Tag Archives: PSU 2018

PSU 2018: experta en déficit atencional entrega tips para estudiantes con esta condición

  • Este trastorno, común en los estudiantes, puede afectar el rendimiento escolar y provocar sensaciones de frustración o fracaso de cara a la PSU. Afortunadamente hoy existen formas prácticas de revertirlo.

Se acerca la Prueba de Selección Universitaria (PSU), una de las instancias más relevantes en la vida de los y las estudiantes, ya que de ésta depende -en muchos casos- el futuro académico y profesional de los jóvenes. Por lo mismo, este periodo se asocia a cuadros de ansiedad y estrés difíciles de manejar, más aún si el estudiante padece trastorno de Déficit Atencional.

Aquellas personas que presentan Trastorno de Atención e Hiperactividad (TDAH), suelen tener dificultades en las llamadas “funciones ejecutivas” y se manifiestan en una desorganización crónica, mal manejo del tiempo, olvidos frecuentes, decisiones impulsivas, mal rendimiento académico o laboral, entre otras.

Por este motivo, es clave apoyar a quienes padezcan esta condición y deban enfrentarse a una instancia como la PSU. Lo principal es que los estudiantes logren organizar mediante una planificación o estrategia realista y con cierta flexibilidad.

Según Bretta Palma, psicopedagoga infanto juvenil, quien desarrolló un programa de charlas online a través de las cuales enseña herramientas para tratar el TDAH, “hay ciertas partes del entrenamiento que ya se hicieron, lo que se debe analizar ahora es cuánto más se debe ensayar, preparar o ejercitar en el período de tiempo que queda”.

Frente a estos casos, la especialista recomienda buscar ayuda profesional y propone 6 tipspara que los jóvenes logren desenvolverse de la mejor manera posible en esta instancia. “Es importante asesorarse por personas con experiencia y en quienes los adolescentes puedan confiar”, explica.

  1. No distraerse y centar el foco en lo importante

No es época de carretes y salidas. Es poco sensato, por ejemplo, salir la noche anterior a la prueba. Poner atención a una alimentación saludable; cuidar el sueño ya que durante el descanso se integran los conocimientos, el cuerpo recupera energía y se repara.

  1. Padres y madres: comprensión

Es muy importante en esta etapa que los padres bajen los niveles de presión. No es momento de criticar, exigir o descalificar. Por el contrario, su tarea es brindar apoyo y contener para disminuir el estrés. Lo mejor es cuidar que el ambiente sea lo más tranquilo posible.

  1. Evitar automedicación

Tomar pastillas para concentrarse, porque algún amigo o el amigo de un amigo las recomendó, es un riesgo y puede ser contraproducente. Todo tipo de medicamento debe ser consultado bajo la asesoría de un profesional del tema.

  1. Identificar los síntomas de estrés

En este período suele manifestarse el estrés y algunos signos que dan cuenta de esto pueden ser: variaciones en el sueño, como dificultad para conciliarlo, cambios en el apetito, dolores de cabeza, estómago, malestar corporal, náuseas o vómitos. Además, los adolescentes suelen aislarse, se vuelven más sensibles o irritables. Ante estos indicadores, si son repetitivos, es recomendable buscar un especialista.

  1. Menos estudio, más autocuidado

Es recomendable, en los días previos a la PSU, comenzar a bajar la intensidad del estudio. La última semana es apropiad preocuparse del autocuidado, el sueño, la alimentación y se pueden organizar actividades recreativas.

  1. Evita marihuana y alcohol

El consumo de marihuana y alcohol perjudica el rendimiento, potencia la desconcentración y afecta la calidad del sueño y memoria. Estas sustancias interfieren de forma significativa en la capacidad de atención en jóvenes que no presentan TDAH y más aún, a quienes lo padecen. Es importante considerar, en el caso de la marihuana, que ésta permanece más tiempo en el cerebro y la sangre y puede complicar la obtención de buenos resultados.

Guía para prevenir el estrés antes de la PSU

  • Profesionales del Centro de Apoyo al Aprendizaje de la Universidad Católica del Maule entregan algunos consejos y coinciden en que la clave es tener hábitos de estudio y no “calentar” la materia a última hora.

La preparación de miles de estudiantes para enfrentar de buena manera la Prueba de Selección Universitaria (PSU) –programada para el 26 y 27 de noviembre de 2018-, trae consigo diversas reacciones asociadas al estrés. Ello, debido en gran parte a no tener hábitos de estudio, no saber organizar el tiempo o estudiar a última hora.

Según el psicólogo del Centro de Apoyo al Aprendizaje (CAP) de la Universidad Católica del Maule (UCM), Felipe Franzani, “El estrés es una reacción fisiológica, es decir del cuerpo, pero que abarca otros aspectos, como el área cognitiva, nuestros pensamientos y el área emocional. Es algo que está presente, tanto en animales como en seres humanos”, dijo.

Sin embargo, para el profesional hay que distinguir lo que es el estrés negativo o eustrés del negativo o distrés. “El estrés es necesario en nosotros, no podríamos vivir sin él, estaríamos paralizados, nada nos movilizaría a la acción. Necesitamos esta fuerza que viene de nosotros, que nos impulsa a hacer lo que tenemos que hacer”, sostuvo.

“El estrés negativo, es un estado generalizado que puede durar muchos días o semanas, es decir, se vuelve crónico y puede desembocar en una enfermedad o en un trastorno, como el burnout o ‘estar quemado’, como se dice, que lo sufren mucho en las profesiones de servicio o de salud. Esto afecta en una variedad de maneras, por ejemplo, en no poder conciliar bien el sueño, en andar con el ánimo alterado o irritable”, explicó Franzani.

Estrés y PSU

Pero ¿Cómo afecta el estrés a los estudiantes que se están preparando para dar la PSU? El psicólogo del CAP UCM indicó que “Algunas de las manifestaciones del estrés son a nivel cognitivo, alterando los pensamientos y también las capacidades cognitivas, como la memoria o la atención. Si un joven está estresado y con los niveles de cortisol por las nubes, le va a costar mucho más memorizar, estudiar, concentrarse y va a estar con la cabeza en otra parte”, afirmó.
Según el profesional, aquello se enfrenta teniendo una actitud preventiva más que reactiva. “Lo que más sirve es organizar bien el tiempo, no estar estudiando la noche anterior, porque tu cerebro va a estar cansado al día siguiente; formarse un hábito de estudio; utilizar técnicas, como por ejemplo hacer resúmenes”, dijo Felipe Franzani.

Por último, el psicólogo del CAP UCM agregó que, si todo eso falla y aún así llega el estrés, “Sirve hacer técnicas de relajación, como una respiración profunda, diafragmática, o meditación, visualizaciones guiadas, salir a caminar, mantener una alimentación adecuada y dormir las horas correctas que tu cuerpo necesita”, cerró.

Hábitos de estudio

En esa misma línea, la psicopedagoga del programa Apoyo Psicoeducativo del CAP UCM, Francisca González entregó algunos consejos a la hora de organizarse para el estudio, ya que eso implica, a su juicio, planear y administrar el tiempo, incluyendo las horas de esparcimiento, “Para no estresarse y evitar el estudio a última hora”, indicó.

Algunas de las recomendaciones son establecer un horario fijo semanal de estudio; jerarquizar las distintas actividades en: prioritarias, importantes, rutinarias e intrascendentes; considerar el estudio en grupo, “Ya que esta estrategia facilita el aprendizaje colaborativo, se comparten los conocimientos y distintos puntos de vista, enriqueciendo el saber y formando comunidades de aprendizaje”; reservar tiempo para el descanso, “10 minutos por cada hora de estudio, proporcionales a la actividad que se realice”, dijo.

También señaló que es importante establecer un balance apropiado entre sueño, comida y actividades de esparcimiento; “siendo flexible y realista, esto significa que el horario no tiene que ser tan duro o imposible de cumplir. Por eso es muy conveniente que el estudiante haga un horario de estudio diario teniendo en cuenta sus capacidades, y también preparado para los imprevistos; tener el horario siempre a mano y a la vista”, manifestó.

Para Francisca González, otro punto a considerar es el lugar en que se estudia y sus condiciones, el cual “Debe tener buena iluminación y ventilación, y en lo posible sin ninguna distracción, sobre todo la que genera el celular, así que en lo posible debes alejar el celular de ti o desactivar el wifi”, recalcó.