Tag Archives: incendios forestales

Opinión: Lecciones tras la tormenta de fuego

  • Carmen Bravo
  • Académica de la Universidad Católica del Maule

Transcurrido un año del evento llamado Tormenta de fuego y el Incendio forestal de sexta generación acontecido en la zona centro sur de Chile, surgen las preguntas: ¿Se aprendieron las lecciones luego del desastre? ¿quedan acciones por realizar de manera de evitar situaciones extremas?

En octubre de 2017 la Presidenta Michelle Bachelet anunció la estrategia para combatir incendios forestales en la temporada 2017-2018, la que se compone de tres ejes: 1) Fortalecimiento de la estrategia de combate al fuego, que involucra la prevención y mitigación de incendios forestales y preparación para la respuesta. 2) Cooperación público-privada para enfrentar la emergencia; a través de canales de comunicación efectivos entre ambos sectores; la prevención de infraestructura y  la gestión de la emergencia desde lo local y la sociedad civil, y 3) La persecución penal a través de la coordinación interinstitucional, altas penas y de inteligencia forestal.

La evidencia muestra que se han realizado acciones de protección contra incendios forestales, tanto públicas como privadas y también en conjunto, desde el mismo año 2017. Tanto CONAF como las empresas forestales, han estado realizando acciones de prevención trabajando con comunidades y han informado a la ciudadanía de estas acciones a través de los medios masivos sus páginas web y redes sociales.  Fundación Crate, Caritas Chile y otras ONG’s ya habían realizado esfuerzos para prevenir incendios forestales y preparar a los municipios para el combate de incendios, logrando el año 2017 enfrentar la emergencia con resultados positivos.

En cuanto a la protección contra incendios forestales, destacan los programas de educación ambiental y las campañas masivas de CONAF junto con las Comunidades Preparadas, en las que participan Arauco, Mininco, ONEMI, USAID/OFDA, CRC, Caritas y el Gobierno Regional a través de los recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR).

El 12 de enero, ONEMI y CONAF de la Región del Maule entregaron el nuevo  Plan Accefor 2017-2020 a los encargados comunales de emergencia de la región, a los representantes  públicos y privados del sistema de protección civil y al Comité regional de emergencia COE. Se trata de un plan de coordinación operativa para situaciones de emergencia forestal cuando un siniestro no puede ser controlado con los medios previstos en el plan básico.

En materia de combate de incendios forestales, tanto el sector público como privado han realizado inversiones en equipos de combate y también han aumentado las brigadas de combate.

No obstante, las acciones realizadas y la sensibilización de la comunidad frente a este problema, al 29 de enero de 2018, según la información vertida por CONAF, que se actualiza cada 15 minutos, el número de incendios forestales en la región del Maule, asciende a 342, solo un 22% menos que el periodo anterior y un 3% menos que el promedio del quinquenio, aún cuando no se ha completado la temporada.  En la Mesa Forestal de la Región del Maule, sesión de enero del 2018, se ha puesto en alerta este resultado y se ha informado, que los esfuerzos de combate han prevenido la propagación extensiva de estos incendios.

De acuerdo a los investigadores, existe evidencia científica documentada que el actual escenario de cambio climático y las frecuentes fases positivas de oscilación antártica, han alargado la temporada de incendios forestales en el planeta, el tamaño de la superficie quemada y el número de incendios forestales, generando también una vegetación estresada y un suelo seco.

Las condiciones de sequía y altas temperaturas aumentarán la probabilidad de ocurrencia de incendios forestales, la duración y la severidad en el Centro Sur de Chile y Argentina; según ha informado Andrés Holz del Departamento de Geografía de Portland State University en E.E.U.U, en agosto del año 2017.

Si bien en esta temporada no se ha vivido una emergencia similar al año 2017, es preocupante el alto número de incendios forestales en la Región del Maule, a la fecha.  Por lo tanto, el desafío de disminuir el número de incendios forestales surge como una oportunidad de acción humana directa y para enfrentarlo es necesario que cada ciudadano revise su relación con el medio ambiente, reconozca las acciones que pueden ocasionar un evento de ignición y un potencial incendio forestal.

La invitación es entonces, a ser parte activa de la solución y para esto es necesario estar informado de las causas de los incendios forestales en Chile y las medidas para evitarlos, información que se puede encontrar en el sitio web de CONAF. Una vez informados, es importante conversar sobre el problema en el núcleo familiar y en el lugar de trabajo, intercambiar ideas y también proponer medidas y acciones para evitar los incendios forestales y compartirlos con la comunidad, ya sea en las juntas de vecinos de sus comunas, las municipalidades y en las actividades de prevención que organiza CONAF.

Compararán reconstrucción entre el 27F y los incendios forestales en el Maule

Proyecto adjudicado por el Centro de Estudio de Desarrollo Regional (CEDERE) de la Universidad Católica del Maule que se desarrollará este 2018.

La Universidad Católica del Maule (UCM), a través de su Centro de Estudio de Desarrollo Regional (CEDERE) se adjudicó el proyecto del programa Chile de Todas y Todos, del Ministerio de Desarrollo Social, denominado “Sistematización del Proceso de reconstrucción post incendios Forestales en la Región del Maule”.

Dicho trabajo que inicia este mes y se extenderá hasta septiembre, se ejecutará en alianza con el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU) y la Fundación para la Superación de la Pobreza, instituciones con las cuales la Facultad de Ciencias Sociales y Económica (FACSE) de la UCM, mantiene un vínculo en los últimos años.

“Busca reconstruir una línea de tiempo, viendo los hitos, y a partir de este primer análisis, poder compararlo con lo que pasó el 27F de 2010, analizando cómo han actuado las instituciones, las comunidades, las organizaciones y tratar de aportar análisis para generar un conjunto de aprendizaje”, indicó Stefano Micheletti, coordinador del CEDERE UCM y quien lidera el proyecto.

La postulación al proyecto nace a partir del trabajo que la FACSE ha realizado durante los últimos años sobre análisis de proceso de reconstrucción post terremoto, tema que permitió además de generar publicaciones de corte científico, el plantear mejoras y recomendaciones a las políticas públicas frente a situaciones de desastre.

Micheletti, quien aseguró que el estudio dialogará también con el Centro de Estudios Urbano Territoriales (CEUT) de la UCM en la materia, señaló que “lo veo como un proceso acumulativo, que tiene sentido si uno lo mira con perspectiva histórica. Nos interesa seguir aprendiendo y compartiendo los aprendizajes con los actores mencionados, que sin duda se verán expuestos en el futuro a situaciones similares, algo que es asumido”, dijo.

Hipótesis

El académico UCM recalcó que en la medida que el Estado se hace más presente y protagonista del proceso de migración, más atención existe en aquellos aspectos que tienen relación con el tejido social, con las comunidades.

“Por eso nos interesa realizar una especie de comparación dentro de lo posible, entendiendo que son catástrofes y envergadura distintas. Santa Olga fue un emblema, ya que fue el único que sufrió daño de manera total, pero hay muchos casos más dispersos que son interesantes de analizar”, recalcó Micheletti.

“Desde nuestra experiencia nos gustaría construir aprendizajes que fueran insumos reales para las políticas públicas de nivel local y nacional”, complementó.

Finalmente, el coordinador del CEDERE destacó el gran despliegue y trabajo que la UCM realizó post terremoto, el cual permitió que fuese contraparte en la etapa de diagnóstico con las autoridades de Gobierno designadas por la Presidenta Michelle Bachelet.

“Permitió un plan de cierre del proceso de reconstrucción, estableciéndose un circuito virtuoso sobre cómo los aprendizajes que se levantan con y desde las comunidades a través de la investigación académica terminan impactando en las políticas públicas, que es lo que buscamos siempre”, concluyó Stefano Micheletti.

Experta llama a autoridades municipales a “asumir su responsabilidad” en prevención de incendios forestales

Directora del Dpto. Ciencias Forestales de la Universidad Católica del Maule, Carmen Bravo, miembro de la Mesa Forestal del Maule, destacó los esfuerzos que están realizando las empresas forestales para prevenir catástrofes este verano.

 

Estamos próximo a iniciar una nueva temporada de verano, -21 de diciembre-, en nuestro país y el magro recuerdo de los incendios forestales sufridos este año en la misma temporada, que significaron casi 600.000 hectáreas quemadas a nivel nacional, aún está latente.

 

Por ello aparece la interrogante sobre si estamos preparados para no vivir el mismo episodio, respuesta que entregó la directora del Departamento de Ciencias Forestales de la Universidad Católica del Maule (UCM), Carmen Bravo, quien junto al académico Dr. Jorge Contreras, integran la Mesa Forestal del Maule, y que aseguró que se han realizado acciones tanto en el sector público como en el sector privado para enfrentar riesgos como los experimentados.

 

“Las empresas forestales han fortalecido sus programas de prevención y protección. Han estado trabajando más allá de sus predios en programas de prevención, ya que su área de influencia ha aumentado. También han adquirido de equipos eficientes tanto aéreos como terrestres, además de aumentar su dotación. Relevante es el trabajo que sostienen con comunidades y municipalidades en conjunto con CONAF”, explicó Bravo.

 

Aunque a juicio de la académica UCM, “las municipalidades deben asumir su responsabilidad en este tema, pues son quienes administran una comuna como cada ciudadano también se debe responsabilizar”, existen ejemplos positivos de comunidades que estaban preparadas para esta catástrofe, con el apoyo de Fundación CRATE y Caritas Chile, aportó.

 

Mesa Forestal del Maule

Es una instancia de comunicación y articulación entre diversos actores públicos y privados ligados al sector forestal regional, siendo uno de los objetivos el avanzar en la dirección de un desarrollo forestal sustentable y éticamente comprometido.

Participan de esta mesa, la cual es independiente de las autoridades gubernamentales, entidades como Pymemad, CORMA, Universidad Católica del Maule, CONAF, INFOR, UTAL, SAG, SEREMI de Agricultura, CORFO, PROCHILE, SERVIU, Colegio de Ingenieros Forestales, Corporación de Desarrollo Productivo de la Región del Maule y empresarios relevantes de la región.

“Considerando la naturaleza de la mesa forestal la evaluación es positiva, la discusión e información han permitido que cada agente participante genere las acciones tendientes al desarrollo del sector forestal”, reflexionó Bravo, quien añadió que los temas más relevantes de discusión han sido acciones de recuperación y restauración, seguros forestales para pequeños y medianos empresarios; la industria de la madera; plantaciones dendro energéticas y legislación forestal.

Desafíos

 

Carmen Bravo, quien en representación de la UCM participó en el proceso de diagnóstico de la catástrofe en conjunto con el agente asignado por USAOFDA y trabajó palmo a palmo con representantes de la ONEMI y Sernageomin, recalcó que se requiere crear conciencia y difundir la información de manera efectiva para generar confianza.

 

“Es importante avanzar en innovación tecnológica, tanto en detección como combate y prevención. Ya hay señales de esto en la adquisición de nuevo equipos de combate como el helicóptero conocido como Elvis y los equipos terrestres de combate. En materia de detección, aún funciona el sistema actual, se incluirá le trabajo con drones; pero es necesario estar observando nuevas tecnologías”, aseveró Bravo.

 

Finalmente, la directora del Departamento de Ciencias Forestales UCM, agregó que “en cuanto a organización es posible mejorar en la formalización del trabajo de los diferentes organismos que participan en la emergencia ONEMI, CONAF, bomberos, municipalidades y voluntarios. Importante es la creación de un sistema de emergencia y respuesta de América Latina, como los programas que posee la Unión Europea”, cerró.

 

Estudiantes UCM se movilizan en ayuda de emergencias por incendios forestales

Hasta el sector de Deuca, Carrizal, Empedrado y alrededores de Constitución, se trasladaron el domingo 29 de enero los estudiantes de la Universidad Católica del Maule (UCM) coordinados desde la Federación UCM Talca, integrándose a los trabajos voluntarios de apoyo para atender las necesidades más urgentes producto de los incendios forestales.

Junto a Integra Médica, más de un centenar de estudiantes del plantel, principalmente de las áreas de la salud y medicina, partieron a primera hora desde la capital regional para sumarse a las labores de emergencia, acción que contó con el apoyo institucional a través de su Dirección General de Vinculación.

Valentina Vargas, secretaria de Bienestar de la Federación de Estudiantes de la UCM Talca, señaló que “lo fundamental aquí es el compromiso y las ganas de colaborar. Nos organizamos con errores y todo, pero estamos todos motivados para apoyar en lo que se requiera. Los estudiantes vienen muy contentos, trabajaremos durante todo febrero”.

Luego de la llegada a Deuca, el Dr. Hernando Durán, director de Integramedica y concejal de Talca “hoy 15 médicos se sumaron a ayudar para entregar salud y aportar un poco en lo que sabemos hacer en este momento difícil, sobre todo si existe algún dolor o molestia, o tema psicológico. Para mí es un éxito”, quien agradeció el compromiso y pronta respuesta de los estudiantes UCM.

“Hoy se atienden necesidades puntuales, pero con el pasar de los días surgirán otras complicaciones”, alertó el médico, agregando que “desde el punto de vista sanitario los primeros días no son tan complejos, se requiere la intervención en crisis, pero las enfermedades respiratorias y gastrointestinales ocurrirán con el paso de los días, al no poseer agua potable o sistemas de mantención adecuados de los alimentos”.

Estudiantes UCM Curicó

A raíz de la catástrofe que ha afectado la región, la sede Curicó de la UCM también ha organizado diversas iniciativas para ir en ayuda de los afectados de la zona. Una de ellas fue la entrega de una carga de útiles de aseo, alimentos no perecibles, frutas y vestuario para la localidad de Los Coipos, ubicada en la comuna de Hualañé, la cual se materializó gracias a la coordinación entre la Dirección de sede, Pastoral Universitaria y una estudiante de Trabajo Social que vive en la zona y que se ofreció a canalizar la ayuda a los damnificados del sector consumido por las llamas.

Por otra parte, las escuelas de Enfermería y Nutrición y Dietética, quisieron sumarse a esta cruzada solidaria para colaborar con insumos médicos para Bomberos y por ello se unieron en representación de la sede para ofrecer en la Plaza de Armas de la ciudad un control de salud preventivo a la comunidad, además de otras acciones como pintacaritas, trencitas y venta de manzanas de la estación.

“Convocamos a estudiantes y académicos para realizar actividades con las que podamos generar recursos para costear insumos médicos que son los mayores requerimientos de Bomberos que están en las zonas. Apósitos, gotitas para los ojos y colirios son algunos de los materiales que tienen un costo elevado y por ello nuestra idea es dirigir bien los recursos para que sea efectiva la ayuda que estamos realizando”, explicó Carolina Flores, directora de la escuela de Enfermería de la sede Curicó.

Cabe señalar que esta iniciativa se extenderá hasta este martes 31 d  enero en la Plaza de Armas de Curicó y en las afueras de la zapatería El Negro (entre Yungay y Prat).

Experto llama a proteger los territorios donde crece el Ruil

Un llamado a adoptar medidas de emergencia que permitan mitigar los daños a la población de ruil –Nothofagus alessandrii-producto de los incendios forestales –árbol endémico de Chile en peligro crítico de extinción- realizó el Dr. Rómulo Santelices, director del Centro de Desarrollo del Secano Interior de la Universidad Católica del Maule, esto producto de la pérdida de más del 50% de las hectáreas existentes de la especie.

“Estamos ante la pérdida de sobre el 50% de los bosques ruil de las 314 hectáreas existentes producto de los incendios forestales ocurridos hoy”, comentó el investigador que además forma parte del Plan RECOGE de Conaf y el Ministerio del Medioambiente -restauración, conservación y gestión de especies amenazadas-.

De igual manera como se reaccionó por el daño de las araucarias en el 2015, comentó el experto, hoy se deben adoptar medidas desde lo público que permitan resguardar los territorios de bosque de ruil afectado, impidiendo con ello el avance del pino en dichos espacios.

“Afortunadamente la especie es muy resiliente y se recupera, todo dependerá de la intensidad del fuego, ya que los árboles en la mayoría de los casos tienen la capacidad de rebrotar, razón por la cual se hace urgente proteger dichos territorios donde crece el ruil”, explicó el Dr. Santelices.

Experto UTALCA aseguró que especies como el Quillay el Peumo están en riesgo de desaparecer por incendios

Académico de la facultad de Ciencias Forestales de la casa de estudios, Mauricio Ponce comenta que la flora nativa tarda hasta 30 años en recuperarse de los incendios que sólo en el Maule ha consumido más de 39 mil hectáreas.

Preocupación por la flora nativa existe en la facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Talca por la ocurrencia de incendios forestales en los últimos años y que se han intensificado durante las últimas semanas.

Al respecto Mauricio Ponce, académico de la casa de estudios comentó los riesgos congénitos que ocasionan estos desastres para el país. “Hay presencia de de especies que con lo sucedido están en serio riesgo de desaparecer. En ese espectro entran las herbáceas y arborescentes como pudiera ser el Quillay, el mismo peumo u otras como la patagua” destacó.

Las especies mencionadas por el experto son endémicas y están presentes en la zona costera, los valles y la precordillera andina. Durante el verano es la estación donde los bosques de características mediterráneas se deben proteger del fuego por las temperaturas y las labores agrícolas, aspecto destacado por el experto. “El uso del fuego tanto el labores agrícolas durante la época estival y el excursionismo propio de esos meses debiera estar por una parte restringido a cero en lo que es el agro y delimitado en zonas específicas para lo que son las actividades derivadas del montañismo por ejemplo”, aseguró.

Sin embargo el avance de los incendios forestales y su impacto en el medioambiente podría afectar aún más a las especies y su recuperación natural. “Todo depende de las condiciones del lugar, pero al menos me atrevería a decir que en 25 o 30 años es el margen de tiempo para la recuperación de la flora nativa de nuestro país tras este desastre”, finalizó Ponce.

Incendios forestales: daño económico importante e irreversible impacto ambiental

Especialista de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, Dra. Ana María Cabello, explicó los efectos que dejará en la región los siniestros que ya han consumido más de 50 mil hectáreas en la zona.

Más de 50 mil hectáreas de bosques, matorrales y pastizales han consumido varios de los incendios forestales que se han desatado en la Región del Maule, generando no sólo un daño económico y ambiental de proporciones, sino que también amenazado a poblados y centros urbanos que han debido ser evacuados ante la imposibilidad de detener el fuego.

La emergencia obliga a concentrar los esfuerzos en controlar y extinguir estos siniestros que se han visto potenciados por las condiciones climáticas: altas temperaturas y fuertes vientos han posibilitado la ocurrencia y propagación del fuego, ello unido a la mano del hombre y la poca prevención de situaciones que hacen más fácil el inicio de incendios de esta naturaleza.

Sin embargo, también ya se comienza a visualizar el daño que el fuego está causando, considerando la superficie quemada, la aptitud económica de esos terrenos y el valor ambiental de los mismos.
En este sentido, la académica de la Universidad Autónoma de Chile, Dra. Ana María Cabello, señaló que estos incendios forestales tendrán una repercusión importante en materia económica, considerando que muchos terrenos afectados son plantaciones de pino y eucalipto “Hay un impacto económico que se genera en toda la región, porque hay que pensar que la dinámica de la actividad forestal es de redes y temporal, por lo tanto, hay mucha gente que trabaja en floreo, en corta, en chipeo, en traslado y si no hay materia prima, toda esta gente se queda sin trabajo”, sostuvo.

Pero la experta sostuvo que el gran daño es en materia ambiental, calificándolo como un “impacto global”, considerando que el suelo pierde la poca materia orgánica que ha adquirido. Cabello subrayó que aun cuando las plantaciones de pino y eucalipto tienen un suelo muy pobre, podría darse la situación que se estén quemando los renovales de roble y coigüe que se había ido logrando rescatar en la región: “Al perderse esto, la vegetación nativa, se pierde el ecosistema completo, las aves, la fauna y microfauna. Consideramos que con estos incendios de la Región de O’Higgins al sur estamos perdiendo todo lo poco de nativo que nos iba quedando en la Cordillera de la Costa, y asociado a ello todo lo que era flora y fauna, por lo tanto, va a costar mucho recuperarse de esto”, planteó.

EDUCACIÓN Y GESTIÓN

La Dra. en Geografía dijo además que hay dos temas que quedan en evidencia con esta catástrofe. Uno es la falta de educación de la población, evidenciado en la poca preocupación por la limpieza de los espacios y la nula conciencia en el manejo de algunas situaciones, y lo segundo es la mala gestión en la prevención de la emergencia, traducido en poca infraestructura y capacitación “Chile ha sufrido incendios forestales importantes por más de una década y debió el país convertirse en un país más preparado, por ejemplo, capacitando a las Fuerzas Armadas en riesgos naturales y antrópicos, mejorando los materiales de apoyo en el combate de incendios e invirtiendo en tecnología”, apuntó la académica.

“¿Cómo nos vamos a recuperar de estas pérdidas? Esto generará un grave problema económico para el país en los próximos cinco años, sin contar el daño ambiental que es irreversible, irrecuperable”, finalizó Cabello.

Experta UCM alerta sobre consecuencias y aspectos relevantes de los incendios forestales

La situación por la que atraviesa gran parte de la zona centro de nuestro país producto de los incendios forestales, -se extiende entre la quinta y novena región-, es preocupante y mantiene hace varios días trabajando sin descanso a bomberos, brigadas de incendios de CONAF, voluntarios y autoridades.

Sin ir más lejos, y de acuerdo al último balance de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), las llamas han consumido 155 mil hectáreas a lo largo de Chile, lo que refleja el complejo escenario actual.

Si bien la atención por ahora está en controlar y extinguir definitivamente los incendios, también surge la duda de cuáles serán las consecuencias y panorama posterior.

“La recuperación tiene distintas etapas, en el caso de la vegetación depende de la  de la intensidad y también de extensión del incendio, la cual si es extrema, llevará largo tiempo para que la vegetación herbácea circundante llegue a colonizar el sector quemado en su totalidad. La vegetación de mayor tamaño como arbustos y árboles responden al fuego de acuerdo a su tolerancia y los mecanismos de regeneración, por lo tanto para especies con baja capacidad de resistencia al fuego el escenario es devastador”, señaló la directora del Departamento de Ciencias Forestales de la U. Católica del Maule (UCM), Carmen Bravo.

La académica y especialista UCM, agregó también que el mayor riesgo con todo lo que acontece actualmente es el daño que se provoca en el suelo, ya que las altas temperaturas provocan una pérdida tanto de los nutrientes como de la estructura del suelo, además de la materia orgánica y los microorganismos.

“Está comprobado que la diversidad de vida en suelo es muy importante para las regeneraciones y poblaciones que hay a nivel superior, si se pierde eso, es difícil de recuperar en el corto plazo”, sostuvo Bravo.

El ciclo hidrológico se altera por el aumento de escorrentía y la eliminación de los procesos de captura de agua por la vegetación, la evapotranspiración y la intercepción.

La fauna que presenta menor movilidad es la que sufre el mayor daño por el incendio. Especies con mayor movilidad como los vertebrados pueden migrar hacia sectores seguros en el momento del incendio. La  destrucción de ecosistemas y la cadena trófica en el sector afectado dificulta la recuperación de la fauna existente.

Dependiendo de la extensión e intensidad del incendio, la calidad del paisaje pos incendio puede llegar a niveles extremadamente bajos, por lo que se verán afectados los valores estéticos, ecológicos, emotivos, culturales y científicos asociados al sector afectado.

“El suelo es un recurso no renovable, y ha quedado expuesto en estos momentos, es muy importante resguardarlo y protegerlo. El suelo desprovisto de vegetación y dañado por el fuego queda expuesto a la primera lluvia de invierno y también al viento, entonces al haber perdido su estructura se produce mucha escorrentía superficial,  por lo que la erosión puede ser notable”, comentó la directora del Departamento de Ciencias Forestales UCM. El Departamento está vinculado a los profesionales insertos en la zona de peligro, a través del servicio de docencia  que ellos prestan en las temáticas de manejo de fuego, áreas silvestres,  proyectos de pequeños propietarios y regulación forestal.

Restauración

La académica Carmen Bravo recordó el episodio similar ocurrido el pasado 27 de diciembre de 2011 en el Parque Torres del Paine, donde 17.600 hectáreas se quemaron.

“Allí se realizó un plan, con implementación y monitoreo para poder lograr su restauración. La primera etapa es la rehabilitación, en el corto plazo, pero requiere de un trabajo a largo plazo, seguramente o en la mayoría de los casos no se va a lograr la condición inicial, porque replicar un ecosistema que ha llevado años en conformarse, es muy difícil de lograr”, dijo.

Además, Bravo aseveró que “Se va a demorar la recuperación de los ecosistemas y no tenemos la seguridad que se recupere totalmente, en Chile sobre restauración de grandes extensiones existe  poca experiencia”, agregando que es necesario que “se apliquen algunas técnicas de control de erosión y prevención de movimiento de masa, que en grandes extensiones es bastante costoso, el plan de restauración de las Torres del Paine tuvo un presupuesto de alrededor de los 3.200 millones de pesos, sin considerar que en el corto-mediano plazo hay muchas pérdidas que no se pueden recuperar, que se consideran irreversibles”, cerró.

Cambio paradigma

Finalmente, la académica UCM, recalcó que sabemos que los efectos del cambio climático vienen, pero Chile aún no asume que las emergencias y catástrofes van a ser pan de cada día, por la dinámica de la relación entre las actividades humanas y  el medio ambiente, la que dificulta la prevención.

“Hay que cambiar la forma de pensar, tomar decisiones que signifiquen para el Estado y privados hacerse cargo de los recursos que ellos manejan y administran, hay una responsabilidad social y ambiental que se debe asumir. Quien sea propietario o administre recursos naturales, debiera tener o ser parte de un plan prevención de contingencias y de emergencia del sector en que está emplazado lo que significa un cambio de paradigma bastante grande en la sociedad, porque la legislación vigente, hasta ahora no lo exige”, apuntó.

EXT_UCM y los artistas del Maule se unen para apoyar a Bomberos

Las actividades se desarrollarán el jueves 26 de enero, entre las 17:00 y las 22:00 horas en 3 Norte 650, entre 1 y 2 Poniente.

La Dirección de Extensión Cultural de la Universidad Católica del Maule (UCM) y los artistas del Maule, se unen para apoyar la gran labor que realiza Bomberos de Chile, en su lucha por extinguir los incendios forestales que tienen con Estado de Catástrofe la región.

Para ello, se desarrollará un evento a beneficio, en 3 Norte 650 en Talca, cuya entrada serán donaciones de agua, bebidas isotónicas y barras de cereal.

Las actividades se realizarán en el Teatro del Centro de Extensión UCM, entre las 17:00 y las 23:00 horas, comenzando con un cuenta cuentos familiar, para que los niños también puedan tomar conciencia de lo que ocurre en la zona.

Posteriormente, se presentarán Chilo Oróstica, Cantares de la región, Andrés González, Mauricio Mass, el Potrillo de Santa Rita, CosmoPiolita, Caro Carrera, Charro Nuñez y la Banda Río Claro, entre otros.

Ext UCM y los artistas se unieron en esta causa, porque sienten la necesidad de ayudar en este difícil momento, que tiene expectante a todo el país, pues no sólo la región del Maule sufre con los incendios forestales, sino que las regiones Metropolitana, del Libertador Bernardo O’Higgins, del Bío Bío y la Araucanía se han visto afectados.

Esta situación compromete de diferentes maneras a todos los habitantes, por ese motivo, la UCM genera este espacio, para que los artistas y todos los ciudadanos, puedan colaborar, dentro de sus posibilidades, con este arduo trabajo.

USS suspendió “Trabajos de Verano San Ignacio 2017” en resguardo de seguridad de 150 estudiantes

Esta mañana se iniciaría la décima versión del voluntariado más importante de la Universidad San Sebastián en Concepción, que se concentraría en San Ignacio por una semana.

Autoridades de la sede, acorde a información obtenida, a través de la Onemi de Ñuble, decidieron suspender la acción social en resguardo del contingente universitario, quienes ahora trabajarán en una campaña interna en favor de los damnificados por los incendios.

Autoridades de la Universidad San Sebastián Concepción decidieron suspender esta mañana, por primera vez en la historia, de la acción social más importante de la institución: los “Trabajos de Verano San Ignacio 2017”. Ello, a raíz de los incendios forestales que afectan a las regiones de O´Higgins, el Maule, Bío Bío y Araucanía que, si bien no perjudican a la comuna que sería beneficiada, sí pueden ser potencial peligro para la zona.

Christian Coddou Folch, director de Asuntos Estudiantiles de la institución (Dirección a través de la que se canalizan los TT.VV. junto con la Federación de Estudiantes de la Universidad San Sebastián Concepción), dio a conocer su decisión al contingente estudiantil luego de recibir información del Comité de Emergencia de la Onemi de la provincia de Ñuble. Si bien la comuna actualmente no corre riesgo, se decidió privilegiar la seguridad de los alumnos USS y, por otro lado, orientar el voluntariado a lo que será una campaña destinada a reunir materiales e insumos que beneficien tanto a damnificados por los incendios como a quienes trabajan en el combate de éstos.

“Creemos que no es responsable sumar riesgos a los lugares en los que existen emergencias, al contrario. Desde hoy quedamos a disposición de lo que nos diga Onemi, para saber qué podemos hacer desde nuestra zona hacia los sectores afectados”, precisó Paulina Mejías Puga, directora de Desarrollo Estudiantil de la USS Concepción.

En esta oportunidad en los Trabajos de Verano, de una extensión de siete días, se intervendrían cuatro colegios comunales y desarrollarían mejoras en seis casas. “A cargo de las acciones estarían 160 sebastianos, pertenecientes a 20 carreras, entre ellos, cuarenta estudiantes recién matriculados este 2017, además de algunos egresados”, contó Christian Coddou quien, si bien lamentó lo ocurrido, hizo énfasis en el objetivo del voluntariado de la institución académica, “donde nos ponemos a disposición de la realidad, y la necesidad regional hoy nos demanda otra cosa”, precisó.