Tag Archives: Salud

Expertos plantean que la bioequivalencia se debe ampliar a todas las formas farmacéuticas

Así fue expuesto en el marco de un simposio realizado en la U. San Sebastián. Además se planteó  la necesidad de mejorar el acceso a los medicamentos y fortalecer los sistemas de farmacovigilancia activa para validar los procesos de intercambiabilidad de los medicamentos.

“La bioequivalencia se ha instalado de manera paulatina en Chile, pero no todos los medicamentos tienen esta certificación.Principalmente, son bioequivalentes los comprimidos y cápsulas de liberación convencional y que son monodrogas. Por eso, el modelo que se exigirá en el futuro será para toda las formas farmacéuticas”. Así lo planteó el jefe del Subdepartamento de Biofarmacia y Equivalencia Terapéutica del Instituto de Salud Pública de Chile, Alexis Aceituno en un simposio realizado en la U. San Sebastián (USS).

El Dr. Aceituno precisó que en Chile llevamos 18 años de trabajo en el área bioequivalencia de medicamentos; sin embargo, los primeros decretos de exigencia de estos productos surgieron a contar del año 2009 y el proceso se extendió hasta el año 2014, pero luego se detuvo. Al respecto, señaló que “hay algunos principios activos en los que no han existido presentaciones por parte de los laboratorios para impulsar los estudios respectivos”.

A juicio del experto del ISP, el uso de genéricos tiene sus ventajas no sólo en materia de acceso sino también en el precio de los medicamentos. De hecho, explica que en Estados Unidos, “el presupuesto de salud pública ha disminuido en más de un 25% y la penetración de los genéricos en el mercado norteamericano es cercano al 70%, lo que permite beneficiar a los pacientes crónicos y asegurar la intercambiabilidad al momento de recetar estos productos”.

Por eso enfatizó que para reimpulsar el proceso “una propuesta que suena lógica es solicitar un estudio de equivalencia terapéutica y establecer un plazo determinado al momento de actualizar el registro de los productos, que en Chile duran alrededor de 5 años”.

Plazos y metas

En tanto, José Manuel Cousiño, químico farmacéutico y académico de la Facultad de Medicina y Ciencia de la USS manifestó que “lo que puede ser muy relevante para mejorar el acceso a los medicamentos es que si tenemos 110 principios activos aprobados, ahora podamos contar con el 50% del total de 511 en un plazo de 4 u 8 años, lo que sería una meta bastante real y posible de alcanzar”.

Cousiño destacó que la bioequivalencia ha mostrado avances significativos y la venta de los productos que no lo son ha ido disminuyendo. No obstante, reconoce que los precios promedio de los genéricos bioequivalentes aumentaron en un comienzo, pero recalca que es “evidente que el país debe reimpulsar decididamente una política de genéricos bioequivalentes sin marca, porque la cifra actual es muy baja”.

Monitorización Terapéutica de la Intercambiabilidad

 

Por su parte, Jaime Sasso, Doctor en Ciencias Biomédicas y académico de la carrera de Química y Farmacia de la U. San Sebastián se refirió a los sistemas de farmacovigilancia activa para validar los procesos de intercambiabilidad de medicamentos.

Sasso precisó que existen muchos modelos y tipos de estudios para demostrar la equivalencia terapéutica, pero el acto de intercambiabilidad de medicamentos es más complejo porque intervienen muchas variables y no todas han sido controladas en este proceso.

En ese sentido, el químico farmacéutico indicó que “puede ser que cuando se comiencen a administrar estos productos a la población, los resultados no sean los óptimos y para eso se requiere de un sistema de farmacovigilancia activa, para validar lo que se ha hecho en el proceso de bioequivalencia, sobre todo cuando se realiza la intercambiabilidad entre productos genéricos bioequivalentes”.

El docente destacó el avance que significó la incorporación en la Ley de Fármacos I “la intercambiabilidad de los medicamentos, lo que implica en parte el abandono del concepto de intangibilidad de la receta médica”. Asimismo, resaltó los esfuerzos que se están haciendo para transparentar los precios de los medicamentos y la idea de destacar el principio activo o denominación común internacional en el envase del medicamento, para facilitar su intercambiabilidad.

Sasso planteó que el desafío es “hacer una farmacovigilancia activa sobre la eficacia y las reacciones adversas de los medicamentos a nivel de en las farmacias comunitarias, pero en primer lugar éstas tienen que ser vistas como un centro de salud, de manera tal de realizar una adecuada monitorización de la intercambiabilidad”.

Experta considera muy factible que Chile logre eliminar las grasas trans de sus alimentos en 2023

La académica del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Santiago, Marcela Zamorano, señala que la meta de la OMS, de que los países eliminen completamente este tipo de grasas, es un desafío que Chile perfectamente puede alcanzar, pues desde el 2009 se prohíbe que los productos contengan más del 2% de estas. Se estima que estos ácidos provocan 500 mil muertes al año en el mundo, producto de enfermedades cardiovasculares. 

A través de un comunicado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció esta semana que los países deben eliminar las grasas trans de todos los alimentos a nivel mundial antes de 2023. Se trata de un tipo de grasa que incrementa el tiempo de vida útil de los alimentos y se obtiene al solidificar el aceite líquido mediante un proceso llamado “hidrogenación”.

Para la especialista en análisis de los alimentos y académica de la Universidad de Santiago de Chile, Marcela Zamorano, es muy factible que Chile alcance esa meta sin problemas. Ello, porque en nuestro país no se permite que los productos contengan más del 2% de ácidos grasos trans de origen industrial que, se estima, matan a 500 mil personas anualmente producto de enfermedades cardiovasculares.

“Este tema lleva diez años desarrollándose. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) implementó en el pasado una campaña instando a América a estar libre de grasas trans, y se tomó conciencia de esto en todos los alimentos. Se legisló y desde 2009 nuestros alimentos tienen un máximo de 2% de dichas grasas”, explica. “Chile no debiera tener problemas para alcanzar la meta planteada por la OMS, porque la industria sigue produciendo estas grasas industrializadas con bajo aporte de trans”, enfatiza.

De hecho, la académica del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos (DECYTAL) del plantel estatal señala que la industria ha actualizado adecuadamente sus procesos de hidrogenación, para disminuir aún más sus niveles de grasas trans que, de acuerdo a Zamorano, se comportan de manera similar a las grasas saturadas, pero presentan otras condiciones “tóxicas” que el metabolismo no procesa bien y, por lo tanto, quedan retenidas en el cuerpo.

Con todo, advierte que para alcanzar una hidrogenación que produzca alimentos con 0% de grasas trans, como sucede en Europa, esta debe perfeccionarse aún más, “lo que podría significar elevar el costo y la venta de grasa que compra la industria que tiene esto como materia prima”. Según la experta, las grasas trans son características de alimentos como la margarina, los pasteles, las galletas y las carnes.

Finalmente, considera que para alcanzar la meta planteada por la OMS se requiere una fiscalización activa y constante de estos procesos de hidrogenación. “Que las condiciones se cumplan, para que el proceso origine una grasa cuyo contenido trans sea mucho más bajo”, concluye.

Experta refuta versiones de que medicamentos no tendrían fecha de vencimiento

“Y suministrar fármacos caducados a personas con problemas de salud pude ser aun más riesgoso”, afirma directora de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso. 

Frente a las declaraciones emitidas en distintos medios de comunicación por el presidente de la Asociación de Farmacias Independientes, Héctor Rojas, referidas a que los fármacos no tendrían fecha de caducidad,  la directora de la Escuela de Química y Farmacia de la Universidad de Valparaíso, Yanneth Moya,  aclara que el vencimiento de los medicamentos se determina de acuerdo a estudios que señalan en qué momento existe un 10% del fármaco degradado.

“Esto significa no sólo que la eficacia del fármaco ha disminuido, sino que también se ha generado un 10% de una estructura que potencialmente podría ser dañina. Es cierto que sólo es un 10%, pero la toxicidad puede ser muy alta y no hay forma de determinarla a menos que se conozcan las estructuras de estos compuestos”, advierte.

La académica añade que otro aspecto a evaluar es quién le van  a administrar el medicamento, “ya que si el paciente es niño o adulto mayor, está embarazada o presenta daño renal o hepático, anemia u otro problema de salud, el daño puede ser aún mayor que en otros pacientes, por lo que debería respetarse el vencimiento tal como se señala en las cajas”.

Finalmente,  la farmacéutica  sostiene que “por otra parte, el almacenamiento y cuidado de los fármacos también puede afectar la estabilidad de los medicamentos. El hecho de guardarlos en el baño o la cocina les afecta debido a la humedad y temperatura a la cual son expuestos”.

Crean droga para enfermedades neurodegenerativas de derivado del tabaco y aceite de krill

Enfermedades como Alzheimer, Parkinson o Trastorno del Estrés Post Traumático (TEPT) se verían favorecidas gracias al estudio de investigadores de la U. San Sebastián, en conjunto con el Departamento de Veteranos de Guerra de Estados Unidos.

 

La investigación, a cargo de la Dra. Valentina Echeverría, comenzó hace más de 10 años cuando ella trabajaba en el Departamento de Veteranos de Guerra de Estados Unidos, luego de observar que los enfermos psiquiátricos y con Trastorno del Estrés Post Traumático fuman más que la población general y que numerosa literatura mostraba que el uso del tabaco disminuía la incidencia de la enfermedad de Parkinson.

Así, la científica y sus colaboradores comenzaron sus investigaciones sobre la cotinina el principal metabolito de la nicotina, descubriendo su alta efectividad como compuesto para enfermedades neurodegenerativas y psiquiátricas. “La función principal de la cotinina en el organismo es aumentar la plasticidad cerebral, es decir, la capacidad de las neuronas de comunicarse entre sí”, explica. Esto, sumado a las propiedades del krill -el cual se da en abundancia en el sur de Chile- concluyó que esta formulación ayudaría al funcionamiento del cerebro y por ende  mejoraría la pérdida de memoria y  control emocional inducida por el estrés y otras condiciones.

El año pasado se obtuvo la patente para su uso terapéutico en el Trastorno del Estrés Postraumático y se envió una patente internacional para la combinación con el aceite de Krill, lo que abre nuevas oportunidades de desarrollo médico y comercial para Chile y el mundo.

El Trastorno del Estrés Postraumático se manifiesta después de vivir o ver experiencias muy fuertes que son difíciles de olvidar, como: un accidente, una catástrofe natural, abuso físico, o una guerra.  La persona afectada continúa sufriendo los efectos del estrés luego de pasado el peligro. Esta situación puede provocar problemas como: dificultad para dormir o pesadillas; pérdida de la memoria de trabajo, temor constante, sentimiento de soledad; explosiones de ira; preocupación, culpa o tristeza, y aplanamiento emocional los cuales afectan la vida social y laboral de la persona  y la de la gente que le rodea.

¿Cómo funciona?

El compuesto podría comercializarse para uso intranasal o comprimido oral. Sin embargo, los investigadores plantean que si se administrara de forma intranasal, llegaría directamente al cerebro a través del nervio olfatorio y los mecanismos de acción podrían ser más rápidos.

Las ventajas de la entrega intranasal de la droga, administradas como gotas de nariz o aerosol nasal, según explica Echeverría son:

–           La administración es fácil y no requiere el entrenamiento médico significativo

–           No es invasiva

–           La entrega al Sistema Nervioso Central es relativamente rápida

–           Dosificaciones son repetibles

–           Las drogas se pueden empaquetar en una forma portable

–           No se requiere ninguna modificación del medicamento y la exposición sistémica se minimiza

–           Puede utilizarse con facilidad en pacientes inmovilizados

Actualmente, no existen tratamientos disponibles efectivos para pacientes con TEPT; así el  potencial clínico del método de la entrega de la droga intranasal es absolutamente significativo.

Según explica Echeverría, “acá lo interesante es que nuestra corteza frontal es capaz de controlar a la amígdala -que es una región del cerebro que controla la emocionalidad y las repuestas de miedo- entonces cuando una persona experimenta un trauma, se produce una desconexión entre la corteza frontal y la amígdala, y eso provoca que no actuemos racionalmente. Entonces la cotinina con el Krill aparentemente mejora la conectividad entre las células y regiones del cerebro, limitando las repuestas de miedo”.

Esta investigación es la primera patente internacional de la U. San Sebastián (USS) a cargo de su Oficina de Transferencia y Licenciamiento (OTLUSS) y tendrá como contraparte al Departamento de Veteranos de Guerra de Estados Unidos, los cuales cuentan con vasta trayectoria en el desarrollo de programas para el tratamiento del cáncer, lesiones cerebrales traumáticas, estrés post traumático, depresión y prevención del suicidio, entre otras patologías.

Según comenta Echeverría, el estudio se inició cuando ella y el también investigador de la U. San Sebastián, Alexandre Iarkov, se incorporaron a la institución. “Comenzamos a estudiar el uso de esta droga así como su combinación con productos de importancia comercial para Chile y ahí llegamos al aceite de Krill. Así nació la idea de estudiar las propiedades terapéuticas en modelos animales de la combinación con la cotinina. El resultado sugiere que la combinación de estos productos sería más efectiva en conjunto para combatir la depresión inducida por el estrés de inmovilización”.

Se estudia si esta droga puede además en el futuro aplicarse para el tratamiento de otras enfermedades neurogenerativas como el Alzheimer y Parkinson.Este trabajo ha sido apoyado por un proyecto Fondecyt regular de CONICYT y el concurso apoyo a la investigación de la USS.

¿Piercing en la boca? Conoce los riesgos y los cuidados que debes tener

Las perforaciones en el cuerpo y en la boca se han vuelto cada vez más populares, especialmente entre los más jóvenes. La lengua y los labios son sitios muy comunes para ponerse un piercing, pero existe poca conciencia respecto a los graves daños que puede causar.

Lo que parece ser una moda decorativa inofensiva seguida por millones de personas en el mundo, es considerada una de las prácticas más invasivas para el cuerpo humano, y que puede traer graves consecuencias. Se trata del piercing, que en la cavidad bucal puede acarrear graves daños.

El Dr. Sebastián Galaz, docente de la Facultad de Odontología de la Universidad San Sebastián, especialista en periodoncia, implantología quirúrgica y medicina oral, señala que dentro de las complicaciones inmediatas, luego de ponerse un piercing en cualquier parte de la boca, es posible observar sangramiento excesivo; dolor; lesiones nerviosas; infecciones locales y en otras zonas del cuerpo; alteraciones del gusto; dificultad para tragar y hablar; reacciones alérgicas y aumento de la salivación, entre otras cosas.

El Dr. Galaz también hace hincapié en las complicaciones que se pueden presentar de forma más tardía, posterior a la cicatrización del piercing, puesto que “es posible observar aspiración y deglución de componentes sueltos; infecciones recurrentes; cicatrices irreversibles; heridas y desgarros de labios y lengua; desgaste, fracturas y movimiento de dientes; lengua bífida; pérdida ósea; ulceraciones y fibrosis de los tejidos; recesión gingival más conocida como encías retraídas, fibroma irritativo o tumor benigno formado por tejido”, dice.

Por todo ello, es fundamental estar informado respecto a los efectos que esta práctica cosmética puede llegar a producir. La perforación corporal debe considerarse un procedimiento quirúrgico para todos los efectos y, como tal, tiene que ser realizado en locales autorizados, y solo por personal calificado y capacitado para ofrecer seguridad en la intervención a realizar. La mayoría de estas perforaciones no involucran consecuencias negativas para la salud oral, no obstante es necesario conocer los riesgos asociados.

Por eso el Dr. Sebastián Galaz recomienda:

  • Visitar frecuentemente al odontólogo para realizar el examen oral exhaustivo y así detectar y tratar tempranamente las complicaciones asociadas a esta práctica.
  • Los cuidado son sencillos y claros, la mantención de la higiene es fundamental para evitar gran parte de las complicaciones infecciosas que producen este tipo de procedimientos.
  • Es necesaria la remoción diaria de los aparatos y posterior cepillado tanto del piercing como del área perforada después de cada comida.
  • Enjuagar las áreas con abundante agua o enjuague libre de alcohol.
  • Es importante evitar los movimientos excesivos y malos hábitos como interposición de los aparatos entre los dientes y evitar morder el piercing.
  • El autoexamen respecto al estado y salud de los tejidos de la boca es de suma importancia, frente a cualquier cambio o alteración consultar con su odontólogo a la brevedad.

Los riesgos de consumir productos y alimentos con la bacteria Cereus

Recientemente, el Ministerio de Salud decretó una alerta alimentaria e hizo un llamado a no consumir una partida de un preparado o fórmula en polvo destinada a lactantes debido a la presencia del Bacilo Cereus.

Independiente de la activación de los protocolos de seguridad que contemplan el retiro de las partidas contaminadas y los sumarios respectivos, lo relevante es la información que se le entrega a las personas para prevenir el consumo de esta toxina y particularmente en el caso de grupos de mayor riesgo como lactantes y adultos mayores.

El Dr. Álvaro Álvarez, bioquímico y académico de Bioquímica de la U. San Sebastián explica que esta bacteria “constituye una de las infecciones más típicas en los alimentos. Tiene la capacidad de formar esporas que andan por el aire y pueden caer en un alimento. La comida expuesta al aire recibe esta bacteria, la cual encuentra un medio ideal para crecer. De hecho, puede hacerlo sobre los 5 grados Celsius, teniendo un crecimiento óptimo entre 30 y 37 grados”.

Asimismo el especialista explica que “a las dos horas que un alimento se expone al aire, es muy probable que ya tenga esporas con esta bacteria, por eso es que cuando uno cocina y deja un alimento enfriando tiene que preocuparse después de guardarlo rápidamente en el refrigerador. Si la comida queda destapada toda una tarde a temperatura del ambiente, es probable que en la noche ya esté contaminada”.

El docente USS señala que normalmente esta bacteria podría estar presenten en distintos alimentos y su ambiente preferido son las carnes, pollo, embutidos y productos con azúcar y dentro de ellos está la leche, algunas harinas o arroz.

Riesgos: ¿Para quién?

El bioquímico de la USS indica que la contaminación con el Bacillo Cereus es riesgosa, aunque la gravedad depende de las personas que consuman un alimento infectado y de las condiciones ambientales.

Particularmente en el caso de los preparados o mezclas para recién nacidos, el docente indica que “las consecuencias dependen del tipo de producto y del tiempo que lleva el producto contaminado. En general, lo que ocurre primero son náuseas y vómitos y luego diarrea. Por eso cuando la bacteria tiene poco desarrollo se da lo primero y si el período de incubación es superior a las ocho horas se genera un cuadro diarreico”.

Agrega que “para los grupos de riesgo como adultos mayores y lactantes, la contaminación con esta bacteria es muy grave e incluso puede causar la muerte”.

“Una persona normal presenta problemas agudos, pudiendo eliminar la bacteria a través de la respuesta de su sistema inmunológico. En general todo esto ocurre entre uno y dos días y después se normaliza el estado de salud del afectado”, indica Álvarez.

Sin embargo, cuando se trata de ancianos o bebés, el riesgo es mucho mayor. Esto, porque en los primeros seis meses de vida, esa inmunidad proviene fundamentalmente de la madre a través de su leche, pero estos niños lo que están tomando es un preparado o fórmula alternativa a la lactancia materna”.

Señala que “esta bacteria libera toxinas que son las que ocasionan las náuseas y vómitos, además del cuadro de diarrea porque afecta el equilibrio electrolítico del intestino. El riesgo de la infección esta también relacionado a que habitualmente el Bacilo Cereus es resistente a los antibióticos más comúnmente usados como la penicilina y sus derivados, lo que obliga a usar otros de uso exclusivo intrahospitalario”.

Su eliminación

Por eso cuando se detecta su presencia, se debe eliminar o retirar toda la partida de un producto o preparado como en el caso de esta fórmula láctea y es recomendable revisar los protocolos de seguridad para su elaboración.

Esto, porque hay que determinar de qué manera se produjo la contaminación y Álvarez indica que podría haber un error de manipulación o de procedimiento, donde la fórmula se expuso al aire por mucho tiempo en forma accidental.

El académico recalca que “independiente de cómo se realiza el proceso de elaboración es lógico pensar que las condiciones ambientales para hacer estos preparados no sean menores a 5 grados o mayores a la temperatura ambiente, lo que implica el rango de temperaturas para que la bacteria prolifere, por lo que el protocolo de bioseguridad para impedir la contaminación de los preparados debe seguirse con rigurosidad absoluta”.

​ Minsal solicita a Centro de Estudios en Salud de la UV que proponga medidas para frenar brote de Fiebre Q

La medida forma parte de las acciones destinadas a enfrentar y superar la emergencia sanitaria que está afectando el sur de Chile.

La medida forma parte de las acciones destinadas a enfrentar y superar la emergencia sanitaria que está afectando el sur de Chile.

El Ministerio de Salud encomendó al Centro Interdisciplinario de Estudios en Salud (CIESAL) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso (UV) iniciar, a partir de mayo próximo, una evaluación exhaustiva de la situación y proponer medidas concretas de control que permitan enfrentar y superar la emergencia sanitaria provocada por el brote de Fiebre Q que está afectando el sur de Chile.

El trabajo formará parte de una asesoría permanente en este tema, como parte de las acciones adoptadas por las autoridades de dicha cartera destinadas a evitar que esta enfermedad se expanda y adquiera las características de epidemia. Cabe recordar que en noviembre del año pasado el Minsal decretó una alerta sanitaria por brote de Fiebre Q en las regiones de Los Lagos, Los Ríos y La Araucanía.

Desde entonces y hasta esta fecha los casos notificados superan los 180, de los cuales el 70% de ellos corresponde a trabajadores pecuarios o relacionados con ese sector, el 10% a familiares de estos últimos y un 7% a profesionales de la salud que ha atendido a los infectados en los centros asistenciales de las zonas mencionadas, Además, tres de cada cuatro afectados son hombres cuya edad promedio es de 35 años.

Caracterizar el problema

Según explicó la doctora Eva Madrid, directora del CIESAL-UV, la solicitud de ayuda del Minsal apunta a caracterizar el problema desde una perspectiva de salud pública, con énfasis en los mecanismos de contagio, tamaño del problema y factores causales asociados al problema.

“Por tal motivo, nuestra tarea se orientará a evaluar las opciones para abordar el problema en conjunto con la contraparte técnica del Ministerio de Salud, considerando las implicancias y resultados de varias medidas de prevención y control, como vacunas en humanos, control de hemoderivados y trasplantes, medidas de prevención en trabajadores y medidas de control ambiental en animales y fluidos”, precisó la investigadora.

El trabajo que realizará el Centro de Estudios en Salud de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso estará liderado por el investigador Javier Pérez-Bracchiglione, quien encabezará un equipo integrado por los especialistas Cristian Papuzinski, Marcelo Arancibia, Manuel Vargas, Jana Stojanova y Cristóbal Loézar.

A ellos se sumará la investigadora de la de la Pontificia Universidad Católica de Chile Gabriel Rada, ya que este trabajo contará con la colaboración del Centro de Evidencia de esa casa de estudios.

La Fiebre Q es una infección transmitida de los animales -en especial rumiantes- a los seres humanos (zoonosis), causada por la bacteria Coxiella burnetii, la cual suele encontrarse en vacas, ovejas y cabras, pero también en caballos, cerdos, conejos, perros, gatos y garrapatas.

Los animales infectados eliminan el microorganismo en la orina, heces y la leche que producen las hembras y otros fluidos orgánicos de animales infectados, desde donde puede transmitirse a los humanos por inhalación de aerosoles.

Expertos PUC advierten relación entre enfermedad renal crónica y obesidad en mujeres

En el mundo entero existen 195 millones de mujeres afectadas por enfermedad renal crónica. A mayor índice de masa corporal, existe mayor riesgo de diabetes, hipertensión y enfermedad renal crónica.

Entre los días 7 y 13 de mayo, se realizará la Semana del Riñón, una iniciativa nacional que busca generar conciencia sobre la prevención de enfermedad renal en la comunidad, liderada por la Sociedad Chilena de Nefrología y la Fundación Pro Salud Renal, y en este sentido, expertos en dietoterapia clínica de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad Católica, advierten la alerta sobre la relación entre enfermedad renal y obesidad, con especial énfasis en mujeres.

Según la Encuesta Nacional de Salud 2016- 2017, 3 de 4 chilenos tiene problemas de malnutrición por exceso. 45.1% de los mayores de 45 años presenta hipertensión arterial, 3.3% obesidad mórbida (principalmente mujeres), 31.2 % obesidad y 39.8% sobrepeso.

Para Clara Molina, nutricionista renal de la UC y jefa de Programa del Curso en Manejo Dietoterapéutico del Adulto con Patología Renal Crónica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, la enfermedad renal crónica es más frecuente en mujeres, llegando a 195 millones las afectadas en el mundo y existe evidencia científica que demuestra una relación entre la obesidad y el desarrollo de enfermedad renal. “Glomerulopatías, nefropatía diabética, hipertensión arterial y malformaciones congénitas, son las enfermedades renales de mayor prevalencia. A mayor índice de masa corporal, existe mayor riesgo de diabetes, hipertensión y enfermedad renal crónica”, asegura Molina.

La Semana del Riñón es una campaña educacional dirigida a la comunidad, que además cuenta con el apoyo de la Sociedad Chilena de Enfermería en Diálisis y Trasplantes y la Asociación de Dializados y Trasplantados de Chile, entre otros.

La experta señala la importancia de partir por la prevención de la obesidad mediante cambios de hábitos de vida saludable que incluyan alimentación y ejercicio. En aquellas personas que ya padecen de alguna enfermedad renal, las adecuaciones nutricionales son particulares a cada caso, pero –según la especialista- en términos generales, se recomienda una dieta baja en calorías, baja en proteínas, sin sacarosa y fructosa añadida en caso de los pacientes diabéticos e hiposódico.

La Pontificia Universidad Católica de Chile a partir de su carrera de Nutrición y Dietética, busca fortalecer los conocimientos de intervenciones nutricionales en pacientes renales, y generar conciencia en el segmento de mayor riesgo, como son mujeres obesas y con sobrepeso.

En Chile, la Enfermedad Renal Crónica afecta en un 14.5 % a mujeres y un 7,4% a varones, y a nivel mundial es la octava causa de muerte en mujeres, provocando más de 600.000 muertes femeninas cada año. Tanto ambientes clínicos como académicos han encendido la alerta por revertir y prevenir estos indicadores, ya sea a través de programas de alimentación saludable como en el desarrollo de nuevos y mejores protocolos nutricionales en ambientes escolares y laborales.

“Cuando pensamos en enfermedad renal lo primero que se nos viene a la mente es la sal, en cómo aprender a mirar las tablas nutricionales y el etiquetado de los productos envasados y procesados, prefiriendo aquellos bajos en sodio, o bien cocinar con no más de una tapita de lápiz de sal en las preparaciones de todo un día por persona; pero muchos desconocen que la obesidad desarrolladas por exceso de grasas, azúcares y carbohidratos, tiene directa relación con el desarrollo de enfermedad renal crónica. Es hora de tomar conciencia”, concluyó la nutricionista renal de la UC.

¿Qué debe tener en cuenta al hacerse un examen radiológico?

Existen distintas medidas de protección para realizar los exámenes radiológicos de modo que sea un procedimiento seguro, pero como pacientes muchas veces no estamos informados sobre los protocolos que debemos seguir en este tipo de intervenciones.

Diariamente estamos expuestos a distintas fuentes de radiación ionizante, algunas provienen de fuentes naturales (suelo, agua, vegetales, etc) y otras son productos de los exámenes radiológicos que utilizan rayos X.

Sin embargo, en todos estos casos hay que tener presente que “la radiación no es inocua y produce un efecto físico y químico en las personas”. Así lo afirma Magdalena Suárez, académica de la carrera de Tecnología Médica de la U. San Sebastián (USS) y secretaria de la Sociedad Chilena de Protección Radiológica.

Por eso es importante que la realización de estos exámenes sea la adecuada, es decir, que estén prescritos por un médico, que la persona que lo realice sea un profesional de la salud certificado y que los centros donde se realizan este tipo de procedimientos cumplan con protocolos de seguridad radiológica.

Desde 1928 existe la Comisión Internacional de Protección Radiológica (CIPR), organismo que se ocupa de promover y recomendar acciones que ayuden a proteger a las personas de las radiaciones ionizantes, no sólo para los pacientes, sino también para quienes trabajan con ellas. En Chile contamos con entes reguladores como son la Comisión Chilena de Energía Nuclear, los Seremis de salud respectivos y el Instituto de Salud Pública los que velan por que se cumplan las medidas de seguridad y certificación de los lugares donde se realizan estos exámenes para seguridad de los usuarios y trabajadores.

La especialista en radiología y física médica dice que “cómo usuarios o pacientes no tenemos mucha noción de esto y el tema de fondo es de qué nos tenemos que informar”.

La profesora Suárez plantea que las tres reglas más importantes en la Protección Radiológica son: la justificación médica para que las personas se expongan a un determinado examen radiológico, es decir que el paciente reciba un beneficio al someterse al examen ya que se obtendrá información diagnóstica para su tratamiento. A esto se agrega la importancia de que sea realizado por un profesional que utilice la tecnología y cuidados propios, para que la persona reciba la menor dosis de radiación posible en la toma de exámenes logrando un óptimo resultado. Esto es lo que se conoce como ALARA, que en términos de seguridad radiológica significa un nivel de radiación “tan bajo como sea razonablemente alcanzable”

La tecnóloga médica indica que en nuestro país se cumplen con estas dos recomendaciones en la mayoría de los casos, pero aún falta la tercera que corresponde a establecer los valores de dosis para los exámenes, tarea que se encuentra pendiente en los países de la región.

En otros países como Estados Unidos, “a uno le dicen que se tomó por ejemplo una radiografía de columna lumbar y la dosis estimada de radiación en este examen es de un número X”, acota Suárez, dato que es importante conocer a lo largo de la vida sobretodo en pacientes que se someten a estudios regulares.

Con respecto a exámenes de chequeo o pesquisa, la académica sostiene que es posible seleccionar a las personas que deban someterse a estos procedimientos agrupándolas según factores de riesgo, antecedentes familiares, morbilidad de base, entre otros aspectos. Pone como ejemplo el caso de la mamografía donde “Se recomienda en general que todas las mujeres de 40 años y más se sometan a una mamografía una vez al año para detectar si existe o no cáncer de mama. Lo ideal sería poder seleccionar a aquellas mujeres que deben hacerse el examen este año y quienes el año subsiguiente”, explica.