Tag Archives: invierno

Comenzaron Escuelas de Invierno en la U. Autónoma

  • En su versión número 12, las Escuelas de Temporada incluye cursos para la comunidad en las áreas de salud, informática, derecho, inglés, arte, entre otros.

Hasta el miércoles 25 de julio se estará desarrollando en la Universidad Autónoma de Chile la
versión número 12 de las Escuelas de Invierno, tradicional instancia de la casa de estudios
superiores en donde se entrega la posibilidad de formación a la comunidad en diversas áreas
del conocimiento con programas certificados que están a cargo de destacados docentes e
investigadores de la institución.

En este período se incluyen cursos de Primeros Auxilios y RCP Básico, Inglés Básico,
Computación Básica para la Tercera edad, Manejo y Cuidado de la Voz, Derecho de Familia,
Prevención y Cuidado de Mascotas, Taller de Pintura para niños de 5 a 10 años y Planificación
Estratégica para Pymes.

“La Universidad Autónoma de Chile ha iniciado su 12º Escuela de Invierno destinada a ofrecer
cursos y talleres a la comunidad del entorno en este período de vacaciones. Estos cursos son
dictados por profesores del mejor nivel, la mayoría con grado de magíster o doctorado, de
manera que la calidad del curso está asegurada, y son realizados en nuestras instalaciones
para que las personas que participan en ellos aprovechen muy bien estos días de estudios
universitarios, algo que es ampliamente valorado por los participantes. Para nosotros es
también satisfactorio poder contribuir a la mejor formación de la comunidad en los ámbitos
que ofrecemos”, explicó el Director de Extensión y Comunicaciones de la institución, Mg. César
Hernández.

Daniela Durán es una de las alumnas asistentes al curso de Primeros Auxilios y RCP Básico. Esta
estudiante universitaria destacó el nivel del taller. “Nos enseñaron mucho de teoría que es
aplicable a la vida diaria y eso ayuda bastante”, valorando además la opción de tomar estos
cursos en período de vacaciones de invierno. “Es una oportunidad muy positiva para personas
de distintas edades, porque son cursos gratuitos que están al alcance de cualquiera”, dijo.

De hecho, muchos de los alumnos en los distintos cursos que se están impartiendo este 2018 ya han pasado por algún taller en años anteriores, como el caso de Pedro Passalacqua, un
microempresario talquino que completó el Curso de Computación Básica para la Tercera Edad
en 2017 y este año tomó el de Manejo y Cuidado de la Voz.

Respecto de los cursos, la docente de Primeros Auxilios y RCP Básico, Pamela Castillo, destacó
que son talleres que brinda la universidad como “una ayuda muy importante para la
comunidad de manera de tener personas capacitadas para afrontar este tipo de situaciones
que muchas veces son frecuentes en algunos lugares. Este vínculo que hay entre la universidad
y la comunidad es muy importante para poder entregar este tipo de conocimientos”, sostuvo.

La casa de estudios superiores es una institución acreditada hasta el año 2019, incluyendo el
área de investigación, por lo que este tipo de escuelas representa una oportunidad única para
aprender y actualizar contenidos, impartidos con una metodología dinámica, cercana y de
excelencia.

Experto descarta que bajo nivel de lluvia en otoño se reitere en invierno

El Encargado del Laboratorio de Meteorología de la Universidad de Santiago de Chile, Álvaro Mauro, sostiene que a pesar de que la capital vive el otoño más seco desde 2014, la estación es altamente variable en términos de precipitaciones, por lo que considera que la situación es “normal”. En ese sentido, considera que no hay factores que hagan prever que los niveles de agua caída entre los meses de junio a agosto se vean perjudicados.

 

Solo 1,7 mm ha llovido en Santiago, la cifra más baja desde 2014, en que a la primera semana de mayo había precipitado 1,1 mm. Con estas cifras, la capital enfrentaría el otoño más seco de los últimos cuatro años.

Pese a que la situación genera preocupación, el Encargado del Laboratorio de Meteorología de la Universidad de Santiago, Álvaro Mauro, considera que la situación es “normal” para una estación altamente variable en términos de precipitaciones. En ese sentido, considera que esto se normalizará a principios de junio.

“No es para alarmarse ni decir que estamos en un periodo de sequía. Hay una estacionalidad seca, pero, en términos generales, se prevé que esto se regularice al término del otoño y la entrada del invierno”, sostiene.

A su juicio, esto se debe a que este año no se verá afectado por la magnitud del fenómeno de La Niña que afectó a los últimos cuatro años anteriores. De hecho, enfatiza que según el Boletín de Pronóstico Estacional, lo más probable es que este invierno sea neutro, lo que implicaría “que estamos entrando en una situación normal para la zona central”, explica.

El académico especifica que si en Santiago debiese llover en el orden de los 320 milímetros en el año, el invierno debiera aportar con el 60% de esa cantidad. Por lo tanto, asegura que solo en junio debiera precipitar entre 50 a 60 milímetros en Santiago.

“En la zona central debiésemos esperar una normalización de las precipitaciones hacia el invierno”, concluye.

Experto UCM descarta invierno lluvioso

El decano de la Facultad de Ciencias Básicas de la U. Católica del Maule, Raúl Becerra, quien realizó un posgrado en Estados Unidos en Biología Marina y Ciencias Ambientales, explicó por qué se producen estas fuertes lluvias y desestimó que el invierno se presente con intensas precipitaciones.

Al respecto, Becerra explicó que estamos viviendo la transición entre la corriente del Niño y la Niña, lo que comúnmente conocemos como tiempo “normal”, por lo que las precipitaciones no deberían superar las medidas acostumbradas en nuestro país.

Por ello, pese a que en estos días se pronostican días de mucha lluvia en buena parte del país, estas son esperables. “El que se acumule una gran cantidad de agua se debe a que bajó la temperatura y se produjo la condensación, sobre todo porque en todo marzo y buena parte de abril no había llovido”, indicó el especialista.

El decano de Ciencias UCM, no se alarma con este frente de mal tiempo, ya que “la corriente del niño –la que traer consigo las precipitaciones-, debiese estar disminuyendo”.

“Se van a mantener las mismas condiciones actuales –continuó Becerra-, van a ser precipitaciones condensadas en un corto tiempo en la medida de que no cambie a fenómeno de la Niña, la que modificaría el escenario”.

En su estudio de las diferentes cartas y predicciones meteorológicas de Chile y Estados Unidos,  el académico establece que “hay una clara muestra de que las temperaturas del agua del mar están disminuyendo, lo que significa que el fenómeno del Niño se está reduciendo, por lo que viviremos la etapa de transición entre el niño y la niña, hasta al menos el mes de septiembre, cuando sea la época de primavera nuestra y se podrá observar si los vientos acercan la corriente de la niña hasta nuestro país, la que produce bajas temperaturas en el mar, generando menos evaporación y por ende sequías”.

Fuente: UCM

A cuidarse de los cambios de temperatura en invierno

Académico de la Facultad de Medicina de la Universidad San Sebastián, Dr. Eduardo Salas, explica los resguardos que se deben tomar ante la llegada de la estación fría.

Las primeras lluvias del año traen consigo una baja en la temperatura ambiental, principal factor que favorece la incubación de virus como la influenza. Es por eso que en esta época del año se deben adoptar medidas preventivas que contribuyan a mantener a raya a las enfermedades invernales.

 

El académico de la Facultad de Medicina de la Universidad San Sebastián, Dr. Eduardo Salas, advierte que una de las causas fundamentales de la aparición de focos infecciosos es el cambio brusco de temperatura, y ante ello sostiene que “muchas veces la gente conserva su ropa o la ropa de cama que estaba usando hace un par de semanas atrás, cuando había otro tipo de temperatura y ahora no se abriga o no se cubre lo suficiente en las noches al dormir, y eso produce un cambio de temperatura brusco, lo que hace que el cuerpo esté más débil para combatir a la amenaza constante que hay en el ambiente, tanto de virus como de bacterias”.

 

El especialista explica que los cambios no solo se refieren al efecto climático, sino que dicen relación con las conductas y hábitos de cada persona. “Cuando uno sale muy sobreabrigado en las mañanas, luego llega a un lugar que está calefaccionado, y no se saca la ropa de abrigo. Eso origina un cambio de temperatura muy grande. Cuando eso se produce, el sistema inmune se tiene que adaptar a este cambio y es en ese proceso de adaptación cuando bajan las defensas y los virus y bacterias que están en el ambiente –que son los dos microbios que pueden infectar con mayor frecuencia en esta temporada– se “aprovechan de la situación”.

 

Medidas a considerar

 

El Dr. Salas aconseja que para enfrentar estas situaciones se deben tomar algunas medidas, que si bien son simples, pueden ser muy útiles. “Fijarse en los informes meteorológicos y en base a eso tomar las precauciones tanto de la ropa de la cama como de la ropa con la que uno va a salir de casa en la mañana es algo bastante útil. Una vez llegado a destino, hay que sacarse la ropa de abrigo, porque si no uno produce sudor, que predispone al contagio. También hay que tener mucho cuidado con el hacinamiento que se ocasiona en periodos de invierno. Como hace frío afuera, la gente se reúne más en lugares cerrados y bajo techo, y al estar todos juntos hay que ser precavido con el contacto, sobre todo de saliva. Al toser, hay que cubrirse bien la cara y luego lavarse las manos, ya sea con agua y jabón o con alcohol gel. También hay que tener mucha precaución con los contaminantes intradomiciliarios, y en la medida de lo posible, tratar de evitar los braseros, las estufas de parafina y otro tipo de elementos que pudiesen contaminar el ambiente y hacer el trabajo aún más fácil para estos virus”.

 

En el caso de los niños, el académico de Medicina USS advierte que “incluso tomando absolutamente todas las medidas, los niños se van a enfermar, porque es parte de su proceso de crecimiento, en el que se va desarrollando inmunidad a los distintos virus, y por mucho que uno instruya a un niño, éste igualmente va a tener interacción con otros y va a jugar, es decir, no hay que encerrarlos en una burbuja, porque eso al final va a provocar que su sistema inmune no esté preparado para combatir no solo a los virus de invierno, sino que a todas las enfermedades”.

 

“Como los niños no van a estar pendientes de sacarse o ponerse la ropa de abrigo cuando corresponda, hay que evitar otras vías de contagio, como las partículas microscópicas de saliva que quedan en las manos. Como los niños toman todo e interactúan con otros, entonces esa misma mano va a tocar a otro niño, o un juguete, que también tomará otro niño y así se va completando el ciclo de la infección, por lo tanto, el punto fundamental, es enseñar a los niños la costumbre del lavado de manos”, puntualiza.

 

Multivitamínicos

 

Hoy existen en el mercado una serie de productos multivitamínicos, que son de amplio y común uso en las familias, particularmente en esta época. Y si bien, según menciona el Dr. Salas, no tienen efectos adversos, “la verdad es que un suplemento de vitaminas en la mayoría de los casos no se necesita. Un niño que se alimenta en forma balanceada no requiere de ningún tipo de ayuda adicional. Lo que un niño necesita para no infectarse de los virus estacionales de invierno, son las medidas de prevención y en este caso, la mejor intervención que se puede hacer, es la vacuna contra el virus de la influenza”.

 

“El Ministerio de Salud dirige esta vacuna a la población de riesgo, es decir, a la gente que con mayor probabilidad puede terminar hospitalizada, nebulizándose, o con una terapia más o menos agresiva producto de una infección con influenza; pero la vacuna le sirve a todos por igual. Como se tienen recursos limitados, las campañas de vacunación se dirigen donde más efectos van a rendir, es decir, niños y adultos mayores. Sin embargo, si uno tiene la posibilidad, ojalá pueda vacunar a todos los niños, independiente de su edad, adultos y a los adultos mayores. La vacuna no hace que la posibilidad de infectarse sea cero, sino que su objetivo es que si a uno le llega a dar la infección, ésta sea una versión leve de la enfermedad y no un cuadro que termine hospitalizando o conectando a algún respirador al paciente”, agrega.

Estudiantes tomasinos fueron Campeones en Solidaridad

Jóvenes de la Universidad Santo Tomás Santiago, junto a sus compañeros de CFT e IP Santo Tomás, desarrollaron labores sociales en dicho municipio. Recibieron los agradecimientos de los propios beneficiaros y del Alcalde, Roberto Torres, además de las máximas autoridades Santo Tomás, quienes los visitaron.

Gratificante y enriquecedor. Con esas palabras resumieron los estudiantes de la Universidad Santo Tomás Santiago la experiencia de compartir y ayudar a familias vulnerables en la comuna de Alhué, donde se desarrollaron los Trabajos Voluntarios de Invierno 2015 Santo Tomás, organizados por la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE).

Fueron 45 jóvenes de la UST Santiago, de diversas carreras, junto a otros compañeros de CFT e IP Santo Tomás, los que decidieron dedicar una semana de sus vacaciones a la ayuda social en dicho municipio, realizando diversas labores. Además, se realizó una Clínica de Fútbol, dirigida por el DT de la Selección de Fútbol UST Santiago, Pablo Galdames, y su cuerpo técnico, donde participaron más de 60 niños y niñas.

Tanto las personas beneficiadas, como el propio Alcalde, Roberto Torres, se mostraron muy agradecidos con los alumnos y la Casa de Estudios Superiores.

El Edil destacó que “hace algunos años que la UST está desarrollando en nuestra comuna estos trabajos voluntarios, mejorando las viviendas de vecinos en condiciones precarias o vulnerables, lo que a nosotros como municipio nos sirve de sobremanera, ya que no tenemos los recursos disponibles para poder ayudar a todas las familias que quisiéramos”.

En tanto, el Rector Nacional Universidad Santo Tomás, Jaime Vatter, aseguró que “esto muestra el compromiso de nuestros estudiantes con la comunidad, lo cual es parte de la enseñanza que nosotros les damos y es parte del proceso formativo. Por lo tanto, me deja muy contento ver que hemos visto en esta localidad a más de 60 alumnos de la Universidad, IP y CFT Santo Tomás participando en estos trabajos, en período que podrían ser de vacaciones”.

Así lo confirmó Kevin Sepúlveda, Estudiante de Quinto Año de Derecho y Delegado Jurídico de la Federación de Estudiantes UST Santiago, quien cumplió su tercer año consecutivo participando en los Trabajos Voluntarios. “Aportar con ese granito de arena, para ayudar a la gente que lo necesita, no tiene precio. El agradecimiento de las personas es súper enriquecedor. A uno le permite crecer como persona”, sostuvo.

Similar opinión tuvo Carolina Madrazo, Estudiante de Cuarto Año de Trabajo Social y Subjefa de Trabajos Voluntarios, quien destacó que esta experiencia “es muy gratificante. Me llena el corazón. Es terrible la realidad que viven algunas personas y, frente a eso, es lo máximo tener la oportunidad de poder ayudarlas, siendo jóvenes, teniendo energías, entusiasmo y disposición”.

Sin embargo, detrás de la motivación de parte de los jóvenes, la organización y operación logística de los Trabajos Voluntarios está la Dirección de Asuntos Estudiantiles, área que durante todo el año planifica, tanto las actividades de invierno, como las de verano.

Aquí, una pieza fundamental ha sido Juan Pablo Jacir, Director DAE UST Santiago, quien personalmente habla con los estudiantes y los invita a participar de esta gran obra social. “Si bien es un trabajo muy duro toda la logística de los trabajos, es reconfortante ver a los alumnos con ese nivel de motivación para ayudar a quien lo necesita. Estoy muy orgulloso de todos y cada uno de los jóvenes que se suman desinteresadamente en esta iniciativa”, aseguró.

 

Fuente: U.SANTO TOMÁS

No cuelgues las zapatillas en invierno

Especialista de la Universidad del Pacífico entrega algunos consejos para no suspender las prácticas deportivas con bajas temperaturas.

Temperaturas bajo cero o cercanas a esta cifra son las que se viven en forma habitual en esta época del año. Una realidad que a muchos deportistas asusta y que los impulsa a “colgar las zapatillas”.

Como premisa, la Jefa de carrera de Técnico Deportivo de la Universidad del Pacífico, Andrea Lobos, plantea que realizar deportes en esta ápoca del año trae más beneficios que contrariedades. Uno de ellos es que nos prepara para estar en forma en el verano. “Se realizan rutinas con metas a largo plazo, lo cual disminuye la ansiedad por ver resultados rápidamente”, indica.

A lo anterior, se suma que “al practicar actividad física aumenta nuestra temperatura corporal, lo cual nos permite no sentir frío y disfrutar del invierno”, asegura la especialista.

Andrea Lobos agrega que no hay que olvidar que con la llegada del invierno se incrementa la alimentación rica en grasas y masas, por lo que se tiende a aumentar de peso. “Con el deporte mantenemos un equilibrio entre las calorías ingeridas y las calorías quemadas”, acota.

Por último, señala que otro factor positivo es que el deporte energiza, lo que es particularmente positivo para ciertas personas que en días nublados o fríos se deprimen y disminuyen su energía vital. “Con la práctica de actividad física, nuestra mente se despeja y nos revitaliza”, asegura.

Sin embargo, la docente de la carrera de Técnico Deportivo de la Universidad del Pacífico plantea que es necesario tomar ciertos resguardos en la práctica deportiva frente a bajas temperaturas. “Cabe señalar que al practicar deporte, independiente de la situación climática o geográfica, siempre se debe mantener una rutina de ejercicios de calentamiento previo a la actividad, que incluya elongaciones musculares generales y movimientos articulares por cada segmento. Es ideal que esta rutina se repita al finalizar la actividad deportiva”, recomienda.

En relación a la ropa, la experta también advierte que es un factor importante de considerar. “Se debe usar ropa adecuada para la práctica deportiva, debido a que las bajas temperaturas afectan directamente las vías respiratorias causando espasmos bronquiales, lo cual puede producir en el deportista síntomas como ahogos, sensación de falta de aire y mayor cansancio”, comenta.

Asimismo, Andrea Lobos agrega que es importante que la ropa escogida no provoque roce en la piel, ya que ello podría crear ampollas y heridas. “En este punto es importante elegir calcetines adecuados para evitar roces y la aparición de dolorosas ampollas que pueden generar posteriormente molestosos callos”, precisa.

En el caso particular de los deportes de nieve, la especialista de la Universidad del Pacífico plantea que es especialmente relevante usar los implementos de protección adecuados para evitar accidentes. “Entre ellos, casco, guantes reforzados y anteojos con filtro UV para evitar la oftalmia, que es un problema de zonas de altitud que se debe a la exposición a los rayos ultravioletas B. Por cada 1.000 metros de altura, los daños provocados por los rayos del sol aumentan un 15%”, advierte.

Por último, recuerda que para la práctica de cualquier ejercicio, incluida la natación, no se debe olvidar la correcta hidratación. “Esta debe ser durante toda la práctica deportiva y en especial cuando se practica actividades en altura, ya que se pierde gran cantidad de líquido”, concluye.

Fuente: UPACÍFICO

Vacaciones a mitad de año: justo y necesario

Académica de la Universidad San Sebastián analiza las ventajas de tomarse un tiempo de descanso para recuperar energías.

 Ya estamos en julio y el cansancio del año laboral comienza a sentirse. Por ello, muchas personas optan por tomarse unos días libres o vacaciones para recuperar energía y potenciar la salud física y mental.

De acuerdo a Maite Lecumberri, psicóloga y académica de la Universidad San Sebastián, “tomar vacaciones a mitad de año permite generar una sensación psicológica de un quiebre, el que marca el comienzo de final de año. Por otra parte, los hijos están de vacaciones de invierno en el colegio y universidad, por lo tanto, es un momento ideal para poder compartir con la familia”.

El tiempo ideal para lograr una real desconexión y descanso son por lo menos unas tres semanas, pero en invierno es más difícil hacer uso de esa cantidad de días. Por ello, la académica recomienda realizar algún viaje corto o cambiar el tipo de actividades, independiente de la cantidad de días.

“Podemos conectarnos con el ocio, que es una actividad muy necesaria para la salud mental y que nos ofrece un espacio para disfrutar, reflexionar y conectarnos con nosotros mismos e intereses. En el caso de estar muy estresado, permite liberar tensiones, distraer la atención de los problemas y disminuir la presión mental”, afirma Maite Lecumberri.

De esta manera, las personas ven favorecido su rendimiento posterior, ya que aumenta la fluidez mental y creatividad, desbloqueándose procesos mentales interferidos por el estado tensional previo a las vacaciones.

La psicóloga comenta que “en cuanto a la salud física, las vacaciones son una opción para recuperar las horas de sueño y realizar actividades físicas de nuestro interés. Además, favorecer la producción de endorfinas que son las hormonas asociadas al placer y bienestar. En resumen, uno puede recargar energía, recuperar salud y volver al trabajo con mayor optimismo, permitiéndose partir de manera distinta el nuevo periodo laboral”.

Para que las personas logren desconectarse totalmente es necesario que tomen ciertas medidas, como evitar seguir ligadas al trabajo o estudios a través del mail, celular u otro sistema de comunicación. “Tampoco es aconsejable leer libros o temas relacionados a nuestro trabajo, ni llevarse trabajo para aprovechar de avanzar. Lamentablemente uno debe asumir que no somos imprescindibles y que a la vuelta las cosas seguramente han seguido funcionando igual. Lo ideal es poder hacer una escisión temporal entre mi yo laboral y mi yo en modo vacaciones, es decir, salir del piloto automático y tomar el control para disfrutar ese viaje”, comenta Lecumberri.

Una vez terminados los días libres y de relajo, en el regreso a las tareas habituales se puede presentar el síndrome post vacacional, que se relaciona con la dificultad normal de los primeros días para conectarse nuevamente y tomar el ritmo. La académica de la Universidad San Sebastián explica que “generalmente pasan distintas situaciones. La primera es que la persona se abruma rápidamente frente a todo lo que tiene pendiente. La segunda es que llega tan desconectada que no logra alcanzar un desempeño eficiente. Y finalmente lo toma como una oportunidad para tratar de lograr un buen ritmo, pero sin perder el optimismo ganado en las vacaciones. Obviamente que la última opción es la más saludable”.

Consejos                       

Finalmente la académica de Psicología de la Universidad San Sebastián entrega las siguientes recomendaciones:

– Siempre es importante tratar de programar vacaciones que nos permitan relajarnos realmente, por lo que se deben pensar bien lugares y actividades para lograr ese objetivo.

– Prohibido conectarse al celular y e-mail del trabajo.

– Ojalá ir a un lugar que permita cambiar de contexto.

– Elegir actividades que sean del agrado de la persona y su familia, que no generen una sobrecarga.

– Evitar llenarse de actividades que se “deben” cumplir y mejor dejarse fluir según las situaciones, intereses y contextos.

– Tratar de flexibilizar los horarios, comidas, entre otros, de manera que se sienta cierta libertad.

– Respetar y no sobrepasar el presupuesto destinado a las vacaciones (ya que sino la vuelta puede ser mucho más estresante al pensar en cómo pagar el crédito).

Fuente: USS

Cómo cuidar a las mascotas durante el invierno

Con las bajas temperaturas todos sufren. Los animales domésticos luchan por mantener su calor corporal y evitan la lluvia. ¿Cómo el “amo” puede ayudar a su mascota en el invierno? La doctora Sylvia Arrau, docente de Medicina Veterinaria de la Universidad del Pacífico, entrega importantes consejos.

El frío del invierno tardó, pero apareció ya con todo su esplendor, afectando no solo a las personas, sino también a las mascotas, nuestros fieles compañeros que también sufren con las bajas temperaturas.

¿Qué hacer para protegerlos? La doctora Sylvia Arrau, docente de Medicina Veterinaria de la Universidad del Pacífico entrega algunos tips. “Depende de muchos factores. Primero hay que diferenciar si la mascota ha sido criada en casa o si pasa la mayor parte del tiempo afuera en el patio. Tampoco se debe olvidar si tiene pelo largo (como un pastor alemán) o corto (como un beagle)”, apunta.

“Si la mascota vive adentro de la casa y sale poco, solo para hacer sus necesidades, hay que evitar los cambios bruscos de temperatura, ya que la mayoría de los perros o gatos caseros están acostumbrados a la calefacción y se ponen de frente a ella. Por eso, antes de sacarlos afuera, hay que ponerlos en una zona de transición, por ejemplo una habitación sin calefacción unos cinco minutos. Así el paso a la baja temperatura no va a ser tan fuerte y se disminuyen las posibilidades de enfermedad respiratoria en la mascota”, explica Arrau.

Es muy común escuchar que el pelaje protege a los animales del frío y que es por esa razón que no hay que preocuparse por ellos en invierno. ¿Mito o realidad? “La temperatura promedio de un ser humano es de 36,3 C°, mientras que la de un animal es de 38 C°. Esos grados corporales más le permiten a los gatos y perros soportar mejor el frío, pero también es algo relativo. Hay algunos que tienen tres capas de pelo, mientras que otros son muy sensibles a las temperaturas. Los que más sufren son los cachorros y los más viejos, porque tiene problemas para regular la temperatura”, señala la médico veterinaria.

Aunque las lluvias en la Región Metropolitana siguen siendo solo un pronóstico poco certero, no sólo los “amos” están preocupados. Los humanos podemos protegernos con paraguas, pero ¿cuál es la alternativa para las mascotas? “Si la lluvia es relativamente fina, dos de las tres capas de pelaje se ven afectadas. La recomendación es ponerle ropa a la mascota, ya sea una capa o un chaleco en días de lluvia. Esto sirve sobre todo en los animales de pelos cortos”, asegura la docente de la Universidad del Pacífico.

Eso sí, la idea tampoco es cubrirlo con frazadas y gorros como a un niño pequeño. “A los animales no les gusta que los tapen. Lo esencial es que su cama, su lugar, esté seco”, precisa.

Por lo mismo, una tarde lluviosa no es el mejor escenario para sacar a pasear al perro. Pero si el animal está acostumbrado a esa rutina de paseos, hay que hacerlo. “Hay mascotas que siempre han estado en el patio y como son de pelo largo no sufren tanto con las bajas temperaturas. En lo posible hay que proteger a las mascotas de la lluvia, pero lo más importante es que el animal tenga un lugar seco donde mantener su calor corporal, alguna casita donde cobijarse”, argumenta la especialista.

Por último, aunque los seres humanos añoramos una sopa en días invernales, los animales no deben cambiar su alimentación a causa del clima. “Su comida debe ser la correcta según su peso y actividad. Eso sí, hay que tener cuidado con el agua, ya que si está muy fría puede generar problemas”, puntualiza la doctora Sylvia Arrau, docente de la Universidad del Pacífico.

Consejos para cuidar a tu mascota en invierno:

Ø  Revisa su “casa”. Siempre tiene que ser un ambiente seco donde pueda mantener la temperatura corporal.

Ø  Evita los cambios bruscos de temperatura. No lo saques afuera de la casa sin antes dejarlo un rato en una “zona de transición”.

Ø  Preocúpate de que el agua esté a una buena temperatura. Si está muy fría puede producir malestares.

Ø  Ponle ropa, como capas o chalecos, para ayudarlo a soportar el frío.

Ø  Revisa las orejas de tu mascota. No deben estar húmedas, ya que se puede producir una enfermedad en esa zona.

Fuente: UPACÍFICO

Arquitecto de la U. de Santiago define las zonas de mayor riesgo de inundación en la Región Metropolitana

logo-usachObservando el nuevo plan regulador de la Región Metropolitana, el arquitecto, urbanista y académico de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Santiago, Jonás Figueroa, estima que alrededor del 60 por ciento de las zonas establecidas para uso urbano están sujetas a riesgos de inundación, entre ellas: las quebradas de Macul y San Ramón, junto a zonas como Quilicura, Lonquén y Santa Rosa, cerca del Río Maipo. Continue reading