Tag Archives: zonas áridas

Expertos abordaron proyectos para el uso de recursos hídricos y desarrollo de la agricultura en zonas áridas

  • Experiencias realizadas en el norte de Chile y en el extranjero fueron presentadas en seminario organizado en la UCN.

La reutilización de agua y la desalinización de este recurso proveniente del mar, marcaron los contenidos expuestos en el seminario “Recursos Hídricos en Agricultura de Zonas Áridas”, que organizó en Antofagasta el Centro de Investigación Tecnológica del Agua en el Desierto (Ceitsaza) de la Universidad Católica del Norte (UCN).

El encuentro tuvo como objetivo visualizar y contar experiencias de distintos lugares del norte de Chile, como es el caso de la comuna de Taltal, donde agricultores lograron producir aceitunas y aceite de oliva en áreas que se consideraban inhóspitas para este tipo de cultivos, logrando incluso producir diferentes especies de frutales y hortalizas.

Como expositores estuvieron Josep García, director del Centro de Investigación en Seguridad y Control Alimentario (CRESCA) de la Universidad Politécnica de Cataluña; y Oriol Arnal, director de Proyectos de la Fundación AquaMaris (España). También participaron asesores técnicos e investigadores del área agrícola, como lo es el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), Centro de Estudios de Zonas Áridas (CEZA) y el Centro de Investigación y Desarrollo en Recursos Hídricos (CIDERH).

USO DE AGUAS

En la oportunidad, fue presentada la producción de flores de corte (Lilium, Tulipán, Gerbera, entre otras), utilizando un sistema de reutilización de aguas servidas con la técnica aeropónico recirculante, que consiste en un cultivo sin suelo, donde el agua se recircula en varias oportunidades.

También llamó la atención el uso de sistemas de riego con agua de mar, área donde el Ceitsaza, a través de un financiamiento de la Fundación de Innovación Agraria, llevó a cabo estudios de factibilidad técnica para el cultivo de tomates cherry y acelgas bajo la modalidad de riego por capilaridad utilizando agua de mar sin tratar.

Este tipo de investigación ya fue realizada por la Fundación AquaMaris en Europa hace unos años. Sin embargo, fue relevante aplicar las mismas técnicas en el norte de Chile, en un ambiente totalmente diferente, logrando excelentes resultados dadas las condiciones climáticas de la zona.

ASISTENTES

“Abordar uno de los factores que hoy día afecta el desarrollo de la agricultura regional es muy positivo. Es importante que la Universidad Católica del Norte y Ceitsaza se interesen en trabajar y acercar el tema a los agricultores”, expresó el secretario regional ministerial de Agricultura, Jaime Pinto.

La autoridad agregó que esta es una de las formas de trabajar, atendiendo una problemática importante para el sector, con soluciones concretas que se pueden conocer, replicar y escalar para que los agricultores puedan acceder a estas tecnologías.

EXPOSITORES

El director de CRESCA, Josep García, resaltó la importancia del encuentro. “Me sorprendió gratamente. No pensé que hubiese tantas iniciativas y tan bien organizadas. Me parece que es una labor en conjunto que va a representar un auge para esta zona”.

El especialista ibérico valoró la alianza y colaboración entre los centros, las universidades y la fundación, lo que, a través de convenios, puede generar nuevos proyectos.

Esta visión fue compartida por Oriol Arnal, director de Proyectos de la Fundación AquaMaris. “Pude ver que hay mucho movimiento en el tema agrícola en lo que es la recuperación y aprovechamiento de aguas”, indicó.

El experto hispano dijo que también pude ver desconocimiento en lo que es el uso de agua salobre o marina, añadiendo que en esta área puede surgir una línea de investigación y de potencial increíble, siendo Chile un país con una extensa y accesible costa.

La investigadora Natalia Gutiérrez, directora de Proyecto de Ceitsaza, puso de relieve que potenciar el tema del recurso hídrico en la agricultura generará las capacidades y las innovaciones que permiten solucionar las problemáticas que existen actualmente en el desierto en esta línea. “Si  bien la agricultura no es un rubro grande en Antofagasta, es un sector que necesita las herramientas, capacidades e iniciativas que apunten a la búsqueda de nuevas fuentes hídricas”, apuntó.

Crean planta móvil para tratar agua en comunidades agrícolas de zonas áridas

Proyecto FIC-R fue ejecutado por ingenieros de la Universidad Católica del Norte pertenecientes al Centro de Investigación Tecnológica del Agua en el Desierto, Ceitsaza.

Una innovadora propuesta, destinada a dar sustentabilidad a la industria hidropónica y a otras actividades productivas llevadas a cabo en condiciones de extrema aridez en la Región de Antofagasta, está desarrollando la Universidad Católica del Norte (UCN), a través de ingenieros pertenecientes al Centro de Investigación Tecnológica del Agua en el Desierto (Ceitsaza).

El proyecto, aprobado y financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC-R) del Consejo Regional (Core), se basa en la creación y puesta en marcha de un prototipo de planta modular móvil de tratamiento de agua en comunidades agrícolas, que entregue soluciones tecnológicas para el ahorro hídrico en los procesos utilizados por los agricultores ubicados en zonas alejadas de las principales ciudades.

El principal beneficio es la reutilización de las aguas post cosecha, que los agricultores hidropónicos descartan a medida que sus cultivos se van desarrollando.

Para Claudio Acuña, director del Departamento de Ingeniería Química de la UCN y director del proyecto, dentro de las ventajas de la planta modular está el bajo costo, el cual se encuentra por debajo del mercado. “Lo fundamental es que ayuda a evaluar la factibilidad técnico económica de las distintas configuraciones de módulos de tratamiento, y con ello se puede realizar una transferencia tecnológica con las comunidades agrícolas de Antofagasta. Este prototipo costó $12 millones, mientras que en el mercado el mecanismo bordea los US$80 mil”.

DETALLES

El rendimiento actual de la planta modular es de 60% de recuperación de las aguas ingresadas. Otro aspecto beneficioso es la remoción completa del boro (que se encuentra a niveles entre 4-20 ppm) mediante trabajo combinado de osmosis inversa (RO) e intercambio iónico selectivo y, si bien este elemento es un micronutriente para algunos cultivos (a niveles no mayores que 0,2 ppm), los elevados niveles presentes en el agua de la zona juegan un papel más adverso que a favor del crecimiento y diversificación de los cultivos hidropónicos, lo cual justifica su tratamiento intensivo.

De igual modo, el arsénico presente en el vital elemento es un metal pesado muy nocivo para la salud que puede ser captado por los cultivos, por lo cual sus niveles en las aguas no deben exceder las 0,01 ppm. Esto, se logra con el proceso mediante el tratamiento planteado. Finalmente, un aspecto beneficioso esencial de la planta es el uso de energías renovables no convencionales (ERNC) en la forma de energía solar fotovoltaica, lo cual permite la autonomía energética.

DESAFÍOS

Los ingenieros encargados de entregar la presentación en la UCN de los resultados finales de la propuesta, fueron Javier Fuentes y Chloé Despres (estudiante francesa que realiza su práctica en Ceitsaza).

Respecto a los desafíos, Fuentes analiza que lo primero a considerar es trabajar para disminuir el Consumo Energético Específico (CEE) del proceso, que actualmente fluctúa en torno a los 2,5 kWh/m3 de permeado producido, lo cual se debe principalmente a la bomba de alta presión de consumo muy elevado que se utiliza (3/4 hp).

Para mejorar la situación, están buscando sistemas de bombeo alternativo de menor consumo, usando la ventaja de que no es necesaria una presión tan elevada como en los sistemas de RO de agua de mar (150 psia en proceso hidropónico vs 900 psia en proceso agua de mar). “Otra alternativa que buscamos es utilizar absorbentes de bajo costo y mayor capacidad, pero eso requiere un poco de investigación previa antes de una implementación en piloto”, explica Javier Fuentes.

Otro aspecto considerable a mejorar, según los ingenieros de Ceitsaza, es la generación de una interface amigable con el usuario, lo cual pasa por una automatización efectiva. “Finalmente, respecto al costo de inversión de la planta, nos planteamos la idea de bajarlos en instrumentación y equipos en general, con el fin de generar un prototipo de mucho menor costo que sea tan efectivo como el prototipo actual desde el punto de vista de desempeño y calidad del producto a entregar”, concluyó Fuentes.

Fuente: UCN