Tag Archives: investigadores

Investigadores maulinos trabajan en extracción eficiente de compuesto que combate enfermedades

Se trata del hidroxitirosol que actualmente se usa en varios productos de la industria farmacéutica y que se obtendrá a través de procedimientos menos contaminantes que los utilizados hoy.

Desde hace décadas, se han hecho conocidos los beneficios para la salud que tiene el aceite de oliva. Pero no solo en su etapa final de producción, este óleo entrega sus bondades, también los subproductos que se generan en su elaboración podrían marcar la diferencia en el combate de varias enfermedades. El problema hasta ahora es que, si bien son buenos para la salud, su extracción es costosa y en el procedimiento se utilizan hidrocarburos que pueden generar contaminación del producto.

En la Universidad de Talca, un grupo de investigadores liderados por el académico Carlos Zambra lleva dos años estudiando un compuesto fenólico que se genera a partir de los desechos del aceite de oliva y que se denomina hidroxitirosol.

La iniciativa es parte de un proyecto Fondecyt Regular que se adjudicó 240 millones de pesos y que pretende realizar una extracción más eficiente, con menor costo, más limpia y con mayor concentración del compuesto que hoy es usado en la industria farmacéutica y cosmética como antioxidante y por su acción protectora cardiovascular y de disminución en el riesgo de cáncer.  Junto con esto, el hidroxitirosol es un ingrediente activo para hidratar la piel y protegerla de los rayos ultravioletas, con efectos positivos en los lunares, disminuyendo así la probabilidad de cáncer de piel.

TÉCNICA VERDE

El profesor Zambra explicó que las técnicas patentadas para su extracción actualmente son muy caras y además utilizan solventes que se generan a partir de hidrocarburos, por lo que, a través de su investigación, espera desarrollar un proceso que sea de un costo menor, a escala industrial y que incorporé elementos más limpios o “verdes”.

“Nosotros estamos proponiendo unas técnicas que usan líquidos iónicos como solventes para extraer el compuesto, en un proceso que se denomina extracción líquido/líquido, para evitar por ejemplo, que queden trazas del solvente como ocurre cuando se utilizan hidrocarburos”, indicó el académico, quien destacó el trabajo multidisciplinario del proyecto que integra la mecánica computacional con la bioquímica.

“Esperamos sentar una base para más iniciativas y desarrollos futuros que sean tangibles para la industria, como puede ser la creación de prototipos”, precisó.

Una segunda arista de su trabajo, es el desarrollo de una modelación matemática desde la propuesta de la mecánica computacional, utilizando el método de volúmenes finitos que permite simular los efectos espaciales de estos fluidos que se están analizando y, de esta forma, resolver las ecuaciones de transporte, momento, temperatura, energía y masa que se requieren para que desarrollen el proceso de obtención del polifenol más óptimo.

Como parte del proyecto, el profesor Zambra, colabora con un equipo de especialistas de la Universidad de Murcia en España, encabezados por el decano de la Facultad de Química de dicha Casa de Estudios, Pedro Lozano y que incorpora a la profesora asociada, Susana Nieto, quien es especialista en temas de catálisis enzimática.

La académica realizó una estadía en el campus Curicó de la Universidad de Talca durante dos semanas para trabajar en el desarrollo de estas técnicas con el profesor Zambra. “Estamos efectuando pruebas en nuestros laboratorios de química y hemos tenido interesantes resultados. Partiendo de esto esperamos obtener un producto con mayor concentración del compuesto”, afirmó el académico de la UTALCA.

La profesora dictó además dos conferencias sobre sus investigaciones y las tecnologías que desarrollan. “Trabajamos con solventes nuevos que se consideran verdes, que se pueden recuperar completamente para reutilizarlos, permitiendo que se usen para una gran cantidad de reacciones químicas. Hoy estos líquidos iónicos se utilizan en muchas aplicaciones, por ejemplo, en baterías de móviles, nanomateriales y para reacciones químicas orgánicas, entre otros”, explicó Nieto.

Descubren las galaxias más masivas conocidas en los primeros mil millones de años del universo

  • Manuel Aravena, astrónomo del Núcleo de Astronomía UDP forma parte del grupo de investigadores.

A través del Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA), un grupo de astrónomos ha observado recientemente la sorprendente formación de las más galaxias masivas vistas cuando el universo tenía menos de mil millones de años de edad. Esto sugiere que los bloques de construcción galácticos más pequeños pudieron ensamblarse en con bastante rapidez.

Con esto han descubierto que se retrasa aún más la época de la primera formación de galaxias masivas al identificar recientemente dos galaxias gigantes vistas cuando el universo tenía solo 780 millones de años, o aproximadamente el 5 por ciento de su edad actual.

ALMA reveló que estas galaxias inusualmente grandes se encuentran dentro de una estructura cósmica incluso más masiva, un halo de materia oscura, varios miles de millones de veces más masivo que el Sol.

Las dos galaxias están tan cerca, -aproximadamente la misma distancia desde la Tierra al centro de nuestra galaxia-, que pronto se fusionarán para formar la galaxia más grande jamás observada en ese período de la historia cósmica.

Este descubrimiento proporciona nuevos detalles sobre la aparición de galaxias grandes y el papel que desempeña la materia oscura en el ensamblaje de las estructuras más masivas del universo.

“Con estas exquisitas observaciones de ALMA, los astrónomos podemos ver la galaxia más masiva conocida en los primeros mil millones de años del universo en el proceso de ensamblarse”, señala Dan Marrone, profesor asociado de astronomía en la Universidad de Arizona en Tucson y autor principal de la publicación.

Los astrónomos están viendo estas galaxias durante un período de la historia cósmica conocido como la Época de la Reionización, cuando la mayor parte del espacio intergaláctico estaba impregnado de una niebla oscurecedora de gas de hidrógeno frío. A medida que se formaron más estrellas y galaxias, su energía eventualmente ionizó el hidrógeno entre las galaxias, revelando el universo tal como lo vemos hoy en día.

“Todas estas observaciones con ALMA están transformando la forma en que entendemos las formación de las primeras galaxias del universo, no solamente enseñándonos cuándo se empezaron a formar, sino que también mostrándonos los procesos a través de los cuales estas galaxias crecen”, señala Manuel Aravena, astrónomo del Nucleo de Astronomia de la UDP y co-autor de la investigación.

El artículo científico titulado “Crecimiento de una galaxia en un halo masivo en los primeros mil millones de años de historia cósmica”, fue publicado en la destacada revista Nature.

Investigadores ULS forman parte de colaboración internacional ganadora del “Descubrimiento científico del 2017 en Física”

  • La primera observación multimensajera de ondas gravitacionales en la que participaron astrónomos de la Universidad de La Serena, fue nombrada por la prestigiosa revista “PhysicsWorld” como el descubrimiento del año. 

La historia registra el 17 de agosto de 2017, como la fecha en que el entendimiento del Universo cambiaría para siempre.

A las 12:41:06 UTC el telescopio espacial  FERMI, diseñado para detectar emisiones de alta energía provenientes del Universo profundo, lanzaba una inusual alarma. Había detectado una señal muy intensa observable desde el hemisferio sur del mundo. Seis minutos más tarde de la detección se encendían las alarmas en la tierra. Los observatorios de ondas gravitacionales LIGO en Estados Unidos y VIRGO en Italia detectaron una señal que según sus datos, sería causada por la colisión de dos estrellas de neutrones que procedía desde la misma región en el cielo donde el telescopio espacial FERMI había detectado la emisión de alta energía. Algo pasaba.

A las 13:21 UTC los científicos encargados de los observatorios LIGO y VIRGO enviaron  un mensaje a sus colaboradores: se había detectado una nueva onda gravitacional y era altamente probable que la causara la colisión de dos estrellas de neutrones. Era la señal que se esperaba.

El resto es ya historia. La colaboración internacional LVC/EM trabajó en conjunto durante semanas para anunciar al mundo dos meses más tarde, que se había observado por primera vez al causante de una Onda Gravitacional.

Todo este trabajo fue reconocido recientemente por la prestigiosa revista “PhysicsWorld”, quien premió a la colaboración LVC/EM con el premio “Descubrimiento científico del año 2017”.  “El premio es tanto nuestro como de todos los integrantes de la colaboración”, expresó el investigador del Instituto Multidiciplinario en Ciencia y Tecnología de la Universidad de La Serena, Dr. José Luis Nilo Castellón, quien puntualizó que “la ULS es miembro de LVC/EM al integrar la colaboración TOROS, con la cual firmamos un acuerdo de entendimiento. Somos parte de TOROS gracias al acceso preferencial que tenemos como Universidad a los Telescopios T-80, ubicado en Cerro Tololo, y  FALCON, ubicado en Cerro Mamalluca”.

El astrónomo es uno de los investigadores principales en Chile de la colaboración TOROS, quien junto a los académicos del Departamento de Física y Astronomía del plantel estatal, Dres. Amelia Ramírez, Héctor Cuevas y Sergio Torres, estuvieron trabajando en silencio durante dos meses debido a una de las cláusulas de confidencialidad firmadas con LVC/EM al integrarse a la colaboración.

“Fueron dos meses muy exigentes, muy complejos. No se podía fallar en nada y no podíamos decir nada debido a las rigurosas clausulas existentes en el acuerdo de entendimiento que firmamos con TOROS”, comentó el Dr. Nilo Castellón, quien agregó que “el último año habíamos estado trabajando constantemente en mecanismos de análisis, simulaciones, protocolos de seguridad y comunicación interna, transferencia de datos, reuniones semanales de coordinación y un larguísimo etc. Poca gente sabe pero hubo falsas alarmas antes de esta señal, otras tantas alarmas que fueron ensayos sorpresa. Todo un trabajo que buscaba desarrollar técnicas de reacción con la idea de proceder eficientemente ante la eventual detección de una nueva onda gravitacional por parte de LVC”.

“El trabajo colaborativo fue fundamental”, afirmó el profesional, quien es claro en señalar que “es un cambio absoluto en el paradigma de la investigación científica. En nuestro caso se conjugó la visión estratégica de Amelia Ramírez y Héctor Cuevas al lograr traer a Chile el Telescopio FALCON, la estrategia grupal de trabajo que tiene Sergio Torres, ya que gracias solo su gestión nos fue posible tener acceso al telescopio T80 como socio estratégico en Chile, y el apoyo de las Dirección de Investigación y Desarrollo, y la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado, que apostaron por este proyecto. Sin estas piezas claves, que se la jugaron al 100%, estaríamos viendo esta noticia desde la galería. Pero no. Ahora nos toca ser también parte de la historia y desde nuestra Universidad”, aclaró el investigador.

Facultad de Ingeniería convocó a líderes mundiales en electrónica de potencia

  • Investigadores y profesionales de distintos países analizaron las múltiples aplicaciones que se exhiben en el mundo en este ámbito de la electrónica y sus potencialidades.

En avances tecnológicos como las energías renovables, sistemas de automatización y la robotización, entre otros ámbitos, está presente la electrónica de potencia, área respecto de la cual la Facultad de Ingeniería tuvo un reconocimiento internacional, a través Spec 2017, la Conferencia del Cono Sur en Electrónica de Potencia que le correspondió liderar.

El Laboratorio de Conversión de Energía estuvo en la organización de este evento, conjuntamente con el Instituto Internacional de Ingenieros Eléctricos y de Electrónica (IEEE). Destacados investigadores de 29 países y más de 180 ingenieros, profesionales y docentes participaron en Spec (por su sigla en inglés, Southern Power Electronics Conference), encuentro que por primera vez se desarrolló en Chile, tras ediciones anteriores en Brasil y Nueva Zelanda.

El decano de la Facultad de Ingeniería, Claudio Tenreiro, destacó esta cita representa una consolidación de la electrónica de potencia como un área tecnológica. “Esta conferencia es un reconocimiento nacional e internacional al trabajo que sistemáticamente han generado los académicos de la Facultad en este tema. Por lo tanto, que la IEEE haya confiado en nosotros significa que estamos en las grandes ligas del ámbito de electrónica de potencia”, recalcó.

“En Chile nos estamos posicionando en avances tecnológicos como las energías renovables, sistemas de automatización, robotización u otros ámbitos que son usuarios de electrónica de potencia. Además, en la gran minería hay otro campo de aplicaciones de este sistema y ahora nosotros jugamos un rol fundamental en este tipo de tecnología”, afirmó.

Spec se llevó a cabo en cuatro días y el lugar elegido fue Puerto Varas. El programa se inició con diez tutoriales dictados por expertos de Reino Unido, Alemania, Chile, Dinamarca, Estados Unidos, Canadá y Australia. En esta primera jornada los asistentes asistieron a cursos breves sobre diferentes áreas como el modelo de control predictivo de los sistemas de conversión de energía eólica y técnicas de optimización para plantas de energía solar.

Para discutir temas actuales e innovadores en el campo de interés de la Sociedad de Electrónica de Potencia, se efectuaron nueve charlas plenarias en las que destacaron personalidades internacionales como Frede Blaabjerg, de la Universidad de Aalborg (Dinamarca), uno de los investigadores en ingeniería más citado en el mundo.

Además de las conferencias, se presentaron 147 artículos en sesiones posters para transferir resultados de investigaciones en esta conferencia anual del hemisferio sur, dentro de los cuales la Sociedad de Electrónica de Potencia destacó a diez estudiantes de doctorado que recibieron una beca por sus destacadas contribuciones.

El presidente de la mencionada sociedad, Alan Mantooth, destacó la organización de este evento técnico y especialmente el lugar elegido con ese fin. “Estoy muy contento del trabajo que ha liderado la Universidad de Talca, porque además de ofrecer interesantes conferencias a la comunidad científica, ha desarrollado dinámicas actividades para formar redes sociales y conectarse con colegas de todo el mundo”.

Por su parte, el profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica, Marco Rivera, quien dirigió el comité organizador de Spec 2017, explicó que en la planificamos de este evento se consideró el objetivo de brindar a los profesionales que participamos en la sociedad mundial de electrónica de potencia la oportunidad de ampliar su crecimiento.

GRANDES EXPONENTES

“Spec contó con tremendos exponentes que entregaron su conocimiento y experiencias en diferentes ámbitos pero, además, logramos cautivar a los asistentes con los bellos paisajes. Este tipo de encuentros también son una instancia para compartir con colegas y por eso hicimos también otros eventos”, señaló.

El presidente del capítulo de la sección Chile de la Sociedad de Electrónica de Potencia IEEE, Samir Kouro, se manifestó orgulloso de la organización de la conferencia. “En estos momentos Chile es epicentro mundial porque cuenta con expertos internacionales que están discutiendo los nuevos avances y nos muestran lo que se está desarrollando en el mundo en este tema. Están ocurriendo tantas cosas en el área de energía, como la electromovilidad, una rama de la electrónica de potencia que es una de las tecnologías más habilitantes”, comentó.

 

 

Investigadores UTALCA crean sensores de bajo costo para mejorar calidad de las cosechas

  • Los dispositivos permiten generar gran ahorro en pequeños y medianos agricultores, permitiéndoles elegir la fruta en su estado óptimo de maduración.

Con sensores fabricados en el país, investigadores de la Universidad de Talca (UTALCA) buscan optimizar las cosechas. Los dispositivos de bajo costo cuyo valor asciende a solo 150 mil pesos, permite a los productores diferenciar la calidad y el momento óptimo de cosecha de cada parcela sembrada, según la variabilidad de campo o variabilidad espacial.

La iniciativa desarrollada por el Programa de Adaptabilidad al Cambio Climático en la Agricultura (A2C2) y la Escuela de Ingeniería Civil Mecatrónica de la casa de estudios Maulina, podrá mejorar considerablemente la producción de la fruta que se exporta.

César Acevedo, profesor Asociado de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UTALCA y coordinador de la línea de Investigación sobre Variabilidad Espacial del Programa A2C2, indicó que el cambio climático es un fenómeno que viene para quedarse y que impacta en la producción agrícola. Cada vez hay menos agua y las temperaturas promedio están aumentando entre 1 y 1,5 grados, lo que afecta la producción y la fisiología de frutas y vides.

APLICACIONES EN VIÑAS

Con los sensores se puede distinguir entre las uvas óptimas para vinificación y aquellas que no cumplen con los estándares. De esta manera, solo aquellas que están en condiciones ideales, serán usadas en la producción.

Acevedo explicó que “una de las aplicaciones más útiles es la cosecha diferenciada, es decir, optimizar esta y definir su momento oportuno, haciendo más eficientes los lotes con mayor potencial de calidad y vinificar esta fruta de forma separada de la que no cumple los requisitos. Esto genera que la calidad del lote óptimo no se pierda. El viticultor normalmente cosecha todo al mismo momento mezclando ambos lotes perdiéndose la fruta de alta calidad al mezclarla con la de calidad inferior”.

Actualmente, la tecnología disponible en el país no permite a los productores discriminar entre calidades de fruta. “Por ejemplo, para el riego y aplicar químicos en la fruta se requiere de información y del estado fenológico de la planta. Actualmente se hace una medición y se considera  que todo el campo está en el mismo estado. Esto es falso ya que gracias a los sensores se detectan grandes variabilidades en los campos, por lo que no se pueden hacer aplicaciones homogéneas sino que específicas considerando la variabilidad propia de las unidades productivas” agregó Acevedo.

AGRICULTURA DE PRECISIÓN

Para César Acevedo, con la variabilidad espacial  -línea de investigación que sigue dentro del a UTALCA- “podremos conocer aquellos sectores que crecen de manera exuberante versus los que crecen de manera deficiente. Considerándose por ende una diferencia en el manejo de la producción, como manejo de follaje o de riego. Estas diferencias gatillan pérdida de rendimiento y de calidad potencial de la fruta a producir”.

La Variabilidad Espacial ha existido siempre en la agricultura. Cuando se ingresa a un campo y se observa el crecimiento y calidad de la fruta comúnmente existe una diferencia dentro de las unidades productivas, sean grandes o pequeñas. Estas se pueden monitorear también a través de imágenes satelitales o aéreas como con la utilización de drones, o bien, a través de mediciones con sensores instalados en terreno y distribuidos espacialmente. Estas mediciones identifican todos los sectores de comportamiento diferente desde un punto de vista fisiológico, de rendimiento y cualitativo.

“La Agricultura de Precisión y Variabilidad Espacial actualmente tienden a la utilización de pequeños sensores que, a la larga, serán de bajo costo y desechables. Estos deben evolucionar de tal forma que sean baratos para poner muchos de estos en los campos para información y gestionar la variabilidad espacial de sus predios en función de este sensoramiento.  Este es el futuro de la agricultura”, puntualizó  el investigador.

UDP gana subvenciones para investigadores que inician su carrera científica

  • El Núcleo de Astronomía UDP se adjudicó 4 postulaciones al concurso que busca incluir nuevos talentos en la academia.

Reconociendo el rol fundamental que juegan las universidades en el desarrollo científico-tecnológico del país, CONICYT llamó recientemente a concurso público para la “Subvención a la Instalación en la Academia” de nuevos talentos en el campo de las ciencias. El objetivo fue promover la inserción, en instituciones chilenas, de investigadores que inician su carrera científica.

Los resultados de este concurso se dieron a conocer este jueves, indicando que la Facultad de Ingeniería y Ciencias UDP se adjudicó las cuatro postulaciones que presentó. CONICYT otorgó un total de 16 postulaciones en todo el país, siendo la UDP la única institución que se adjudicó más de una postulación, a través del Núcleo de Astronomía.

Con esto, el Núcleo de Astronomía UDP continúa su avance en el ámbito de la ciencia, posicionándose al más alto nivel internacional.

Reconociendo el rol fundamental que juegan las Universidades en el desarrollo científico-tecnológico del país, CONICYT llamó recientemente a concurso público para la “Subvención a la Instalación en la Academia” de nuevos talentos en el campo de las ciencias. El objetivo fue promover la inserción, en instituciones chilenas, de investigadores que inician su carrera científica.

Los resultados de este concurso se dieron a conocer este jueves, indicando que la Facultad de Ingeniería y Ciencias UDP se adjudicó las cuatro postulaciones que presentó. CONICYT otorgó un total de 16 postulaciones en todo el país, siendo la UDP la única institución que se adjudicó más de una, a través del Núcleo de Astronomía.

Con esto, el Núcleo de Astronomía UDP continúa su avance en el ámbito de la ciencia, posicionándose al más alto nivel internacional.

Investigadores de la USM desarrollan proyecto enfocado al monitoreo de neumáticos mineros

  • El estudio, de tipo multidisciplinario, busca la caracterización de metamateriales magnéticos para la detección remota de rupturas en neumáticos de gran escala, utilizados en la industria minera.

 Con el objetivo de diseñar y generar un sistema de monitoreo de tensiones al interior de los neumáticos mineros, para detectar en tiempo real complicaciones como pinchazos y fallas incipientes y así programar su adecuado mantenimiento, son las principales características de un proyecto de I+D que actualmente está desarrollando un equipo de académicos de la Universidad Técnica Federico Santa María.

La investigación, nace como respuesta a una problemática que sucede en el área minera y que se relaciona con la escasa capacidad de predicción de tensiones de ruptura de la llanta, las que comprometen la seguridad del operador y el uso planificado de vehículos que transportan toneladas de mineral diariamente.

Carlos García, Director de este proyecto y académico del Departamento de Física, comenta que “la idea de esta investigación es la detección de tensiones antes de que haya una ruptura en el neumático y generar un sistema que sea capaz de monitorear estas fallas antes de que se produzcan grietas, para determinar el estado de desgaste o de tensiones en el material. En las ruedas de los camiones mineros, por ejemplo, cuando un neumático estalla producto de estas rupturas, es muy fuerte la explosión, entonces los trabajadores deben alejarse a unos 100 metros de distancia, por temas de seguridad”.

De esta forma, esta investigación pretende detectar tempranamente este tipo de dificultades en los neumáticos – cuyas medidas suelen alcanzar los 4,3 metros de diámetro – y así evitar un daño más catastrófico y extremo, como el descrito por el profesor García.

En esta primera etapa del proyecto, se pretende realizar una prueba de concepto que consiste en calcular la tensión sobre el caucho del neumático a través de la medición de ondas electromagnéticas. Para ello, se están desarrollando técnicas experimentales y simulaciones computacionales, que pretenden optimizar la distribución de microhilos en el metamaterial, que consiste en caucho con los microhilos incorporados, así como caracterizar la respuesta de absorción de microondas cuando está sometido a diferentes tipos de tensiones.

“En estos momentos, estamos en la fase de insertar unos microhilos que importamos desde el extranjero, al interior del polímero. La instalación del sistema detector, en tanto, se hará a través de un dispositivo que revelará la variación de la absorción de microondas debido al cambio en la respuesta magnética del sistema, en presencia y ausencia de tensiones internas y externas. Todo esto se realizará a través de la compra de diversos equipos de generación y detección de microondas”, explica García.

Con este proyecto, se explora un novedoso nicho de investigación, el que también contempla un aspecto económico importante al trabajar con un material inteligente o metamaterial de baja complejidad. Asimismo, se entrega una solución tecnológica a un costo aceptable y que tiene un alto impacto en la industria minera, que en este minuto es clave para nuestro país.

Además, considerando que los sistemas a estudiar pasan desde conocimientos avanzados de magnetismo, fabricación de polímeros, ingeniería de alta frecuencia y modelación computacional, este proyecto se convierte en un estudio multidisciplinario.

Es importante mencionar que esta investigación –financiada por el Programa IDeA en Dos Etapas de Conicyt- también cuenta con la participación de Christopher Cooper, como Director Alterno, perteneciente al Departamento de Ingeniería Mecánica, además de Cristian Acevedo y Felipe Chacana como Investigadores, todos de la USM.

Investigadores revelan las antiguas prácticas alucinógenas del salar de Atacama

  • Más de un millar de piezas arqueológicas de madera y hueso, entre tabletas, tubos para inhalar, pilones, morteros, espátulas y cucharillas, forman parte de la colección del Museo R. P. Gustavo Le Paige S.J. de la Universidad Católica del Norte.

Desde el año pasado, un equipo de científicos encabezado por la arqueóloga y académica de la Universidad Católica del Norte (UCN), Dra. Helena Horta, lleva adelante un estudio sobre los aspectos sociales y rituales de la práctica alucinógena en las sociedades que habitaron el salar de Atacama en tiempos prehispánicos, analizando los componentes de los ajuares funerarios de cinco cementerios seleccionados.

La investigación se denomina “Estudio multidisciplinario sistema religioso atacameño: parafernalia alucinógena, cronología y diferenciación social (500-1500 d.C.)” y es financiada por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt) de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt).

Este trabajo multidisciplinario se lleva a cabo con un equipo de investigadores compuesto por el químico de la U. de Santiago, Dr. Javier Echeverría; la bioantropóloga de la UCN, Dra. Susan Kuzminsky; y la arqueobotánica de la Universidad SEK de Santiago, Alejandra Vidal.

La principal hipótesis de dicha investigación es que esta práctica solo habría arribado al área atacameña como resultado de la influencia religiosa Tiawanaku, difundida ampliamente en el centro-sur andino, y que a partir de esto los atacameños empezaron a plasmar su propio estilo de acuerdo con su cosmovisión y su particular sistema de creencias basado en una religión de carácter chamánico.

Asimismo, se busca probar que los individuos portadores de parafernalia sicotrópica habrían sido miembros de una incipiente elite al interior de la sociedad atacameña de la época, y que no todos habrían sido chamanes por el simple hecho de contar con algún elemento de la parafernalia en sus respectivas tumbas.

Para evidenciar esta hipótesis se están realizando una serie de análisis de residuos que han sido extraídos de los equipos inhalatorios, en la búsqueda de nuevos vegetales con alcaloides. “También estamos esperando resultados de muestras que han sido enviadas para fechados radio carbónicos, a fin de tener más claridad respecto a los tramos temporales en los que nos estamos desenvolviendo. A su vez, estamos realizando experimentaciones arqueológicas sobre manufactura de objetos en diferentes materialidades. La arqueología experimental está resultando muy útil para entender cómo se trabajaba el hueso, el mineral de cobre y la madera, entre otros. Observamos que hay tradiciones y conocimientos milenarios que se van transmitiendo de generación en generación respecto a dichas manufacturas”, precisó Helena Horta.

La investigadora adelantó que saben que la semilla molida del cebil (Anadenanthera colubrina var. cebil) estaba involucrada en estas prácticas. “Este árbol se encontraba de forma natural en la vertiente oriental de la cordillera de los Andes, en forma de bosques en el noroeste de Argentina, lo cual marca una diferencia ecológica importante con el desierto de Atacama, donde solo se dan el algarrobo, el chañar y el molle, por lo cual el cebil debía ser importado desde dicha región”.

INSTRUMENTOS MUSICALES

Mónica Gudemos, arqueomusicóloga de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, se integró a este equipo en colaboración internacional para estudiar los instrumentos musicales prehispánicos, pues la música fue sin duda un elemento importante para propiciar los estados de trance en los rituales.

Para ello, examinó instrumentos musicales de las colecciones arqueológicas de la Corporación Cultural de Calama y del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo R. P. Gustavo Le Paige S. J. de la UCN. En este último, registró silbatos, campanas, antaras y sonajeros, entre otros instrumentos. “Hay una gran variedad de trompetas que hemos trabajado junto a personal de conservación, en consolidarlas, porque son de un material muy frágil… Ahora también encontramos tubos de trompeta para embutir unas con otras, con un ensamblaje perfecto. Un trabajo de pulido realmente maravilloso y que posiblemente estén hechos con materiales no locales, sino de un poco más al sur, lo cual es muy importante, ya que abre toda una línea de investigación”, dijo Mónica Gudemos.

Tanto los estudios previos como algunos avances de esta investigación fueron divulgados en la charla “Alucinógenos, rito y música: el sistema religioso atacameño en tiempos prehispánicos”, realizada por Helena Horta, Mónica Gudemos y Javier Echeverría en la Corporación Cultural de Calama.

Esta investigación concluirá en 2019, cuando se obtendrán los resultados finales que sin duda contribuirán a un mayor conocimiento de las prácticas alucinógenas en el área atacameña e incluso en el área circumpuneña (noroeste de Argentina y el altiplano sur de Bolivia, la cuenca del río Loa, la costa de Antofagasta y el salar de Atacama).

Investigadores de alto nivel se reunieron en la UCM

  • Investigadores representantes de diferentes universidades del país se dieron cita en la Universidad Católica del Maule para participar de la Primera Jornada de Investigación del IV Concurso de Anillos de Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades.

Un especial motivo de celebración para la ciencia en Chile, significó la realización de la Primera Jornada de Investigación del IV Concurso de Anillos de Investigación en Ciencias Sociales y Humanidades, realizada en la Universidad Católica del Maule el jueves 17 de agosto en Talca.

En ella se reunieron académicos e investigadores del más alto nivel que trabajan junto al Programa de Investigación Asociativa (PIA) de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt), quienes compartieron sus positivas experiencias en relación a proyectos que desde la ciencia generen positivos impactos en el país.

En la jornada hubo acuerdo sobre que una de las claves para el éxito de las iniciativas científicas es la colaboración, siendo relevante tanto la cooperación entre universidades y núcleos de investigación, como entre investigadores de diferentes áreas para generar conocimiento nuevo con impacto social.

Dando la bienvenida al grupo de investigadores, el rector de la Universidad Católica del Maule, Dr. Diego Durán, expresó: “Frente a la discusión que hoy estamos teniendo sobre que unas universidades pertenecen al Estado y otras no, esa cuestión se diluye y desaparece completamente cuando se trata de establecer este tipo de trabajo conjunto. Estos proyectos Anillo se hacen precisamente con la colaboración entre distintas instancias y universidades, donde pesa más las capacidades de cada uno y el aporte que se hace al conocimiento y el servicio que presta, que la definición política o administrativa al cual pertenecen”.

Estrategia y metas

Sobre las metas que representa este trabajo impulsado desde el nivel central, Isabel Meneses, directora de PIA de Conicyt, comentó que la estrategia definida para superar la falta de recursos específicamente para apoyar proyectos de investigación de ciencias sociales es incorporando el trabajo multidisciplinario, lo que permite apalancar recursos.

“Queremos mantener e ir escalando esta estrategia, y lo hemos logrado con algunos temas que se reconocen a nivel de conversación diaria que son importantes para el país. Por ejemplo, en educación hemos logrado fondos para centros de investigación de alrededor de 900 millones de pesos anuales, y otros temas como patrimonio, inmigración, envejecimiento de la población, salud pública”, indicó la directora.

Otra clave es que los proyectos de investigación sean capaces de demostrar que generan un impacto a nivel social, sobre lo cual la directora de PIA expresó: “Creo que existen los temas claves que pueden ser colocados sobre la mesa a las personas que distribuyen los presupuestos de la nación para decir aquí tenemos una situación conocida por todos y requerimos recursos para desarrollar investigación al respecto”.

Respecto a cómo impactará el Ministerio de Ciencia, Isabel Meneses, expuso que “hoy dependemos del Ministerio de Educación y eso significa que estamos compitiendo con un tema que es muy relevante para el país. La ciencia en Chile es una cosa menor y escucho un discurso muy bien intencionado, pero cuesta mucho y finalmente aparecen otros problemas más atingentes y prioritarios”, agregando que “en la medida que seamos capaces de demostrar que muchos de esos problemas pueden ser solucionados, desde la labor científica estaremos aportando”.

En ese sentido, a juicio de la directora de PIA, el Ministerio de Ciencia permitirá desarrollar de mejor manera esa estrategia, para mostrar que se está dando solución a problemáticas de relevancia para el país.

La Dra. María Teresa Muñoz, vicerrectora de Investigación y Postgrado de la UCM, uunto con agradecer la jornada impulsada por el CEMIN que dirige la académica, Dra. Susan Sanhueza, destacó que “queremos invitar a la colaboración y poder conocer y discutir sobre las iniciativas que están realizando otras universidades. En base a esto queremos que se generen nuevos proyectos que representen cambios y propuestas de impacto para el país”.

En la jornada expusieron representantes de las Universidades de Chile, de Talca, de Tarapacá, de Concepción y de la UCM.

Científicos de la UCM desarrollan tecnología para estimar cantidad de aceite en un olivo

Un grupo de investigadores de ingeniería y agronomía de la Universidad Católica del Maule (UCM) se encuentran trabajando en el desarrollo de una tecnología que permita establecer la cantidad de aceite de oliva presente en un cultivo, innovación con el apoyo del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef) que presenta la ventaja de no generar daño en los frutos mediante el uso de tecnología infrarrojo.

La iniciativa que desde el Laboratorio de Investigaciones Tecnológicas en Reconocimiento de Patrones lidera el director del Magíster en Ciencias de la Computación impartido por la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la UCM, Dr. Marco Mora, se lleva adelante junto al académico de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, Claudio Fredes, quienes desde 2013 vienen trabajando este trabajo.

El Dr. Mora, aseguró que este logro fue fruto de un arduo recorrido, que implicó mucho trabajo para afinar su hipótesis, con pasantías internacionales de por medio, justamente lo que llevó a cruzar sus caminos con el de la Dra. Belén Diezma, investigadora de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid-España.

“Es especialmente emocionante para mí, porque de una manera plasma lo que mi grupo de investigación viene tratando de implementar hace décadas, como lo es que la tecnología, modernización, optimización se unan a la agricultura. Veo que en una institución como la U. Católica del Maule esa filosofía y forma de trabajar se está haciendo una realidad de manera sistemática”, apuntó la académica española, quien también aprovecho de exponer sobre la realidad de su universidad y las posibilidades de concretar conexiones y colaboraciones en postgrado.

“Nos decidimos por el proyecto, porque habíamos encontramos un nicho que en la región del Maule no existía, en el cual había muy poca experimentación y que podríamos mostrarlo como un proceso relevante tanto para la región como para el país y con proyecciones internacionales”, aseguró el Dr. Mora, quien además agregó que “vislumbramos que nuestros sueño de crear tecnología para la agricultura se ve más cerca, aunque siempre trabajando con humildad y disciplina”.

Vinculación internacional

Esta investigación despertó el interés de la Dra. Belén Diezma, quien estará en la región del Maule un par de semanas apoyándolos y conoció más detalles sobre la iniciativa científica en un desayuno celebrado a finales de marzo junto a autoridades del plantel.

En la ocasión, participaron la Vicerrectora de Investigación y Postgrado, Dra. María Teresa Muñoz; los decanos de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería y Ciencias Agrarias y Forestales, Dra. Angélica Urrutia y Nelson Loyola; el director de Investigación, Dr. Pablo Méndez; entre otros directivos y académicos.

“Tenemos una visión muy positiva de todo el desarrollo que ha tenido la Facultad de Ciencias de la Ingeniería en el ámbito de la vinculación, ya que no solo se proyecta en aumentar los productos, sino que en tener un impacto en la comunidad y sociedad, eso lo valoramos bastante, porque genera cambios, y no exclusivamente a nivel nacional, sino que también internacional”, aseguró la VRIP UCM, Dra. María Teresa Muñoz.

Finalmente el académico UCM analizó el objetivo que Fondef tiene para apoyar a los investigadores, asegurando que más allá de buscar exportar materias primas, es hacer una actividad más compleja en el país, pudiendo desarrollar tecnología para estos procesos productivos.

“Chile está dentro de los 10 mayores exportadores de aceite de oliva del mundo, si nosotros instalamos algo aquí, tenemos nueve mercados más para explorar, es una oportunidad que tenemos en las manos”, cerró el Dr. Mora.