Tag Archives: Universidad de Santiago de Chile

USACH capacita a asesores técnico-parlamentarios de la Biblioteca del Congreso en la regulación del sistema eléctrico

Permitir una aproximación a las normativas en generación, transmisión y distribución es el foco de la iniciativa que lleva adelante el Departamento de Ingeniería Eléctrica de la universidad estatal.

Frente a la coyuntura legislativa por la Ley Corta de Distribución y ante la futura reforma iniciada por la irrupción del Sistema de Medición, Monitoreo y Control, a través de medidores inteligentes, la Biblioteca del Congreso Nacional  junto al Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Santiago están llevando a cabo el Curso Aproximaciones a la Regulación del Sistema Eléctrico Nacional.

Permitir un acercamiento a las normativas en generación, transmisión y distribución es el foco de la iniciativa, cuyo objetivo es capacitar a los asesores técnico-parlamentarios de la BCN.

El programa surge como respuesta a la urgente tarea de asesorar al Poder Legislativo en la materia, por lo cual el curso tiene un alto grado técnico. La idea es generar conocimiento para que los asesores dispongan de herramientas que les permitan realizar un trabajo más acabado frente a la contingencia parlamentaria, apoyando así el debate político-legislativo.

En la apertura del curso, el Coordinador de la BCN, Guido Williams, enfatizó que el curso es “el espacio natural donde debe desarrollarse el análisis técnico en el Congreso Nacional, por su rol asesor y por las competencias técnicas de quienes realizan investigación. Tenemos claro que existe necesidad de permanente formación en quienes realizamos investigación, especialmente en ámbitos donde no hemos tenido especialistas, como en el ámbito eléctrico”.

El coordinador destacó la función pública del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la U. de Santiago. “Este curso da cuenta de un sentido de responsabilidad social republicana justo de destacar”, afirmó.

Para el Asesor Técnico Parlamentario del Área de Economía, Nicolás García, la experiencia es sumamente relevante. “Siempre estamos en temas muy técnicos y por la contingencia a veces es bien difícil acercarse. Esto permite racionalizar, pensar y analizar de mucho mejor forma los temas que vemos días a día. En definitiva, mejora nuestro trabajo”, consideró.

En la misma línea, García resaltó el rol público que distingue a la universidad, acercando a la academia a distintas instancias. “Hace que tengamos un contacto mucho más directo, con personas que están investigando, que están publicando contenido. Se rompe esa barrera del paper, que queda sólo en una revista y no se acerca al ámbito práctico en donde se aplica”, sostuvo.

Para la Encargada de Gestión de Asesoría Técnica-Parlamentaria, Yahel Gutiérrez,  el impacto es doble: “Primero, el conocimiento que han entregado los profesores de la universidad es imprescindible, ya que han logrado que los analistas comprendan y entiendan el mecanismo del negocio. Como segundo aspecto, el impacto que se encuentra vinculado entre los analistas y los parlamentarios, ya que estos últimos solicitan bastante información y parte del trabajo de los analistas es representar a la Biblioteca de Congreso con asesoría directa y a través de informes escritos que respondan a requerimientos de los parlamentarios”.

Gutiérrez subrayó que como Biblioteca del Congreso trabajan de manera neutral, sin emitir opinión crítica. “El aporte que pueda brindar la universidad en conjunto con la Biblioteca o directamente con ambas cámaras, puede lograr transferir o concientizar, desde las políticas públicas, cómo mejorar la calidad de la ley y el debate legislativo en los proyectos o temas contingentes”, señaló.

El programa, cuenta con seis clases expositivas, teóricas y participativas, las cuales abordan temáticas generales del sistema eléctrico nacional, legislación vigente, tecnologías implementadas, matriz energética y descarbonización, además de dos salidas a terreno para complementar y  tener un acercamiento a la industria de la distribución, y conocer su infraestructura. 

Buscan detectar potenciales enfermedades neurodegenerativas monitoreando a niños

Durante el Festival del Conocimiento de la Usach, que se realizará este sábado en la comuna de Cerro Navia, expertos de la Universidad de Santiago realizarán una medición poco común en el país, con una máquina que permite establecer la velocidad del flujo sanguíneo que llega al cerebro. “Si este flujo no fuera regulado, podría producirse un ataque cerebrovascular u otras enfermedades mortales”, advierte la profesora Natalia Pérez. “Nuestras investigaciones tratan que el día de mañana se puedan predecir estas enfermedades con mucha mayor anticipación”, agrega.

Un informe publicado por el Centro Nacional de Estadísticas de Salud de Estados Unidos demostró que la tasa de ciudadanos de ese país que murió por demencia senil se ha duplicado. Si en el año 2000 se contabilizaban 30,5 fallecidos por cada 100 mil personas, en 2017 alcanzó a 66,7.

Para prevenir que esto suceda, el Laboratorio de Informática Aplicada a la Biología y la Medicina de la Universidad de Santiago estará realizando un monitoreo poco común en el país, donde medirán el flujo sanguíneo cerebral de niños, jóvenes y adultos, a fin de generar estrategias de prevención temprana de enfermedades neurodegenerativas que causan la demencia senil, la hemorragia subaracnoidea o el traumatismo encefalocraneano.

El monitoreo se realizará gratuitamente durante el Festival del Conocimiento Usach, el sábado 3 de agosto desde las 10.00 y hasta las 14.00 horas en el Gimnasio Municipal de Cerro Navia. Dentro del laboratorio, se tomarán muestras de las personas con una máquina, llamada Doppler Transcraneal, para buscar una arteria dentro del sistema circulatorio que permita medir la velocidad del flujo sanguíneo cerebral y, por otra parte, se medirá la presión corporal.

“Lo que nosotros estudiamos en específico es un sistema de autorregulación sanguíneo cerebral que lo que hace es mantener el flujo constante, a pesar de que existan cambios en la presión del cuerpo”, explica la profesora del Departamento de Ingeniería Informática de la Universidad e integrante del laboratorio, Natalia Pérez. “Si este flujo no fuera regulado y llegara como un golpe al cerebro, podría producirse un ataque cerebrovascular u otras enfermedades mortales”, agrega.

“Estas enfermedades están relacionadas a una deficiencia en la autorregulación sanguínea cerebral, pero lo que nosotros buscamos es decir que si uno identifica que una persona tiene una baja calidad autorregulatoria, en el futuro podría tener alguna de estas enfermedades neurodegenerativas”, sostiene. “Las investigaciones que estamos realizando tienen ese enfoque: tratar que el día de mañana se puedan predecir estas enfermedades con mucha mayor anticipación”, afirma.

Este trabajo realizado por el laboratorio de la Casa de Estudios estatal se realiza en apoyo del proyecto FONDECYT  ‘Models of cerebral hemodynamics to detect Parkinson’s Disease and Multiple System Atroph’,  del Doctor en Ingeniería Biomédica y académico del Departamento de Ingeniería Informática, Max Chacón. “Muchas veces, la investigación se queda guardada y la comunidad no tiene idea de lo que se está estudiando en el laboratorio”, afirma la profesora Pérez. “Aunque la medición se haga en niños, estas nociones ayudan mucho”, concluye.

Festival del Conocimiento Usach – Cerro Navia

Sábado 3 de agosto. De 10:00 a 14:00 horas

Gimnasio Municipal de Cerro Navia. Av. Mapocho Norte 8115. Cerro Navia.

Entrada liberada

Más información: https://www.vime.usach.cl/

Académica de la U. de Santiago sostiene que deben considerarse factores socioeconómicos al momento de exigir a un estudiante

La Dra. Vivianne Bachelet afirma que aspectos como las distancias que recorren los alumnos para llegar a sus lugares de estudio, la falta de recursos y el estrés de la ciudad perjudican el desempeño de los estudiantes de carreras de alta exigencia, como Arquitectura o Medicina.

Alumnos de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile  protestaron esta semana contra la sobrecarga académica que, acusan los jóvenes, provoca incluso que no dispongan de tiempo para comer ni dormir, a fin de priorizar sus estudios. Así, se ha instalado la discusión respecto a la exigencia en educación superior.

En ese contexto, la académica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago y médico cirujano, Dra. Vivianne Bachelet, plantea que, en general, existen diversos factores que suscitan que los alumnos no se adapten a un régimen de alta exigencia académica. En contraste con la supuesta poca preparación de las nuevas generaciones –tesis que descarta, por no existir evidencia al respecto- señala que el estrés dela capital, las distancias que los jóvenes recorren día a día para llegar a sus destinos y la falta de dinero, sumado a la sobrecarga académica, “hace que la situación se vuelva crítica para algunos”.

La también investigadora asociada de la Casa de Estudios y miembro del Colegio Médico de Chile sostiene que las mallas curriculares de carreras como Arquitectura o Medicina “se han mantenido iguales en los últimos cincuenta años”, ignorando que la sociedad chilena ha sufrido diversos cambios durante las últimas décadas. Así, se dejaría de lado la realidad de muchos estudiantes que viven alejados de sus universidades o que deben trabajar los fines de semana para costear los gastos de sus estudios o apoyar a sus familias.

Medidas compensatorias

Ante esta problemática, la académica plantea la necesidad de “asegurar que los alumnos tengan suficientes recursos financieros y materiales como para tener una buena subsistencia”.

Por último, estima que una medida a corto plazo para menguar la carga académica de los estudiantes es “armonizar las exigencias, de tal manera que cada profesor sepa cuanto están exigiendo las demás asignaturas en un momento dado”. Con esto, se evitaría “sobrecargar a los jóvenes en fechas determinadas”, considera.

¿De qué hablamos cuando hablamos de hospital digital?

  • Adrián Torres Canales, investigador de la Escuela de Medicina USACH.
  • Mauricio Osorio Ulloa, Profesor de la Escuela de Medicina USACH.

Las actuales autoridades del Ministerio de Salud (Minsal) se están embarcado en un ambicioso proyecto sobre el desarrollo del Hospital Digital, que vendría a resolver parte de la brecha existente entre la oferta y la demanda del sistema público de salud, el cual se habría agravado con las exigencias generadas por el instrumento de planificación sanitaria AUGE o GES establecida en la reforma del sector.

La literatura más reciente sobre los distintos aspectos del Hospital Digital, nos demuestran que no hay una definición única del mismo, ni existe consenso sobre su total efectividad, ya que se relaciona con aspectos, tanto de las actividades de apoyo, como las propias del “Negocio”, si lo miramos desde la perspectiva de la Cadena del Valor sugerida por Porter.

La concepción de Hospital Digital de las actuales autoridades se refiere a un gran hospital que esté por sobre todos los centros de salud del país. Sería un prestador de servicios autónomo como Cenabast o el ISP que, a través de una plataforma Web, pondría a disposición de la población una serie de servicios, como: la consulta de precios de medicamentos, la disponibilidad de horas de atención en hospitales públicos e incluso atención médica remota, según lo han comentado las autoridades de salud en medios de comunicación masiva.

Sería un hospital 24/7, que podría atender sin límites geográficos ni de horarios. Incluso, la gente podría acceder a las consultas los sábados y domingos o a urgencias de madrugada desde su casa.

Según han señalado públicamente fuentes del Ministerio de Salud, la idea sería comenzar con algunas prestaciones, entre ellas el seguimiento de pacientes con insuficiencia renal, diabetes, tratamientos anticoagulantes y con enfermedades crónicas, tras los cuales se irían incorporando otras especialidades, tales como oftalmología y dermatología, en modalidades de atención sincrónica, es decir, en donde el paciente estaría junto a un médico de atención primaria y vía conferencia se conectarían con un especialista. También está pensado incorporar la atención asincrónica, en donde el paciente podría enviar a través de la web del Hospital Digital sus exámenes al especialista.

La plataforma web permitiría a los usuarios acceder a sus perfiles a través de una clave única, posiblemente el RUT, los que contarían con todo su historial médico, a partir del cual se podrían revisar sus exámenes, pedir horas médicas, gestionar tratamientos y descargar e imprimir recetas médicas, entre otras cosas.

De este modo, el Hospital Digital no se limitaría a sus funciones digitales, sino que optimizaría el servicio de salud ya existente gracias al sustento de tres pilares: la inteligencia artificial, la analítica y la gestión.

Además, contaría con distintas unidades de atención especializada como, por ejemplo, de Telenefrología, Diabetes, Accidente Cerebro Vascular, Teledermatología, Teleoftalmología, Teleimagenología, Medicina General o Familiar, entre otras.

Por su parte, la literatura especializada más actual nos señala que las TICs en salud, la telemedicina, la telesalud y la e-health, cuyos objetivos buscan hacer la salud más efectiva y eficiente, nos mueve a nuevos modelos de atención, por lo tanto, a nuevos paradigmas, respecto a los cuales existen distintas suposiciones y perspectivas.

Nos señala que tampoco existe una teoría unificadora subyacente a los distintos marcos posibles, que permitan explicar el grado necesario de preparación de los gobiernos y la sociedad o su disposición cultural para asumir una salud en base a tecnologías médicas avanzadas, innovaciones disruptivas y comunicación digital,  lo cual podría poner en riesgo la seguridad de la información o el tratamiento de datos sensibles del paciente; que podría requerir de una alfabetización digital en los sectores sociodemográficos más requirentes, por nombrar solo algunas.

Las ideas de un Hospital Digital, su implementación y medios, parecen requerir más estudio. Tema que estamos trabajando en la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago de Chile, porque sabemos que tiene un enorme potencial para evolucionar hacia un nuevo paradigma, con énfasis en lo preventivo, gracias a las posibilidades que otorga el seguimiento automático digital, a través de aplicaciones de salud y dispositivos portátiles.

Frente a este interesante pero ambicioso proyecto, cabe preguntarse si los equipos técnicos, que están detrás de esta idea, han tenido, tienen o tendrán las destrezas y apoyo necesarios para no hacer de una buena idea, un mal proyecto.

Docente de la Universidad de Santiago es nuevo Editor Jefe de prestigiosa revista científica InternacionaL

  • El Dr. Enrique Reyes estará a cargo de la Journal of Nonlinear Mathematical Physics, fundada hace más de 20 años y es una de las pocas revistas especialistas en ramas específicas de las matemáticas.

El Dr. Enrique Reyes fue elegido como Editor en Jefe de la reconocida revista Journal of Nonlinear Mathematical Physics, publicación con más de 20 años de existencia, dedicada a difundir investigaciones de excelencia mundial en las ramas de las matemáticas y física.

“Para mí, este nuevo cargo es un reconocimiento internacional muy importante, estoy bastante orgulloso porque en el comité editorial de la revista hay científicos prácticamente de toda Europa, Japón, China y Estados Unidos, y eso es algo no menor, por eso, me alegra”, comenta el nuevo editor, quien además asegura que este nombramiento “significa que la investigación que se está realizando en la Universidad de Santiago de Chile, en Física y matemática,  es de excelencia e importante y eso hoy ha sido reconocido”.

El Dr. Reyes  es profesor titular del Departamento de Matemática y Ciencia de la Computación de la Universidad de Santiago, y participa de la revista desde el año 2016.

La revista Journal of Nonlinear Mathematical Physics, ISI Web of Knowledge: Web of Science, publicada por Atlantis Press y Taylor&Francis, fue fundada hace más de 20 años por un físico matemático ucraniano y es una de las pocas revistas especialistas en una rama de las matemáticas llamada sistemas integrales y problemas no lineales.

«A Chile le falta investigación aplicada en Salud»

  • Por: Adrián Torres, profesor investigador Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago de Chile

Sólo 2,8% de las 6.604 referencias bibliográficas que tenían hasta 2014 las más de 80 Guías Clínicas GES correspondían a estudios nacionales. Esta cifra bien podría evidenciar la carencia actual de la investigación esencial en el área clínica en Chile, o que los intereses de los mundos académico y asistencial caminan por carriles muy diferentes.

Esta disyuntiva es la que busca analizar el artículo “Reflexiones sobre la investigación esencial en Chile”, publicado recientemente en la Revista Médica de Chile y elaborado por el Dr. Rodolfo Armas Merino, Premio Nacional de Medicina 2010, y quien suscribe, en donde el  objetivo principal de la reflexión es aportar a la búsqueda de soluciones y acciones que sean factibles, eficientes y efectivas a problemas no resueltos en el ámbito de la salud.

El objetivo entonces es enfocar parte de los recursos en estudios de investigación esencial, especialmente, en problemas de salud que afectan a la mayoría de la población, sobre la base de una determinada priorización consensuada entre los actores relevantes en la materia, pero orientada y liderada por el Ministerio de Salud.

El proceso, destaca el artículo, enseñó que el liderazgo y dirección de la priorización debe radicarse en la autoridad sanitaria, de modo que los criterios se supediten al objetivo de lograr un sistema eficiente con un impacto positivo en la salud pública. Para lograr que esto, efectivamente sea así, se requiere de la participación duradera y una coordinada interacción entre diferentes sectores relevantes, tales como, el mundo académico, legisladores e industrias relacionadas.

Para comenzar a buscar una solución al problema, se plantea la necesidad de reducir la brecha entre el mundo de los conocimientos y el de la acción sanitaria. Para lograrlo, se realizan un conjunto de sugerencias. En primer lugar, se recalca la necesidad de que el Ministerio de Salud, junto con las universidades, estimule, guíe y monitoree la investigación. Ya en el pasado han existido experiencias exitosas al respecto, pero pueden también existir nuevas formas, atendida la nueva realidad que vivimos. La experiencia internacional puede ser una fuente importante de inspiración para aquello.

Respecto a si existe o no la voluntad requerida para una acción mancomunada, se sostiene que si la hay no se concreta, porque las autoridades ocupan gran parte de su tiempo a responder a la contingencia y lo urgente, y les queda poco o nulo tiempo y espacio para los temas de mediano y largo plazo, tan necesarios para construir políticas públicas sólidas.

Se recalca, también, que es necesario reactivar el Consejo Nacional de Investigación en Salud (CONIS) para que coordine con autonomía la investigación aplicada al interior del MINSAL, pues no cabe duda de su importancia como ente asesor permanente del Ministro o la Ministra de Salud, respecto a temas prioritarios que sean orientadores en materia de investigación científica y desarrollo tecnológico en salud.

Finalmente, se considera que la escasez de personas interesadas y con tiempo protegido para investigar es probablemente uno de los principales escollos para esta actividad. Para ello, se requiere explorar la formación de estos especialistas dentro de las unidades docente-asistenciales, dado que existen muchos interesados en realizar investigación aplicada dentro de sus recintos asistenciales, pero que no tienen toda la formación necesaria para hacerla y no disponen de tiempo protegido para aquello.

En consecuencia, una vez más, lo urgente supera a lo importante. Esta mirada de corto plazo hipoteca el bienestar futuro. El problema parece estar en la falta de conciencia de invertir en la formación investigativa de especialistas clínicos, para lo cual es necesario otorgarles un tiempo protegido y recursos para estimular la investigación aplicada en salud, que no solo es deseable, sino muy necesario.

Chile pionero en políticas públicas en nutrición de poblaciones

  • Por Dr. Tito Pizarro, vicedecano de Docencia y Extensión, Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago de Chile.

Durante el XVIII Congreso Latinoamericano de Nutrición (SLAN) desarrollado entre el 11 y 15 de noviembre del 2018 en Guadalajara, México, la delegación chilena mostró ante más de dos mil expertos en nutrición y alimentos de toda Latinoamérica los resultados exitosos de las evaluaciones después de un año de vigencia de la Ley de Etiquetado de Alimentos y la regulación de su publicidad.

Las noticias son buenas. Una de ellas es que el consumo de bebidas gaseosas ha disminuido en 25 por ciento, mientras que los cereales con alto contenido de nutrientes críticos para la salud lo han hecho en un 9 por ciento.

Se destaca, además, que ha existido una reformulación de alimentos de muchas categorías, disminuyendo la adición de sodio, grasas saturadas y azúcar y una menor exposición a publicidad y marketing de alimentos con señaléticas de advertencia especialmente en los niños, considerando que la población entiende y usa el etiquetado en la selección de alimentos, prefiriendo aquellos con menos o ningún sello de advertencia.

Hoy en los establecimientos educacionales no se puede promocionar, vender ni consumir alimentos con altos niveles de sodio, azúcar, grasa saturadas y calorías. Hay una oferta distinta de alimentos y la restricción de publicidad funciona.

Son los primeros pasos decididos a cambiar el ambiente alimentario y es una muy buena respuesta de la ciudadanía en torno a optar por alimentos más saludables cuando hay condiciones para ello.

Sin embargo, los excelentes resultados preliminares no nos deben hacer olvidar la triste realidad de 36 personas que mueren a diario en forma prematura por la malnutrición por exceso. ¿Qué más debemos hacer para disminuir en forma significativa la obesidad, primero en niños y niñas y, luego, en toda la población?

Lo primero es ratificar que se requiere tiempo y perseverar en políticas públicas de modificación de entorno alimentarios, como ha sido la instalación de la Ley de Etiquetado con sus sellos de advertencia; la restricción de venta en establecimiento educacionales y la restricción de publicidad.

En el 2019 los límites serán más exigentes para definir un alimento con exceso de nutrientes críticos. El desafío es continuar con las medidas exitosas y esa es una tarea de todos y todas, pero especialmente del Estado. La industria debe continuar en el camino de la reformulación y debe entender que el objetivo es la disminución de alimentos cuyo consumo en forma reiterada son nocivos para la salud. Lo segundo es avanzar en promover en base a políticas de Estado el acceso y disponibilidad de alimentos saludables, estamos hablando de frutas, verduras, legumbres, pescados, productos lácteos, agua, es decir, de nuestras Guías Alimentarias, para ello hay que avanzar en acercar en cada barrio, escuela y lugar de trabajo estos alimentos, esto es clave si pretendemos avanzar en contar con una alimentación saludable para un planeta sostenible. Lo anterior, no ocurre solo y se requiere del Estado como actor principal con fuerza y decisión para instalar un conjunto de políticas públicas para adelantar y asegurar la derrota de la obesidad. Las medidas con probada efectividad pueden ser los impuestos saludables que pongan más dificultad a la adición de sodio, azúcar, grasas saturadas a los alimentos ultra elaborados y, por otro lado, promuevan el consumo de agua y alimentos saludables, aumentar la calidad y variedad de alimentación saludable en Junaeb, Junji, Integra, hogares   y programas sociales pueden adelantar los resultados exitosos que todos queremos.

Aunque como país, aún tenemos una tarea pendiente en relación al sobrepeso de nuestra población, lo cierto es que los octágonos negros han sido una buena medida que nos han permitido como sociedad avanzar hacia una alimentación más saludable y consciente.

Expertos culminan seminario de Marx con discusión sobre la vigencia de su pensamiento

El académico de Universidad de Santiago, Alberto Mayol; el ex director del CEP, Arturo Fontaine; y el economista Raphael Bergoeing se refirieron al filósofo alemán para abordar las crisis que ha enfrentado la economía mundial y otros temas asociados a la concentración de la riqueza.

El pasado viernes fue la última jornada del seminario ‘Marx: habitante de tres siglos”, que duró tres días y que fue organizado por el Magíster en Filosofía Política y la Facultad de Administración y Economía (FAE) de la Universidad de Santiago.

Una de las últimas mesas de discusión que se realizó contó con la presencia del sociólogo y académico de la Universidad de Santiago de Chile, Alberto Mayol; el ex director del Centro de Estudios Públicos (CEP), Arturo Fontaine; y el economista Raphael Bergoeing.

“A quienes señalan que Marx no es relevante hoy, se le pueden responder muchas cosas. Una de ellas es que el concepto de capital que usan los economistas que lo denostan en su trabajo cotidianamente, lo creó él”, señaló Mayol.

“La comprensión del capitalismo como acumulación de capital es una de las tesis más importantes de la historia, plenamente vigente por supuesto”, enfatizó el académico de la Facultad de Administración y Economía (FAE) del plantel universitario.

La mesa llevó por nombre ‘Consideraciones no marxistas sobre Marx’. “La concentración de la riqueza es preocupante, pero eso no quiere decir que Marx esté en lo correcto. La preocupación es válida, pero no las explicaciones que planteó sobre por qué se produce”, afirmó, por su parte, Fontaine.

Con todo, Bergoeing reconoció que la concentración de la propiedad y de los ingresos, sumados a las crisis económicas y la precarización laboral contribuyen a prestarle mayor atención al pensador alemán.

“Una de las razones por las que Marx ha influenciado y sigue vigente es que su diagnóstico de la economía se preocupa y critica la capacidad que tiene la economía de mercado y el capitalismo de ser virtuoso, y de mejorar la calidad de vida de la gente”, concluyó.

La escasa efectividad del Sistema de Alta Dirección Pública en el Sector Salud

  • Por Adrián Torres, profesor investigador Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago de Chile.

“El Sistema de Alta Dirección Pública (SADP) es una de las reformas más relevantes y exitosas del proceso chileno de modernización del Estado, cuyo objetivo es dotar a las instituciones del gobierno central –a través de concursos públicos y transparentes- de directivos con probada capacidad de gestión y liderazgo para ejecutar de forma eficaz y eficiente las políticas públicas definidas por la autoridad. Este sistema se creó el año 2003, tras un acuerdo político-legislativo entre gobierno y oposición con el objetivo de aportar a la modernización y transparencia de la gestión pública”, según consigna la página web del Servicio Civil.

No obstante, es necesario contrastar esta visión con la práctica. Para ello, analizaremos el Sector Salud. Para tener un panorama general de la injerencia de los ADP en este sector, expondré algunas cifras del primer semestre de 2016. En esta época, el Ministerio de Salud contaba con 324 cargos adscritos al SADP, 35 de I Nivel y 289 de II nivel, lo que representaba un 33,3% del total de los cargos Adscritos al Sistema de Alta Dirección Pública (974). De estos, 304 cargos correspondían a la Subsecretaria de Redes Asistenciales, es decir, el 94%, mientras que la Subsecretaria de Salud Pública sólo contaba con 20 cargos ADP, lo que representa el 6% restante, según datos internos de la misma cartera.

De acuerdo a las fuentes consultadas en el Ministerio de Salud, las postulaciones a los cargos de Alta Dirección Pública, tanto de Servicios como de Hospitales no son las mejores debido a la baja cantidad de interesados y a la baja calidad curricular.

Según las mismas fuentes consultadas, lo anterior se debería a ciertas variables propias del cargo a asumir, como la Exposición Pública; las Desvinculaciones v/s Permanencias; la Potencia de los Gremios/Sindicatos, los Requisitos Legales y las bajas Rentas.

En relación a este último punto, la renta podría ser uno de los factores que más impacta en el bajo número de postulaciones, especialmente de profesionales con experiencia y perfil deseable para los cargos. De hecho, de acuerdo a un ranking interno realizado por el propio Ministerio, el promedio de las rentas brutas mensualizadas referenciales por ministerios, de los cargos adscritos al Sistema de Alta Dirección Pública, los cargos de la cartera de Salud se encuentran en el lugar número 10 de 19, con una renta de $5.074.232, por debajo de los Ministerios de Minería, Hacienda, Energía, Obras Públicas, Relaciones Exteriores, Vivienda, Transporte, Justicia y Trabajo, siendo solo supera por los Ministerios de Medio Ambiente, Economía, Agricultura, Deporte, Educación, Defensa, Desarrollo Social e Interior.

Asimismo, dentro del sector salud, ordenadas las remuneraciones de mayor a menor, se constata que las más bajas se encuentran en el ámbito de la gestión y la producción asistencial clínica, siendo la remuneración de un Sub Director Médico hospitalario cerca de un 30% más baja que la remuneración más alta (Director de Servicio de Salud).

Pese a que se han realizado esfuerzos para mejorar las condiciones remuneracionales de esta área, la brecha aún se mantiene. En esta línea, durante el 2010 se realizó un acuerdo marco para fijar el porcentaje de asignación para los cargos del MINSAL de alta dirección pública, lo que implicó un mejoramiento promedio del 12% para cada cargo sobre los acuerdos acumulativos a la fecha.

Otra de las variables relevantes, que explicarían las bajas postulaciones al sistema de salud y, por ende, la dificultad de reclutar a los mejores para esta área, es la problemática producida por las desvinculaciones asociadas a los cambios de gobierno. Por ejemplo, en relación al periodo 2004-2016 es posible señalar que son cifras preocupantes, ya que las desvinculaciones alcanzan un total de 176 de 359, entre voluntarias y no voluntarias; 75 de ellas (21% del total) sucedieron el año 2010 y 101 (28,1%) el 2014.

Parece evidente que estas dos variables impactan en el sector salud, y, por ende, en la gestión hospitalaria. Si bien con la publicación de la Ley de Fortalecimiento al Sistema de Alta Dirección Pública se esperaba un aumento en el número de postulaciones en los cargos de Director/a de Servicio de Salud, Director/a de Hospital, Subdirector/a Médico de Servicio de Salud y Subdirector/a Médico de Hospital, esto no ha ocurrido ni menos asegura que estos se mantengan en sus cargos.

Por lo tanto, se hace necesario, resolver estas temáticas que fueron pesquisadas en una investigación reciente que he llevado a cabo durante los últimos años y que hoy me permiten afirmar que, sin duda, son elementos que afectan la gestión hospitalaria, principalmente, los factores relacionados con los Aspectos Contextuales vinculados a la rigidez del sistema legal del sector público, que impide, por ejemplo, pagar honorarios acorde a las exigencias del medio y que, lamentablemente, aun persista la excesiva injerencia de lo político en el ámbito de la gestión pública de salud.

Microbiólogos del mundo se dan cita en Santiago

  • Entre el 13 y el 16 de noviembre, contará con la participación de connotados investigadores, entre los que destaca Francisco Mojica, uno de los artífices de la tecnología CRISPR/CAS considerada uno de los avances científicos más importantes del siglo XXI, y que permite “editar” o “corregir” los genes de cualquier célula, incluyendo las humanas.
  • También discutirán sobre cómo enfrentar virus emergentes en Sudamérica como el Dengue y Zika, la batalla contra la resistencia a los antibióticos y la ecología microbiana de ambientes extremos desde el desierto a la Antártica, entre otros.

Cómo enfrentar virus emergentes en Sudamérica como el Dengue y Zika, los avances en la batalla contra la resistencia a los antibióticos, el aporte de la ecología microbiana en ambientes extremos -desde el desierto hasta la Antártica-, y lo nuevo para combatir virus como el SIDA (VIH), Papiloma, Influenza, son algunas de las respuestas que se esperan encontrar en el XXIV Congreso Latinoamericano de Microbiología, que se llevará a cabo en Santiago entre el 13 y el 16 de noviembre.

La iniciativa que lidera la Sociedad Chilena de Microbiología de Chile (SOMICH) junto a la Asociación Latinoamericana del ramo, busca unir a los Microbiólogos en todo lo que sea de interés para el ejercicio y el progreso de su disciplina y la investigación científica. Al respecto, Claudia Saavedra, presidenta de SOMICH, señaló que “estamos orgullosos de liderar en Chile este Congreso que trae al país conocimientos de vanguardia, pero siempre enfocados en una investigación pertinente a las necesidades de las personas”.

En este sentido, destaca la participación del microbiólogo español Francisco Martínez Mojica, aspirante a los Nobel de Medicina y Química, considerado el padre de la técnica CRISPR/CAS, uno de los avances científicos más importantes del siglo XXI, y que permite “editar” o “corregir” los genes de cualquier célula, incluyendo las humanas.

Al respecto, el Dr. Renato Chávez, investigador de la Universidad de Santiago de Chile y secretario de SOMICH, indica que “tal como ha sido la tónica de SOMICH y el rol de las universidades chilenas que colaboramos en ella, en este Congreso demostramos que es importante la asociatividad para avanzar en el conocimiento, para ser un motor de desarrollo en cada país, y así  tener investigación de frontera, pertinente a las necesidades del país, y con impacto a nivel internacional”.

En términos simples, la microbiología es la ciencia que estudia y analiza los microorganismos, seres vivos que son invisibles al ojo humano y que pueden crecer en diferentes ambientes, como en el ser humano, en el agua de un charco, asociados a plantas, etc. Por ello, se estudian microorganismos en medicina, biotecnología, ecología, en distintos medio-ambientes, entre otros, y permiten buscar respuesta a patologías del siglo XXI.

Más información: https://alam.science/