aceite de oliva podrán contar con una herramienta que permita mejorar la calidad de aceite de oliva producido y competir con mayores ventajas en el mercado internacional”, recalcó el investigador.

La iniciativa UCM-Fondef considera dos etapas de desarrollo donde participan, además, el director alterno del proyecto, Claudio Fredes y Dr. Marcos Carrasco, del Departamento de Ciencias Agrarias UCM; y el Dr. Lisandro Roco, del Departamento de Ciencias Forestales.

Fuente: UCM

Equipo de académicos USM se adjudica proyecto Fondef en el área de biocorrosión

El grupo liderado por la Dra. Carolina Parra, del Departamento de Física del Plantel, trabajará durante dos años en la implementación de soluciones que permitan mejorar la resistencia de materiales metálicos a este fenómeno, generado por la interacción con microorganismos, que deteriora aceleradamente a estos materiales.

La investigadora del Departamento de Física de la Universidad Santa María, Dra. Carolina Parra, se adjudicó junto a su equipo multidisciplinario de profesionales el único proyecto entregado este año a la USM por el concurso IDeA en dos etapas, de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, CONICYT, a través de su programa Fondef, el cual busca paliar problemas de la industria utilizando la innovación.

El trabajo, que tiene una duración de dos años, busca encontrar una solución al fenómeno de biocorrosión, como se conoce a la interacción de microorganismos con superficies metálicas, la cual provoca un deterioro que avanza cientos de veces más rápido que la corrosión electroquímica.

“Las bacterias son obicuas. Están en todas partes. En los cursos naturales de agua, por ejemplo, existe abundancia de microorganismos”, explica la especialista. “Y muchas industrias en Chile –entre ellas, las del rubro minero- utilizan este tipo de recurso hídrico para sus procesos productivos. Es así como los sistemas de transportes de aguas en las mineras se ven afectados por la interacción con los microorganismos, y eso es lo que se conoce como biocorrosión. Esta deteriora y perfora rápidamente tuberías y provoca detención en el funcionamiento de plantas, con el fin de reparar y realizar mantención de estos sistemas, lo que se traduce en costos billonarios para estas empresas”.

El escenario que se baraja actualmente en la industria para enfrentar la biocorrosión, promueve por un lado la aplicación de biocidas –como el cloro- lo que permite eliminar todos los micro o macroorganismos adheridos a tuberías. “El problema es que estos biocidas son posteriormente liberados al medioambiente generando un daño al ecosistema. Otra alternativa es recubrir los tubos con epoxy, que es un revestimiento que protege el metal de esta nociva interacción biológica, pero su eficiencia en el tiempo es limitada y al desgastarse, favorece más que reduce la biocorrosión. Por el momento, las soluciones disponibles en el mercado no están dando una respuesta adecuada para su control”, sostiene.

La iniciativa planteada por la Dra. Parra busca una modificación de los materiales metálicos a la escala nanométrica, que es justamente donde se produce la interacción con los microorganismos y, en consecuencia, la biocorrosión. Así se ataca el fenómeno a la misma escala donde este se inicia.

“Nuestra iniciativa busca generar una solución alternativa a la biocorrosión, que sea más eficiente y ecológicamente amigable en comparación a las ya existentes en el mercado. Hemos publicado nuestros resultados que muestran que la estrategia de atacar el fenómeno a nanoescala es eficiente y este proyecto Fondef nos permitirá alcanzar la etapa de desarrollo de prototipo de un producto antibiocorrosivo basado en nanomateriales”, añade Parra.

Innovando a través de la ciencia

La investigación asociada a este proyecto Fondef comenzará a desarrollarse en 2016 y está asociada a la línea de nanobiomateriales iniciada por la investigadora hace dos años en la USM. La iniciativa, por su carácter multidisciplinario, contará con la participación de académicos e investigadores de otras áreas: Raúl Fuentes (Departamento de Industrias), Ricardo Henríquez, Valeria del Campo y Patricio Häberle (todos del Departamento de Física), Michael Seeger y  Francisco Montero (ambos del Centro de Biotecnología “Dr. Daniel Alkalay Lowitt”).

Además, cuentan con el apoyo de empresas, donde destacan Minera Los Pelambres y 3M, entre otras. Y algo que Carolina Parra destaca, es que la Universidad en este último tiempo ha mostrado un gran interés por el desarrollo de la innovación basada en ciencia, por lo que se han potenciado así varias áreas y proyectos interesantes, especialmente a nivel académico y estatal.

“La investigación que presentamos en este proyecto cae precisamente en esta línea, por lo que en ese sentido, estamos frente a un escenario idóneo para desarrollar nuestro trabajo aplicado. La transición desde investigación en ciencias básicas a ciencias aplicadas ha sido un desafío con gratas recompensas, como este proyecto”, añade.

La especialista sostiene que el camino para el desarrollo de la innovación debe basarse en la investigación científica. “La Universidad ha entendido esto y nos ha apoyado en este proceso de conformación y consolidación de la línea de investigación en nanobiomateriales. El haber sido beneficiados con este proyecto Fondef adicionalmente nos muestra que vamos por un buen camino”, enfatiza.

Pasantía en Brasil

Cabe destacar que próximamente la Dra. Carolina Parra realizará una pasantía de dos meses en la Universidade Federal de Minas Gerais en Belo Horizonte (Brasil) –gracias a la obtención de una Beca Santander para jóvenes profesionales-,donde desarrollará una especialización en el área de biocorrosión y propiedades electrónicas de nanomateriales, que guarda más relación con otra de sus líneas paralelas de investigación en Física. Recientemente la Dra. Parra publicó su trabajo relacionado con nuevas fases superconductoras en la reconocida revista Nature Communications, gracias a sus colaboraciones con la Universidad de Stanford.

Fuente: USM

Utilizarán microorganismos antárticos para producir leche sin lactosa

logo-usachInvestigadores del Centro de Estudios en Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Santiago (Cecta-Usach) participan en un proyecto Fondef que busca mejorar la capacidad de las enzimas para producir leche sin lactosa en condiciones frías, aumentando la eficacia de la industria de este tipo de alimentos. En conjunto con integrantes del Instituto Antártico Chileno (Ianch) buscarán una enzima en distintos microorganismos traídos desde el continente Austral que permitan trabajar a bajas temperaturas. En Chile un 60% de las personas sufre de intolerancia a la lactosa. Continue reading

Desarrollan envases más eficientes para preservar frutas de exportación

usachEl etileno es una hormona capaz de acelerar el proceso de maduración y envejecimiento de los frutos. A través de un proyecto Fondef, el investigador del Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y la Nanotecnología (Cedenna), de la Universidad de Santiago, Dr. Francisco Rodríguez, busca reducir los efectos provocados por este gas en dos frutos específicos: paltas y kiwis, con miras a desarrollar envases más eficientes para el proceso de exportación. Continue reading