Tag Archives: OMS

Experta considera muy factible que Chile logre eliminar las grasas trans de sus alimentos en 2023

La académica del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Santiago, Marcela Zamorano, señala que la meta de la OMS, de que los países eliminen completamente este tipo de grasas, es un desafío que Chile perfectamente puede alcanzar, pues desde el 2009 se prohíbe que los productos contengan más del 2% de estas. Se estima que estos ácidos provocan 500 mil muertes al año en el mundo, producto de enfermedades cardiovasculares. 

A través de un comunicado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció esta semana que los países deben eliminar las grasas trans de todos los alimentos a nivel mundial antes de 2023. Se trata de un tipo de grasa que incrementa el tiempo de vida útil de los alimentos y se obtiene al solidificar el aceite líquido mediante un proceso llamado “hidrogenación”.

Para la especialista en análisis de los alimentos y académica de la Universidad de Santiago de Chile, Marcela Zamorano, es muy factible que Chile alcance esa meta sin problemas. Ello, porque en nuestro país no se permite que los productos contengan más del 2% de ácidos grasos trans de origen industrial que, se estima, matan a 500 mil personas anualmente producto de enfermedades cardiovasculares.

“Este tema lleva diez años desarrollándose. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) implementó en el pasado una campaña instando a América a estar libre de grasas trans, y se tomó conciencia de esto en todos los alimentos. Se legisló y desde 2009 nuestros alimentos tienen un máximo de 2% de dichas grasas”, explica. “Chile no debiera tener problemas para alcanzar la meta planteada por la OMS, porque la industria sigue produciendo estas grasas industrializadas con bajo aporte de trans”, enfatiza.

De hecho, la académica del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos (DECYTAL) del plantel estatal señala que la industria ha actualizado adecuadamente sus procesos de hidrogenación, para disminuir aún más sus niveles de grasas trans que, de acuerdo a Zamorano, se comportan de manera similar a las grasas saturadas, pero presentan otras condiciones “tóxicas” que el metabolismo no procesa bien y, por lo tanto, quedan retenidas en el cuerpo.

Con todo, advierte que para alcanzar una hidrogenación que produzca alimentos con 0% de grasas trans, como sucede en Europa, esta debe perfeccionarse aún más, “lo que podría significar elevar el costo y la venta de grasa que compra la industria que tiene esto como materia prima”. Según la experta, las grasas trans son características de alimentos como la margarina, los pasteles, las galletas y las carnes.

Finalmente, considera que para alcanzar la meta planteada por la OMS se requiere una fiscalización activa y constante de estos procesos de hidrogenación. “Que las condiciones se cumplan, para que el proceso origine una grasa cuyo contenido trans sea mucho más bajo”, concluye.

Gerópolis UV es la única iniciativa de América reconocida en informe de la OMS

La publicación presenta los resultados de un estudio sobre innovaciones sociales en envejecimiento.

“Comprendiendo las innovaciones sociales basadas en la comunidad para un envejecimiento saludable” se titula el informe publicado por el Centro Kobe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cual reúne diez estudios de caso sobre programas de innovación social con base comunitaria en países de renta media y baja, entre los cuales destaca el Centro Gerópolis UV. La investigación fue liderada por RAND Europe y consideró la revisión sistemática de iniciativas desarrolladas en China, Líbano, Rusia, Sri Lanka, Serbia, Ucrania, Tailandia, Vietnam y Chile.

Estudios recientes han identificado la necesidad de investigar el funcionamiento de este tipo de innovación en países con poblaciones cada vez más envejecidas, donde aún no se han consolidado servicios de salud integral para las personas mayores. En el contexto del envejecimiento, estas innovaciones se articulan a partir de tres principios fundamentales: el empoderamiento del adulto mayor para el cuidado de sí mismo, el enfoque de inclusión social y el mantenimiento del bienestar en contextos de enfermedad, discapacidad y deterioro de la salud.

“Conocer los resultados de esta investigación nos llena de orgullo, porque posiciona a la Universidad de Valparaíso como un referente en la temática de envejecimiento. Somos el único país de América que ha sido reconocido con una iniciativa de estas características y el respaldo de la Organización Mundial de la Salud nos asegura que la publicación y la propia iniciativa traspasará las fronteras de nuestro país”, señaló Viviana García, directora ejecutiva del Centro Gerópolis UV.

Asimismo, la académica indicó que el informe establece recomendaciones para la implementación de futuros proyectos de innovación social en este ámbito, “de tal manera que estamos cumpliendo con el objetivo de Gerópolis de ser un modelo replicable”, precisó. Además, sostuvo que “los resultados de la investigación muestran que estamos en un desarrollo medio alto respecto al trabajo con la población mayor, especialmente en el fortalecimiento de la participación y gobernanza de las personas mayores y la asociatividad con distintos actores sociales interesados en la temática”.

Una oportunidad para la integración

El Centro Gerópolis UV fue identificado como un ejemplo de innovación social desarrollada a través de una institución de educación superior y destinada a generar beneficios en la comunidad. La vinculación con la Universidad fue vista por los beneficiarios como un medio para reconocer las habilidades y experiencias de las personas mayores, lo cual fue valorado particularmente por aquellos adultos mayores que no tuvieron la posibilidad de acceder a educación superior en su juventud.

A su vez, las personas mayores manifestaron un sentido de integración en la sociedad como resultado de su participación en Gerópolis y destacaron la oportunidad de interactuar con pares y personas jóvenes. Al respecto, el encuentro intergeneracional fue considerado como un elemento importante para prevenir los estereotipos sobre la vejez y la discriminación por edad.

Desafío de sustentabilidad financiera

Según la investigación, el mayor desafío para el Centro Gerópolis es alcanzar la sustentabilidad financiera, especialmente una vez que el convenio de desempeño entre el Ministerio de Educación y la Universidad de Valparaíso finalice en 2021, el cual ha permitido financiar gran parte de las iniciativas impulsadas por Gerópolis.

Actualmente, el centro está gestionando una serie de fondos para dar continuidad a las acciones que se encuentra realizando, así como también implementar nuevos proyectos. Por otra parte, el informe plantea que el mantenimiento de una red de actores interesados en el bienestar de las personas mayores es fundamental para potenciar las actividades promovidas por Gerópolis.

Sin embargo, el estudio no sólo apunta a la autogestión de los recursos económicos: también recomienda crear un entorno de políticas públicas propicio para pasar de una etapa piloto a una consolidación de las innovaciones sociales, mediante flujos de financiación específicos. Según el estudio, los países deben considerar no sólo la creación de oportunidades para acceder al financiamiento inicial, sino que además generar fuentes de financiación para diversificar y ampliar las acciones.

En este link puedan revisar el informe:

http://geropolis.uv.cl/images/InformeOMS.pdf

Aumentan los casos de personas con infecciones resistentes a los antibióticos

Una de las recomendaciones es evitar la automedicación y restringir el uso de antibióticos en los procesos productivos en las industrias agropecuarias y acuícola.

Un alerta entregó, el pasado 29 de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto al aumento de personas que padecen infecciones resistentes a antibióticos, en diversos países.

“La resistencia a antibióticos es un fenómeno evolutivo, en el cual las bacterias mutan y pueden sobrevivir en presencia de fármacos que habitualmente las dañaban”, indicó Javier Campanini, Secretario de Estudios de Química y Farmacia de la U. San Sebastián, sede Patagonia.

EL profesional explicó que “este fenómeno trae múltiples consecuencias sanitarias; los antibacterianos pierden su efectividad contra infecciones comunes, esto eleva los costos de atención en salud y aumenta la mortalidad asociada a infecciones”.

Según datos de la ONG, encabezada por Jim O’neill, economista británico experto en antibióticos, se estima que en el 2050 ocurran 10 millones de muertes por infecciones resistentes a antibióticos.

Los factores que posibilitan la aparición de resistencia a antibióticos son variados, sin embargo todos confluyen en un inadecuado uso de estos medicamentos. “Se debe racionalizar la utilización de estos preciados recursos terapéuticos; por parte de los equipos de salud, en su correcta prescripción, y en los pacientes evitando la automedicación. También es vital que en Chile la industria agropecuaria y Acuícola, restrinjan al mínimo el uso de antibióticos en sus procesos productivos, ya que el incorrecto manejo de estos, trae consecuencias medio ambientales y sanitarias severas”, finalizó el especialista de la Universidad San Sebastián.

Día mundial contra la Tuberculosis

La Organización Mundial de la Salud -OMS-  conmemora cada 24 de marzo el Día mundial contra la Tuberculosis, fecha establecida para que la comunidad tome conciencia de esta patología, a raíz de ello el Dr. Raúl Silva, especialista broncopulmonar y decano de la Facultad de Medicina de la U. Católica del Maule, comentó sobre la prevención y la realidad nacional de esta enfermedad.

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa que es provocada por una bacteria llamada  Bacilo de Koch, que puede abarcar distintos sistemas del organismo pero la localización principal es el pulmón, y que por ser una enfermedad infectocontagiosa tal como dice su palabra, se transmite entre las personas.

Por ello el Dr. Silva señaló que es importante prevenirla, comentando que “a todos nosotros cuando nacemos nos ponen una vacuna BCG, la que tiene una inmunidad permanente, por lo que en Chile están todos vacunados”. Sin embargo, quienes no hayan recibido esta vacuna, son potenciales focos de infección, sobre todo si “son pacientes que están desnutridos o deprimidos inmunológicamente”, dijo el Decano de la Facultad de Salud de la UCM, quien agregó que “es muy importante una buena alimentación y tratar de evitar los ambientes muy contaminados o hacinados”.

Entre sus principales síntomas el especialista broncopulmonar comenta que  es una enfermedad que produce un decaimiento, falta de ánimo, de apetito, baja de peso y fiebre que generalmente no es tan alta, además de mucha transpiración y síntomas derivados del compromiso pulmonar como tos, expectoración (carraspeo de flemas), la que al estar avanzada puede ser con sangre.

“Chile tiene un programa muy bien delimitado”

Además de la vacuna BCG, el Dr. Silva asegura que nuestro país tiene un tratamiento muy desarrollado para combatir la tuberculosis, ya que  “se estudia a todos los pacientes que se denominen sintomáticos respiratorios, que son los que tienen tos y expectoración por más de 10 días seguidos, a los que se les hace una baciloscopía”.

En caso de estar afectado el doctor asegura que “el tratamiento de la tuberculosis esta dado por un programa de salud pública, que es un bien público porque es para todos los chilenos, el que es financiado y administrado por el estado, porque uno no puede comprar en la farmacia los medicamentos para tratar la tuberculosis. Se trata en los hospitales y consultorios a través de un programa que está muy bien delimitado”.

“Todavía hay casos de tuberculosis activa -continuó el facultativo-, yo mismo de vez en cuando estoy diagnosticando tuberculosis y uno lo que tiene que hacer es enviar a los pacientes a realizar el tratamiento. La forma de diagnosticas es sospechar el cuadro clínico, hacer algunos exámenes, dentro de ellos la baciloscopía que es el examen del desgarro de la expectoración, radiografías e imágenes”.

Fuente: UCM

Consumo de carne

La información emitida por la OMS sobre el consumo de carnes procesadas y su riesgo de cáncer no debiera alarmar a la población, pero sí generar la curiosidad en los consumidores por informarse y de fuentes confiables que incluyan base científica. No es novedad que producto del avance de la ciencia e investigaciones, se conozcan estudios como éste y sumado a que nuestra actual demografía se caracteriza por ser una población más envejecida producto del aumento de la esperanza de vida y control de enfermedades crónicas, veamos que aumentan los casos de ciertas enfermedades como el cáncer que se asocian a la acumulación de la exposición al daño, como lo pueden ser ciertas sustancias contenidas en los alimentos.

En base a estos datos aportados por IARC, la recomendación general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es moderar el consumo de carne procesada para reducir el riesgo de cáncer colorrectal. Según la IARC “carne procesada” es aquella carne que ha sido transformada a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado, u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación. La mayoría de las carnes procesadas contienen carne de cerdo o carne de res, pero también pueden contener otras carnes rojas, aves, menudencias o subproductos cárnicos tales como la sangre. Ejemplos de ellos son las cecinas, jamón, carne en conserva o enlatada, charqui, y las preparaciones y salsas industrializadas a base de carne. Otro punto es limitar el consumo de carne roja o carne procesada,  con el propósito de reducir la ingesta de grasa y sodio, factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares y  obesidad.

En nuestro país estas recomendaciones están abordadas a través de las Guías Alimentarias (GABA) para la población chilena, que sugieren también preferir carnes como pescado y pollo, evitar el consumo de cecinas, optar por alimentos que tengan menos grasas, azúcar y sodio. Además, existe la Ley sobre la Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad que incluirá el mensaje frontal “ALTO EN” en los alimentos que superen los límites establecidos por el Ministerio de Salud para sodio, azúcares, grasas saturadas y calorías. Las carnes procesadas serán objeto de esta regulación por tener adición de sodio y a veces de grasas saturadas.

Fuente: UNAB

Expertos llaman a no hacer de la alimentación su peor enemigo: la moderación es la clave

Más del 95% de las enfermedades crónicas son causadas por cómo elegimos alimentarnos. Estudio de la OMS alertó sobre el consumo de carne roja y procesada y su relación con algunos tipos de cáncer.

Para muchos chilenos el informe de la OMS y la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer  (IARC), que advirtió  sobre la carcinogenicidad del consumo de carne roja y procesada, cayó como un balde de agua fría, en especial si consideramos que la ingesta de estos productos en nuestro país—de acuerdo al último informe entregado por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa)— el 2014 alcanzó a los 87,3 kilos anuales por persona, equivalentes a 240 gramos diarios.

Desglosando las cifras, del total 50,37 kilos corresponden al consumo de carnes rojas, equivalente a 138 gramos diarios per cápita. Cifra muy superior a la recomendada por organismos internacionales, que hablan en torno a los 70 gramos al día.

Con respecto a los embutidos cárnicos, según un estudio del INE dado a conocer el año pasado, el consumo nacional  alcanzó a los 15,6 kilos anuales por persona, principalmente salchichas, mortadela y chorizos, es decir 43,3 gramos diarios. La preocupación surge porque la OMS advierte que cada 50 gramos diarios aumenta un 18% el riesgo de desarrollar cáncer colorectal.

El nutricionista Rafael Jiménez, jefe de Carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de Valparaíso, reconoce que tras conocer el estudio la frase del alquimista suizo Paracelso (1493-1541) “Todo es veneno y nada es veneno: sólo la dosis hace el veneno”, cobra plena vigencia.

“Es decir todo depende de la cantidad. Porque incluso el consumo exagerado de agua podría provocar daño a la salud, a pesar de que nuestro organismo está compuesto por un 65% de agua”, advierte el nutricionista.

Tal como lo explicó el profesor Jiménez, la carne es un importante aportador de proteínas, vitaminas del complejo B, hierro, zinc, entre otros importantes nutrientes. Pero no se puede desconocer que existen estudios que han demostrado que las personas que llevan una muy bien controlada dieta vegetariana tienen una longevidad mayor que aquellos que consumen carne, junto a una menor incidencia de cáncer, mejor calidad de vida y menos problemas de enfermedades crónicas no transmisibles.

Consumir 240 gramos diarios de carne para Jiménez es una exageración. Todas las carnes (blancas y rojas) aportan proteínas y todas contribuyen —más o menos— con un 20% de proteínas.

Según su análisis, una persona adulta de 70 kilos debiera consumir —aproximadamente— 1 gramo de proteínas por kilo de peso al día. Por lo tanto, en este caso necesita 70 gramos. La recomendación dice que, del total, el  50% sea de un alto valor biológico, es decir proveniente del reino animal. La dieta nacional, que destaca por ser hiperproteica, sólo con el consumo de carne supera lo que requiere el organismo, cantidad que sin duda va en aumento al final del día, por las proteínas que aportan otros alimentos, como el huevo y los lácteos y aquellas provenientes del reino vegetal (leguminosas y cereales).

“En otras palabras, la dieta del chileno medio contiene altas dosis de proteínas y, de acuerdo con nuestro enunciado de ‘sólo la dosis hace el veneno’, estaríamos incrementando el riesgo que significa un exceso de proteínas, también de grasas saturadas y colesterol, presentes en las carnes, particularmente en las rojas”, puntualizó Jiménez.

Desde la mirada de la doctora Fernanda Cavieres, directora del Laboratorio de Toxicología de la Universidad de Valparaíso, la evidencia científica avala que aquellas carnes que se preparan a altas temperaturas (asadas o fritas), generan compuestos carcinogénicos. “No es que la carne sea carcinogénica, lo que sucede es que al momento de la preparación —y producto de la combustión— se comienzan a generar este tipo de compuestos, dentro de los cuales los más estudiados son los hidrocarburos aromáticos. En el caso de las carnes que se procesan (ahumadas), se generan unos compuestos conocidos como nitrosaminas (para impedir la contaminación bacteriana de la carne), los que también pueden aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer en los seres humanos. “Pero si tu hierves la carne -como al preparar una cazuela- no vas a generar esos compuestos”, indica la profesora Cavieres.

Otro aspecto que se desprende del estudio, explicó la doctora Cavieres, es que la carne contiene hemoproteínas y “estos grupos ‘hemos’ cuando se digieren en el organismo también pueden llevar a la generación de compuestos carcinogénicos, producto del metabolismo propio al interior del intestino. La carne blanca, en cambio, es menos vascularizada y tiene menos hemoproteína, por esta razón es menos carcinogénica por esta vía”.

La toxicóloga no recomienda el descarte de productos, sí llama a la calma y a limitar y equilibrar su consumo: “Si te comes un asado, debes acompañarlo con una buena ensalada de lechuga y apio, por su aporte de fibra, porque se sabe que la fibra liga a estos compuestos carcinogénico al interior del intestino y el organismo los elimina en forma natural”.

Jiménez coincidió con la doctora Cavieres en cuanto a la recomendación de consumir lo menos posible carnes procesadas (longanizas, vienesas y embutidos en general). En el caso de las carnes rojas, se conseja  dos veces a la semana, con un total de entre 120 a 150 gramos para personas adultas. Las carnes blancas se recomiendan dos veces a la semana, con especial énfasis en los pescados. Por último, se aconseja una o dos veces a la semana ingerir carne de ave.

Además es importante considerar que las leguminosas aportan proteínas de origen vegetal, que se pueden mejorar al mezclarlas con cereales, por ejemplo los porotos con tallarines o las lentejas con arroz, aseguró el académico.

Para Jiménez este estudio es un llamado de alerta para aquellos que son grandes consumidores de carnes. Aconseja disfrutar siempre de dosis moderadas, porque “si no se provoca un cáncer, podría eventualmente desarrollarse una dislipidemia, un infarto cardíaco, o algunas de las patologías derivadas de la obesidad”.

“Tenemos que preocuparnos por la salud del tubo digestivo: si alguna persona tiene estitiquez, debe tratársela, porque en la medida que los residuos de alimentos —que pudiesen ser carcinógenos— permanezcan más tiempo en el tubo digestivo y la evacuación sea infrecuente, el riesgo de contraer cáncer es mucho mayor. Una ingesta equilibrada de alimentos con fibra, como verduras y frutas, más el consumo de agua (2 litros diarios) y acompañado de actividad física, ayuda a un buen funcionamiento del tubo digestivo”, concluyó.

Fuente: UV

Científico UCM sobre alarma publicada por la OMS

Según comentó el Dr. Rojas, es recomendable disminuir el consumo de alimentos cocinados directamente al fuego por estar comprobado que las glicotoxinas son moléculas que aunque se generan de forma espontánea en el organismo, su formación es notablemente acelerada por la cocción de los alimentos con exposición directa al fuego, como lo es cocinar por ejemplo sobre una parrilla a carbón.

Impacto causó en la opinión pública la alerta entregada por la Organización Mundial de la Salud -OMS- sobre el efecto cancerígeno producto del consumo de carnes procesadas, tema sobre el cual el Dr. Armando Rojas, director del Laboratorio de Investigaciones  Biomédicas, de la Facultad de Medicina de la U. Católica del Maule, entregó su apreciación del tema y algunas recomendaciones que permitirían disminuir estos negativos efectos para la salud.

“Tiene que ver con la formación de ciertos productos cancerígenos durante el proceso de cocción  de la carne y de curado y/o ahumado de los embutidos. De especial interés es el  la presencia de compuestos pertenecientes principalmente a tres  familias de compuestos de reconocida actividad cancerígena para los seres humanos, como son los nitroso compuestos,  aminas aromáticas policícicas y los hidrocarburos policíclicos aromáticos”, sostuvo Rojas.

El Dr. Rojas, igualmente llama la atención que la clasificación de evidencia limitada y asignada a las carnes rojas, significa solamente que existe  una asociación positiva entre la exposición al agente y el cáncer. Sin embargo, las carnes procesadas -véase salchichas, jamón, carne en conserva, cecinas, etc.-, han sido clasificadas como carcinógeno para humanos. En este contexto es importante destacar que las clasificaciones de la IARC describen la fuerza de la evidencia científica sobre un agente de poder  ser una causa de cáncer, más que de evaluar el nivel de riesgo.

Independientemente de esto, existe otro elemento no considerado en esta evaluación y sobre la cual existen también numerosas evidencias de su capacidad tóxica al organismo como son las glicotoxinas. Además de su contribución al desarrollo del cáncer, las glicotoxinas también están relacionadas con la aparición de otras patologías o procesos como el envejecimiento, la inflamación, la diabetes, enfermedades cardiovasculares.

Según comentó el Dr. Rojas, es recomendable disminuir el consumo de alimentos cocinados directamente al fuego por estar comprobado que las glicotoxinas son moléculas que aunque se generan de forma espontánea en el organismo, su formación es notablemente acelerada por la cocción de los alimentos con exposición directa al fuego, como lo es cocinar por ejemplo sobre una parrilla a carbón. Las glicotoxinas también conocidas como AGEs (Advanced Glycation End-Products, o Productos Finales de la Glicación Avanzada) son un conjunto de sustancias químicas, inicialmente descritas por el químico francés Louis-Camille Maillard a principio del siglo XX, estudiando el proceso de caramelización de los alimentos y que es actualmente conocida como Reacción de Maillard.   Varios de estos compuestos  están asociados al color y el sabor de los alimentos cocidos

«El preferir cerámicas para ollas y sartenes, no es una moda, es algo que responde a que este recubrimiento cerámico garantiza que la cocción de los alimentos ocurra a menor temperatura que sobre otros recubrimientos como son teflón o cacerolas de hierro, y en su grado extremo la cocción directa al fuego», indicó Rojas.

Otra clave es disminuir el pH de los alimentos, lo cual se logra mediante la inclusión de jugo de limón, vinage o aceto balsámico en el aliño, puesto que esta reducción del pH durante la cocción permite retrasar o disminuir la formación de glicotoxinas.

Fuente: UCM

Suscriben acuerdo que busca avanzar en derechos y cuidados de adultos mayores

Documento fue firmado por la ministra de Salud y la representante en Chile de la OMS, junto a otras autoridades, en foro panamericano sobre envejecimiento que organiza la Universidad de Valparaíso.

Un inédito acuerdo de alcances internacionales destinado a promover avances sustantivos en materia de derechos y cuidados de los adultos mayores de nuestro país y del continente, suscribieron  en Valparaíso la ministra de Salud, Carmen Castillo, y la máxima representante en Chile de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Paloma Cuchi, junto a otras autoridades nacionales, regionales y comunales.

La iniciativa busca eliminar las diversas formas de discriminación que hoy afectan a los hombres y mujeres mayores de 60 años, así como, también, proteger y garantizar de manera efectiva, mediante la aplicación de nuevas herramientas e instrumentos, las condiciones para que ellos mejoren su calidad de vida y puedan integrarse en forma satisfactoria y digna a la sociedad, disfrutando de una vida plena y autónoma.

Denominado “Declaración de Valparaíso”, el documento fue firmado durante la inauguración del Foro sobre Envejecimiento en América Latina y el Caribe: “La Nueva Carga de Cuidado: Traduciendo la Investigación a la Práctica”, primer encuentro que aborda este tema de manera integral a nivel público y ciudadano.

También estamparon su rúbrica en él la directora sociocultural de la Presidencia, Paula Forttes; la directora nacional del Senama, Rayén Inglés; el alcalde de Valparaíso, Jorge Castro; el gobernador provincial Omar Jara; y el rector de la Universidad de Valparaíso, Aldo Valle.  Lo hicieron ante más de 200 especialistas nacionales y extranjeros que se encuentran en esa ciudad para analizar y debatir sobre los principales desafíos, fortalezas y falencias de las políticas públicas destinadas  a promover el envejecimiento positivo y saludable.

El foro sobre envejecimiento fue organizado conjuntamente por la Universidad de Valparaíso, a través de su Centro Interdisciplinario de Desarrollo del Adulto Mayor Gerópolis, el Ministerio de Salud y la Organización Panamericana de la Salud, instancia regional de la OMS.

Su programa se desarrollará hasta el viernes 23 de octubre, en el Hotel Diego de Almagro de Valparaíso, y considera una serie de paneles, presentaciones y una jornada destinada a evaluar los alcances de los proyectos de investigación que en la actualidad se ejecutan en el tema.

Principales acuerdos

La declaración suscrita por las mencionadas autoridades establece, en lo esencial, la urgente necesidad de promover un abordaje integral y transdisciplinario de la situación que hoy enfrentan los adultos mayores a nivel continental y, por cierto, en Chile, priorizando inicialmente en él a la Región de Valparaíso, con el objetivo de avanzar en la eliminación de las diversas formas de maltrato y discriminación que los afectan.

En sus principales acápites, el documento estipula que para el logro del objetivo señalado es fundamental que cada una de las instituciones firmantes asuman “el liderazgo en la formación de profesionales del área de la salud, investigadores, agentes multiplicadores y líderes comunitarios, con competencias específicas en el tema de los adultos mayores, invitando para ello a especialistas nacionales y extranjeros de reconocido prestigio y trayectoria”.

También define como prioridad el desarrollo de líneas de investigación en torno a la temática de los adultos mayores, en las distintas áreas del conocimiento que ella cultiva, y la participación de estos últimos en todos los ámbitos relativos al desarrollo de diagnósticos y elaboración de metodologías de intervención orientadas a resolver los problemas que les afecten directamente.

Para tal efecto, en lo específico, los firmantes acordaron apoyar y dar sustentabilidad y proyección a la gestión que realiza el recientemente creado Centro de Desarrollo Integral del Adulto Mayor, Gerópolis, de la Universidad de Valparaíso, como organismo encargado de propiciar -a nivel local- el desarrollo de comunidades amigables con las personas mayores y la implementación de programas comunitarios basados en evidencia, para el automanejo de enfermedades crónicas múltiples, que permitan a las personas mayores un empoderamiento de su condición de salud.

Fuente: UV

Virus similar al Ébola irrumpe en la escena mundial y preocupa a las organizaciones de salud

logo-usachEl lunes pasado, un hombre falleció en Estados Unidos, como consecuencia de la Fiebre de Lassa, virus similar al Ébola y cuya falta de asistencia médica oportuna, tiene un alto porcentaje de mortalidad. Ante la inquietud que se generó en distintos países y sus posibilidades de expansión, la especialista de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago, Valeria Ibáñez Henríquez, cree que son bajas, pues proviene de un roedor africano, lo que significaría que serían “humanos infectados aún  asintomáticos los que diseminarán el virus de un país a otro”. Continue reading