Tag Archives: Universidad Católica del Maule. UCM

“Todos nos hemos visto muy impactados en distintos niveles en la educación superior”

Entrevista a Rector UCM, Dr. Diego Durán.

A más de cien días del estallido social en Chile, el rector de la Universidad Católica del Maule, repasó los principales puntos de la gestión durante estos meses y compartió su análisis respecto del sector, las transformaciones en el sistema de admisión, entre otros temas. También la autoridad universitaria llamó a los chilenos a participar en el Plebiscito Nacional 2020 de abril, proceso que lo calificó como clave para avanzar en el proceso constituyente.

¿Cuál es su análisis y opinión respecto de la baja aprobación que tiene el gobierno, en concreto la figura del presidente Sebastián Piñera? (record histórico de 6% de aprobación), según encuesta CEP ¿es viable gobernar con tan poco apoyo de la ciudadanía?

Afecta al país, es una mala noticia, no solo la de él, sino de todo el espectro político de Chile. Estrictamente uno podría decir que sean todos reemplazados, pero creo no pasa por eso. Hoy tenemos que ser capaces de salir adelante de esta situación, los distintos partidos políticos y el presidente tiene que hacer el mejor esfuerzo para en conjunto superar la crisis. Lo importante es que exista una especial preocupación por los consensos, otra cosa sería llevar al país a extremos que serían más peligrosos.

A pesar de las medidas adoptadas en respuesta a las demandas sociales sigue el descontento ¿Cuál es su posición sobre el Plebiscito Nacional 2020 que se realizará en abril?

Creo que la gente tiene que ir a votar, es muy importante el proceso constituyente que se estableció como discusión ahora y es necesario cerrarlo con el plebiscito para determinar cuál es el camino que tomaremos como país, pero también es importante que la ciudadanía sepa que no existe ninguna solución que resuelve los problemas de la noche a la mañana, ninguna. Por lo tanto, en este estallido social se levantaron las injusticias y ahora se debe trabajar para encontrar las soluciones. Ninguna de éstas es inmediata, salvo situaciones puntuales, pero debemos ser responsable con los recursos asociados y eso requiere de consensos y un trabajo de los partidos políticos, de la ciudadanía, es una tarea de todos, sino solo es postergar el estallido.

¿Es a su juicio necesario abrir más participación en este proceso para las organizaciones sociales?

La ciudadanía siempre ha tenido la institucionalidad que los representa en el parlamento, que son los partidos políticos, pero creo que sí, se debe escuchar a la ciudadanía, pero es complejo que cada grupo esté sentado a la mesa. Lo que debemos tratar de ver es que el diálogo entre la ciudadanía y los partidos políticos sea lo más fecundo posible. Posteriormente, es el voto lo que nos sirve para ir mejorando las problemáticas en Chile, lo que es parte importante del ejercicio de la democracia.

A tres meses del estallido social ¿cuál es su balance en educación superior?

Todos nos hemos visto muy impactados en distintos niveles en la educación superior. Un elemento significativo es no haber podido terminar un proceso de manera más ordenada y con el suficiente tiempo para este proceso de enseñanza-aprendizaje, también veo con mucha preocupación que se ha generado una cultura en el país basada más en los derechos que en los deberes. Me preocupa mucho que jóvenes motivados por distintos ideales actúan de manera violenta para conseguirlos y que la ciudadanía vea en ellos, víctimas y, no necesariamente también responsables de los hechos que atentan contra otras personas. La PSU, como ejemplo, es un tema emblemático y no ha habido una mirada transversal que ponga en tela de juicio esa forma totalitaria y violenta de una minoría.

¿Cómo deben estar preparadas las autoridades para las elecciones de abril tomando en cuenta lo ocurrido en la PSU?

Sinceramente vería un sinsentido que una demanda de la comunidad completa sea afectada por grupos minoritarios que intentan afectar la agenda de todo un país.

¿Cómo vive hoy la UCM este escenario?

La etapa de reflexión en nuestra institución no ha terminado, seguiremos generando mecanismos en esa línea. Lo más importante es que el estallido social dejó abiertas muchas injusticias sobre la mesa que debemos asumirlas entre todos. Ya no es solo la denuncia, sino también la propuesta, por eso la reflexión y el trabajo será permanente y de manera muy activa a partir de marzo en la UCM. Además, quiero señalar que perfectamente se puede hacer un trabajo académico orientado a eso y desde ese punto de vista no tendría sentido no hacerlo en este espacio privilegiado que tienen los estudiantes. Tener un proceso formativo arraigado en la sociedad y con impacto directo en él.

¿Qué aspectos cree usted debe cuidar y conservar de la PSU en manos del Mineduc?

Hacer un nuevo sistema de admisión requiere tiempo, la PSU que conocemos se va a transformar, pero no será de la noche a la mañana. Cualquier sistema de admisión, siempre reflejará la discriminación que existe a la base. Nuestro gran problema está a la base, nosotros tenemos un sistema donde las diferencias se perpetúan en el tiempo y debemos abordarlas en el lugar que se gestan. Todo lo otro es paliativo para que esta discriminación se regule, nivele o suavice en el impacto al momento de entrar a la Universidad, pero en ella, cada estudiante sigue manifestado la cultura que trae, lo mismo sucede posteriormente en la vida laboral, quienes tienen mejor educación tienen mejores oportunidades. Es un problema de la sociedad en su conjunto, no de un sistema de admisión.

¿Es una alternativa un bachillerato, incrementar la admisión especial o el término de las pruebas estandarizadas?

Todas esas medidas lo único que buscan es tratar de garantizar que las personas ingresen a la educación superior. Por ejemplo, la propuesta del Partido Comunista que plantea que al 2028 el ingreso a la educación superior sea universal, desde ese punto de vista la discriminación no ocurrirá en el primer año sino en el segundo. ¿Quiénes lograrán pasar exitosamente de primero a segundo año con auditorios de 300 estudiantes? Creo será exactamente lo mismo que ocurre hoy, quienes han tenido una mejor educación de base tendrán un horizonte más amplio que el resto. Por lo tanto, hoy no existe una solución inmediata que resuelva eso, esto se resolverá en la medida que la preocupación por la calidad de educación sea sistémica, eso pasa no solo por la educación, pasa también por el acceso a la cultura, a la vivienda, al trabajo, a la justicia, a la familia, son temas sobre los que debemos preocuparnos para resolver discriminaciones futuras, todo lo demás es paliativo.

Material educativo enseña cómo prevenir los efectos de la exposición a plaguicidas

Desde qué son hasta cómo reemplazarlos por insecticidas orgánicos, los textos desarrollados por científicos de la Universidad Católica del Maule están de libre disposición y fueron donados recientemente a la Fundación para la Superación de la Pobreza, afianzando el trabajo que desarrollan ambas instituciones al servicio de las comunidades locales.

Fruto de más de 10 años de investigación sobre la presencia de plaguicidas y sus consecuencias en la salud de las personas, un grupo de científicos de la Universidad Católica del Maule (UCM), liderados por la Dra. María Teresa Muñoz, hicieron entrega de material educativo a la Fundación para la Superación de la Pobreza para prevenir los efectos de la exposición a dichos líquidos.

Dichos textos, que se orientan tanto a padres como a monitores, y a niños con libros para colorear, son fundados desde la evidencia científica desarrollada en el plantel, el cual muestra de manera didáctica qué son los plaguicidas organofosforados y sus clasificaciones, el uso correcto de plaguicidas, cómo asegurar la higiene de frutas y verduras para reducir la exposición a residuos de plaguicidas, cómo usar insecticidas orgánicos, entre otros.

Sobre este material, la Dra. María Teresa Muñoz, señaló que “El material es muy didáctico, con ilustraciones explicativas sobre qué son los plaguicidas, los efectos en la salud, cómo estos químicos pueden afectar el desarrollo cognitivo de los niños. La idea es que se den cuenta que esos líquidos que usan en sus casas pueden provocarles daño. Además, este texto permite que la comunidad reconozca la presencia de estos líquidos en su entorno, situaciones que uno muchas veces no ve a simple vista en los cultivos. Esperamos que este trabajo ayude en esta tarea de concientización y prevención en la comunidad”, explicó.

Y es que efectivamente, durante el trabajo en terreno, los investigadores de la UCM han podido constatar una realidad preocupante por las prácticas completamente equivocadassobre el uso de plaguicidas por parte de la comunidad, como por ejemplo, aplicar en las casas para la eliminación de pulgas sin dimensionar el riesgo de envenenamiento; el desconocimiento de la normativa y los canales de denuncia, entre otros. Por otra parte, este grupo también evidenció las malas prácticas por parte de algunas empresas agrícolasque no respetan los protocolos dispuestos para asegurar no afectar la salud de las personas.

Vínculo con la comunidad

Tras recibir este material, Cristian Cornejo, director regional de la Fundación para la Superación de la Pobreza, expresó que “El tener un estudio científico detrás nos da el respaldo de que efectivamente la relación empresa comunidad en esos territorios en los económicos está bien, pero en todos los resguardos más ambientales y sociales están al debe, en lo cual nuestro rol como institución es poder bajar esa nformación a la comunidad de tal modo que estén enterados y tomen los resguardos correspondientes para tener un mejor en torno y una mejor calidad de vida”, comentó.

En ese sentido, el director destacó el trabajo al servicio de la región que desarrolla desde la ciencia la Universidad Católica del Maule, indicando que “Siempre he creído que la investigación científica es tremendamente relevante para la investigación y el mundo, sin embargo, si no somos capaces de anclarla y vincularla a los problemas sentidos de las comunidades es muy difícil que sea valorada”, afirmó.

Experta UCM entrega recomendaciones para que las altas temperaturas no afecten la salud de adultos mayores

La académica de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica del Maule sede Curicó, Valeria Aravena, explicó que la ola de calor puede causar en personas de la tercera edad, cefalea, enrojecimiento de la piel, náuseas, desorientación temporo-espacial, deshidratación, entre otros síntomas.

Recorrer las calles entre las 13:00 y las 16:00 horas pareciera ser solo para valientes, más aún, cuando en la zona centro sur del país, las temperaturas han alcanzado incluso, los 37° celsius, pero quienes más resienten las altas temperaturas son los adultos mayores, que, debido a las olas de calor, pueden sufrir descompensaciones, consecuencia principal del deterioro de su sistema termorregulador.

Según explicó la docente de la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica del Maule y experta en cuidado de adultos mayores, Valeria Aravena Machuca, la exposición a altas temperaturas por un tiempo prolongado les puede causar cefalea, así como también enrojecimiento de la piel, náuseas, desorientación temporo-espacial, deshidratación, entre otros síntomas.

“Si a esto le sumamos las enfermedades más comunes en los adultos mayores como lo son la hipertensión y la diabetes, un golpe de calor puede desencadenar una descompensación mayor en la salud. El calor también puede intervenir negativamente en los ciclos de sueño, puesto que dificultan el descanso y aumentan la fatiga”, mencionó la académica UCM.

Agua, vitaminas, minerales y fibras

Pero, qué tipo de cuidados o recomendaciones se deben considerar. Al respecto, Valeria Aravena, docente UCM sugirió que “En primer lugar, deben resguardarse de las altas temperaturas, preferir los lugares más frescos, ventilados y bajo la sombra. También, mantenerse hidratados en todo momento, ojalá siempre salir con una botella de agua, para reponer el líquido que se pierde a través de la sudoración”, recomendó.

La experta en cuidado de adulto mayor encargó además que las personas se vistan con colores claros, ya que captan menos calor. En cuanto a la ingesta de agua, indicó que es necesario tomar gran cantidad de líquidos, en promedio dos litros de agua diaria, lo que equivale a unos ocho vasos aproximadamente.

Y agregó que “Es aconsejable consumir alimentos ricos en vitaminas, sales minerales, fibras y agua. Las frutas y las verduras ayudan a mantener un buen nivel de hidratación y un adecuado nivel de nutrientes”, puntualizó la académica de la UCM.

Respecto si es recomendable que las personas de la tercera edad, realicen actividad física durante el verano, indicó que “Es muy importante que los adultos mayores realicen ejercicio durante todo el año, ya que es imprescindible para mantener la independencia y la autonomía. Pero también es importante reconocer las horas adecuadas para realizar actividad física, por ejemplo, estas son durante la mañana o después de las 17 horas, así evitamos exponernos en horas de mayor calor, a lo anterior se suma que es importante hidratarse bien durante el ejercicio”. Afirmó.

Según comentó la experta UCM, las actividades físicas más adecuadas que pueden realizar las personas mayores durante el verano son caminar, realizar ejercicios aeróbicos en el agua, así como también aquellos de movilidad articular.

Proponen administrar de forma descentralizada las cuencas de agua en Chile

  • Con éxito se realizó el seminario ¿Cuál es la realidad del agua en Chile? Una Visión desde la Región, organizado por la UCM y la U. de Talca.

La alta dispersión de la institucionalidad del Estado en relación al agua es una de las necesidades urgentes que se deben atender en relación al recurso agua, según lo expuesto recientemente por Alberto Undurraga, director ejecutivo de Futuro 3030 y ex Ministro de Obras Públicas, expuso en el seminario ¿Cuál es la realidad del agua en Chile? Una Visión desde la Región.

“El cambio climático no solo llegó para quedarse en Chile, sino que en todo el planeta y eso nos obliga a enfrentar estos nuevos desafíos tanto de la institucionalidad, la inversión y regulación. En estos tres ámbitos, Chile tiene tareas pendientes y en la región tenemos tareas pendientes”, expuso el ex Ministro.

Sobre la dispersión de la institucionalidad del Estado, Undurraga afirmó que “Requerimos una unidad central, una subsecretaría central, pero de la misma forma cuenca por cuenca, que existan consejos de cuenca, que puedan finalmente organizar y determinar qué se hace en la cuenca. Eso no sirve si no va de la mano de un conjunto de inversiones que permita hacer más eficiente el riego, asegurar el consumo humano y que permita en periodo de escases distribuir de manera justa el agua. Esto debe ir acompañado por cambios legales, pero esta tarea se trata de dialogo, diálogo y más diálogo”, dijo.

Para Undurraga, el conocimiento científico y la medición en cada uno de los lugares, son también dos cosas claves para con claridad abordar esta problemática.

Realidad del agua

Este seminario es parte del trabajo que viene realizando la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad Católica del Maule junto al Centro Tecnológico de Hidrología Ambiental y director de la Cátedra UNESCO de la U. de Talca, labor sobre la cual el Dr.

Roberto Pizarro, director del Centro, comentó en relación a esta problemática que “En término de cifras representa el 60% del Producto Interno Bruto de Chile, por tanto, cuando hablamos de agua hablamos del recurso natural más importante. Además, el consumo de agua creció tres veces desde el año 90 a la fecha, pero también ha crecido el producto interno bruto de Chile. La pregunta es si esa ecuación es rentable a futuro, considerando el cambio climático y las restricciones sobre el uso del agua. Obviamente parece que no, y tenemos que visualizar desde las universidades, desde la inteligencia y la academia la posibilidad de analizar en primer lugar y hacer propuestas al Estado y la sociedad en general”, sostuvo.

En sus palabras de bienvenida del seminario, la Dra. Angélica Urrutia, decana de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la UCM, expuso que “Somos una unidad académica dedicada a la docencia, investigación, extensión y prestación de servicios en el ámbito de la ingeniería y las ciencias que la sostienen. Es así como nuestras carreras de pre y postgrado en su modelo formativo han incorporado esta área, especialmente el Magíster en Construcción Sustentable”.

Según explicó la doctora Urrutia, el cambio climático lo percibimos cada vez con mayor intensidad, puesto que sus efectos inciden en la vida cotidiana, “Antes disponíamos de agua en abundancia para el trabajo agrícola, el consumo humano, para los animales y nuestras actividades, sin embargo, hoy el agua es cada vez más escaza y está en una situación crítica. Por esta razón todos debemos cuidar el agua con la finalidad de poder contar con este recurso para todo lo que requerimos”, comentó.



“Ingreso Mínimo Garantizado” no alcanza para vivir y no apunta a reducir la desigualdad

Entre la propuesta de “Agenda Social” realizada por el gobierno del presidente Sebastián Piñera, se encuentra la creación de un Ingreso Mínimo Garantizado de $350,000 mensuales, tema que es analizado por la académica de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad Católica del Maule (UCM) y doctora en economía Haydée Fonseca, quien explica ¿qué significa y para qué alcanza este monto? Primero, comentó la experta de la UCM, debemos tener presente que no se trata de un aumento del salario mínimo, sino más bien un subsidio. “Esta diferenciación es relevante pues implica que no será asumido por las empresas (sino por el gobierno) y que no es imponible. Según el anuncio, dicho subsidio estatal estará dirigido a los trabajadores y las trabajadoras que se encuentran en el rango etario de los 18 a 65 años, que perciban el salario mínimo ($301,000) o hasta $370,000 brutos por mes y que pertenezcan al 90% de los hogares más vulnerados”, detalló. 

El monto máximo del subsidio es de $49,000, continuó la economista, lo que representa un ingreso adicional diario de $1,633. Por otra parte, señaló Haydée, “El subsidio es equivalente al 20% del salario mínimo líquido. Es decir, realmente no es un aumento menor en los ingresos familiares, sin embargo, sigue sin ser suficiente para asumir los gastos mensuales, razón por la cual los/las trabajadoras deben buscar otras fuentes de ingreso adicionales”, afirmó.

Gastos mensuales

A modo de ejemplo, la experta detalló que “Suponga que usted gana el salario mínimo, la renta líquida que recibirá será de 301 mil pesos –valor a contar del 01 de marzo de 2019 del salario mínimo bruto, equivalente a 45 horas semanales de trabajo- a lo que debemos restar la AFP el monto de 33.501 pesos -10% más comisión que varía según la administradora, promedio 1,13%-, restar el Seguro Social (Fonasa o Isapre) por un monto

de 21,070 pesos -7%-. Además, se deben restar otros descuentos como son seguro de cesantía, lo que nos da un resultado de 246.429 pesos, y más el subsidio anunciado de 49.000 pesos nos da un resultado de 295.429 pesos”.

La pregunta natural que surge, agregó la doctora en economía, es si dicho monto se ajusta para asumir los gastos mensuales. “Para una persona sin carga, una posible distribución de sus gastos sería 36.400 pesos en transporte -1.400 pesos diarios por 26 días al mes-, 42.840 pesos para la canasta básica de alimentos –monto oficial a enero 2019 del Ministerio de Desarrollo Social-, 39.000 pesos los servicios básicos y 177.189 pesos para alquiler de habitación –costo real ronda los 250.000 pesos mensuales-”, refirió.

“Cabe destacar que las cifras de todos los ítems señalados en el ejemplo están muy por debajo del promedio de gastos reportados en la Encuesta de Presupuestos Familiares realizada por el INE. Note que aún con estas bajas cifras, quedan fuera ítems importantes como Vestuario y Calzado, Salud, Educación, Ocio, y Deudas. Concluimos que el ingreso mínimo garantizado no alcanza para vivir”, afirmó Haydée Fonseca.

Sobre la realidad económica de una familia promedio chilena, con algunos gastos compartidos, la académica indicó que “En Chile, la familia promedio es de 4.43, para nuestro ejercicio asumamos cuatro integrantes, de los cuales dos reciben el ingreso mínimo garantizado. La remuneración después del subsidio es de 590.858, a lo que debemos restar 171.360 pesos por concepto de canasta básica de alimentos, 109.200 pesos en transporte, 50.000 pesos en servicios básicos, 200.000 pesos en alquiler de habitación y 60.298 para vestuario y calzado. Si bien ahora se logra incorporar el ítem de Vestuario y calzado, siguen quedando fuera ítems claves: Salud, Educación, Ocio, y Deudas”, sentenció.

Si en lugar de dos personas carga fueran tres, agregó la experta -lo cual suele ser común entre las familias más empobrecidas-, la situación familiar estaría muy vulnerable. “Según lo establecido en el Informe del Ministerio de Desarrollo Social titulado Valor de la Canastas Básica de Alimentos y Líneas de Pobreza-2019, la línea de pobreza (a precios de enero 2019) para una familia de cinco integrantes es de $570,742, lo cual es ligeramente inferior a los $590,858 que representan dos ingresos mínimos garantizados”, expuso.

Dado que el ingreso mínimo garantizado sigue representando un salario de subsistencia, expresó Haydée Fonseca, “Dificulta a las familias vulneradas la posibilidad de invertir en recursos de capital (físico y humano) que le permita mejorar su condición de vida y la de su próxima generación. Asimismo, se deberá tener mucho cuidado sobre cuál será la fuente de financiamiento del subsidio. Como es un gasto que será asumido por el gobierno significa que será financiado con el pago de impuestos, lo cual impactaría en términos de disminuir los niveles de desigualdad solo bajo un esquema tributario progresivo. De igual forma se deberá monitorear que este nuevo beneficio no implique la eliminación de algún otro beneficio efectivo ya existente”, cerró.

UCM ofrece apoyo tecnológico para preparar una buena PSU

En el portal prenovatos.ucm.cl los postulantes pueden acceder gratuitamente a todo el material y tutoriales explicativos de cada pregunta.

Pensando en las complicaciones que tienen los estudiantes de cuarto medio para preparar adecuadamente la redición de la prueba de selección universitaria (PSU), como son falta de tiempo, múltiples obligaciones, falta de claridad para resolver preguntas de la PSU, o falta de recursos económicos para pagar un preuniversitario, entre otros, es que el estudiante de la Universidad Católica del Maule (UCM), Jonathan Fuenzalida, creó en el 2018 el FacsiMovil, plataforma que hoy el plantel pone a disposición de los postulantes a la educación superior.

“La región del Maule presenta una realidad social que en diversos aspectos hace más complejo a los jóvenes preparar una buena prueba. Además, hoy vivimos un cierre particular del año, se ha destinado tiempo valioso a otras actividades, por lo que creemos es nuestro deber generar estos apoyos para facilitar el acceso e ingreso de los estudiantes a la educación superior”, señaló Orietta Dennett, directora de Comunicaciones de la UCM.

En ese mismo sentido, el creador del FacsiMovil, Jonathan Fuenzalida, expresó que “Muchos estudiantes no cuentan con los recursos que le permitan acceder a un apoyo o reforzamiento, como lo es un preuniversitario, pero eso no quiere decir que no pueden optar a un buen puntaje, ya que todo depende de la motivación que tenga cada uno y hasta dónde quieran llegar. El Facsimóvil es gratis para todos los que la requieran”, comentó.

Portal prenovatos

Es así como desde el portal prenovatos.ucm.cl, los postulantes encontrarán
completamente gratis estos materiales de apoyo, para lo que deben “Escanear el código QR con un teléfono móvil, los que están publicados en cada pregunta, y automáticamente se desplegará el video explicativo de cada ejercicio. Cuenta con 80 videos y 80 preguntas, y 80 códigos QR”, explicó Fuenzalida. “En redes sociales nos ayuda mucho que las personas compartan los videos y los tutoriales que tenemos en la plataforma Youtube, para que la mayor cantidad de jóvenes se vean beneficiados con estos contenidos de Facsímovil”, agregó Fuenzalida.

Nuevas fechas

Debido al contexto de demandas sociales que vive Chile, es que el Consejo de Rectores (CRUCh), comunicó hace unos días el ajuste del calendario PSU, quedando definido el 1 de diciembre para el reconocimiento de salas, el 2 de diciembre a las 09:00 horas la rendición de la prueba de Lenguaje y Comunicación, y a las 14:30 la rendición de la prueba de Ciencias. El día siguiente, 3 de diciembre, será el turno de la prueba de Matemáticas y a las 14:30 horas la prueba de Historia, Geografía y Ciencias Sociales.

Los resultados serán publicados el 2 de enero a las 08:00 horas, iniciando las postulaciones a partir de las 09:00 horas del mismo día. A las 12:00 horas del 21 de enero se publicarán los resultados y entre el 22 y el 24 del mismo mes será el primer llamado a matrícula. El proceso continuará hasta el 31 de enero con los llamados de listas de espera.

Experto entrega recomendaciones para abordar la crisis social con niños y adolescentes

Transmitir tranquilidad, no exponerlos a imágenes gráficas y ser figuras de contención para los menores es fundamental, así lo indicó Boris Lucero, director del Magister en Salud Mental Infanto Juvenil de la Universidad Católica del Maule.

Nadie ha quedado indiferente ante la crisis social y los hechos de violencia que se han vivid en la Región del Maule y en el país. Estas situaciones también son percibidas por los niños y, según los expertos es necesario abordarlas correctamente junto a ellos.

¿Cuál es la manera adecuada de hacerlo? El Dr. Boris Lucero, director del Magíster en Salud Mental Infanto Juvenil de la Universidad Católica del Maule (UCM), explicó que lo importante es que, ante los menores, los adultos deben ser “Figuras de contención para sus sentimientos y preocupaciones, hablar abiertamente acerca de estos, con el fin de ayudarlos a dar sentido a estas experiencias y cómo están afectando a todos”, indicó.

El académico advirtió a los padres que “No existe una cosa perfecta que uno deba decir frente a este tipo de eventos, sino que lo fundamental es tener una actitud de disposición para escuchar las preocupaciones de los niños y responder sus preguntas de forma directa y honesta, entregándoles al mismo tiempo apoyo, seguridad y tranquilidad”, sostuvo. 

No forzar el tema

Puede ser normal que los pequeños, en una primera instancia, prefieran no hablar del tema y no es conveniente forzarlos a ello. “Se debe tener presente que a los niños les puede resultar más fácil
hablar respecto a lo que sus pares dicen o hacen, en vez de lo que les pasa a ellos mismos. Esta, entonces, puede ser para los padres una buena forma de acercarse”, indicó Lucero.

¿Cuántos detalles entregar respecto a la situación del país? Según recomienda el director del Magíster en Salud Mental Infanto Juvenil UCM, “Para entregar la información básica a los niños más pequeños hay que tratar de utilizar términos simples y generales. Con niños mayores es esperable que sea necesario incluir mayor cantidad de detalles para abordar sus inquietudes o preocupaciones y, probablemente necesiten discutir las implicancias que tienen los eventos que se están viviendo”, expuso.

Transmitir tranquilidad en estas conversaciones, dice el experto, es fundamental. “Si bien es aconsejable ayudarlos a dar sentido a lo que se está viviendo, esto no incluye de ninguna forma el exponerlos a imágenes muy gráficas o a la cobertura permanente y constante que están haciendo de los hechos de violencia los medios de comunicación o las redes sociales en internet. Es recomendable, por tanto, limitar la cantidad de exposición que tienen los niños a la cobertura cruda e intensa de los hechos de los medios de comunicación y las redes sociales”, afirmó.

Boris Lucero añadió que “Es importante que las familias en algún punto sean capaces de desconectarse de la transmisión de los medios e internet y puedan reunirse para conversar y compartir en conjunto sus sentimientos frente a lo que se está viviendo para poder contenerse como grupo, dando seguridad y apoyo”, puntualizó.

El oasis en llamas

Javier Agüero Águila, académico del Departamento de Filosofía de la Universidad Católica del Maule y director del Centro de Investigación en Religión y Sociedad.

Hace más de una década escuché decir a Gabriel Salazar la siguiente frase: “Las instituciones no saben morir”. La frase me interpeló intelectual y políticamente, y todavía hoy me sirvo de ella para explicar de qué se trataría la transformación social, dónde podría encontrar un ecosistema favorable y quién sería el sujeto histórico destinado a llevarla adelante. La frase de Gabriel nos explica que al statu quo, a la institucionalidad imperante, a la cultura política, económica y social de un país, a fin de cuentas, no le va naturalmente su propia decadencia. Las instituciones se pueden perpetuar y auotopoyéticamente reproducir si es que no son presionadas por agentes que le son externos, exógenos, ex- céntricos. La pregunta que surge entonces es: ¿qué es lo que puede cambiar la institucionalidad y cultura de un país que no soporta un gramo más de abuso? Trataremos de responder esto un poco más adelante.

Hemos sido testigos, sobre todo a partir de un descarado, arbitrario y planificado trabajo de los medios de comunicación masivos, de los llamados actos de vandalismo que se cuelan en la protesta social, señalando que lo que ocurre en Chile responde al ejercicio planificado de un movimiento anarquista extendido y con células múltiples que ha coordinado acciones de desestabilización. La derecha piensa que se trata de un “brote” de violencia, de una suerte de coyuntura específica que no encuentra razones estructurales para explicarse y que, al fin, es un asunto de jóvenes radicalizados, surgidos de la zona más oscura de una marginalidad “panketa” que no han sabido –generación perdida– del respeto a la autoridad. ¿Ha respetado el Estado la vida de millones de chilenos que se sienten postergados y habitantes de un margen del que no podrán salir jamás? El modelo neoliberal, nuestro verdadero dogma y religión ¿ha invitado a todos y todas a la fiesta del chorreo, de la riqueza, de la buena educación, de los viajes, de la cultura y del mundo globalizado? ¿tiene derecho una persona que ha sido condenada desde que nació a la peor salud, a la peor educación (si es que la tuvo), al peor barrio, a la aventura macabra del Sename, etc., a despreciar aquello que en su vida no ha significado más que exclusión y desintegración?

No se trata aquí de hacer una apología de la violencia, a nadie le gusta ver estaciones de metro (que le sirven –justamente– a los más pobres) quemadas, o un país paranoide donde en los supermercados se ve a gente comprando harina por quintales y azúcar por sacos, tal como se generó con el triunfo de la Unidad Popular que llegaría “para extender su manto de caos y falta de aprovisionamiento”. Se trata de decir que la violencia no la inventó el/la que protesta. No es posible entender lo que ocurre si nos atrincheramos en la pirotecnia mediática de la evasión del metro. En Chile la violencia viene desde todos lados menos de la protesta social. Hablamos de la violencia real, traumática y definitiva en la vida de un ser humano, de aquella que permite que un empresario en orgía con su propiedad privada sea capaz de echarnos de una costa que nos pertenece a todos; de las isapres y sus ganancias del 100%; de las pensiones de hambre; de la muerte en los consultorios; del famoso CAE y el endeudamiento al que sometió a miles de chilenas y chilenos que, hasta el día de hoy, están pagando su educación. Insisto, no se trata de defender actos de violencia, sino de saber cuál es la violencia real y que explica por qué hoy, el “oasis” de Piñera (así llamó a Chile en relación a todos los demás países del continente), arde como los bosques chilenos en los veranos infernales.

Si alguien cree que esta cultura del abuso que nos es tan propia y que quizás encuentre su antecedente más añejo en la hacienda decimonónica chilena (podríamos ir más atrás y remontarnos a la tragedia del pueblo mapuche) la van a superar los mismos que abusan, es que no entendemos nada; si alguien piensa que la institucionalidad diseñada racional y estratégicamente según las necesidades de un modelo neoliberal y que hace de los pobres más podres (pero aspiracionales) y de los ricos más ricos la va a transformar, precisamente, los más ricos, es que estamos narcotizados con el discurso de la meritocracia. Solo puede arrinconar a una institucionalidad abusiva aquellos que son sujeto del abuso, los que saborean migajas y quienes no han sido parte del “bacilón” mercantil del Chile post-Pinochet, los mismos que frente a la ausencia radical de un discurso político que los aglutine echan mano a sus pasiones y reaccionan con la cólera del justo, puesto que de otra manera no serían visibilizados. Cuánto resuena, a esta altura, el eco de Gabriel Salazar.

El reciente fin de semana el Presidente de la República sacó a los militares a las calles decretando estado de emergencia y después toque de queda. Con esto, no solamente se pasó por el aro al enorme trauma que se activa en una sociedad como la chilena cuando los tanques, las botas, las metralletas y los cascos deambulan entre civiles, sino que también evidenció su enorme incapacidad política para resolver conflictos sociales severos como éste y que apuntan, si es que no se toman medidas políticas de calibre grueso, a una fractura mayor en la sociología de un país como Chile. Después, nos enfrentó y radicalizó hablando de una “guerra” interna que es tan artificial como mentirosa. Más militares en las calles igual más caos y menos legitimidad. La ecuación es fácil y no hay que saber sumar.

Si esto no se enfrenta con política, en el sentido amplio y con todos los actores sociales, y transformaciones estructurales que cambien objetiva y concretamente las reglas del juego, el famoso oasis de Piñera seguirá en llamas. Mientras la racionalidad económica siga gobernando a la política el fuego no se extinguirá y seremos un incendio más en la nutrida vitrina de autoritarismos de América Latina.

“Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de la Universidad Católica del Maule”.

Arquitectura e Ingeniería en Recursos Naturales son las nuevas carreras de la UCM para la Admisión 2020

Estos nuevos programas formativos de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería y de la Facultad de Ciencias Agrarias y Foresyales, se impartirán en las sedes de Talca y Curicó, respectivamente.

Un total de 38 carreras son las que componen la oferta definitiva de pregrado de la Universidad Católica del Maule (UCM) informada al Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (DEMRE) para el proceso de Admisión a la Educación Superior 2020, plantel que suma Arquitectura e Ingeniería en Recursos Naturales como nuevos programas que se impartirán en sus sedes de Talca y Curicó, respectivamente.

Arquitectura, surge en el seno de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería de la UCM en Talca, lo que se visualiza como un plus del programa por la sinergia que se generará con las otras carreras. Cuenta con un total de 50 vacantes, y pide una ponderación de 30% de Notas de Enseñanza Media (NEM), 20% de ranking, 15% de la prueba de Lenguaje y Comunicación, 25% de la prueba de matemáticas, más 10% de la prueba de Historia y Geografía o Ciencias.

En el caso de Ingeniería en Recursos Naturales, esta nace en la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, en el campus San Isidro -ubicado camino a Los Niches en la comuna de Curicó-, cuenta con un total de 35 vacantes, profesionales que estarán cien por ciento marcados por la línea de sostenibilidad y responsabilidad ambiental que caracteriza a la gestión del área en la UCM. Este programa ponderará un 25% de NEM, 25% de ranking, 15% de matemáticas, 20% de lenguaje y 15% de prueba específica de ciencias.

Sobre cómo la UCM actualiza su oferta de programas de pre y postgrado, Mary Carmen Jarur, vicerrectora académica del plantel, comentó que es un proceso de evaluación que involucra a las Facultades, Dirección de Docencia y Dirección de Desarrollo y Planificación Universitario, siempre en consonancia con las necesidades de la región y la misión deservicio de la institución. “Es parte de nuestro rol permanente, entregar a los jóvenes de la región una formación acorde a las necesidades. Y es la Dirección de Docencia, quién orienta la formulación de las propuestas de pregrado, a través del modelo formativo institucional, así como también, es el modelo de evaluación curricular, lo que nos permite ajustar y actualizar permanentemente los programas que tenemos en la UCM. Son estos procesos de evaluación y sus respectivos mecanismos los que dan garantía sobre la actualización y la calidad de los programas”, indicó.

Admisión 2020 Según el calendario del proceso de Admisión, los postulantes a la educación superior deben rendir la prueba de Lenguaje y Comunicación el 18 de noviembre a las 09:00 horas, mismo día en que se rendirá la prueba de Ciencias a las 14:30 horas. Al día siguiente, 19 de noviembre será el turno de la prueba de matemática a las 09:00 horas y a las 14:30 horas será la prueba de historia, geografía y ciencias sociales.

El 12 de diciembre, el Consejo de Rectores publicará las instrucciones generales para la matrícula, y el 18 del mismo mes a las 08:00 horas publicarán los resultados PSU, para una hora más tarde, a las 09:00 horas dar inicio a las postulaciones, las que cerrarán el 22 de diciembre a las 13:00 horas. La publicación de los resultados de selección será el siete de enero a las 12:00 horas, y el ocho de enero el inicio de la primera etapa de matrícula.

Como una forma de estar más cerca de los postulantes a la educación superior, la Universidad Católica del Maule acaba de lanzar su portal prenovato.ucm.cl, sitio que pone a disposición información de valor para los estudiantes de enseñanza media que tienen en su horizonte el obtener su título profesional, como son calendario de fechas, los programas de apoyo y acompañamiento existentes en el plantel, entre otras.

Las nuevas carreras de la UCM ya fueron conocidas por los estudiantes en lo que fue la EXPO UCM en Curicó, feria vocacional que en Talca se desarrollará en el Campus San Miguel el 4 y 5 de septiembre.

¿Quién es Gurlyen?

Dra. Karla Morales, investigadora del Grupo de Investigación en Migración e Interculturalidad de la Universidad Católica del Maule.

Gurlyen Michel, una mujer de Haití con 41 años de edad. Ella llegó a Chile el año 2017 en busca de una mejor vida, se desempeñó como asesora del hogar puertas adentro, si bien en sus inicios solo se comunicaba con señas y no lograba comunicarse con los niños que tenía a su cuidado, su labor la hacía con amor y en silencio, con miradas y gestos que parecían hablar en la mente del otro, por lo cual no eran necesarias las palabras.

Al pasar el tiempo, vivió la maternidad a través de hijos que no eran los suyos, con la esperanza de reunir el dinero para traer a los propios desde Haití. Cada día hizo sus pasos más seguros, en un país que discrimina por el color, por la pobreza, por el género, por el tipo de trabajo al que pudo acceder. Su primer impulso fue de la mano de la Universidad Católica del Maule, con entusiasmo participó de los cursos de español y del taller muñequería que dio el Centro de Estudios Migratorios e Interculturales (CEMIN), ese fue un espacio de encuentro con otras mujeres con las cuales se veía a través de sus relatos y experiencias, la otredad.

Este caso nos recuerda a Rebeka Pierre, mujer haitiana embarazada de nueve meses que murió en la vía pública en mayo del 2019, en Adma Borgella mujer haitiana que fallece en abril del 2018 de un paro cardiorrespiratorio, tras esperar toda la noche la atención de una ambulancia. También nos recuerda a Joane Florvil mujer haitiana, que por no hablar español creyeron que había abandonado a su hija, y al ser detenida entre la angustia y la desesperación se golpeó la cabeza, muriendo en septiembre del 2017.

No necesitamos el conocimiento de una lengua para comunicarnos interculturalmente, las personas hablan de distintas maneras, solo hay que saber escuchar. Necesitamos instituciones y personas que puedan proyectar su misión de acoger al que sufre como lo hizo la UCM, escribiendo parte de la historia de esta mujer.

El Estado debe trabajar decididamente por los derechos de todos y todas, especialmente de mujeres desplazadas. Hoy muchas son compañeras de un nuevo viaje, de un viaje que no quisieron emprender, y que tiene como común denominador el silencio. Gurlyen Michel mujer haitiana de 41 años de edad, murió de neumonía el día sábado 29 junio en la ciudad de Talca, Chile, tras ser enviada a su casa. A sus hermanos no les importa el motivo, no entienden las razones, solo dicen que pudo haberse evitado. No lo sabemos, solo sabemos que otra mujer haitiana ha muerto en Chile, y esta vez, en el Maule.