Tag Archives: sol

¿Deben tener cuidados especiales las embarazadas en la playa?

La futura madre puede bañarse “durante toda su gestación, ya sea en lagos, playas, ríos, piscinas e incluso aguas termales, siempre y cuando no presente contraindicaciones asociadas a alguna patología que se lo impidan”, aseguró el matrón y académico de la U. San Sebastián, Juan Carlos Chirino.

¿Deben tener cuidados especiales las embarazadas que van a la playa? ¿Cuántos minutos se pueden exponer al sol? Muchas de estas dudas son frecuentes y muchas también asociadas a ciertos mitos, lo que lleva a confusión sobre el tema.

Al respecto, el académico de la Facultad de Medicina de la U. San Sebastián, Juan Carlos Chirino, asegura que la principal medida es evitar la exposición directa al sol por largos periodos de tiempo, “principalmente en horas donde existe mayor índice de radiación ultravioleta, que en promedio es entre las 11:00 y 15:00 horas, además de utilizar ropa que permita cubrir las zonas del cuerpo altamente expuestas, un protector solar adecuado y buena hidratación”.

Asegura que para favorecer la producción de vitamina D y otros beneficios, “es que sea una exposición controlada para generar un equilibrio, evitando los efectos adversos asociados a la radiación ultravioleta, recomendándose  exposición directa unas tres veces por semana de no más de 15 a 20 minutos, con la precaución de proteger la cara, zona más sensible a los rayos UV”.

Respecto a si es recomendable que una embarazada de seis o más meses se bañe, el matrón puntualiza que “lo puede durante toda su gestación, ya sea en lagos, playas, ríos, piscinas e incluso aguas termales, siempre y cuando no presente contraindicaciones asociadas a alguna patología que se lo impidan. En el caso de inmersión en agua caliente, esta no debe sobrepasar los 37°C, además de asegurarse que en los espacios donde se bañe, cuenten con normas de higiene básicas que garanticen, lo máximo posible, la calidad del agua”.

Respecto a aquellas mamás que vayan con sus lactates a las playas, Chirino asegura que “en el caso de los recién nacidos, es importante no exponerlos al sol directo, especialmente antes de los seis meses, ya que hasta esa edad no se recomiendan los protectores solares por la sensibilidad que presentan en su piel, siendo la sombra y ropa adecuada una buena prevención para la exposición. El bloqueador puede empezar a utilizarse partir de los seis meses y con moderación hasta que el niño cumpla un año, siempre observando las reacciones que pueda presentar con su aplicación”.

Lo importante -añadió el docente USS- “es considerar que los baños de sol también son beneficiosos en los recién nacidos, por lo cual se recomienda que al exponerlos  al sol, sea por un corto tiempo, de unos 30 segundos al día solo con pañal, protegiendo su cara y  en horarios con el menor índice de radiación UV”.

Algo de sol para embarazadas

Según Chirino, aunque la preocupación y protección del sol debe ser constante, es muy importante distinguir que “la exposición al sol tiene diversos beneficios para la salud en las embarazadas, entre los cuales está la regulación de los ritmos circadianos o ritmos biológicos, mejorando el estado de ánimo y predisposición a la depresión, fortalecimiento del sistema inmune y cardiovascular, entre otros beneficios donde se destaca  la producción de una vitamina muy importante para el ser humano, especialmente para una embarazada, la vitamina D, la cual permite la absorción del calcio en el organismo, el mineral de mayor predominancia en el cuerpo, y que en el caso de una embarazada es necesario aumentar considerablemente sus niveles durante la gestación”.

Descubre qué alimentos pueden ayudar a resistir las olas de calor

La académica Leyla Juri, de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Católica del Maule, sede Curicó, entrega prácticos consejos de cómo refrescarse en verano.

El calor no da tregua este verano, es así como la Dirección Meteorológica de Chile anunció para estos días temperaturas que sobrepasarán los 30 grados en la Región del Maule. Por eso, para resistir a este acalorado enero es clave una correcta alimentación e hidratación.

Leyla Juri, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Católica del Maule (UCM) recomienda que el beber agua natural es fundamental, ya que tiene efectividad para hidratar, no así las bebidas gasificadas o jugos azucarados. Se debe considerar, además, que el agua es vital para la limpieza de las funciones del riñón, entre otros beneficios para la salud.

“Al agua natural se le pueden agregar rodelas de frutas como naranjas, limón, frutillas, pepino, además de hierbas como menta, albahaca e incluso jengibre y así darles un sabor más refrescante”, aconseja.

La docente explicó que también es importante no esperar a tener sed, ya que cuando aparece esta sensación es señal de deshidratación.

Por lo mismo advierte que “no es bueno considerar el té ni las infusiones como hidratación, ya que éstas son diuréticas, es decir, favorecen la pérdida de agua en el organismo”.

También la académica recomendó consumir alimentos con alto porcentaje de agua.

“Aprovechar las frutas y verduras como pepino, lechuga y ensaladas verdes, naranja, kiwi, pomelo y sandía (por su azúcar, debe ser en pequeñas porciones para los diabéticos), entre otras.  No olvidar que los pescados también poseen alto contenido en agua, pero se deben preferir los de bajo contenido graso como por ejemplo el atún, reineta y merluza por sobre el salmón y el jurel. Aunque es importante considerar que la estas grasas son de buena calidad, porque protegen nuestro corazón y organismo”, destacó.

 Especial cuidado

En el caso de los adultos mayores, la nutricionista de la UCM explicó que hay que tener aún más precauciones.

“El no estar hidratado implica no regular bien la presión arterial o la temperatura, por eso es fundamental el consumo habitual de alimentos ricos en agua”, advierte.

Mientras que, en el caso de los niños, aseguró que “tanto en los casos de menores de 2 años que no son capaces de verbalizar que tienen sed, o de los mayores que tampoco suelen tener conciencia sobre la hidratación, es muy importante inculcar el consumo de agua para procurar su bienestar, sobre todo cuando están expuestos a actividades físicas demandantes”.

¿Cómo protegerse del sol y calor para la segunda vuelta electoral?

Este domingo se vivirá una nueva jornada electoral y nuevamente las altas temperaturas serán protagonistas durante el fin de semana Por eso es conveniente tomar algunas medidas preventivas para cuidarse de los efectos del sol.

Angeles Solís de Ovando, académica de la Facultad de Enfermería de la USS señala que lo primero que hay que considerar es que “las personas deberían usar protector solar todos los días del año y no sólo cuando se registran altas temperaturas, porque la acción en la piel de los rayos ultravioleta es permanente”.

La enfermera indica que las personas tienen que utilizar entre 35 y 45 ml de su bloqueador solar por vez, lo que equivale a la mitad del tubo de bloqueador. Además la frecuencia recomendada de su uso es de dos a tres horas.

Asimismo, precisa que “si la persona tiene mucho calor el día de la votación y se echa agua en la cara, debe colocarse nuevamente bloqueador, para mantener la protección contra los rayos UV”.

Otro factor clave para no vivir inconvenientes durante las elecciones del domingo, es que “las personas consuman dos litros de agua diarios y si hay deshidratación se debe aumentar en un litro más, para recuperarse. Esto, pensando en quienes estarán todo el día en los recintos habilitados para votar”.

La enfermera agrega que “hay que preferir bebidas frescas y no calóricas y ojalá que sea agua mineral o jugo de naranja. Esto especialmente en mamás que estén amamantando. Porque es usual que madres con hijos menores de seis meses concurran a votar y lo importante es que sus hijos amamanten más seguido”.

Para quienes van a estar todo el día en los locales de votación como es el caso de vocales y apoderados de mesa, la docente recomienda “llevar un bidón de agua, aparte de las colaciones que reciben los vocales de mesa, porque los jugos que les dan no son suficientes para mantenerse bien hidratados”.

Pensando en personas con enfermedades crónicas, la académica precisa que en el caso de quienes tienen diabetes “estar dos o tres horas parado sin moverse, les puede producir úlceras en los pies y con el calor y el sudor se pueden generar heridas”.

Adicionalmente, la enfermera indica que si hay personas que permanecerán todo el día en el local de votación y son diabéticos, “tienen que consumir alimentos cada tres horas, para no sufrir una descompensación o desmayo”.

Y si alguno de los votantes es asmático o tiene alergia, la docente indica que es necesario que ande con el inhalador o broncodilatador respectivo y “no ir a votar cuando hay más viento, por la proliferación de partículas como el polen que ingresa en mayor cantidad a las vías respiratorias”.

Lo recomendable dice la docente es votar temprano por la mañana y no exponerse al sol entre las 12 del día  y las 4 de la tarde.

Además se debe utilizar el protector solar 20 ó 30 minutos antes de salir de la casa. Utilizar un sombre y ropa ligera, ojalá de algodón.

En el caso de los adultos mayores y las personas con pieles sensibles, es recomendable el uso de protectores solares con factor 50 y ropas larga.

También no se deben olvidar de los lentes de sol con filtro UV e hidratarse adecuadamente. Para eso, lo ideal es consumir agua mineral o jugo de naranja.

Si va con niños menores de seis meses no exponerlos al sol y no usar protectores solares con ellos. La madre se debe hidratar suficientemente y amamantar más seguido a su hijo/a.

Si se trata de hipertensos, diabéticos o personas que padecen patologías cardiovasculares no deben exponerse directamente al sol y tampoco permanecer muchas horas de pie esperando para votar.

Por último, Los asmáticos no deben ir a votar en horas en que hay más viento  y deben llevar su inhalador o broncodilatador.

Llamativo fenómeno solar causó sensación entre los antofagastinos

Experto de la UCN explicó que se trata de un evento meteorológico que solo genera un espectáculo visual.

Durante la tarde de este lunes, los antofagastinos fueron testigos de un evento meteorológico denominado “halo solar”, el cual genera un efecto de arcoíris alrededor del Sol, debido a la presencia de nubosidad alta combinada con bajas temperaturas.

Cientos de fotos al respecto fueron compartidas a través de las redes sociales por sorprendidos ciudadanos que admiraban este fenómeno poco usual en la zona.

“Son cristales de hielo en alturas de más de 10 kilómetros. Pequeñas partículas que producen ese efecto circular en el Sol. Solo necesitamos nubes altas con temperaturas menores a los cero grados para que se produzca”, explicó Stefan Kimeswenger, académico del Instituto de Astronomía de la Universidad Católica del Norte (UCN).

EFECTO VISUAL

Si bien el efecto genera un tipo de arcoíris, se trata de fenómenos ópticos diferentes, ya que estos últimos son causados por gotas de agua, mientras que los cristales de hielo crean los halos solares.

Kimeswenger enfatizó que el evento genera solamente un espectáculo visual.

“En el norte de Chile no es muy conocido, ya que el hielo en altura no es muy frecuente, pero es muy común en Europa y Estados Unidos. Es un suceso de meteorología de hielo y no provoca ningún efecto ni cambio en el suelo, así que las personas no tienen que preocuparse”, finalizó el experto.

Llaman a evitar innecesaria exposición al sol ante ocurrencia de altas temperaturas

Los síntomas de una persona afectada por sobreexposición al calor del sol es palidez, sed intensa, somnolencia y fatiga, indicó la Dra. Verónica Guerra de la de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Católica del Maule.

“El tiempo que se está expuesto al calor es el factor más importante a considerar, más que si son altas o bajas las temperaturas presentes”, indicó la Dra. en Enfermería, Verónica Guerra, académica de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Católica del Maule, esto a raíz de la alerta de altas temperaturas anunciada para los próximos días por la Dirección Meteorológica que podría superar los 36° C.

Son la población de niños y adultos mayores los que deben tener mayor precaución con el tiempo de exposición al sol directo, quienes además deben permanecer siempre hidratados y resguardados de la luz directa que transporte los rayos ultravioleta, causantes en el largo plazo de cáncer a la piel.

“Debemos reforzar que es necesario mantenerse hidratado constantemente, sobre todos para los niños y adultos mayores. Es recomendable ingerir productos frescos como son frutas y verduras para permitir la hidratación de las personas. No es bueno presentar síntoma de sed, debemos prevenir antes que surja para evitar deshidratación”, agregó la Dra. Guerra.

La vestimenta, explica la profesional de la salud, mientras más clara mejor ya que absorbe menos las radiaciones ultravioleta, evitando estar bajo el sol entre las 10:00 y las 18:00 horas.

“El sentido común como seres humanos nos hace un llamado de atención, buscar lugares frescos y airados, pero debemos reforzar el tema del consumo de agua, y si necesariamente debe exponerse al sol lo debe realizar utilizando protectores solares, y cubrir con ropa la mayor parte del cuerpo, especialmente la cabeza”, manifestó la Dra. Guerra.

Para estar atentos, es importante saber que los síntomas de una persona afectada por sobreexposición al calor del sol es palidez, sed intensa, somnolencia y fatiga,  sobre lo cual la Dra. Guerra, comentó que “idealmente no se debe llegar al extremo de acudir a un recinto asistencial para atender el caso, más bien en casa debemos prevenir y contrarrestar estas sintomatologías”.

Fuente: UCM

Envejecimiento precoz, manchas y cáncer a la piel son algunos de los peligrosos riesgos de exponerse al sol

Las altas temperaturas no han dado tregua este verano, es por esto que la académica Marina Saavedra, de la Escuela de Enfermería de la U. Católica del Maule, entrega útiles consejos para el cuidado de la piel.

Si hay dos enemigos poderosos en estos días de calor son los rayos ultravioletas que emite el sol, éstos son los UVA y UVB. Ambos, son los causantes de los principales problemas que pueden afectar nuestra piel, incluso pueden provocar cáncer.

La académica de la Escuela de Enfermería de la U. Católica del Maule, Sede Curicó Marina Saavedra explica que “los rayos UVB se incrementan entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, horario en el cual se recomienda que la gente no se exponga al sol, ni siquiera con protector. Mientras que los UVA son altos durante todo el día, incluso a las 8 de la mañana o a las 6 de la tarde y durante todo el año”.

Sumado a lo anterior, las personas deben saber que la radiación ultravioleta es acumulativa a través de los años, lo que traería una serie de consecuencias nocivas para la salud.

“Esta acumulación causa mutaciones a nivel del ADN de las células de la piel, siendo el primer paso hacia un cáncer. También genera un envejecimiento precoz, colaborando con la aparición precoz de arrugas y manchas”, advierte Saavedra.

Precauciones

Cada año más de 200 personas mueren en Chile producto del cáncer de piel. Por eso es fundamental protegerse y tomar ciertas precauciones.

Para evitar esto, la docente entrega una serie de recomendaciones que son importantes para tener en cuenta:

“Lo primer es el uso de protectores solares de amplio espectro, lo que significa que tienen cobertura para ambos tipos de rayos ultravioleta, aplicar el fotoprotector 30 minutos antes de la exposición solar, tras cada baño y/o cada 2 horas, renovar su aplicación, incluso aunque sea “water resistant”, asegura.

Además, explica que hay que ponerse una buena cantidad de protector, sobre todo en aquellos lugares que siempre son olvidados: orejas, dorso de las manos, dorso de los pies y cuello.

También es importante “utilizar el mismo factor en todo el cuerpo, utilizar el mismo factor a lo largo del tiempo, ya que es habitual que uno comience las vacaciones poniéndose un factor alto y luego va bajando a medida que se va bronceando”.

En el caso de los niños las medidas deben ser aún más extremas.

“Los niños menores de 1 año no deben exponerse al sol, ni siquiera con protección solar. Mientras que los niños mayores de esa edad se recomienda la protección solar con un factor protector igual o superior a 30, para asegurarse la protección más efectiva. Además, de la utilización de trajes de baño que cubran la mayor parte del cuerpo y que tengan protección solar incorporada en la tela.  La ropa de algodón también puede funcionar como una barrera para la radiación UV”, recomienda Saavedra.

Finalmente, para todas las edades se recomienda el uso de sombrero de ala ancha, los anteojos y la ropa larga de tonos oscuros, e idealmente de telas que filtren los rayos UV. En la playa o la piscina prefiera estar bajo la sombra de un árbol o una sombrilla. Y evite exponerse directamente al sol entre las 11 y las 16 horas.

Fuente: UCM