Tag Archives: U. del Pacífico

Calidad de Vida Laboral: el desafío de compatibilizar trabajo y bienestar   

Cumplir con los roles de trabajador con el de esposo o esposa, padre o madre, o de hijo o amigo, no es una tarea fácil. Los extensos turnos de trabajo, largos trayectos de traslado, hacen que cada vez haya menos tiempo para la familia y el ocio. Así, por otro lado, problemas de la vida personal, como pueden ser las deudas o la enfermedad de un ser querido, influyen negativamente en el ámbito laboral. De ahí es que muchas instituciones han enfocado sus esfuerzos en apoyar a sus funcionarios con herramientas que aporten a su calidad de vida.

Está claro que el crecimiento de Chile en los últimos 30 años, ha sido enorme. El país ha visto reducida su pobreza y comparativamente somos un país infinitamente más rico, pero al parecer no más feliz. Pese a los avances, Chile aparece como uno de los países con mayor depresión. De hecho, está ubicado por sobre el promedio mundial. Y en esto, muchos de los factores asociados tienen que ver con la falta de tiempo para el disfrute, o el mal manejo del tiempo y en el problema de no saber cómo compatibilizamos la vida laboral y personal.

Un desafío al que las organizaciones se han hecho parte, porque entienden que la calidad de vida de su capital humano es importante.

Desde el punto de vista del psicólogo Juan Pablo Toro, Magister en Psicología por la Universidad de Erlangen – Nuremberg, y participante de la III Jornada de Calidad de Vida y Salud Laboral organizada por la Cátedra de Calidad de Vida de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la U. del Pacífico y Gendarmería de Chile, el poder compatibilizar ambas esferas implica un gran desafío, dada la centralidad que ocupa el trabajo hoy en la vida de las personas.

“El trabajo, es mucho más que una actividad. Tiene fines instrumentales, porque provee medios para la vida y  tiene una estrecha relación en la vida moderna, como un área de la vida social al vincularse estrechamente con la construcción de la identidad de las personas.  La satisfacción en el trabajo está altamente correlacionada con la felicidad total, porque contribuye a ser reconocido, a tener un espacio social, a establecer relaciones”, indica el experto en psicología del trabajo y las organizaciones.

En este sentido, a pesar de que algunos grupos humanos, como sucede con los más jóvenes, existe un distanciamiento hacia el trabajo y su centralidad,  el trabajo sigue siendo fundamental para el logro de la identidad personal.

Hoy por lo mismo, lo normal es tener trabajo, comenta el experto. Así hoy definido como empleo, con un marco regulatorio y normativas de deberes y de derechos, es el que daría la satisfacción de necesidades como es la calidad de Vida y la cohesión social.

Así y todo, plantea Juan Pablo Toro,  el mundo del trabajo presenta ambivalencias. ”El trabajo a pesar de esta posición social que tiene, es fuente de fuertes ambivalencias, porque por una parte el trabajo puede ser entendido como una maldición o castigo y  una vía de alienación, y si se considera de esa manera es objeto de rechazo,  hay miedo a tenerlo y existen ganas de liberarse de él.  En el otro polo tenemos concepciones más positivas, que son las que han dominado en la era moderna y tuvieron su expresión más alta en el siglo 20, que siguen teniéndola pero que van cambiando. El trabajo entendido como misión, vocación, camino, valor, fuente de deseo. En esta arista, existe por lo tanto miedo a perderlo, horror a quedarse sin él, se lo considera una vía de emancipación, es liberador y el tenerlo es tranquilizante”, comenta.

Pero esta es una manera de entender el trabajo, ya que plantear la idea de la connotación positiva del trabajo no es la única, indica el experto. “Y esto se da por las nuevas condiciones del trabajo. En este último tiempo, se han dado ciertas condiciones que han modificado el ámbito del trabajo. Una de ellas es que se han intensificado y extendido las jornadas laborales, dada las presiones del capitalismo y la alta competitividad. Se ha sumado a la fatiga física, mental y cognitiva, la carga emocional, lo que muchas veces implica un impostar la emoción correcta para el servicio que se realiza. Estas nuevas formas de trabajo han impulsado la individualización, es decir, hay una pérdida de la cohesión social con redes sociales debilitadas y los trabajadores se ven enfrentados a los riesgos individualmente. Incluso hoy se introducen nuevas exigencias en el ámbito de la responsabilización que le toca al trabajador en relación a su trabajo y su empleabilidad, teniendo que adquirir no sólo un cartón o calificación sino competencias, actualización y calificaciones para mantenerse deseables para el mercado laboral”, enumera el experto.

Es por ello que en ese marco es que el trabajo tiene esta doble funcionalidad. “Por una parte, es una fuente de salud que permite estados de bienestar , sentimientos de identidad, y pertenencia social y por otro, efectos negativos, donde es capaz de dañar la salud y de generar malestar según las condiciones materiales y sociales en que se realiza”, acota.

En este contexto Juan Pablo Toro, señala que lo óptimo es que las personas entiendan que el trabajo es ambivalente. “Hay que saber que el trabajo no es sólo felicidad, la experiencia cotidiana de todos no dice eso. A veces es felicidad y a veces es sufrimiento. En lo cotidiano, nos toca uno y lo otro, el vivir experiencias polares. Y lo que se trata en la Calidad de Vida es cómo movernos en esa dirección, para que las personas encuentren significación expresiva en su labor y puedan desplegar todas sus potencialidades”.

Entonces ¿Qué se entiende por calidad de vida laboral?

Para el psicólogo, la buena calidad de vida laboral se asocia a los componentes expresivos del trabajo, es decir a los que apuntan a aquellos factores motivadores y no a los de base o higiénicos. “Es por ello que los programas de calidad de vida existentes no debieran olvidar las condiciones de trabajo. Hoy muchos programas se piensan casi exclusivamente fuera del lugar de trabajo como actividad recreativa, y la pregunta debiera ser, ¿cómo maximizar los potenciales expresivos, de autorrealización y autonomía en el trabajo?”, indica el experto.

Un punto relevante, señala Juan Pablo Toro es que los riesgos psicosociales son parte constitutiva de la calidad de vida laboral.  “Éstos han hecho visibles las relaciones sociales en el trabajo como un factor de riesgo, aunque son obviamente factores protectores en la medida de que se manejen adecuadamente.  Lo que dice la perspectiva de riesgo psicosocial es que asume que el entorno tiene características que suponen riesgos para la salud de los trabajadores, como la sobre carga de trabajo, la sub dotación, una forma de jefatura, o una forma de vínculo del trabajo con el resto de la vida. Y un dato interesante desde el punto de vista de la calidad de vida laboral, es que hay que prestar atención al tema del autocuidado, pero que es insuficiente por sí solo. Hay que considerar que las formas de padecimiento no están en el individuo sino en el entorno laboral, por lo que el autocuidado no debe olvidar que no basta por sí mismo, es la organización del trabajo la que debe analizar dónde están los factores de riesgos implicados y que deben ser removidos o mejorados”, señala.

Sobre los abordajes en esta temática, indica que hay dos distintos. “Uno es el de la institución, que por muy buena disposición ponen en marcha iniciativas para mejorar las condiciones de trabajo. Es una práctica de gestión organizacional que se expresa en un conjunto de normas, directrices, y prácticas que se orientan a la promoción, del bienestar individual y colectivo, al desarrollo personal y a la ciudadanía organizacional en los ambientes de trabajo. Y que tiene implícito el concepto de restauración cuerpo mente, es decir,  para asegurarse un buen rendimiento laboral. Y otro desde los trabajadores,  los cuales se refieren a otra cosa cuando se les pregunta sobre Calidad de Vida laboral, apuntando generalmente a cómo perciben el trabajo,  si hay experiencias de bienestar o no, de reconocimiento o posibilidades de crecimiento y respeto individual”, finaliza el especialista.

U. del Pacífico firma importante convenio con Fundación Superación de la Pobreza

El convenio, firmado en la Sede Melipilla de la Universidad del Pacífico, permitirá realizar proyectos de colaboración mutua en los ámbitos de voluntariados universitarios, encuentros de participación estudiantil, investigaciones y estudios en la Región Metropolitana.

La Universidad del Pacífico firmó importante convenio de colaboración con la Fundación Superación de la Pobreza (FSP) Región Metropolitana, el que permitirá realizar proyectos de colaboración mutua en los ámbitos de voluntariados universitarios, encuentros de participación estudiantil, investigaciones y estudios en la Región.

El convenio fue suscrito en un acto solemne por el Director de la Sede Melipilla de la Universidad del Pacífico, Carlos Valle Astorga, y por la Directora de la Fundación Superación de la Pobreza Región Metropolitana, Fernanda Alvarado Muñoz.

En la ceremonia también estuvieron presentes la Directora de la Escuela de Trabajo Social de la U. del Pacífico, Lucía Vásquez Rotger; la Coordinadora de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la Sede Melipilla, Elizabeth Migone Campos; y los secretarios de estudio de las Escuelas de Trabajo Social, Ingeniería Comercial y Pedagogía en Educación Física, Christian Quinteros Flores, María Angélica Salas Jaramillo y Enrique Sánchez Saavedra.

En la oportunidad, la Directora de la Fundación Superación de la Pobreza Región Metropolitana, Fernanda Alvarado Muñoz, destacó la importancia de firmar este tipo de colaboración con la Universidad del Pacífico. “Creemos firmemente que la superación de la pobreza se logra con todos los actores de la sociedad, con miradas complementarias, donde el centro sea el desarrollo humano. A través del Programa Servicio País, buscamos que jóvenes profesionales o que se encuentren en pleno proceso de formación, se re-vinculen con las comunidades a través de distintas acciones organizadas, planificadas e implementadas en conjunto con las personas para desarrollar y potenciar capacidades que se conecten a la estructura de oportunidades. Esta alianza viene a potenciar lo que el Programa se encuentra desarrollando en la Provincia de Melipilla, de esta manera ya nos hemos planteado grandes desafíos para el próximo 2016, tanto con los alumnos, docentes y cuerpo directo de la Universidad del Pacífico”, señaló.

El Director de la Sede Melipilla de la U. del Pacífico, Carlos Valle Astorga, también resaltó la importancia que tiene este convenio para la casa de estudios. “Para nosotros, como la única Universidad en la provincia, es importante realizar alianzas de esta envergadura, en miras a contribuir a la sociedad en donde estamos inmersos. Estamos convencidos que la formación de nuestros estudiantes va más allá del aula; se trata de la formación integral donde la Universidad contribuye a formar personas que sean un aporte significativo a la sociedad, con vocación de servicio, con sentido de pertenencia, haciendo de este país un país cada vez mejor. Esta alianza se enmarca en lo que se denomina la Responsabilidad Social Universitaria, que no solo busca realizar intervenciones aisladas, sino que permita contribuir con equipos multidisciplinarios en temas propios de la comunidad y poder seguir consolidándonos como un agente de cambio, tal como lo hemos venido haciendo”, indicó.

Sin duda, este convenio también tendrá un beneficio directo para los estudiantes de la Universidad del Pacífico. “La participación de alumnos en experiencias formativas y voluntariado, con la asesoría y orientación de docentes y del equipo de Fundación Superación de la Pobreza de la Región Metropolitana, sin lugar a dudas permitirá articular a los futuros profesionales con instancias de prácticas directas con la comunidad y generación de conocimientos, lo que conlleva a la posibilidad de que los estudiantes puedan participar en diversos proyectos de voluntariado y prácticas a nivel país, lo que garantiza a los alumnos oportunidades, vínculos y certificación técnica. Pensamos que esta alianza será realmente significativa”, comentó Elizabeth Migone, Coordinadora de la Dirección de Asuntos Estudiantiles sede Melipilla.

La Universidad del Pacífico es una institución de educación superior cuya misión es aportar al desarrollo de la sociedad mediante la generación y transmisión de conocimientos para la formación de profesionales, técnicos y graduados. Se apoya en un modelo formativo centrado en el estudiante, de acuerdo a los valores institucionales y en una gestión apoyada en procesos continuos de evaluación y aseguramiento de la calidad.

Por su parte, la Fundación es una institución sin fines de lucro, creada en el año 1995, cuya misión es contribuir a la superación de la pobreza, promoviendo mayores grados de equidad e integración social en el país, que aseguren el desarrollo humano sustentable de las personas que hoy viven en situación de pobreza y exclusión social. Para el cumplimiento de su misión, la Fundación lleva a cabo análisis sobre la pobreza, estudios para aportar a la generación de propuestas de política pública, y desarrolla modelos innovadores y replicables de intervención social para la superación de la pobreza que involucran a jóvenes en pleno desarrollo profesional a través del Programa Servicio País.

Fuente: UPACÍFICO

¿Es conveniente tomarse un año sabático después de terminar el colegio?

Especialista de la U. del Pacífico recomienda a los jóvenes informarse adecuadamente sobre las alternativas de estudio y evaluar la posibilidad de trabajar, pero descarta de plano que lo mejor sea tomarse un año sabático.

El término año sabático alude al periodo que toman algunos profesionales, normalmente académicos, para tomar distancia de sus trabajos regulares y dedicarse a la investigación y/o publicación.  Sin embargo, también se ha adoptado este modismo para referirse a un periodo que va después de la enseñanza media y antes del ingreso a la educación superior o terciaria.

 Hoy, más de 272 mil inscritos están a la espera de rendir la Prueba de Selección Universitaria (PSU), de los cuales probablemente un grupo no menor sueña con tomarse un año sabático, sobre todos entre aquellos que no saben qué quieren estudiar, los que temen obtener un mal resultado y no poder entrar a la carrera que esperan, o los que ansían poder viajar por el mundo.

Sin embargo, en ese escenario, la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez, plantea que la opción de un año sabático en esta etapa de la vida no es lo más recomendable. “Si pensamos en un joven que ha egresado recientemente del colegio, que está en proceso de construir su proyecto de vida, un año sabático sin orientación, metas o propósitos, no es conveniente. Menos si la razón de ello es porque no pudo concretar sus planes. Los jóvenes necesitan estructura y un propósito. Si no pudo concretar su sueño, prepárese y haga lo que tenga que hacer para poder concretarlo”, señala la psicóloga clínica.

En ese sentido, si el resultado no es el que se espera, la especialista sugiere, en primer lugar, evaluar las razones de ese resultado y diferenciar aquellas cosas que se pueden modificar y aquellas que no. “Ese análisis va a definir los escenarios posibles y, con ello, los cursos de acción. Es importante que el proceso de toma de decisión se haga de la manera más informada posible y confirmar que se tienen todos los antecedentes a la mano. En otras palabras, es importante considerar que los resultados de la PSU no son los únicos elementos para decidir una ruta de acción”, plantea.

Al respecto, Carmen Gutiérrez recuerda que “hoy en día las instituciones de educación superior son muchas y muy variadas, pasando por universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica, donde incluso algunos no piden PSU, por lo que es fundamental informarse”.

También está el caso de quiénes no tienen claro qué quieren estudiar. Allí un psicólogo o un orientador vocacional pueden ser un muy buen apoyo para tomar la decisión. “Muchos jóvenes a los 18 o 20 años todavía no tienen la madurez suficiente y se muestran inseguros. Si no logran aclarar su vocación o definir en qué les gustaría desempeñarse a futuro, lo aconsejable es que entren a algún programa de formación general como el bachillerato o planes comunes de estudio que sean de alguna de las áreas de su interés, lo que puede empujarlos a aclarar el panorama”, indica la docente de Piscología de la Universidad del Pacífico.

Sin embargo, también hay que tener claro que estudiar no es la única alternativa. “Hay casos en los cuales la opción es trabajar o emprender, ya sea de manera definitiva o hasta que se reúnan fondos para hacer otras cosas o resolver una situación personal o familiar coyuntural”, dice categórica.

Pero, ¿en qué casos sí puede ser recomendable que un adolescente se tome un periodo “sabático”? “Solo cuando este descanso tiene una finalidad de recuperarse, restituir fuerzas o energías; cuando responde a una necesidad, o bien, cuando persiga un bien superior. Si bien es cada vez más frecuente que algunas familias premien a sus hijos por haber finalizado la enseñanza media con un viaje que, dada su fecha y/o extensión, implica una postergación en el inicio de una nueva etapa, estos casos obedecen a decisiones familiares o a estilos de vida”, concluye la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Guitiérrez.

Fuente: UPACÍFICO

Los cambios que provocaría el botón “No me gusta” en Facebook

La semana pasada Mark Zuckerberg sorprendió al anunciar que están trabajando en un botón ‘no me gusta’ en Facebook. Los usuarios de la red social se entusiasmaron, pero nuevas informaciones apuntarían a la utilización de «emojis» para expresar emociones y no al botón como se había pensado. Un experto de la U. del Pacífico analiza qué cambios provocaría esta nueva herramienta en la red social, tanto para los usuarios como para las empresas.

 Es un viejo anhelo de todos los usuarios de Facebook. Después de años negando la posibilidad, Mark Zuckerberg, creador de la red social, indicó que están muy cerca de lanzar el botón “No me gusta”, que daría respuesta a una de las peticiones más populares en la historia del sitio.

Así, Zuckerberg terminó con la agonía y la semana pasada anunció en una sesión de preguntas y respuestas a través de Internet que la compañía está trabajando en ello. La declaración del fundador de Facebook sorprendió a los más de 1.500 millones de usuarios activos en el mundo, ya que Zuckerberg se había negado continuamente a introducir un ‘dislike’, argumentado que no desea que la red social se muestre como negativa. “No quieres pasar por el proceso de compartir un momento importante en tu día y que alguien lo vote hacia abajo”, ha declarado el CEO de la famosa red social.

“Hoy en día se utiliza el botón ‘me gusta’ casi como un ‘lo leí’. En la vida real no estamos acostumbrados a decirle a otra persona ‘no me gusta’, o responder ‘mal’ a la pregunta cómo estás. Por eso lo que pasaría en Facebook con ese botón será complejo, tanto para la red social y sus usuarios, como también para las marcas”, asegura Guillermo Bustamante, coordinador de Comunicación Digital Multimedia de la U. del Pacífico.

Entonces, ¿cómo será el botón ‘No me gusta’ en Facebook? Lo único claro es que no tendrá un condimento negativo, no será utilizado para reprobar los mensajes o comentarios, sino que funcionaría más bien para “apoyar” mensajes donde un “me gusta” parecería raro.

El medio TechCrunch analizó las palabras de Zuckerberg y planteó que las últimas informaciones y patentes apuntan a la creación de un botón de expresión emocional mediante la selección de ‘emojis’. De hecho, The Next Web, declaró que Facebook comenzó a trabajar con ellos mediante ‘emojis’ en 2013 y divulgó algunas imágenes de la iniciativa. Así, no habría botón ‘no me gusta’ como tal, o al menos como se concibe comúnmente.

“Si es un ‘emoji’, éste le permitirá a la persona expresar cuál es la emoción que tiene respecto a una publicación. Es muy posible que sea como los ‘Me siento…’ en el estado de Facebook, que ya están incorporados. Así evitan que se genere odiosidad en la red”, explica Bustamante.

Así, el botón ‘No me gusta’ en el formato de emojis sería la manera que encontró Facebook para que sus usuarios expresen disconformidad de una manera agradable y simpática, pero aun así las interrogantes continúan.

“Una cosa es lo que Facebook visualice con este cambio y otra cómo los usuarios lo utilicen y lo piensen. Hoy en día utilizamos Facebook súper distinto para lo que se creó. Un ejemplo de eso es que el hashtag de Twitter fue un invento de los usuarios. Los emojis para expresar emociones serían un gran cambio en Facebook, pero dependerá de cómo lo tomen los usuarios. Es importante ver cómo los usuarios utilizan la nueva herramienta. Probablemente no lo veremos todos al mismo tiempo, sino que lo introducirán paulatinamente”, puntualiza el docente de Comunicación Digital Multimedia de la Universidad del Pacífico.

En tanto, para las empresas este cambio será un gran desafío. “Además será algo positivo para las marcas, ya que no se van a llenar de ‘No me gusta’, sino que tendrán acceso a las emociones de los usuarios. El desafío que vendrá para las marcas será entender cómo se sienten los usuarios sobre sus publicaciones. Será una herramienta nueva para las empresas, ya que esto les permite tener acceso a emociones más honestas de sus clientes de forma más inmediata”, recalca Guillermo Bustamante.

La mayoría de las grandes marcas a nivel mundial tienen una página en Facebook donde dan a conocer descuentos, promociones o simples impresiones para relacionarse con sus usuarios. La  nueva variedad del botón ‘No me gusta’ entregará la posibilidad a los clientes o potenciales clientes para expresar sus emociones frente a lo que comparte la empresa en las redes sociales.

“Las marcas pueden tener muchos datos estadísticos con esto, pero lo importante es cómo lo interpretarán. Por ejemplo, si una marca publica en Facebook una promoción a última hora y la mayoría de sus usuarios dice que se siente confundido respecto de esa publicación, ¿qué hará la marca? ¿Cómo actuarán para eliminar esa emoción de confusión en los usuarios? Será el gran desafío”, concluyó Guillermo Bustamante, coordinador de Comunicación Digital Multimedia de la Universidad del Pacífico.

Fuente: UPACÍFICO