Tag Archives: Voluntarios

Alumnos UDD entregaron soluciones a desafíos de 60 organizaciones externas en semana I

 Desafío Levantemos Chile, Techo, Agrosuper, Enseña Chile, Cencosud, Enex / Shell, entre otras, fueron las instituciones que plantearon desafíos a equipos interdisciplinarios de alumnos.

Casi 5.000 alumnos participantes, 270 desafíos, 60 organizaciones externas y más de 300 profesores/colaboradores, se realizó este 9, 10 y 11 de mayo la Semana i 2018 en las sedes de Santiago y Concepción de la Universidad del Desarrollo. En esta oportunidad, los estudiantes se formaron en equipos interdisciplinarios para entregar propuestas y soluciones innovadoras a problemáticas actuales y de empresas y/o instituciones.

Dentro de las entidades que participaron cabe mencionar a Cencosud, Municipalidad de Renca, Enseña Chile, Hogar de Cristo, Coca Cola, BCI Labs, Techo, Carozzi, Hospital Padre Hurtado, Agrosuper, Bomberos de Talcahuano, Fundación Las Rosas, entre otros, las que incentivaron a los alumnos con innovadores desafíos para buscar soluciones concretas a un problema real.

Por ejemplo, Enex / Shell propuso ‘Rediseño rincón bici en sus estaciones de servicio’, el que consistía en generar un modelo de negocio sustentable e innovador para rediseñar su espacio para ciclistas.

Agrosuper trabajó con el desafío ‘Desarrollo de nuevos productos y negocios. Identificación, conceptualización y desarrollo de oportunidades’, donde los alumnos ejecutaron un proceso de innovación desde las primeras etapas de generación de oportunidades, hasta la convergencia y desarrollo preliminar de las soluciones.

Por otro lado, en Concepción, los estudiantes apoyaron el trabajo de Bomberos de Talcahuano con el desafío ‘Bomberos: modernizar, otra urgencia por resolver’, con la idea de crear nuevas herramientas para conocer las verdaderas necesidades de la institución.

La Semana i es un programa de la UDD que se realiza durante tres días a partir de desafíos propuestos por profesores y/o instituciones, con el objetivo de fortalecer en los alumnos -de las carreras participantes- el desarrollo de competencias a través de la interdisciplina y la colaboración.

En cada desafío el estudiante debe enfrentar situaciones reales que le permiten consolidar aprendizajes significativos, contextualizados y transferibles en aquellas competencias genéricas que se han intencionado en el diseño de la actividad.

La Semana i se realizó por primera vez en 2016, en la que participaron cerca de 800 alumnos de 11 carreras en 50 desafíos. El 82% de los estudiantes la recomendó y el 100% de los profesores involucrados afirmaron que volverían a participar. Lo más valorado fue la interdisciplina, es decir, compartir, conocer y aprender.

“Hemos terminado con éxito una nueva Semana i, una iniciativa de nuestro nuevo proyecto educativo UDD Futuro, donde nuestros alumnos durante 3 días hacen realidad conceptos comola innovación y la interdisciplina, trabajando en equipo para resolver desafíos concretos, no solo de profesores, sino también de organizaciones externas, para  darles una solución eficiente a problemas presentes en la sociedad o en las organizaciones”, señaló el vicerrector de Innovación y Desarrollo de la UDD, Daniel Contesse.

Voluntarios colaboran en trabajos de conservación de las colecciones arqueológicas del Museo Le Paige

  • Aproximadamente 300 mil piezas arqueológicas requieren de cuidados y mantención para su adecuado resguardo.

La Unidad de Colecciones y Conservación del Museo R.P. Gustavo Le Paige s.j., perteneciente a la Universidad Católica del Norte (UCN), ubicado en San Pedro de Atacama,  reactivó el programa de voluntariado, recibiendo en los primeros meses de 2018 a alumnos, egresados y profesionales chilenos y extranjeros que estudian o se desempeñan en las áreas de conservación y arqueología.

Esta iniciativa no solo busca contribuir en el compromiso de preservar y conservar las valiosas piezas de la colección -hoy resguardadas en la zona de recintos transitorios del museo-, sino que también aportar en la formación y capacitación de los voluntarios sobre la base de una enriquecedora experiencia profesional.

 

TRABAJOS

Dentro de las actividades que desarrollaron los voluntarios se destacan el registro, documentación, catalogación y actualización de la bases de datos del material cultural. “Las tareas que realizan se van adecuando a las demandas que tenemos. Una de ellas es potenciar la base de datos. Esto lo hacemos abriendo las cajas y revisando su contenido. Por ejemplo, si en una caja se registran 10 cerámicas, corroboramos de dónde provienen, qué características tienen y cuál es su estado de conservación, con el fin de tener la mayor información posible”, explicó Jimena Cruz, encargada de conservación del Museo Gustavo Le Paige.

Por otra parte, a raíz del proyecto del nuevo museo y el embalaje de las piezas a los recintos transitorios, se realizó un recambio de cajas ácidas a cajas libres de ácido. En primera instancia, priorizando el material más relevante y delicado. “Creemos que somos uno de los museos con mayor cantidad de material en óptimas condiciones con cajas libres de ácido. Esto es importante, porque ayuda a que la pieza no se contamine, altere o deteriore. Permiten un mejor resguardo y estabilidad, alargando la vida de las colecciones”, agregó.

 

VOLUNTARIOS

Uno de los voluntarios fue el arqueólogo francés, Denis Guilbeau, quien calificó esta experiencia como muy positiva, llamándole la atención el buen estado de las colecciones. “Es muy interesante la conservación espectacular de los textiles, de la madera, cráneos y momias, gracias al clima del desierto y el resguardo”, dijo Guilbeau.

Por su parte, Magdalena Guajardo, egresada de Historia y Teoría del Arte de la U. de Chile, consideró que su experiencia fue enriquecedora, más aun queriendo especializarse en textiles precolombinos. “Cuando estuvimos haciendo registros fue muy interesante, ya que este museo es el que tiene la colección más grande de piezas arqueológicas. Tienen la mayoría de las tumbas (fardos funerarios) con su historia. No está descontextualizado como pasa en otros lados”.

 

CONVENIO

El voluntariado, que continuará durante todo el año, se realiza gracias a un convenio firmado con el Hotel Cumbres, enmarcado en su compromiso con el patrimonio local, quienes ofrecen alojamiento, transporte y alimentación a los voluntarios sin residencia en San Pedro de Atacama.

Pastoral UCN inicia campaña de ayuda para pobladores de los campamentos

Funcionarios y voluntarios visitaron asentamientos e hicieron catastro de las familias afectadas por las recientes lluvias en Antofagasta.

Luego de visitar a las familias que viven en seis campamentos del sector Los Arenales de Antofagasta, y comprobar en terreno los daños provocados por las recientes precipitaciones, la Dirección General de Pastoral y Cultura Cristiana de la Universidad Católica del Norte (UCN) inició una campaña de ayuda en beneficio de los afectados en esos sectores.

Esta, en una primera instancia consiste en reunir pañales, ropa de abrigo y cooperación en dinero, colaboraciones que se están recibiendo en las oficinas de esa unidad, así como también en la plaza Berta González, situada en el acceso principal de esa casa de estudios superiores (avda. Angamos 0610).

La directora de Pastoral UCN, Erika Tello Bianchi, explicó que los campamentos “Desierto Florido”, “Nuevo Amanecer Latino”, “Rayito de Sol”, “Unión del Norte”, “El Bosque” y “Los Chilenos”, formados en su mayoría por familias migrantes, quedaron con sus viviendas en muy mal estado luego de las lluvias. “El miércoles estuvimos recorriendo los distintos lugares, conversando con las familias y con sus dirigentes. Hicimos un catastro de las viviendas con problemas, las que principalmente requieren mejoramiento y nuevas techumbres”, señaló.

Según los antecedentes recopilados por el equipo de funcionarios y coordinadores de Vocación Social de la Pastoral, un total de 49 viviendas requieren reparaciones y construcción de techos, entre otras ayudas para los niños, adultos y adultos mayores.

 

MATERIALES

Con el propósito de ayudar a estas familias damnificadas es que se dio inicio a la campaña de recolección de ropa de abrigo y ropa de cama, entre otros artículos, la que se prolongará hasta el 23 de junio.

Mientras, el lunes 12 de junio se espera iniciar la recolección de materiales de construcción, campaña que se prolongará hasta el viernes 16 de junio, con el objetivo de comenzar lo más pronto posible con la construcción de techumbres y la implementación de otras reparaciones.

Erika Tello señaló que en las visitas a terreno pudieron recoger el sentir de la comunidad que habita en los campamentos, la que manifestó su alegría por la presencia del equipo de Pastoral, abriendo sus puertas a funcionarios y voluntarios de la UCN. “Estaban asustados y afectados por la pérdida de lo poco que tenían, y también preocupados por los niños, porque muchos de ellos estaban enfermos. Sin embargo, tenían esperanza de recibir ayuda, y nos dijeron que se van a organizar para recibir y ayudar a los jóvenes voluntarios en los trabajos de construcción”, expresó la directora.

Fuente: UCN

UCM entregó ayuda solidaria a haitianos en Curicó

Atendiendo al llamado de ayuda que hizo la Agrupación AcogeHaití, organización sin fines de lucro que educa y orienta a haitianos en la zona,  la Universidad Católica del Maule (UCM), a través de la Pastoral Universitaria de la Sede Curicó, organizó una campaña solidaria interna que concretó una primera entrega de elementos necesarios para los inmigrantes haitianos que residen en la ciudad.

Ropa de cama y prendas de vestir para resistir el invierno, fueron las principales donaciones de la comunidad educativa, en respuesta a esta iniciativa que pretende apoyar de forma integral a un grupo de ciudadanos de Haití que actualmente están recibiendo clases del idioma castellano.

“Esta ayuda es para subsistir, para tener una mejor vida mientras encuentran un trabajo. Lo que se les entrega acá es aprender el idioma español, se les ayuda con ropa, alimentos y todas las cosas que ellos necesitan”, explicó Viviana Zaavalla, presidenta de la Junta de Vecinos de la Población Curicó que ha acogido a haitianos de los alrededores.

Por su parte, desde la Pastoral Universitaria de la Sede Curicó, Berta Gutiérrez, se refirió al rol de la institución en este tipo de instancias de colaboración con la comunidad. “Como cristianos estamos llamados a ser solidarios con quienes lo necesitan y qué mejor que poner en práctica nuestros valores con hermanos que vienen a Chile buscando oportunidades”, expresó la representante sobre este importante acto de vinculación con la comunidad.

 

 

Fuente: UCM

Exitosa convocatoria de estudiantes UPLA para participar en programa de voluntariado del Hospital Salvador

Programa de inclusión para el paciente psiquiátrico contará con la colaboración de 56 estudiantes de distintas carreras de nuestra institución. 

Muy satisfecha con la respuesta de los estudiantes de la universidad para participar como voluntarios en un programa pionero del Hospital Salvador, se manifestó la encargada de la Unidad de Inclusión Universitaria de la UPLA, María José Maturana, luego de haber finalizado la etapa de inscripciones y charlas explicativas.

La inducción estuvo a cargo de un equipo de profesionales y especialistas del hospital, encabezados por Patricia Osorio Silva, jefe del subdepartamento de rehabilitación e integración comunitaria del Hospital Salvador, quien explicó que la idea de este programa es trabajar la inclusión de los pacientes psiquiátricos y con problemas de salud mental. “Quisimos aprovechar la propuesta que ustedes tienen de las competencias sello y así hacer un aporte al hospital y nosotros ser un aporte a la universidad, trabajar intersectorialmente, y así apoyar de alguna forma la inclusión del paciente psiquiátrico en la sociedad y en la comunidad”.

Patricia Osorio destacó que hace mucho tiempo están trabajando con esta temática, sin embargo, queremos hacerlo más formal desde ahora. “Como subdepartamento estamos presentando todos los programas ambulatorios que tiene el hospital y estamos proponiendo que la universidad nos pueda ayudar desde la academia con un trabajo más colaborativo, más participativo, hemos sido vecinos tanto tiempo y nunca habíamos trabajado con algo más organizado, con un tema de voluntaria

Esta no es la primera vez que trabajamos con estudiantes UPLA, continuó la subdirectora, se tuvo una experiencia muy positiva el año pasado con la unidad infanto-juvenil del hospital, no obstante, se empezó muy tarde a trabajar con los adultos. Las acciones están dirigidas a la población que se atiende ambulatoriamente en rehabilitación e integración que son usuarios que tienen problemas desde consumo problemático de drogas, hasta patologías psiquiáticas severas, entre los 11 y los 60 años de edad aproximadamente, favoreciendo a más de 500 pacientes e indirectamente a sus familias que suman unas mil 500 personas, aproximadamente.

“El resultado con la unidad infanto juvenil fue bastante bueno. Fue presentado en la cuenta pública del hospital y el voluntariado partió con una gran convocatoria. Tenemos también una escuelita hospitalaria y los estudiantes partieron este año nuevamente trabajando en ella, así que ha sido excelente el trabajo, así que queremos ver si con adultos podemos hacer lo mismo” comentó Patricia Osorio.

Elegimos nuevamente a la UPLA, porque “nos interesa la mirada comunitaria que tiene la universidad, sentimos que esa propuesta comunitaria que tiene es muy buena para nosotros y para lo que queremos hacer , nos interesa también incluirnos dentro del barrio porque siempre nosotros mismos nos autoexcluimos, no hemos participado con la universidad, ni con el centro de deportes por ejemplo. Lo ideal sería partir por este mini barrio comunitario y a lo mejor en algún futuro poder crecer en otra academia. Pero el resultado que hemos tenido con la UPLA ha sido bastante bueno”, dijo la suddirectora.

Los nuevos voluntarios

Diego Peña, carrera de Psicología.
“Siempre estoy interesado en buscar más opciones de lo que me da la universidad, entonces cuando se abrió la postulación al psiquiátrico es algo que siempre he querido y con mi carrera igual se complementan. Me gustaría hacer talleres de ayuda para la reinserción social, pero desde la casa hacia fuera, por ejemplo, podríamos practicar un taller sobre cómo socializar y cómo romper con la estigmatización, para luego enfrentar la calle, es decir los espacios ext

María Loreto Cornejo Benavides, carrera de Pedagogía en Filosofía.
“Yo llegué aquí casi por “amor al arte” porque ni siquiera tengo créditos que cumplir porque soy de la malla antigua. Me gusta esto de poder ayudar presencialmente a las personas, que se adapten a la sociedad después de reponerse de sus problemas. Estoy planeando hacer un taller de canto, porque el canto es muy liberador y para personas que están en el hospital y que tienen que estar sometiéndose a terapias yo creo que es gratificante poder expresarse de esta manera”.

Francisca Ruiz Jaramillo, Pedagogía en Historia.

“Me gusta ayudar a los demás, conocer otras realidades y eso me llamó mucho la atención. Creo que impartiré un taller de baile, específicamente de zamba que puede complementarse con otros bailes y llevar alegría a los pacientes”.baile, específicamente de zamba que puede complementarse con otros bailes y llevar alegría a los pacientes”.


Daisy Toro, Pedagogía en Filosofía.

“Me motivó poder ayudar a la gente a poder integrarse después de una enfermedad que,  obviamente,  muchas veces los deja indefensos para enfrentarse a la sociedad. Impartiré un taller de música pues toco guitarra, arpa y violín”.

El equipo de especialistas del Hospital Salvador está compuesto por la subdirectora de rehabilitación e integración comunitaria, Patricia Osorio Silva, Ximena González Manríquez, Cristián Castro Velásquez, Carolina Cortés Muñoz, Florysol Lillo Zamorano, Vanessa Reyes González y Nicol Valdés Vivanco y representa a nuestra institución en este trabajo la encargada de la Unidad de Inclusión Universitaria, María José Maturana Otey.

 

Fuente: UPLA

649 estudiantes UCN se inscribieron como censistas

Cifra superó las expectativas. Casa de estudios facilitará espacios para la capacitación de los voluntarios.

Superando las expectativas, 649 estudiantes de la Universidad Católica del Norte (UCN) se inscribieron en Antofagasta como voluntarios para el Censo 2017, que el próximo 19 de abril se llevará a cabo en todo el país.

Así lo dio a conocer el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), luego de la campaña de captación de censistas realizada en esa casa de estudios superiores. Esta, incluyó la instalación de un puesto al interior de la Casa Central de la UCN para la inscripción de los jóvenes.

La cooperación de la universidad continuará con la disposición de espacios para la capacitación de los voluntarios.

El Censo es el conteo y caracterización de todas las viviendas y habitantes del territorio nacional, y este año tendrá un formato “abreviado”, que contará con 21 preguntas, las que abordarán temas de sexo, edad, nivel educacional, parentesco con el jefe de hogar, distribución territorial y tendencias migratorias de la población, así como fecundidad y características de la vivienda, entre otras áreas.

Los voluntarios pueden ser chilenos o extranjeros, tener más de 15 años y contar con al menos segundo año medio aprobado.

Quienes se inscriban también tendrán una capacitación de 4 horas y recibirán una compensación de $15.000, la cual será entregada entre 6 u 8 semanas después del operativo.

INE invita a los universitarios a ser parte del Censo 2017

Estudiantes de la UCN se inscribieron como censistas en la Casa Central.

Representantes del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) visitaron la Casa Central de la Universidad Católica del Norte (UCN) para incentivar a los jóvenes universitarios a que se inscriban como voluntarios del Censo 2017, iniciativa que se llevará a cabo el próximo 19 de abril.

Se dispuso un lugar en el campus donde numerosos interesados en participar se inscribieron.

El Censo es el conteo y caracterización de todas las viviendas y habitantes del territorio nacional, por lo que es necesario que todos formen parte de esta iniciativa.

Este año será un Censo abreviado que contará con 21 preguntas, las que abordarán temas de sexo, edad, nivel educacional, parentesco con el jefe de hogar, distribución territorial y tendencias migratorias de la población, fecundidad, y características de la vivienda, entre otras.

Los interesados en ser voluntarios pueden ser chilenos o extranjeros, tener más de 15 años y contar con al menos 2° año medio aprobado.

Quienes se inscriban también tendrán una capacitación de 4 horas y recibirán una compensación de $15.000, la cual será entregada entre las 6 u 8 semanas posteriores al operativo.

Más de 100 voluntarios realizaron operativo social en Campamento Chile Nuevo

En el campamento conviven 70 familias peruanas, colombianas, bolivianas  y chilenas.

Mas de 100 estudiantes del Instituto AIEP, participaron en un día de voluntariado en el Campamento Chile Nuevo, donde además de la construcción de servicios higiénicos, realizaron talleres de reciclaje, primeros auxilios, instalaciones eléctricas y terminaron  la jornada entregando un jardín a la sede social.

La actividad, inserta en la celebración de la semana de la Escuela de Construcción y Obras Civiles, permitió también limpiar la cancha del campamento, así como retirar escombros, pintar y colaborar con los vecinos del sector en sus necesidades más urgentes, beneficiando a 70 familias.

Elizabeth, más conocida como la “señora Chela”, líder del Campamento Nuevo Chile, comentó que “este es uno de los campamentos más antiguos de Antofagasta y aun cuando tenemos ayuda del gobierno, requerimos otro tipo de apoyo, como el que AIEP nos está entregando hoy. Nunca pensé que vendrían tantos jóvenes para ayudarnos con la sede”.

Entre todos los participantes, destacaron Rosa Vera, alumna de Construcción Civil y Alberto Rojo, de Dibujo de Arquitectura, madre e hijo quienes señalaron que, “este tipo de actividades refuerzan nuestro espíritu profesional, como voluntario y por supuesto el familiar”.

El evento finalizó con la entrega de un jardín, especialmente diseñado para la sede del Campamento Chile Nuevo y con la consigna de volver, para seguir construyendo y apoyando en el desarrollo de esta comunidad antofagastina.

Afectados por la represión política reciben atenciones kinésicas gratuitas de alumno UCM

Pacientes son atendidos en la franja clínica de la Escuela de Kinesiología del plantel por iniciativa de la Agrupación Movimiento –compuesta por estudiantes voluntarios- con el apoyo de PRAIS Maule.

“Mi esposo fue detenido y torturado, es algo que muchos vivimos. Incluso mi hijo siendo bebé un día lo dieron vuelta de su cuna en un allanamiento en nuestra casa, eso no se olvida”, es parte del relato de la Sra. Yeni Contreras, quien cada martes asiste junto a su hijo a la franja clínica y de rehabilitación que brindan los alumnos y académicos de la Escuela de Kinesiología de la Universidad Católica del Maule (UCM), gracias a la acción coordinada de la Agrupación Movimiento y el Programa de Reparación y Atención Integral de Salud (PRAIS) Maule del Ministerio de Salud.

En sus atenciones, los alumnos hacen uso de todas las técnicas del bagaje del ejercicio profesional de kinesiólogo, proporcionando diversos tratamientos dependiendo la necesidad de los pacientes que llegan con patologías neurológicas, traumáticas y respiratorias severas.

“Generar instancias en las que podamos dar respuesta a las necesidades que son una causa y consecuencia de lo ocurrido en dictadura, como lo que realizan los jóvenes de Agrupación Movimiento de la UCM que atienden el daño que quedó en pacientes ocurrido en aquel entonces”, destacó Jorge Rojas, coordinador del programa PRAIS Talca -entidad que financia las atenciones- y que actualmente tiene aproximadamente 47 mil personas acreditadas como víctimas afectadas directamente por la represión política ocurrida en la dictadura militar en la región del Maule.

Aprendizaje desde primer año

Sobre su experiencia en el programa, Pablo García Maldonado, estudiante de primer año, quien  junto a la guía de una alumna de 4to año, quienes atienden un paciente con meniscopatía, destacó que “es una realidad que la Universidad nos da la facultad para tener estas instancias y poder desarrollarnos de buena manera y ser mejores profesionales en el futuro. No cualquier universidad te permite desde primer año relacionarte con personas que realmente necesitan de tu ayuda”.

En ese sentido, Yeni Contreras, madre de uno de los pacientes agradeció esta alternativa real y gratuita de atención en salud, indicando que “es excelente, porque uno que no tiene los medios para llevar a mi hijo a otra parte. Cuando me dijeron que podía atenderse acá lo encontré súper bueno, el trabajo que realizan los chicos es con mucha dedicación y de a poquito veo avances”.

En tanto, el académico de la Facultad de Ciencias de la Salud UCM, Eduardo Achú, expresó que “creo que lo más relevante es la responsabilidad social, el deseo de retribuir a la comunidad toda la formación que ellos han recibido hasta hoy, tanto lo que traen de sus colegios como lo que han desarrollado en la Universidad. Este grupo de personas que tiene una necesidad que no está siendo cubierta por el sistema y que los alumnos están dispuestos a entregársela con compromiso solidario y capacidad de empatía para ponerse en el lugar del otro, para colocar todo lo que tienen al servicio de la comunidad”.

Actualmente, se aspira a ampliar la colaboración entre PRAIS y la UCM, generando además de instancias de atención a pacientes, realizar actividades académicas que permitan compartir los aprendizajes y resultados de este programa que ya lleva más de cinco años de funcionamiento.

“El Ministerio lo ha valorado positivamente, ha sido un referente y ha aparecido en las conversaciones entre los coordinadores regionales de PRAIS; ha sido muy apreciado positivamente el contar con un espacio en la Universidad”, puntualizó el coordinador PRAIS Maule.

Fundación América Solidaria fue parte de tercera versión de Escuela de Formación Voluntarios

Francisca Vega, de Nutrición y Dietética, siempre ha estado involucrada en distintas iniciativas de acción social. Por eso mismo, no dudó en hacer un alto en sus actividades académicas y asistir -junto a otros cerca de 30 alumnos de la Universidad Autónoma de Chile- a la tercera versión de la Escuela de Formación de Voluntarios en Santiago.
La actividad, organizada por la Coordinación de RSU y Voluntariado de esta casa de estudios, abordó la realidad de América Latina a partir de diversos indicadores de desarrollo humano, con énfasis en la infancia, así como el modelo de superación de la pobreza implementado por Fundación América Solidaria.
“Siempre me ha llamado la atención ayudar a la comunidad”, dijo Francisca. “Pero no tanto en un contexto formal; más bien de manera anónima”. Talleres de teatro y cine para personas en rehabilitación de drogas, acompañamiento a menores en situación de vulnerabilidad y apoyo tras el terremoto del 27F, han sido parte de las actividades que ha desarrollado en forma permanente.
Por lo mismo, sintió que la Escuela de Formación de Voluntarios era una instancia natural para conocer otras experiencias y seguir profundizando en esa materia.
“Vengo trasladada de otra universidad y me di cuenta que en ésta se le da mucha importancia al tema, entonces quería informarme y participar ojalá en todo. Me dio mucho gusto ver cómo otros estudiantes se han integrado, y su interés en preocuparse de algo más que de sí mismos”.
Entre los temas abordados destacaron la pobreza y la desigualdad en América Latina según indicadores de salud y educación, así como la participación social y la inversión pública. Luego, realizaron dinámicas de grupo para identificar las competencias disciplinares y habilidades blandas que considera el perfil del voluntario.
Tras su exposición, el director de Formación y Desarrollo de Equipos de América Solidaria, Rafael Moyano, destacó que la actividad permitió “generar un espacio de conocimiento, conciencia y debate acerca de la realidad de la región, y a partir de eso motivar a los alumnos a trabajar para mejorar las condiciones de quienes están en situación de vulnerabilidad”.
El que organizaciones como América Solidaria y Fundación Junto al Barrio -que también participó de la jornada- sean parte de iniciativas de este tipo, es a su juicio un aporte al conocimiento de la realidad, pues “ellas están en contacto directo con las comunidades y de algún modo constituyen espacios de participación importantes”.
En ese mismo sentido, la Coordinadora de RSU y Voluntariado de la Universidad Autónoma de Chile en Santiago, Alejandra Cofré, subrayó que “trabajar por la superación de pobreza no es solo voluntad sino también ciencia”, lo que implica una decidida profesionalización en el diseño y ejecución de la intervención.
“Esa es la invitación de la Escuela de Formación de Voluntarios: a poner sus futuras profesiones al servicio de la solidaridad”, en línea con la misión de esta institución de educación superior y el sello de responsabilidad social de quienes se forman en sus aulas y laboratorios.